Revista de Prensa

Jordania y el drama de los refugiados sirios

 

refugiados
"El gaseoducto está casi acabado en el lado iraní, pero Pakistán, presionado por Estados Unidos para que abandone este proyecto, ha reducido la financiación de las obras y está teniendo reiterados problemas para pagar los 780 kilómetros que le corresponde construir en su territorio"

“La afluencia de refugiados ha generado una tensión enorme en los países de la región. Sus recursos se han visto, como es comprensible, puestos a prueba. Sin embargo, eso no debe utilizarse como excusa para negar a la gente la entrada en el país”, ha manifestado Philip Luther, coordinador de Amnistía Internacional.

Así lo anunció esta semana el ministro del petróleo iraní, Bijan Namdar Zanganeh, en un foro sobre asuntos energéticos celebrado en Teherán, aunque no aportó más detalles acerca de los motivos que podrían llevar al régimen iraní a cancelar esta inversión.

El hecho es que el gaseoducto está casi acabado en el lado iraní, pero Pakistán, presionado por Estados Unidos para que abandone este proyecto, ha reducido la financiación de las obras y está teniendo reiterados problemas para pagar los 780 kilómetros que le corresponde construir en su territorio.

El principal obstáculo para ello eran los clérigos, dado que el alcohol está prohibido en Irán, como manda la ley islámica. El Gobierno ha señalado que “la adicción es una enfermedad, no un delito”, motivo por el que finalmente se ha concedido un permiso piloto para abrir este centro de desintoxicación.

El Síndrome Respiratorio Coronavirus de Oriente Medio (MERS-CoV) se ha expandido hasta el sultanato, donde las autoridades sanitarias han dado parte del primer caso. Según la OMS, la semana pasada el número total de casos ascendió a 144.

El MERS es un virus mortal, si bien menos infeccioso que el SARS, que causó la muerte del 9% de los pacientes infectados.

Una de las consecuencias directas de la guerra es el rebrote de enfermedades como la poliomielitis, de la cual se han detectado ya 10 casos, según ha confirmado la OMS.

El brote se ha localizado en la provincia oriental de Deir al Zor, donde se están investigando 12 casos más.

El Ministerio de Sanidad ha iniciado una campaña de inmunización para evitar que se expanda.

Se trata de un antioxidante que consigue reducir los niveles de colesterol y eliminar los radicales libres. Sería la alternativa al medicamento más utilizado, las estatinas (o inhibidores de la HMG-CoA reductasa), que no funcionan en todos los pacientes.