Contextos

Industria farmacéutica en Israel: un progreso constante

Por Carmen F. Ruiz 

bombilla
"La industria farmacéutica es uno de los sectores del campo de la salud que mejores resultados ha obtenido durante los últimos quince años en Israel""Gracias al Gobierno y a la empresa privada, que han entendido que una de las formas más sólidas de avance de un país es la inversión permanente en investigación y desarrollo, Israel continúa destinando importantes sumas de dinero a proyectos y firmando acuerdos de colaboración"

La industria farmacéutica es uno de los sectores del campo de la salud que mejores resultados ha obtenido durante los últimos quince años en Israel. Este hecho ha catapultado al país a la vanguardia en avances tecnológicos relacionados con los tratamientos médicos, todo ello soportado por unos laboratorios farmacéuticos que prometen grandes progresos en los próximos años.

Gracias al Gobierno y a la empresa privada, que han entendido que una de las formas más sólidas de avance de un país es la inversión permanente en investigación y desarrollo, Israel continúa destinando importantes sumas de dinero a proyectos y firmando acuerdos de colaboración. Por ejemplo, el pasado día 8 ha firmado su adhesión a Horizon 2020, un programa de la UE de investigación e innovación para la cooperación científica e industrial entre la Comunidad Europea e Israel. Este último transferirá aproximadamente 140 millones de euros por año de los presupuestos de los Ministerios de Ciencia y Economía para la realización de dicho programa. Asimismo, en enero de 2013 entró en vigor el acuerdo de evaluación de la conformidad y aceptación de productos industriales entre la UE e Israel. Este convenio es de enorme importancia para los firmantes, ya que, al contener normas de correcta fabricación de medicamentos y principios activos, va a reducir las barreras técnicas a la comercialización de fármacos entre ambas partes. Es de suponer, entonces, que los laboratorios farmacéuticos de dichas zonas van a salir fortalecidos.

¿Cuáles son los pilares de la industria farmacéutica israelí que más trascendencia han tenido en los últimos tiempos? Entre los años 1996 y 1998 investigadores del Instituto Weizmann descubren dos principios activos que están suponiendo un avance en el tratamiento de la esclerosis múltiple. Estos fármacos son: interferón beta-1a, molécula del medicamento Rebif, y acetato de glatirámero, molécula del medicamento Copaxone.

La esclerosis múltiple es una enfermedad autoinmune del sistema nervioso central, donde es atacada la mielina que recubre los axones de sus neuronas. Al ir desapareciendo poco a poco la mielina, se dificulta la transmisión de los impulsos nerviosos a través del axón. Por tanto, la principal función de las neuronas se ve entorpecida. A medida que va avanzando la enfermedad, la calidad de vida del paciente disminuye. Trastornos motores, alteraciones de la sensibilidad, problemas visuales, discapacidad son algunos de los síntomas que provoca esta patología. Las estadísticas revelan que la esclerosis múltiple es la causa más frecuente de parálisis en los países occidentales. De ahí la importancia de estos dos fármacos descubiertos por científicos israelíes.

¿Cómo actúan dichos medicamentos? Existen varios tipos de esclerosis múltiple. Se clasifica teniendo en cuenta cómo se va desarrollando la enfermedad, las perspectivas o no de mejora del enfermo y la cantidad de brotes. Los neurólogos hablan de brotes cuando el paciente observa la aparición de nuevos síntomas de afectación neurológica, como dificultad al caminar, entumecimiento de las extremidades, etc. Rebif tiene propiedades inmunomoduladoras, es decir, va a modificar al sistema inmunitario para que vuelva a funcionar adecuadamente. O sea, para que no ataque la propia mielina. Aunque los científicos continúan investigando el mecanismo de acción exacto de Rebif en la esclerosis múltiple, se ha demostrado que disminuye la incidencia y la gravedad de los brotes en los pacientes; mientras que la progresión de la discapacidad se reduce hasta aproximadamente el 30%.

El mecanismo de acción de Copaxone continúa en investigación, pero los científicos piensan que esta molécula inhibe la respuesta autoinmune contra la mielina y al inhibirla evita que se destruya aún más.

Esperemos que en breve tiempo se consigan dilucidar completamente todos los mecanismos de acción de estos dos fármacos. Estoy convencida de que será más pronto que tarde. La industria farmacéutica en Israel es una sólida apuesta, sin lugar a dudas, para los inversores. Es una fuente de conocimientos científico-técnicos puesta a disposición de toda la comunidad médica, con su arsenal terapéutico, y de todos los pacientes que se benefician del mismo.