Revista de Prensa

Israel acepta una tregua con Hamás

 

Benjamín Netanyahu.
"El interés de Teherán por alcanzar un acuerdo sobre su programa nuclear antes del 20 de julio ha llevado a las autoridades iraníes a rebajar notablemente sus exigencias iniciales"

El Gobierno israelí aceptó ayer la paralización de las hostilidades con el grupo terrorista palestino a través de unas negociaciones en las que Egipto ha actuado como mediador, según ha informado la cadena pública británica BBC. El acuerdo, que será hecho público en las próximas horas según la emisora británica, establece que Hamás dejará de lanzar cohetes contra territorio israelí y el Gobierno de Netanyahu paralizará las operaciones aéreas contra objetivos terroristas en la Franja de Gaza.

Teherán ha reducido notablemente las expectativas de su programa de enriquecimiento nuclear con vistas a facilitar un acuerdo, según fuentes diplomáticas de los seis poderes mundiales presentes en las negociaciones con la República Islámica.

Al inicio de una nueva ronda de dos semanas de conversaciones en Viena, Teherán habría renunciado a mantener el número inicialmente previsto de centrifugadoras de uranio, principal escollo para eliminar las sanciones internacionales de las que Irán es objeto a causa de su programa nuclear.

Las autoridades del Gobierno regional kurdo están dispuestas a convocar un referéndum sobre la independencia que podría tener lugar este mismo año, según confirmó el presidente autónomo, Masud Barzani, a la cadena británica BBC.

Barzani insistió en que “el objetivo del Kurdistán es la independencia”, y que Irak “ya está dividido en la práctica”.

El principal escollo para dar este paso era la oposición de Turquía, que en estos momentos colabora con las autoridades kurdas en la explotación del petróleo de la zona y parece resignada a la aparición de esta nueva entidad estatal.

Cinco hombres murieron ayer en las manifestaciones organizadas por grupos islamistas contrarios al golpe de Estado que acabó con el Gobierno de los Hermanos Musulmanes. Las cinco víctimas fallecieron en choques con las fuerzas de seguridad en incidentes separados ocurridos en El Cairo, en los que se produjo incluso la explosión de una bomba.