Revista de Prensa

Hezbolá irrumpe en la guerra del Yemen

 

hezbolaarmy
"El ministro de Defensa israelí asegura que Irán tiene una red de células durmientes preparadas para atacar en Europa y EEUU"

Es lo que asegura el Gobierno yemení, cuyo portavoz afirma contar con evidencias de que el grupo terrorista chií libanés, apoyado por Irán, está “involucrado en la guerra de los huzis contra el pueblo”.

Según el Gobierno, Hezbolá mantiene tropas terrestres en Yemen para entrenar a las milicias huzis y lanzar ataques contra Arabia Saudí en la zona fronteriza de ambos países, que ya se habrían cobrado la vida de al menos 90 civiles.

El ministro de Defensa israelí, Moshé Yaalón, asegura que Teherán está construyendo una red internacional terrorista que incluye células durmientes, con el objetivo de cometer atentados en Occidente. En su visita a Chipre, Yaalón ha añadido que el objetivo de Irán es desestabilizar Oriente Medio y otras partes del mundo con emisarios entrenados, financiados y armados para extender la revolución.

El primer ministro británico se ha referido en el parlamento del Reino Unido a la situación de la capital israelí, no sin antes precisar que se considera un fiel amigo de Israel. En respuesta a una pregunta parlamentaria, Cameron ha dicho que su Gobierno no defiende los “asentamientos ilegales” ni quiere apoyar lo que está ocurriendo en Jerusalen Este que es, a su juicio, algo “genuinamente impactante”.

Ese es el plazo fijado por el principal grupo rebelde para cumplir el acuerdo sobre el cese de hostilidades. El comité negociador de la oposición a Bashar al Asad cree que en ese plazo de dos semanas se comprobará si el dictador sirio está dispuesto a respetar el alto el fuego.

Según la oposición, las facciones rebeldes Ahrar al Sham y el movimiento Bayan perpetraron el pasado domingo el ataque con coches bomba. El atentado se produjo contra una de las bases militares rusas más importantes en el país. Según los islamistas, en el ataque habrían muerto docenas de generales rusos.

Un tribunal ha condenado a Ibrahim Sharif a un año de prisión, acusado de incitar al odio. Sharif, ex secretario general de la Sociedad de Acción Democrática Nacional, lideró las protestas de la mayoría chií del país contra el Gobierno, iniciadas en 2011, para reclamar mayores derechos civiles y políticos.