Revista de Prensa

Hezbolá se ofrece a no suníes para combatir al EI

 

Bandera de Hezbolá.
"La moneda del Estado Islámico se implantaría en las zonas que controla éste en Irak y Siria y se denominaría dinar, como la que estaba en circulación en tiempos del califa Otmán (644-656 EC)"

El grupo terrorista chií está incorporando a sus filas a combatientes suníes, drusos y cristianos para hacer frente a la organización terrorista suní, según el diario libanés An Nahar.

Al parecer, miembros de Hezbolá están ofreciendo armas y entrenamiento en las zonas oriental y septentrional del Valle de la Bekaa para “combatir la amenaza del Estado Islámico y sus afiliados”.

Las IDF (Israel Defense Forces, por sus siglas en inglés) están utilizando este dispositivo en Cisjordania. De menor tamaño que otros modelos utilizados previamente, se puede desplegar con facilidad y amplía la capacidad de observación de las unidades que operan sobre el terreno.

La primera vez que se empleó fue en junio, en la campaña antiterrorista emprendida luego del secuestro y asesinato de tres adolescentes judíos en Hebrón.

Los cuerpos de los tres jóvenes han sido localizados en Derna (este), una ciudad controlada desde 2012 por el Consejo de la Juventud Islámica, filial de la organización terrorista islamista Ansar al Sharia.

Las víctimas, activistas de perfil bajo según un periodista de la BBC, fueron secuestradas a comienzos de este mes.

Se implantaría en las zonas que controla en Irak y Siria y se denominaría dinar, como la que estaba en circulación en tiempos del califa Otmán (644-656 EC).

Si el EI se atuviera al patrón otmánico, la nueva moneda circularía en oro –con un peso de 4,3 gramos– y en plata (3 gramos).