Revista de Prensa

Hezbolá, más fuerte que nunca

 

Logo de Hezbolá.

Azim Ibrahim, de la Universidad de Oxford, considera que el grupo terrorista libanés de obediencia iraní es ya uno de los actores principales de Oriente Medio, y que las probabilidades de un nuevo conflicto con Israel son elevadas.

Como consecuencia del conflicto sirio, [Hezbolá] es más parecido a un ejército convencional, capaz no sólo de insurgencia sino de contrainsurgencia. De tomar e incluso retener territorio enemigo. (…)

(…) habiéndoselas apañado para conseguir esta posición dominante, Hezbolá será presionada por su base política para (…) ir de nuevo contra Israel en algún momento. Mientras esté implicada en [la guerra de] Siria, no será el caso. Pero cuando ese conflicto finalmente se apague, Israel será el siguiente.

El periodista libanés Eyad Abu Shakra denuncia en este artículo de evocación dickensiana  la alianza Damasco-Moscú-Teherán en Siria, al considerarla enormemente lesiva para los intereses de la mayoría suní del país.

Hoy, Rusia y el régimen de Asad están trabajando en conjunto, con el apoyo militar de Irán, para crear un nuevo y peligroso statu quo demográfico en Siria, cuyo alto costo pagará la mayoría árabe suní.

Así de rotundo se manifiesta en Al Arabiya el consultor John C. Hulsman, pues considera imposible reconfigurar el país por los intereses antagónicos de las comunidades que lo conforman.

Probablemente es demasiado tarde para la supervivencia de Irak más allá del nombre. La única manera de que las cosas puedan cambiar –aunque sea a largo plazo– sería (…) un programa de reformas que erradicara la corrupción, el cáncer de la política doméstica, junto con un esfuerzo concertado en pro de la confederalización del país, devolviendo todo el poder que sea posible a (…) los subgrupos nacionales kurdo, suní y chií (…)

(…) ha llegado la hora de contemplar a Irak como lo que es: un Estado fallido.