Revista de Prensa

Israel debe responder con contundencia al 'terrorismo de las cometas'

 

fuego

El general en la reserva Guersón Hacohen, que comandó la evacuación israelí de Gaza en 2005, insta a su país a atajar sin contemplaciones la amenaza que representa el lanzamiento continuado desde Gaza de cometas incendiarias a territorio israelí, que está provocando graves daños económicos y generando gran inquietud en las comunidades israelíes próximas a la Franja.

El enemigo que está devastando nuestros campos con cometas incendiarias ha planteado un claro desafío a los líderes israelíes. El daño acumulado infligido por las cometas ha convertido la frontera con Gaza en un territorio estéril y desafiado la noción de que el Gobierno israelí puede procurar seguridad a sus ciudadanos.

(…)

Hamás está siendo creativa y ducha a la hora de librar esta campaña contra Israel en la frontera. (…) Las cometas son una forma de desgaste que abruma a las tropas y a los servicios de emergencias. Además, al mandar a muchachos [a lanzarlas], Hamás genera a Israel un quebradero de cabeza legal y un problema de relaciones públicas.

(…)

En los primeros tiempos del Estado, el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel, Moshé Dayán, explicó por qué Israel emprendía vastas campañas de represalia contra los árabes cada vez que se producía un incidente terrorista. “Los Estados árabes no reprimirán a los terroristas hasta que no les vaya un interés en ello; y eso sólo sucederá cuando comprendan que el robo de una vaca en un kibutz provocará un ataque contra una de sus ciudades, y que el asesinato de un judío pone en riesgo a todos los habitantes de Gaza”, dijo en 1955 en un discurso.

En Real Clear Defense, el profesor israelí Jacob Nagel, general de brigada en la reserva, desecha las informaciones que apuntan a que Israel habría sucumbido a las presiones internacionales y aceptado la presencia permanente de fuerzas iraníes en Siria.

El objetivo [de Israel] es asegurar que Irán y otros actores renuncien a sus pretensiones de una presencia permanente en Siria –o a una temporal de carácter terrorista–. Es altamente improbable que sean ciertos los rumores de que Israel y Rusia (con Siria e incluso con la aquiescencia norteamericana) han acordado el alejamiento de las fuerzas iraníes de la frontera septentrional de Israel a cambio de la aceptación israelí del retorno de las fuerzas de Asad a la frontera. La posición israelí, firme e innegociable, es que las fuerzas iraníes se retiren de Siria por completo.

A juicio del analista saudí Mohamed al Shaij, Amán está consiguiendo capear el temporal de la grave crisis económica que padece gracias a la ayuda de sus aliados suníes, encabezados por Riad. Por el contrario, Doha afrontaría un negro panorama.

Los participantes en la cumbre de La Meca han dado carpetazo a la crisis económica jordana. Las apuestas que han hecho los conspiradores para dañar a Jordania y unirla al grupo de los Estados [afectados por la] Primavera Árabe no han tenido éxito. También ha quedado claro, más allá de toda duda, que los cataríes han fracasado, como suelen, y no han conseguido nada, luego de intentar separar a Jordania de sus aliados tradicionales, comandados por Arabia Saudí, para unirla a la alianza turco-irano-catarí.

(…)

Los indicadores apuntan indudablemente a que Qatar pasará años muy duros en el futuro próximo, especialmente si EEUU decide atacar los reactores nucleares iraníes. Por descontado, Irán no se quedará quieta y replicará bombardeando la base aérea de Al Udeid, en Qatar.