Revista de Prensa

Hamás y la OLP gobernarán juntas

 

abas haniye
"Benjamín Netanyahu suspende las reuniones con los negociadores palestinos tras el acuerdo que modifica sustancialmente la titularidad del poder en ese bando"

Las dos principales organizaciones palestinas alcanzaron ayer un pacto para poner fin a la división política entre Cisjordania y la Franja de Gaza. Mahmud Abás e Ismael Haniyé, dirigentes de la OLP y de Hamás respectivamente, han acordado la celebración de elecciones presidenciales y parlamentarias y el establecimiento de un Gobierno de unidad nacional. Además, ambas facciones han decidido poner en libertad los presos de la otra parte en los territorios que controlan.

El acuerdo firmado ayer entre la OLP, que controla el Margen Occidental, y Hamás, grupo al mando de la Franja de Gaza, ha motivado la decisión de Netanyahu de cancelar la reunión prevista para hoy entre los equipos negociadores israelí y palestino al haber cambiado la configuración de la otra parte.

El Gobierno israelí ha lamentado en una nota oficial que Abás haya elegido a Hamás y no la paz”, en referencia a la facción palestina que controla la Franja de Gaza, catalogada internacionalmente como una organización terrorista.

La portavoz de la secretaría de Estado, Jen Psaki, dijo ayer que el pacto entre la OLP y Hamás se produce “en un momento preocupante” y mostró su “decepción” por el anuncio de la firma de este acuerdo entre las dos principales facciones palestinas.

Psaki cree que esta nueva situación “podría complicar los esfuerzos de todas las partes” para extender el plazo de las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos más allá del 29 de abril. Por su parte, los líderes del subcomité del Congreso norteamericano encargado de fijar las ayudas internacionales pusieron en cuestión el mantenimiento de la financiación internacional que EEUU envía a la Autoridad Palestina anualmente, cifrada en unos 500 millones de dólares en metálico.

Eso es al menos lo que afirmó ayer en Baréin Turki al Faisal, miembro de la familia real saudí y exjefe de Inteligencia del reino. Al Faisal considera que “los países del Golfo deben estar preparados para cualquier posible resultado de las negociaciones de Irán con las potencias mundiales”. “Nosotros no tenemos ninguna hostilidad hacia Irán y no deseamos ningún daño… solo preservar la seguridad de nuestro país” añadió.

La sesión tuvo lugar ayer al medio día al objeto de encontrar a un candidato que obtuviera los 86 votos necesarios para ganar la presidencia del país, una mayoría que no fue alcanzada en la primera votación. Según la Constitución libanesa se convierte en presidente aquel candidato que obtenga la mayoría simple en una segunda votación, pero los diputados abandonaron el Pleno con el fin de evitar que hubiera el quorum necesario para llevar a cabo ese doble recuento. La Cámara libanesa se reunirá para votar de nuevo el próximo 30 de abril.