Revista de Prensa

Israel acusa a Irán de abrir un "frente terrorista" en el Golán

 

desfile hezbolá
"Amán acepta entregar a la terrorista de Al Qaeda reclamada por el Estado Islámico para salvar la vida del teniente de aviación jordano Maz al Kasasbé"

El primer ministro israelí ha acusado a Irán de “estar intentando establecer un frente terrorista adicional desde los Altos del Golán” por medio de Hezbolá y hecho responsable a los Gobiernos de Siria y el Líbano de  cualquier ataque contra Israel que provenga de sus territorios.

El ataque con misiles del grupo terrorista chií provocó también 7 heridos en el destacamento de las Fuerzas de Defensa Israelíes (IDF) que patrullaba el Monte Dov. La respuesta del Ejército israelí contra Hezbolá causó la muerte de un soldado español integrante de la Fuerza de Interposición de la ONU, presente en la frontera entre el Líbano e Israel.

Hezbolá se ha responsabilizado del ataque al convoy de las IDF en represalia y ha declarado que se trata de una represalia por la operación israelí del pasado día 18 que acabó con la vida de dos líderes de la organización terrorista.

Las fuerzas de seguridad jordanas están listas para intercambiar a la reclusa, una terrorista de Al Qaeda condenada por el asesinato de 60 personas en 2005. Amán accede así a la petición que el Estado Islámico había hecho para salvar la vida del teniente Maz al Kasasbé, al que los terroristas había amenazado asesinar.

Se desconoce dónde y cuándo se va a realizar el canje.

El Gobierno ha abierto una investigación para aclarar los términos en los que se ha producido el asesinato masivo de ciudadanos suníes en la localidad oriental de Baruaná. Según relatan los supervivientes, hombres uniformados, entre los que había elementos del Ejército, sacaron a las víctimas de sus domicilios y los llevaron a las afueras, donde fueron asesinadas de un disparo en la cabeza.

Damasco ha dado luz verde al programa de ayuda de la organización para los millones de sirios afectados por la guerra. El plan de la ONU para el presente año supone una inversión de 2.900 millones de dólares en ayuda humanitaria, que llegará a 12,2 millones de sirios, la mitad de la población del país.