Revista de Prensa

Hezbolá también tiene su plan de paz

 

nasrala-2
"El líder supremo de la República Islámica no cree que las conversaciones sobre el programa nuclear iraní lleguen a buen puerto"

El líder de la organización terrorista libanesa ha hecho un llamamiento a los países árabes para detener la guerra de Siria, prometiendo sacar a sus hombres del escenario de conflicto si ellos hacen antes lo propio.

En su alocución del pasado domingo, Nasralá se dirigió a los países implicados en la guerra de Siria explicando que la única manera de evitar que toda la región se suma en el caos durante décadas es detener la guerra en Siria cuanto antes.

El líder supremo de la República Islámica aprovechó ayer su visita a la ciudad de Tabriz para mostrar su escepticismo sobre el resultado final de las negociaciones con los poderes mundiales en torno a su programa atómico.

“Lo he dicho antes… no soy optimista acerca de las negociaciones. No van a llegar a ninguna parte, pero tampoco me opongo a que se lleven a cabo”, son las palabras con que Jamenei se refirió a este asunto según ha recogido la agencia oficial iraní de noticias.

Se trata de la organización islamista Ansar Bayt al Maqdis, radicada en el Sinaí, que ayer atribuyó la autoría de la acción terrorista a uno de sus militantes suicidas afirmando que habrá más ataques como este contra objetivos económicos.

El autobús con turistas norcoreanos que sufrió el atentado terrorista se dirigía en esos momentos hacia Israel.

El heredero a la corona británica aterrizó ayer en la capital del reino saudí para una estancia de cuatro días a Oriente Medio, en la que visitará una ciudad antigua de Arabia Saudí y un museo en la capital del estado vecino de Qatar, Doha. Se trata del décimo viaje oficial del Príncipe de Gales al país desde su primera visita en 1986.

Se trata del jeque Hamda Said, muftí de la capital, partidario de la medida del Ministerio del Interior de impedir a las mujeres el uso del niqab (prenda islámica femenina que deja descubiertos sólo los ojos), por estrictos motivos de seguridad.

Según el jeque Said, los líderes religiosos de la comunidad pueden limitar algunos derechos de los fieles si ello repercute en el interés de la nación.