Revista de Prensa

La amenaza de la sharia se cierne sobre Gaza

 

Captura de pantalla 2013-05-27 a las 10.50.38
"Antes de la Primavera Árabe, Egipto recibía unos 14 millones de visitantes al año, mientras que ahora (2012) apenas llegan a los 11 millones"

El periodista David Alandete resume “las partes cruciales del proyecto: se propone instaurar el castigo islámico, con la amputación de la mano derecha por robo y la flagelación por ofensas sexuales, y se exime de represalias a aquellos que cometan un crimen si este sirve para defender la imposición de la propia sharia”.

Si sale adelante este proyecto, presentado en el Legislativo de la Franja por miembros de la referida organización terrorista islamista, la sodomía podría acarrear una pena de cien latigazos y hasta cinco años de cárcel.

El secretario de Estado, John Kerry, ha prometido 4.000 millones de dólares en un nuevo plan de inversión para relanzar la economía palestina.

En la clausura del Foro Económico Mundial, celebrada en la orilla jordana del Mar Muerto, y ante Simón Peres y Mahmud Abás, Kerry ha afirmado que se trata el plan económico más ambicioso de los últimos veinte años.

La población israelí participará hoy en dos simulacros de ataque con misiles con armas químicas procedentes de Siria o el Líbano. En el ejercicio participarán todos los colegios del país, así como unidades del Ejército y los servicios de emergencias.

La mitad ya está combatiendo, y la otra mitad está preparándose para hacerlo en breve, según Salman Shaij, director del Doha Center de la Brookings Institution. Además, Bashar al Asad estaría contando con el apoyo de entre 1.500 y 2.000 hombres armados procedentes de Irak.

No ha habido muertos, pero cuatro personas han resultado heridas. El objetivo ha sido el barrio de Chiyah, bastión de la organización terrorista chií.

El ataque se ha producido doce horas después de que Hasán Nasrala confirmase en la televisión libanesa que su organización está luchando en Siria en defensa de la dictadura baazista de Bashar al Asad.

La convulsión que vive el país de los faraones está expulsando a los turistas. Así, antes de la Primavera Árabe recibía unos 14 millones de visitantes al año, mientras que ahora (2012) apenas llegan a los 11 millones.

Tampoco ayuda a la industria turística el auge del islamismo, enemigo jurado de la misma.