Revista de Prensa

¿Ha perdido Asad el favor de Putin?

 

Bashar Asad.
"Un alto dirigente de Hamás, que actualmente cumple condena en una cárcel israelí por el asesinato de civiles, anima a la organización terrorista palestina a secuestrar soldados israelíes"

Según el diario árabe Asharq al Awsat, radicado en Londres, el Kremlin está retirando su apoyo al dictador sirio. El rotativo cita fuentes de la oposición siria, según las cuales cien funcionarios rusos de primer nivel habrían dejado el país con sus familias en un vuelo que habría partido desde la localidad de Lakatia.

Esas mismas fuentes sostienen que oficiales iraníes y del grupo terrorista chií libanés Hezbolá habrían abandonado también el gabinete de guerra de Bashar al Asad.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, radicado en Londres, ha informado de que varias bombas de barril fueron arrojadas por helicópteros del Ejército en distintas operaciones en el norte del país. Sesenta personas han muerto en el ataque contra Al Bab (actualmente en manos de Estado Islámico) y otras 12 en Alepo.

Se trata de Abdulá Barguti, actualmente en una prisión de Israel, donde cumple condena por su participación en el asesinato de 66 ciudadanos israelíes.

Barguti ha llamado al secuestro de soldados israelíes desde Al Rai Radio, emisora afiliada a Hamás que emite desde la Franja de Gaza.

Según la agencia estatal de noticias iraní Fars, los rebeldes huzis se incautaron de un arsenal de armas localizado en la embajada de Arabia Saudí en Saná. Añaden que se trataría de armas de fabricación israelí destinadas a las fuerzas leales al presidente depuesto del YemenAbd Rabuh Mansur al Hadi.

Junto con el descubrimiento de las armas, la agencia estatal de noticias iraní también ha informado de la aparición de documentos que revelarían planes estadounidenses para construir una base militar en Arabia Saudí.

Los encuentros entre los representantes de la milicia chií y los enviados de la Casa Blanca estarían teniendo lugar en Omán, según fuentes del Gobierno yemení en el exilio. Al decir de dichas fuentes, las reuniones habrían sido convocadas a petición de EEUU para lograr un acuerdo de paz, sin participación de representantes del Gobierno legítimo del Yemen.

Mohamed Soltan ha pasado más de dos años en prisión acusado de haber apoyado una protesta islamista. El joven, de 27 años, ha sido puesto en libertad por razones humanitarias. Soltan, que pasó buena parte de su reclusión en huelga de hambre, fue condenado a cadena perpetua en abril.

Varios grupos de derechos humanos denunciaron que se trataba de un preso político y la Administración Obama intercedió por él en numerosas ocasiones. Soltan, que tenía doble nacionalidad, se vio obligado a renunciar a ser ciudadano egipcio para allanar el camino a su liberación.