Revista de Prensa

Irán no da marcha atrás

 

Hasán Ruhaní, presidente de Irán.

El exembajador israelí Yoram Ettinger escribe un artículo muy crítico con el pacto nuclear con Teherán, por considerar que ha sido un instrumento en beneficio de la estrategia global del régimen de los ayatolás.

Reforzados con miles de millones de dólares en transferencias en efectivo, los 150.000 millones en activos recuperados y la suspensión de las sanciones norteamericanas e internacionales, el régimen iraní ha acentuado su injerencia subversiva y terrorista en cada país árabe proestadounidense en el Golfo Pérsico y la Península Arábiga.

(…)

Según el ministro iraní de Exteriores, Mohamed Javad Zarif, EEUU es el objetivo principal de la ira de los ayatolás porque constituye el obstáculo más efectivo en su camino megalomaníaco para islamizar el orden global y someter la Humanidad a su agenda: “Tenemos un problema fundamental con Occidente y especialmente con América (… ) Es porque tenemos una misión con una dimensión global”.

Turki Aldajil, director general de Al Arabiya, se hace eco de las recientes revelaciones que ponen de manifiesto la colaboración del régimen de Teherán con el grupo terrorista fundado por Ben Laden, y denuncia que Obama mira para otro lado en este asunto.

Las relaciones del difunto líder de Al Qaeda Osama ben Laden con Irán ya no son un secreto. Hace unos días Devin Nunes, presidente del Comité Permanente de Inteligencia del Capitolio, reveló que Ben Laden tenía lazos estrechos con el régimen iraní.

Nunes contó a Fox News que la Administración Obama había tenido completo acceso a documentos revelados oficialmente. Son parte de más de un millón de documentos que confirman esas fuertes relaciones existentes entre el régimen iraní y Osama ben Laden.

Se ha informado de que los documentos de Bin Laden revelan que Irán movilizó a Al Qaeda. Sugieren que Irán se implicó en el soporte a Ben Laden cubriéndole y facilitándole material, a él y a sus partidarios.

(…)

El asunto no es sólo las relaciones existentes entre Irán y Al Qaeda. La cuestión es: ¿por qué la Administración Obama tapa a Irán, que continúa elevando acusaciones maliciosas contra países como Arabia Saudí, que son víctimas del terrorismo?

El analista turco Murat Yetkin critica la actitud de Washington ante el conflicto sirio y pone en duda que el reciente y mortífero ataque de las fuerzas norteamericanas contra el Ejército de Asad fuera un error.

Fue el Departamento de Defensa de Obama, el Pentágono, el que emitió una nota de disculpa por haber atacado “sin intención” un convoy del Ejército sirio el pasado 17 de septiembre con aviones F-16 y A-10, matando a 62 soldados e hiriendo a otros cien.

¿Es posible que la mayor potencia militar del mundo, EEUU, con los mejores satélites militares, U-2 y otros aviones espía, además de su inteligencia de campo, apoyada por colaboradores locales –las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), la rama siria del proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerado una organización terrorista por el propio Obama–, cometiera tal error y atacara al Ejército sirio, apoyado por Rusia, creyendo que era el ISIL [Estado Islámico]? (El PKK ha estado llevando a cabo desde 1984 una campaña armada contra Turquía, miembro de la OTAN y aliado de EEUU, durante la cual han sido asesinadas más de 40.000 personas, y recientemente Turquía ha estado llevando a cabo una gran operación contra los actos terroristas del PKK cerca de las fronteras con Siria e Irak).

(…)

Después de permanecer inactiva en Siria durante años, la entrada de la Administración Obama en el teatro sirio desde 2015 apoyándose en un grupo militar minoritario con sus propios objetivos étnico-políticos fue equivocada. Si Obama, al que le quedan tan solo unos meses para dejar el cargo, continúa así, meterá en mayores problemas en Siria a EEUU y a otros países y pueblos de la región.