Revista de Prensa

Hezbolá prepara la guerra contra Israel

 

Hasán Nasrala, líder de Hezbolá.
"El Pentágono comenzará en breve a entrenar y equipar a la oposición moderada siria, en cumplimiento del mandato del Capitolio, que faculta a Obama para colaborar con los grupos rebeldes no yihadistas durante dos años"

El líder del grupo terrorista chií asegura en una entrevista televisiva haber hecho “todos los preparativos necesarios para una futura guerra con Israel”, en la que pretende penetrar con sus combatientes en la Galilea y aún más profundamente en territorio israelí.

Nasrala afirma que Hezbolá “dará respuesta a cada ataque contra Siria”.

El grupo terrorista chií ha detenido a uno de sus hombres por trabajar para Jerusalén, según ha reconocido el líder de la organización, Hasán Nasrala. Se trata de la primera vez que Hezbolá admite tener agentes infiltrados en sus filas, lo que ha destrozado el aura de impenetrabilidad del que venía haciendo gala.

El Pentágono ha confirmado esta mañana que en breve llegarán a Siria las tropas destinadas a colaborar sobre el terreno con los grupos rebeldes no yihadistas. La decisión responde a lo previsto en la ley aprobada recientemente por el Capitolio, que autoriza a la Casa Blanca a entrenar y equipar a los grupos moderados iraquíes y sirios durante dos años para combatir a los terroristas del Estado Islámico.

Se trata de Greta Ramelli y Vanessa Marzuto, cooperantes humanitarias de 20 y 21 años de edad respectivamente, que fueron secuestradas en Alepo el pasado 31 de julio. Ambas han llegado a Roma procedentes de Turquía y han sido recibidas por Paolo Gentilomi, el ministro de Exteriores italiano, que no ha ocultado su felicidad por la liberación de las jóvenes.

Su intención es la de conseguir un alto al fuego permanente, sin embargo las condiciones para que vuelva el diálogo no se han concretado por la tibia respuesta de Damasco y las facciones moderadas de la oposición.

Staffan de Mistura, enviado especial de Naciones Unidas para Siria, mostró su esperanza de que “lo que ocurre en Alepo sea una señal de buena voluntad, una medida de fomento de la confianza que podría, y puede, facilitar el reinicio de un proceso con un horizonte político claro”.

El montañero francés Hervé Gourdel fue asesinado el pasado mes de septiembre y hasta hoy no se habían localizado sus restos mortales, encontrados finalmente en la montaña de Akbil, 160 kilómetros al sureste de Argel.

La decapitación de Gourdel a manos de un grupo denominado Soldados del Califato se hizo supuestamente en represalia por la ofensiva militar de Francia contra el Estado Islámico.