Revista de Prensa

Jerusalén: la soberanía israelí, clave para… el mundo árabe

 

Jerusalén

Eran Lerman, vicepresidente del Jerusalem Institute for Strategic Estudies, sostiene que los regímenes suníes moderados tienen un gran interés en que Israel mantenga el control sobre su capital, y especialmente sobre el Monte del Templo, para que no caiga en manos de elementos extremistas que den al islamismo una victoria devastadora para la estabilidad regional.

Bajo la presión del entorno de la Hermandad Musulmana (al que la Autoridad Palestina no podría contener sin la ayuda de Israel), [la retirada israelí de] el Monte del Templo se convertiría en un símbolo histórico de la victoria del islam radical.

Esto es un resultado que la mayoría del mundo árabe vería hoy como desastroso. La soberanía israelí sobre una Jerusalén unificada, y especialmente sobre [el Monte del Templo], es así un elemento vital para la viabilidad del [campo suní moderado] y para la (…) estabilidad regional.

Así titula Jack Rosen, presidente del American Jewish Congress, el artículo que ha publicado en el Jerusalem Post con ocasión del primer aniversario de la victoria del magnate republicano en las elecciones presidenciales norteamericanas de 2016. Artículo en el que, por otro lado, pide a Trump que rompa definitivamente con los ultras que le han venido brindando su apoyo.

En estos doce meses, Trump se ha mantenido fiel a su palabra, ha sido un auténtico amigo de Israel y ha librado en todo el mundo la lucha contra el terrorismo. Aunque esto es profundamente alentador, no podemos dejar de lado los peligros de la creciente retórica populista y alt-right. Trump debe condenar inequívocamente a las fuerzas domésticas del odio y la intolerancia, con tanta firmeza como ha defendido los intereses de Israel en el exterior.

El analista político radicado en EEUU Faisal al Shameri escribe entusiasmado sobre los cambios que se están produciendo en Arabia Saudí, y llama a los habitantes del reino ha volcarse en la transformación en curso.

El sueño de crear una sociedad saudí moderna, próspera e inclusiva es ya una realidad palpitante. Ciudadanos: vuestra nación es demanda que agrupéis vuestro talento y hagáis públicos vuestros sueños. Ahora, todo es posible para todos los ciudadanos.