Revista de Prensa

Kerry vuelve a cargar contra los asentamientos israelíes

 

Jonh Kerry hablando 940x528
"Dos proyectiles impactaron ayer en la embajada rusa en Damasco mientras cientos de partidarios del dictador Bashar al Asad se manifestaban en el exterior en apoyo de la intervención rusa en el conflicto"

El secretario de Estado norteamericano sostiene que la expansión de las edificaciones israelíes en los territorios en disputa ha aumentado la frustración palestina, que finalmente ha desembocado en la actual oleada de terrorismo antijudío.

En una comparecencia en la Universidad de Harvard, Kerry dijo que también hay frustración entre los israelíes, “que no ven final alguno”, y anunció que en breve viajará a la región para tratar de retomar las conversaciones de paz.

Los palestinos estaban convocados a un “día de la ira”, que de tradujo en una huelga general y los referidos atentados, perpetrados en Jerusalén, Raanana y Kiriat Ata

Hamás, el grupo terrorista que detenta el poder en Gaza, jaleó los crímenes y aseguró que eran “un mensaje a todo aquel que dañe nuestros lugares sagrados”. “Hacemos un llamamiento a que continúe la intifada, que es la respuesta natural al silencio del mundo”, dijeron también los terroristas.

Dos proyectiles impactaron ayer en el complejo mientras cientos de partidarios del dictador Bashar al Asad se manifestaban en el exterior en apoyo de la intervención rusa en el conflicto. No se han reportado víctimas mortales.

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, aseguró que se trataba de “un ataque terrorista” y añadió: “Muy probablemente tenían la intención de intimidar a los partidarios de la lucha contra el terrorismo y evitar que sigamos combatiendo a los extremistas”. Asimismo, afirmó que estaban trabajando con las autoridades sirias para establecer quién ha perpetrado el ataque.

El primer ministro turco ha convocado al embajador estadounidense en Ankara para manifestarle su más firme rechazo al envío de armamento al sirio Partido de Unión Democrática (PYD). Las autoridades turcas temen que esas armas acaben en manos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), vinculado al PYD, y sean utilizadas para cometer actos terroristas en suelo turco.

El motivo de esta acción diplomática es un ensayo de misiles balísticos anunciado por Teherán el pasado fin de semana, que violaría las resoluciones del organismo internacional. La Casa Blanca ha precisado que este asunto es completamente independiente del acuerdo con la República Islámica sobre su programa nuclear, alcanzado el pasado mes de julio.