Revista de Prensa

Israel sigue efectuando bombardeos 'quirúrgicos' en Siria

 

Dos F 15 de las Fuerzas Aéreas de Israel

David Daoud, de la Foundation for Defense of Democracies, da cuenta de los últimos ataques de la aviación israelí en territorio sirio… y del cambio de actitud ante los mismos del régimen baazista.

Una posibilidad es que el objetivo del ataque israelí [de la semana pasada] fuera un cargamento de armas [con destino] a Hezbolá en la base militar T-4 del Ejército sirio en la zona occidental de Palmira. El Ejército sirio, apoyado por Hezbolá y los rusos, recuperó recientemente el aeropuerto de manos del Estado Islámico, y el grupo chií sigue manteniendo una importante presencia allí. Es probable que, dado que los israelíes siguen impidiendo el envíos de armas a Hezbolá a través del aeropuerto de Damasco, el grupo haya empezado a recibirlos en la T-4 pensando que estaba fuera del alcance de la aviación israelí. (…)

(…)

De hecho, la respuesta de las defensas aéreas sirias constituyen un importante acontecimiento. Durante los pasados ataques israelíes a Hezbolá, el Ejército sirio se mantuvo en gran medida fuera de la lucha. El contraste esta vez es una posible indicación de que el régimen de Asad percibe un cambio positivo en su suerte, especialmente después de su éxito contra las facciones rebeldes en la batalla de Alepo, en diciembre de 2016.

Es dudoso que Asad esté buscando una confrontación total con los israelíes. Lo más probable es que simplemente esté tratando de transmitir esa confianza recobrada a sus enemigos internos y, de paso, mostrar a Israel que su fuerza aérea ya no podrá actuar libremente contra Hezbolá en territorio sirio.

Tony Badran, de la Foundation for Defense of Democracies, desvela en este artículo los vínculos comerciales del régimen de los ayatolás con Damasco. Según Badran, el acuerdo nuclear firmado por Barack Obama ha facilitado sobremanera los enormes beneficios que Irán está obteniendo en la guerra de Siria.

En enero, Irán suscribió cinco memorandos de entendimiento con Siria, que proporcionó a Irán importantes activos y amplió la influencia de la Guardia Revolucionaria Iraní [GRI] en un país devastado por la guerra. Uno de los acuerdos otorga a la Compañía de Telecomunicaciones Móviles de Irán, controlada por la GRI y el líder supremo, Alí Jamenei, licencia para operar una red de teléfonos móviles en Siria.

(…)

En términos más generales, la combinación de proyectos militares y económicos es parte del plan de la GRI para consolidar su posición a largo plazo en Siria. Esta estrategia sigue también un formato establecido por la República Islámica para exportar su modelo revolucionario, que exige que los proyectos económicos y culturales vayan acompañados de otros militares. A través de tales medidas, Irán puede establecer una red omnicomprensiva de instituciones revolucionarias, como ha hecho en el Líbano.

(…)

El acuerdo nuclear no solo proporciona a Irán dinero en efectivo, sino que llevó a Washington a dejarle manos libres en la región, especialmente en Siria, para evitar que el acuerdo peligrara. La GRI, que no ha escatimado esfuerzos en la lucha por Asad, está ahora recogiendo los beneficios de su inversión.

El analista saudí Mshari Alzaydi se refiere a la última intervención pública del líder de la organización terrorista chií libanesa. En un encuentro con miembros del Departamento de Educación de Hezbolá, Hasán Nasrala insistió el carácter sobrenatural de los logros conseguidos por su ‘Partido de Dios’.

Durante el encuentro, destinado a fijar el pensamiento de los jóvenes, inculcarles partidismo y movilizarlos, Nasrala describió a su partido, al país que lo apoya –Irán– y a su aliado Bashar al Asad como un (…) “milagro divino”.

Parece que a Nasralá le gustan los términos piadosos. El nombre de su partido es Hezbolá, el Partido de Dios. Describe sus choques con Israel como “victorias divinas”, y en cuanto a los ‘crímenes’ que él, Irán, Asad, el ISIS, el Frente al Nusra e incluso las milicias kurdas que apoyan al Partido de los Trabajadores del Kurdistán, los describe como un “milagro divino”.

(…)

La verdad, sin embargo, es lo contrario de los delirios de Nasrala. La república de Jomeini no atraviesa su mejor momento, teniendo en cuenta el reciente despertar americano, cuyas primeras manifestaciones incluyen la designación de Saraya al Ashtar [grupo yihadista chií de Baréin] como organización terrorista.