Revista de Prensa

Hamás seguirá atentando contra Israel

 

Terroristas de Hamás.
"El Ejecutivo de Netanyahu muestra su abierta decepción por las intenciones de Washington de colaborar con el nuevo Gobierno de unidad palestino, integrado por la organización terrorista Hamás"

El máximo dirigente de la organización terrorista y, hasta ayer, primer ministro del Gobierno en la Franja de Gaza, Ismaíl Haniye, insistió en el día de la toma de posesión del nuevo Ejecutivo unitario en la necesidad de seguir con “la resistencia en todas sus formas” contra Israel, lo que incluye la realización de atentados contra intereses y ciudadanos israelíes.

Haniye añadió que el acuerdo político de Hamás y Al Fatah para alcanzar este Gobierno de unidad convierte a las Brigadas Al Qasam, brazo armado de Hamás, en el Ejército de la nueva Administración palestina.

Los 17 ministros del “Gobierno de acuerdo nacional” juraron ayer sus cargos en la sede oficial de la Autoridad Palestina en Ramala ante su presidente, Mahmud Abás, acabando de esta manera con siete años de guerra encubierta entre las dos principales facciones palestinas, Hamás y Al Fatah. El nuevo Gobierno, formado mayoritariamente por especialistas ajenos a la lucha política, estará encabezado por el actual primer ministro de Cisjordania, Rami Hamdalá, que ejercerá también el cargo de ministro de Interior.

En el acto de toma de posesión del nuevo Ejecutivo, el presidente de la Autoridad Palestina señaló que “es el fin de la escisión del pueblo palestino, que ha hecho un daño catastrófico a nuestros objetivos”.

El Ejecutivo israelí está “profundamente decepcionado” por la decisión de la Casa Blanca de colaborar con el nuevo Ejecutivo de unidad palestino, del que forma parte la organización terrorista Hamás, comprometida con la destrucción de Israel”. Fuentes gubernamentales israelíes aseguran que “si Estados Unidos quiere avanzar hacia la paz, debería instar a Abás a poner fin a este pacto con Hamás y volver a las conversaciones de paz con Israel”.

La portavoz del departamento de Estado norteamericano, Jen Psaki, reiteró ayer que su país no considera válido el proceso electoral organizado por Bashar al Asad para garantizarse un nuevo mandato de siete años al frente del país.

“Esta elección fluye de un legado familiar de una brutal dictadura y también está claro que no reconoceremos el resultado”, afirmó Psaki, quien añadió que unas elecciones democráticas son “inconcebibles” en la Siria actual, en la que el régimen de Asad ha “machacado” a la oposición.

Ahmed Maitiq pudo celebrar ayer finalmente su toma de posesión como nuevo presidente del país, después de que las fuerzas de seguridad consiguieran hacerse con el edificio de la sede del Gobierno. Su antecesor, dimitido en abril, se trasladó a otro edificio del Gobierno, donde esperará el dictamen definitivo del Congreso Nacional de la Nación sobre la legitimidad del nombramiento del nuevo primer ministro.

Tras la primera reunión de su flamante Gabinete, Maitiq emitió un breve comunicado en el que manifestó su compromiso con la mejora de la seguridad y la lucha contra el terrorismo como máxima prioridad.