Contextos

"La crítica es el motor de la democracia israelí"

Por Eli Cohen 

roni-kaplan
"Irán es aún el principal exportador de terror y desestabilizador del Medio Oriente, aun cuando su diplomacia pública intenta ocultarlo, especialmente en estos últimos meses""La crítica es el motor de la democracia israelí, y la crítica periodística nos hace superarnos día a día. Israel fue creado conscientemente para encarnar la idea amplia de la libertad, y las FDI [Fuerzas de Defensa de Israel] están para defenderla"

Eli Cohen: ¿Cuál es la principal actividad del portavoz del Ejército? Dado el evidente cambio de rumbo de cara a los medios que ha hecho el Ejército israelí, ¿habéis notado el resultado? ¿Podrías reseñar algún logro?

Roni Kaplan: Llevar al periodista al lugar de los hechos, que reciba la información objetiva de primera mano, con rapidez y eficiencia. Pretendemos más contacto con la ciudadanía, tanto la local como la extranjera. Asimismo, hemos puesto especial énfasis en los medios de comunicación de masas y en las redes sociales. En los tiempos en los que vivimos es indispensable tener presencia en lugares como Facebook y Twitter, para tener una relación más cercana con la gente.

Es temprano para evaluar los logros, queda mucho por hacer.

EC: ¿Cuál es vuestro objetivo? ¿Esclarecer las acciones del Ejército israelí para evitar la manipulación o en mejorar la imagen de Israel y su Ejército ante los medios?

RK: No estamos encargados de la imagen de Israel, de eso se ocupan desde otros ministerios. Nosotros nos encargamos de ofrecer información contrastada sobre las Fuerzas de Defensa de Israel.

EC: ¿Cómo es vuestra relación con los medios de habla hispana que reportan desde Israel?

RK: Profesional y de respeto mutuo, siempre intentando entender las particularidades e intereses de cada uno. Cuando necesitan información, se la facilitamos. Cuando hay un incidente, les pasamos la información por email o sms.

EC: ¿Y la relación con los medios israelíes? Dada su deontología y su natural desconfianza hacia el poder, ¿cuál es la actitud de los medios israelíes hacia vosotros?

RK: Habría que preguntar a quien trabaja con los medios israelíes, yo no trabajo con ellos.

EC: ¿Por qué, en tu opinión, no hubo apenas eco en los medios internacionales sobre el barco iraní cargado de armas con destino a Gaza que interceptó en fechas recientes la Marina israelí?

RK: Se llevaron a cabo muchas entrevistas sobre este tema. Se realizaron varias decenas de notas en los principales medios de comunicación del mundo. No te olvides de que en el mismo momento se desataron las crisis de Ucrania y Venezuela. Los medios de comunicación, al fin y al cabo, tienen una agenda internacional en la que Israel es solo una pequeña parte.

EC: ¿Se ha traducido el apoyo constante de Irán al grupo terrorista Hamás en otras actuaciones (más envíos de armas, financiación, espionaje…)?

RK: La industria misilística iraní, desarrollada luego de la guerra Irán-Irak, ha tenido un enorme impacto en las fronteras israelíes en general y en la Franja de Gaza en particular. El cohete Fajr 5, de 74 kilómetros de alcance y que durante la operación Pilar Defensivo dejó bajo fuego enemigo al 45% de la población israelí, es sólo un ejemplo.

Irán financia, entrena y adoctrina constantemente.

Entre los barcos que en los últimos años han pretendido traer armas desde Irán pero han sido interceptados por la Marina israelí se cuentan el Karine A, el Monchegorsk, el Hansa-India, el Victoria, el Francop y el Klose-C.

Más allá del traspaso físico de armamentos, hay que tener en cuenta el traspaso de know-how. Es enorme y más difícil de interceptar.

Irán es aún el principal exportador de terror y desestabilizador del Medio Oriente, aun cuando su diplomacia pública intenta ocultarlo, especialmente en estos últimos meses.

EC: ¿Por qué el Ejército israelí no tuvo una cobertura mediática tan buena con la Operación Plomo Fundido en 2008 o con la Flotilla en 2010?

RK: Yo no ocupaba este puesto, me cuesta evaluarlo desde fuera, no sería justo ni apropiado. Desde mi lugar, procuro pasar la información contrastada inmediatamente desde el terreno al periodista.

EC: ¿Qué opinas de la nueva ley que aprobará la Knéset para que los haredim hagan el servicio militar? ¿Crees que proliferarán unidades religiosas como Najal Haredí, o por el contrario va a suponer un cisma en la sociedad israelí?

RK: Es un proyecto histórico. El servicio militar obligatorio, por cuestiones de necesidad, es un pilar de la sociedad israelí. Además, la inestable situación política en la región deja claro que necesitamos ensanchar el potencial de reclutas, ya que tenemos que estar preparados para cualquier tipo de eventualidad que se pueda presentar.

Será positivo para los haredíes también. El servicio militar es un trampolín para tener luego una mejor vida como ciudadanos. Los programas de integración de haredíes instruyen al soldado en una profesión que podrán ejercer una vez abandonen el Ejército. El 85% de los haredíes egresados del servicio obligatorio lograron integrarse satisfactoriamente en el mercado de trabajo, muchos de ellos como programadores informáticos.

En 2013 se abrió el segundo batallón de haredíes. Y hay programas de integración en distintos cuerpos: Marina, Fuerza Aérea, Telecomunicaciones, Inteligencia.

La cantidad de voluntarios haredíes que sirvieron en 2013 fue más de 9 veces mayor que siete años antes. De todos modos, se trata de un proceso que llevará su tiempo, yo no lo plantearía en términos dicotómicos.

EC: Según el índice de Libertad de Prensa elaborado por Reporteros sin Fronteras, en Israel los periodistas disfrutan de libertad de expresión pese a la censura militar. ¿Cuál es el alcance de esta censura informativa por parte del Ejército israelí?

RK: No se permite publicar información secreta, como no lo permite ningún otro ejército. La transparencia para nosotros es un valor fundamental. La crítica es el motor de la democracia israelí, y la crítica periodística nos hace superarnos día a día. Israel fue creado conscientemente para encarnar la idea amplia de la libertad, y las FDI [Fuerzas de Defensa de Israel] están para defenderla.