Revista El Medio http://elmed.io Noticias de Medio Oriente en español Fri, 18 Jan 2019 10:18:35 +0000 es-ES hourly 1 https://wordpress.org/?v=4.2.22 Crímenes sin castigo en Argentina http://elmed.io/crimenes-sin-castigo-en-argentina/ http://elmed.io/crimenes-sin-castigo-en-argentina/#comments Fri, 18 Jan 2019 10:18:35 +0000 http://elmed.io/?p=26316 La República Austral tiene el deber de hacer justicia en el caso AMIA. Caiga quien caiga.

La entrada Crímenes sin castigo en Argentina aparece primero en Revista El Medio.

]]>
Durante más de una década, Alberto Nisman investigó el peor ataque terrorista cometido jamás en suelo argentino: el atentado contra la sede de la AMIA (Asociación Mutual Israelita Argentina) en Buenos Aires (1994). Hubo ochenta y cinco muertos y centenares de heridos.

Hace cuatro años, el fiscal federal daba los últimos retoques al informe en el que acusaba a la entonces presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner –y a decenas de personas más– de ayudar a encubrir la responsabilidad de la República Islámica de Irán en el atentado.

El 18 de enero, el día antes de que acudiese al Congreso argentino a presentar su informe, Nisman fue encontrado muerto en el baño de su apartamento, cerrado con llave y radicado en la planta 13º del edificio en el que residía. A muy poca distancia de su cabeza, había sido detonada una bala del calibre 22.

Kirchner dijo inicialmente que su muerte había sido un suicidio, a pesar de que no se encontraron sus huellas en la pistola Bersa que había junto a su cuerpo, ni restos de pólvora en sus manos.

Hace poco más de un año, una investigación llevada a cabo por 28 expertos forenses y funcionarios judiciales determinó de forma concluyente que Nisman no se había suicidado. De hecho, lograron deducir que dos personas le habían violentado, sedado y finalmente disparado.

¿Quiénes eran esas personas? ¿Y de quién recibían órdenes? Los argentinos que intentan responder a estas preguntas se ponen en peligro.

A finales del mes pasado, la juez federal Sandra Arroyo Salgado, exmujer de Nisman y madre de sus dos hijas, se retiró oficialmente de la investigación. Los motivos: las constantes amenazas y la “necesidad de garantizar la protección y seguridad de la familia”, como dijo por medio de un comunicado.

Nisman se sirvió de conversaciones grabadas para armar su caso contra Kirchner. En una de ellas se hablaba de un aliado, el exoficial de inteligencia Antonio Stiuso. Se oye decir a Kirchner: “Tenemos que matarlo”. Los defensores de la expresidenta afirman que no lo dijo con una intención literal. A Stiuso esa explicación no le resultó convincente y huyó del país con su familia.

En septiembre de 2017, el exembajador de Argentina en Siria Roberto Ahuad reveló que el exministro argentino de Exteriores Héctor Timerman había visitado Siria en enero de 2011 para cerrar un acuerdo con Irán, bajo los auspicios del dictador sirio, Bashar al Asad. Un día, Ahuad recibió un mensaje que decía: “¿Cuándo te vas a suicidar?”. Y en otro le advirtieron: “Cuidado con los suicidios inducidos”.

Eduardo Taiano, el fiscal jefe de la investigación sobre el asesinato de Nisman, ha recibido mensajes donde le amenazan con hacerle –a él y a su hijo– lo que le hicieron a Nisman.

Pero Taiano sigue investigando, y está prestando especial atención a llamadas registradas en más de 150 números de teléfono –muchos de ellos asignados a oficiales de inteligencia– el día que se encontró el cuerpo de Nisman.

Mucho antes de implicar a funcionarios argentinos en la conspiración, Nisman halló pruebas sólidas de que funcionarios de la República Islámica de Irán habían planeado y financiado el atentado contra la AMIA, y de que Hezbolá, su satélite terrorista, lo había ejecutado.

Mohsén Rabani fungía de agregado cultural en la embajada de la República Islámica de Irán en Buenos Aires meses antes del atentado contra AMIA. En 1997, después de que las autoridades argentinas emitieran una orden de arresto contra él, e Interpol una alerta roja (solicitud para localizar y detener provisionalmente a un individuo, con vistas a su extradición al país que así lo solicite), logró regresar a Teherán. A día de hoy, siguen activas alertas rojas contra otros cuatro oficiales iraníes vinculados con el atentado.

Las pruebas también apuntan a la responsabilidad de Hezbolá por el atentado contra la embajada israelí en Buenos Aires (1992), en el que murieron 29 personas y más de 200 resultaron heridas. Las autoridades argentinas señalaron a Imad Mugniyeh, infame cabecilla de Hezbolá que también fue el cerebro del atentado contra los barracones de los Marines estadounidense en Beirut en 1983. (Mugniyeh murió en Damasco en 2008, en lo que pudo ser una operación conjunta de Israel y EEUU).

¿El motivo más probable del atentado contra AMIA? A su manera especial, los gobernantes de Irán estaban transmitiendo su malestar por la suspensión del Gobierno argentino de la cooperación bilateral en materia nuclear.

En cuanto al encubrimiento, Nisman creía que se estaba trabajando en un acuerdo para retirar las alertas rojas a cambio de petróleo.

Teherán y Hezbolá llevan mucho tiempo buscando influencia y poder en América Latina, también por medios ilícitos. Ya en 2004 el Departamento del Tesoro de EEUU señaló a Asad Ahmad Barakat, ciudadano paraguayo de origen libanés, como terrorista y financiador de Hezbolá. Se cree que él y otros miembros de su familia procuraron apoyo logístico para los atentados contra AMIA y la embajada de Israel.

Recientemente, Argentina congeló los bienes de 14 miembros del clan Barakat, con lo que se lanzó el mensaje de que Mauricio Macri, presidente argentino electo en 2015, no está dispuesto a dar carta blanca a Hezbolá.

Hace unas semanas, el Departamento de Estado de EEUU celebró una reunión ministerial con destacados funcionarios de América Latina para lanzar otro mensaje: hay que parar los pies a los agentes de Hezbolá en el Hemisferio Occidental.

Dicho esto, queda por ver si alguna vez se pedirá cuentas a Hezbolá o a la República Islámica por los ataques terroristas de 1992 y 1994, y si se llevará a alguien a los tribunales por tratar de borrar sus huellas, así como por el asesinato del investigador que siguió los hechos allá donde le llevaran.

Ese investigador, unos días antes de ser asesinado, dijo proféticamente: “Con o sin Nisman, las pruebas están ahí”. Argentina se enfrenta ahora a un dilema: actuar sobre la base de esas pruebas o rendirse a los terroristas y los asesinos. Por decirlo de otro modo: debe decidir qué clase de nación es y será.

© Versión original (en inglés): FDD
© Versión en español: Revista El Medio

La entrada Crímenes sin castigo en Argentina aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/crimenes-sin-castigo-en-argentina/feed/ 0
Israel y las discusiones sobre el muro de Trump http://elmed.io/israel-y-las-discusiones-sobre-el-muro-de-trump/ http://elmed.io/israel-y-las-discusiones-sobre-el-muro-de-trump/#comments Thu, 17 Jan 2019 10:35:05 +0000 http://elmed.io/?p=26314 Las vallas de Israel son una cuestión de vida o muerte, no un referéndum sobre el político que menos te gusta.

La entrada Israel y las discusiones sobre el muro de Trump aparece primero en Revista El Medio.

]]>
Puede que los seguidores del presidente de EEUU, Donald Trump, y los que apoyan al Gobierno israelí, liderado por el primer ministro Benjamín Netanyahu, estén ahora tan alineados que estos últimos no tengan reparos en verse arrastrados a uno de los debates políticos estadounidenses más polémicos que se recuerden. Pero, a pesar de la popularidad de Trump en Israel por su apoyo al Estado judío, es probable que la mayoría de los israelíes estuviesen igual de contentos si las políticas de seguridad fronteriza de su país quedaran al margen de la épica querella acerca de si Estados Unidos debería construir en su frontera sur lo que Trump ha llamado a veces “un muro grande y precioso”.

La comunidad proisraelí ya tiene que enfrentarse a los activistas del movimiento BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones), así como a los adeptos a la teoría interseccional que afirma falsamente que la guerra contra la existencia del Estado judío es moralmente equivalente a la lucha por los derechos civiles en EEUU. Ahora que el Partido Demócrata está cada vez más dividido respecto a Oriente Medio, lo último que necesitan los defensores de Israel es que las medidas que adopta éste se utilicen como justificación para las exigencias de Trump, exigencias que han llevado a un punto muerto con los congresistas demócratas y provocado el actual cierre de la Administración.

La disputa acerca de si ampliar o no las barreras existentes a lo largo de grandes tramos de la frontera sur de EEUU está plagada de hipocresía y exageración por ambas partes. Los críticos que en el pasado han apoyado la financiación de una barrera –porque no lo pedía el 45º presidente, claro– ahora se burlan de la insistencia de Trump en un “muro” y dicen que es estúpido e incluso inmoral. Asimismo, muchas de las afirmaciones de Trump sobre la “crisis” que se registra en la frontera han sido más una cuestión de conveniencia que de verdadera emergencia nacional; y si la declarara para salirse con la suya sería tan anticonstitucional como los intentos del presidente Barack Obama de sortear la ley para conceder amnistiar a los inmigrantes ilegales.

La gente sensata puede discrepar sobre la mejor forma de asegurar la frontera, pero, como pasa con todo lo demás en la política estadounidense contemporánea, la implicación de Trump en el debate hace que los bandos en liza se sientan obligados a defender posturas extremas, que desembocan en luchas existenciales y hacen imposible el acuerdo. La retórica de Trump y las réplicas de los que le desprecian han convertido lo que debería ser una cuestión técnica –cómo proteger mejor la frontera– en una pugna política existencial entre posturas que se identifican falsamente como el equivalente moral del bien y el mal.

Sea como fuere, parte de la retórica extremista acerca de que las barreras son ineficaces es equivocada, y el uso que Israel hace de ellas aporta cierto conocimiento sobre cómo sacarles provecho.

Lo cierto es que el flujo de decenas de miles de africanos que entraban en Israel ilegalmente llegó a su fin cuando el Estado judío levantó una valla a lo largo de su frontera con Egipto. La barrera de seguridad que corre por la Margen Occidental y Jerusalén y separa zonas árabes palestinas de ciudades y barrios judíos fue similarmente eficaz para frenar la oleada de terroristas suicidas que se infiltraban en Israel durante guerra de desgaste terrorista conocida como Segunda Intifada, que se cobró más de mil vidas judías y muchas más vidas árabes. Aunque los palestinos y sus defensores dicen que la barrera es un “muro apartheid, su construcción fue un acto de defensa propia que salvó vidas humanas.

Barreras de distinto tipo han influido igualmente en la separación de Israel de las fuerzas terroristas operativas en Gaza y el Líbano, así como del caos y la devastación de la guerra siria.

Lo muros y vallas de Israel no son infalibles. Hamás excava túneles para seguir adelante con sus secuestros transfronterizos y sus ataques criminales. En los últimos meses, las Fuerzas de Defensa de Israel han descubierto que Hezbolá ha estado excavando su propia red de túneles hacia el Estado judío con similares intenciones asesinas. Tanto Hamás como Hezbolá han demostrado también que pueden lanzar cohetes y misiles por encima de cualquier valla y diseminar el terror por Israel.

La escala de los proyectos de vallado de Israel no es tan descomunal como los planes para ampliar las barreras ya existentes entre EEUU y México. Además, aunque algunos de los que cruzan ilegalmente a EEUU están implicados en actividades delictivas, desde que la caballería de EEUU persiguió a Pancho Villa hasta México, hace más de un siglo, el objetivo ha sido, principalmente, de defender la frontera frente a la amenaza de enemigos armados. Como en Israel.

Igual de importante es el hecho de que las fronteras israelíes no están tan defendidas por las vallas y los muros como por una tecnología inteligente en zonas donde la integridad territorial de Israel se ve amenazada por sus enemigos. En lugar de centrarse únicamente en la construcción, EEUU puede aprender mucho del modo en que Israel utiliza su pericia tecnológica para vigilar sus barreras.

Pero mientras el apoyo a cualquier tipo de barrera o muro se identifique con la postura de Trump sobre la inmigración ilegal, y la crítica con las de sus detractores, podemos olvidarnos de un debate racional sobre los méritos de esos elementos de seguridad, sea en EEUU o en Oriente Medio.

El verdadero peligro para los defensores de Israel no es tanto que el Estado judío esté siendo presionado para justificar los planes de Trump como que la reacción a los deseos del presidente de construir un muro acabe justificando a los que atacan la necesidad de Israel de disponer de barreras.

Al margen de que se opine que el flujo de inmigrantes ilegales hacia EEUU representa o no una crisis, no se deberían tolerar las afirmaciones de que Israel construyó sus vallas de seguridad por motivos ideológicos o para perjudicar a los que están al otro lado. A pesar de que cualquier país tiene el derecho, y el deber, de controlar sus fronteras y determinar quién puede entrar en su territorio, las barreras de Israel no tienen que ver con la política. Si dices que todos los muros son inmorales para plantear un argumento retórico contra Trump, deberías recordar también que las vallas de Israel son una cuestión de vida o muerte, no un referéndum sobre el político que menos te gusta.

© Versión original (en inglés): JNS
© Versión en español: Revista El Medio

La entrada Israel y las discusiones sobre el muro de Trump aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/israel-y-las-discusiones-sobre-el-muro-de-trump/feed/ 0
La nueva 'nakba' palestina: un centro comercial que contrata palestinos http://elmed.io/la-nueva-nakba-palestina-un-centro-comercial-que-contrata-palestinos/ http://elmed.io/la-nueva-nakba-palestina-un-centro-comercial-que-contrata-palestinos/#comments Wed, 16 Jan 2019 08:55:59 +0000 http://elmed.io/?p=26310 Los líderes palestinos, empeñados en socavar el bienestar de su propio pueblo.

La entrada La nueva 'nakba' palestina: un centro comercial que contrata palestinos aparece primero en Revista El Medio.

]]>
Fatah, la facción gobernante del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás, está furiosa. Y es que un empresario judío israelí acaba de construir un centro comercial en el este de Jerusalén y la mayoría de sus trabajadores y clientes son árabes.

Los mandos de Fatah han llamado al boicot del establecimiento.

Fatah, a la que los medios occidentales suelen describir como una facción moderada, ha respondido de un modo que revela cómo los líderes palestinos socavan el bienestar de su propio pueblo.

¿En qué lugar del mundo condenaría un líder un negocio que proporcionara trabajo a cientos de miembros de su propio pueblo? ¿En qué lugar del mundo llamaría un líder a su pueblo a boicotear un centro comercial que ofreciera ropa y comida a precios competitivos? ¿En qué lugar del mundo un líder describiría como una catástrofe (nakba) la puesta en marcha de una empresa comercial beneficiosa para su pueblo?

Rami Levy, empresario y propietario de la tercera cadena de supermercados de Israel, invirtió más de 50 millones de dólares en la construcción de un centro comercial en el parque industrial de Atarot, en el noreste de Jerusalén. A pesar de las llamadas al boicot, algunos palestinos han alquilado tiendas en el centro, que ha sido descrito como un modelo de convivencia entre árabes y judíos y en el que hay un supermercado de la cadena del propio Levy.

Los supermercados de Levy en Jerusalén y la Margen Occidental son populares entre los consumidores palestinos. Dicen que allí los precios son más bajos que en los comercios árabes. Esa es probablemente la razón por la cual cientos de palestinos acudieron a la inauguración oficial del de Atarot, el pasado día 8. Los supermercados israelíes contratan a cientos de palestinos de la Margen Occidental, y también a residentes árabes de Jerusalén, que trabajan codo con codo con sus compañeros judíos.

Según Levy, la mitad de sus 4.000 empleados son palestinos y árabes israelíes. “Empecé contratando palestinos y árabes israelíes ya en mi primer Rami Levy, un pequeño puesto en el mercado de Mahane Yehuda, en Jerusalén, que abrí en 1976. Entre mis primeros empleados había árabes”, ha declarado.

Esos empleados siguen trabajando para Rami Levy Hashikma –nuestros supermercados–, y muchos han hecho carrera en la compañía. La primera persona que contraté, hace 35 años, era un hombre llamado Ibrahim, un árabe del este de Jerusalén que se quedó en Rami Levy y que ahora es nuestro director de logística. Otros árabes israelíes y palestinos que se han venido uniendo al grupo han alcanzado puestos de dirección. Rami Levy no discrimina por motivos de etnia, sexo o religión a la hora de contratar y promocionar. Todos los empleados, palestinos e israelíes, son tratados igual y reciben las mismas prestaciones. Los sueldos se basan únicamente en el puesto y el rendimiento de cada uno. Mi objetivo es que todos los empleados de Rami Levy tengan las mismas oportunidades de éxito. Este objetivo sólo se puede cumplir si se aplica el principio de igualdad en todos los ámbitos de la compañía.

Sin embargo, para los funcionarios del Fatah de Abás la idea de que los palestinos y los judíos trabajen en armonía es abominable. No les gusta que los trabajadores palestinos perciban buenos salarios y sean tratados por sus jefes con respeto. Tampoco les gusta que los palestinos hagan cola para comprar productos de mejor calidad a un mejor precio. Preferirían que su gente estuviese en el paro o pagara precios más altos en el mercado palestino.

En lugar de saludar la inauguración de un centro comercial que da oportunidades de trabajo a decenas de palestinos y ofrece precios más bajos, los oficiales de Fatah hablan de un plan israelí para “socavar” la economía palestina. “Es un día triste para Jerusalén”, declaró uno de ellos, Hatem Abdel Qader Eid, en alusión a la apertura del nuevo centro comercial. “Este proyecto se propone socavar el comercio árabe en Jerusalén y subordinarlo a la economía israelí”.

Los cientos de palestinos que llenaron el centro comercial en su primer día parecen discrepar del sombrío cuadro pintado por Abdel Qader Eid. Esto, por supuesto, es una buena noticia: demuestra que los palestinos son como todos los demás consumidores del mundo, y prefieren disponer de mejores productos a precios más bajos. Para ellos no fue un “día triste”, como dijo el funcionario de Fatah, sino uno muy excitante. Por fin tienen un centro comercial cerca de casa que les ofrece una amplia variedad de productos a precios económicos.

No obstante, Abdel Qader Eid sí tiene razón en una cosa, en su lamento por la falta de inversores y capital palestinos. “Los capitalistas palestinos son unos cobardes”, manifestó. Los inversores palestinos, añadió, podrían haber evitado que Rami Levy levantara su centro comercial si hubiesen invertido en la construcción de uno palestino. “Es cierto que hay empresarios palestinos ricos. Pero aunque son ricos en términos de dinero, son pobres en voluntad y educación”.

Lamentablemente, el capitoste de Fatah está diciendo que los empresarios palestinos no tienen fe en su pueblo y que prefieren invertir su dinero en otra parte.

Otro alto cargo de Fatah, Osama Qawasmeh, llevó la incitación un poco más allá y advirtió de que todo palestino que compre en el nuevo centro comercial o alquile un local allí será acusado de “traición a la patria”. Qawasmeh aventó además la vieja mentira palestina de que comprar productos israelíes es un acto de “apoyo a los asentamientos y al Ejército de Israel”.

La incitación de Fatah contra el nuevo centro comercial no cayó en saco roto. El día de la inauguración, varios palestinos arrojaron artefactos incendiarios contra las instalaciones, lo que obligó a los compradores (palestinos) a huir para salvar la vida. Por fortuna, nadie resultó herido y no se produjeron daños en las tiendas ni en los vehículos estacionados en el aparcamiento.

La campaña de incitación contra el centro comercial de Levy empezó hace varios meses, cuando se estaba construyendo, y se ha mantenido hasta hoy. Como no han logrado impedir su apertura, Fatah y sus seguidores han pasado a las amenazas y la violencia directas. Las amenazas se dirigen contra los compradores y contra los comerciantes palestinos que alquilaron locales en el centro. Los vándalos que lanzaron artefactos explosivos podrían haber herido o matado a palestinos. Los vándalos, que se cree pertenecen a Fatah, preferirían ver a su gente muerta antes que divirtiéndose o comprando productos económicos en un centro comercial israelí.

Al lanzar esta campaña de incitación e intimidación, el Fatah de Abás está mostrando su verdadero rostro. ¿Cómo es posible imaginar que Abás o cualquiera de sus lugartenientes de Fatah pudieran hacer alguna vez la paz con Israel, cuando ni siquiera pueden tolerar la idea de que los palestinos y los judíos trabajen juntos?

Si un palestino que compra leche israelí es un traidor a ojos de Fatah, no es difícil imaginar el destino que aguarda al que se atreva a plantear un compromiso con Israel. Si tiene suerte, se topará con un artefacto incendiario. Si no, acabará ahorcado en la plaza pública.

¿En qué lugar deja esto la supuesta voluntad palestina de implicarse en un proceso de paz con Israel?

© Versión original (en inglés): Gatestone Institute
© Versión en español: Revista El Medio

La entrada La nueva 'nakba' palestina: un centro comercial que contrata palestinos aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/la-nueva-nakba-palestina-un-centro-comercial-que-contrata-palestinos/feed/ 0
Israel: consenso reafirmado sobre los asentamientos http://elmed.io/israel-consenso-reafirmado-sobre-los-asentamientos/ http://elmed.io/israel-consenso-reafirmado-sobre-los-asentamientos/#comments Mon, 14 Jan 2019 10:36:05 +0000 http://elmed.io/?p=26307 A izquierda y derecha, en Israel tienen claro que no tienen socio palestino para la paz.

La entrada Israel: consenso reafirmado sobre los asentamientos aparece primero en Revista El Medio.

]]>
La campaña electoral israelí no ha hecho más que empezar y ya va cargada de drama. A las escisiones registradas en varios partidos hay que añadir la posibilidad de que el primer ministro, Benjamín Netanyahu, sea imputado por corrupción, o tenga que pasar por los tribunales, en las semanas previas a la cita de los votantes con las urnas.

No sabemos cuáles serán las alineaciones finales de los partidos, ni si a Netanyahu, que parte como favorito para alzarse con su cuarta victoria electoral consecutiva y su quinto mandato como primer ministro, lo hundirá el fiscal general, Avijai Mandelblit, con consecuencias que no se pueden predecir. Pero sí hay una cosa que no parece estar en duda: los resultados reafirmarán una vez más el amplio consenso sobre la paz con los palestinos que existe en Israel desde el final de la Segunda Intifada, hace más de quince años.

Sirvan como confirmación las declaraciones de Benny Gantz sobre el futuro de algunos asentamientos controvertidos en la Margen Occidental. En el Canal 12, Gantz afirmó: “El bloque de Etzión, Ariel, Ofra y Elkana se mantendrán para siempre [en Israel]”. Aunque añadió que la cuestión de “cómo resolveremos que sigan ahí para siempre” aún no se había determinado, es difícil exagerar la importancia de que se refiriera a esos cuatro lugares.

Incluso los defensores de una solución de dos Estados han admitido que Israel conservaría en todo caso zonas de Jerusalén que caen al otro lado de la Línea Verde y los grandes bloques de asentamientos próximos a las líneas de 1967. Eso afecta tanto al bloque de Etzión como a Elkana. En cuanto a Ariel, es una pequeña ciudad con universidad, pero como está a 16 kilómetros de la Línea Verde, los palestinos y sus defensores dicen que Israel la debe abandonar para que se pueda crear un Estado palestino contiguo.

Sea como fuere, no hay forma de que Ofra, asentamiento que se encuentra en el corazón de la Margen Occidental y junto a la principal vía de comunicación norte-sur que atraviesa la región, se mantenga dentro de Israel sin hacer imposible la creación de un Estado palestino contiguo.

Gantz, exjefe del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel, no es en absoluto un defensor de los asentamientos. Además, se dice que tuvo una relación conflictiva con Netanyahu mientras ostentó dicha responsabilidad y que está ansioso por desalojar del poder al primer ministro. Gantz ha entrado en política para brindar a los israelíes una alternativa mayoritaria a Netanyahu.

Gantz y su nuevo partido, Resiliencia Israelí, son la versión del centro israelí para 2019. En prácticamente todas las elecciones celebradas desde 1977 ha surgido un partido que ha tratado de cubrir el espacio entre la derecha y la izquierda. A menudo han estado comandados por hombres del Ejército como Gantz, a los que se considera por encima de las refriegas políticas por no tener experiencia previa de gobierno. Aunque el partido de Gantz podría resultar más resiliente que sus predecesores, hasta ahora todos han acabado yéndose al garete tras tener éxito en una o dos elecciones porque, al final, sus líderes no tenían mejores respuestas para los problemas del país que los de Likud, el Partido Laborista y el resto de formaciones consolidadas.

Pero la importancia del anuncio de Gantz es que demuestra que incluso los que adoptan a conciencia un estilo centrista no creen que sea sensato que Israel haga concesiones unilaterales a los palestinos, o que planee desalojar siquiera a una minoría de los cientos de miles de judíos que viven al otro lado de la Línea Verde en Jerusalén y la Margen Occidental.

Es en cierto modo una conmoción para la mayoría de los judíos estadounidenses hostiles a Netanyahu y a sus aliados de derechas constatar que, en Israel, los que comparten sus puntos de vista son sólo una exigua minoría. Como ha sido evidente desde que, con la Segunda Intifada, la Autoridad Palestina (AP) hizo volar por los aires la fe de los israelíes en el proceso de paz de Oslo, existe un consenso entre el centroizquierda y el centroderecha israelíes de que, por el momento, no hay ningún socio palestino para la paz.

La negativa hasta de la supuestamente moderada AP y de su líder, Mahmud Abás, a reconocer la legitimidad del Estado judío –al margen de dónde se tracen sus fronteras–, su apoyo económico a los terroristas y su fomento del odio contra los israelíes y los judíos han hecho evidente que los israelíes ya no se dividen por la mitad en lo relativo a la paz. La idea de entregar territorio a cambio y, en la práctica, reproducir el experimento en Gaza del primer ministro Ariel Sharón –a la retirada de todos los soldados, asentamientos y colonos israelíes le siguió la creación en la Franja de un Estado terrorista– es ampliamente considerada no tanto un error como una auténtica insensatez.

Por eso los centristas israelíes, incluso la izquierda moderada, han desistido en su mayoría a hablar de renunciar a más territorio en un futuro próximo. Aunque es probable que la mayoría de los israelíes siga dispuesta a intercambiar territorio por una paz genuina, la abrumadora mayoría comprende que eso, sencillamente, no es posible en estos momentos.

Así que cuando Gantz, al que algunos presentan como una alternativa realista a Netanyahu para las elecciones de abril, habla en términos que dejan claro que hay pocas diferencias prácticas entre su postura y la del primer ministro, los judíos estadounidenses críticos con el Gobierno israelí deberían tomar nota. Si un centrista declarado (aunque el primer ministro diga que es más bien un izquierdista en el armario) y decidido a derrotar al primer ministro quiere conservar Ofra “para siempre”, entonces es hora de dejar de fingir que la mayoría de los israelíes piensa que la culpa de que no haya paz la tiene Netanyahu, en vez de Abás y los palestinos aferrados a su guerra centenaria contra el sionismo.

A estas alturas, es obvio que no importa quién gane: el consenso israelí sobre la paz y el territorio sigue en pie. Esto es algo que la mayoría de los estadounidenses que se dicen amigos de Israel deberían respetar.

© Versión original (en inglés): JNS
© Versión en español: Revista El Medio

La entrada Israel: consenso reafirmado sobre los asentamientos aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/israel-consenso-reafirmado-sobre-los-asentamientos/feed/ 0
Rumores sobre el estado de salud de Nasrala http://elmed.io/rumores-sobre-el-estado-de-salud-de-nasrala/ http://elmed.io/rumores-sobre-el-estado-de-salud-de-nasrala/#comments Mon, 14 Jan 2019 08:45:40 +0000 http://elmed.io/?p=26305 El líder de Hezbolá podría tener cáncer.

La entrada Rumores sobre el estado de salud de Nasrala aparece primero en Revista El Medio.

]]>
Medios libaneses citados por el diario Israel Hayom han informado de que el líder de la organización terrorista libanesa de obediencia iraní Hezbolá, Hasan Nasrala, estaría ingresado en un hospital de Beirut luego de sufrir un infarto de miocardio. Asimismo, circulan rumores de que Nasrala padece cáncer.

No hay confirmación alguna, ni de Hezbolá ni de las autoridades sanitarias libanesas. Pero en Teherán han aprovechado para volver a arremeter contra Israel. “Lo que dicen los sionistas de que Nasrala está enfermo y ha sufrido un infarto son la mayor mentira del año”, ha declarado Mosein Amir Abdolahian, asistente especial del presidente del Parlamento Iraní para Asuntos Internacionales. “Llegará el día en que Nasrala y los líderes de la resistencia palestina oren en el Domo de la Roca [en el Monte del Templo de Jerusalén]. Los sionistas dejarán de existir”, ha añadido.

La entrada Rumores sobre el estado de salud de Nasrala aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/rumores-sobre-el-estado-de-salud-de-nasrala/feed/ 1
El 'New York Times' da alas a la violencia de Hamás http://elmed.io/el-new-york-times-da-alas-a-la-violencia-de-hamas/ http://elmed.io/el-new-york-times-da-alas-a-la-violencia-de-hamas/#comments Fri, 11 Jan 2019 13:18:53 +0000 http://elmed.io/?p=26303 La Dama Gris, tremendamente tendenciosa e irresponsable.

La entrada El 'New York Times' da alas a la violencia de Hamás aparece primero en Revista El Medio.

]]>
En el New York Times del 30 de diciembre, domingo –el número más leído de la semana–, la historia principal iba de un joven soldado israelí cuya bala rebotó contra el suelo y mató a una joven doctora palestina que había admitido ser un escudo humano y que fue grabada lanzando una bomba de humo. Al día siguiente –en el mucho menos leído número del lunes–, el NYT informaba de los asesinatos y torturas perpetrados por tropas afganas afiliadas a y entrenadas por la CIA. En la pieza se decía de primeras que esos tipos habían disparado y quemado a una familia entera, incluso a una niña de tres años. El número de muertes relacionadas con esas unidades (que a veces han sido confundidas erróneamente con el ISIS) no se ha podido verificar, pero hay estimaciones que hablan de centenares en un mes. Al parecer, los responsables del NYT creen que la historia israelí, que implica a un soldado que disparó a una palestina en circunstancias controvertidas, merece más cobertura que las matanzas deliberadas perpetradas por tropas afganas entrenadas por la CIA.

La tendenciosidad queda clara desde el principio del texto. Este tipo de reporteros constantemente caracteriza como “manifestantes” a muchedumbres palestinas en las que hay violentos combatientes de Hamás que portan armas y llevan mapas con objetivos civiles. Los reporteros del NYT dicen que los “protestatarios (…) arriesgan sus vidas para llamar la atención [sobre sus demandas]” o que “atraviesan la valla [que separa Gaza de Israel] y regresan a sus hogares ancestrales en lo que actualmente es Israel”. El objetivo de muchos de los combatientes de Hamás es, de hecho, cruzar la frontera y secuestrar y matar a civiles israelíes. El reportaje acusa a los israelíes de recurrir a una política que “se ha llevado la vida de casi 200 palestinos”. Esta cobertura tendenciosa deja al lector con la impresión de que todos los muertos eran civiles, aunque muchos de ellos eran combatientes armados de Hamás, como ha reconocido la propia Hamás.

Aunque a Hamás le encanta presumir abiertamente de que sus combatientes desbordan la frontera y se esconden entre los civiles para evitar a los soldados israelíes, el NYT no dice nada al respecto. Los soldados israelíes son descritos como máquinas de matar, y no se hace la menor mención a las cometas incendiarias, los túneles del terror, los cohetes o los artefactos explosivos palestinos, ni al doble crimen de guerra que comete Hamás cuando ataca a civiles israelíes lanzando artefactos desde una masa de civiles palestinos. El objetivo de esas protestas dirigidas por Hamás es cruzar la frontera y matar o secuestrar a civiles israelíes utilizando a civiles palestinos como escudos humanos para maximizar el número de muertes palestinas, para que pueda clamar que Israel está perpetrando crímenes de guerra. Se puede comprobar en un vídeo de las Fuerzas de Defensa de Israel que el NYT dice que fue “tendenciosamente editado”. Sin embargo, no reconoce que muestra a Al Nayar arrojando una bomba de humo y proclamándose un escudo humano. Que el NYT difunda el vídeo en bruto, para que los lectores digan si ha sido editado correctamente o no.

El reportaje ignora el trauma y las heridas sufridos por los civiles israelíes que residen cerca de la valla, a los que se lanzan bombas incendiarias, neumáticos incendiados y piedras. Esos civiles israelíes no son ocupantes ni usurpadores. Viven en Israel, no en un territorio ocupado o en disputa. Los israelíes construyeron ahí de la nada, y tienen derecho a ser protegidos de las bombas incendiarias y de las turbas determinadas a echar abajo la frontera. ¿Cómo reaccionarían otros países ante semejantes amenazas? Desde luego, no tratando a esas turbas peligrosas como protestantes pacíficos que no hacen más que ejercer sus derechos a la libertad de expresión y de reunión.

Como siempre hace, Israel investigará a fondo las circunstancias que llevaron a la muerte de Al Nayar. La gente sensata podrá estar de acuerdo o no con el resultado de dicha investigación, pero Israel tiene un buen historial de castigo a soldados que abusaron de su autoridad e hicieron un uso impropio de la fuerza letal. La absurda conclusión del NYT de que ese soldado pudo haber cometido un “crimen de guerra” ignora la leyes sobre los crímenes de guerra. Los errores razonables a la hora de discernir quién es un combatiente y quién no lo es no constituyen un crimen de guerra. Además, la corte que tiene jurisdicción sobre crímenes de guerra, el Tribunal Penal Internacional, no tiene competencia para investigar actos individuales de soldados si el país de estos emprende investigaciones razonables, como hace Israel. Compárese el proceder de Israel con cómo tratan los palestinos a los terroristas que deliberadamente asesinan a mujeres, niños y otros civiles judíos. La Autoridad Palestina recompensa a sus familiares por esos asesinatos. Hamás promueve y ensalza a los terroristas que matan a judíos. Pero usted no podrá saber nada de esto leyendo la tendenciosa diatriba del NYT.

Israel comete errores y a veces sobrerreacciona en defensa propia. Pero informaciones tendenciosas como la del NYT no hacen sino alentar a Hamás a que use más escudos humanos para que crezca el número de muertes civiles y así pueda hablar falsariamente de crímenes de guerra. Mientras el NYT y los demás medios sigan incurriendo en una cobertura tan tendenciosa, no podemos sino esperar que Hamás prosiga con su conducta criminal.

En definitiva, se trata de una cobertura tremendamente irresponsable.

© Versión original (en inglés): Gatestone Institute
© Versión en español: Revista El Medio

La entrada El 'New York Times' da alas a la violencia de Hamás aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/el-new-york-times-da-alas-a-la-violencia-de-hamas/feed/ 1
Heroísmo y rivalidad en el gueto http://elmed.io/heroismo-y-rivalidad-en-el-gueto/ http://elmed.io/heroismo-y-rivalidad-en-el-gueto/#comments Thu, 10 Jan 2019 15:29:13 +0000 http://elmed.io/?p=26300 Moshé Arens, o la reivindicación del papel del sionismo de derechas en la lucha contra el nazismo.

La entrada Heroísmo y rivalidad en el gueto aparece primero en Revista El Medio.

]]>
Aunque muchos editores parecen no entenderlo, algunos lectores no leemos los medios para ver replicado lo que publican El País y The New York Times. Por eso se agradecen periódicos como El Medio, que ofrece un producto único en español y nos cuenta cada semana historias que nadie más cuenta y la mayoría de sus lectores no conocíamos.

Hace poco El Medio informó de la muerte de Moshé Arens, un histórico de la derecha israelí que nació en Lituania en 1925 y acabó sus días escribiendo artículos para el diario de izquierda Haaretz. Antes había tenido una exitosa carrera política, en la que fue varias veces ministro, así como embajador en Estados Unidos. El último artículo de Arens, leíamos en la nota de El Medio, estaba dedicado al héroe del gueto de Varsovia Simja Rotem, que combatió a las órdenes de los legendarios comandantes y militantes de la izquierda judía Mordejai Anielewicz y Marek Edelman.

Además de homenajear a Rotem en el momento de su muerte, el texto hablaba de aspectos poco conocidos (desconocidos hasta ahora para mí) del alzamiento del gueto, como la fiera rivalidad entre los integrantes de las dos organizaciones que se levantaron contra los nazis en la capital polaca. Arens explicaba que, como muchos de los que se sublevaron con él, Rotem se fue de este mundo sin reconocer la participación en la rebelión de los sionistas de derechas de la Organización Militar Judía de Pawel Frenkel.

“Cuando conoció a Juta Hartman, que luchó con los hombres de Frenkel (…) junto a Edelman y Rotem, Rotem se negó a reconocer su participación en la lucha, lo que provocó el llanto de Hartman”. No importaba que hubieran luchado juntos contra el enemigo invencible que ya había liquidado a la mayoría de sus familiares y vecinos. Ni que en su momento Rotem pudiera salir del gueto asediado a través de un túnel excavado por la Organización Militar Judía. El odio ideológico contra quienes muchos en la izquierda sionista veían como fascistas era más fuerte, y se imponía a la realidad que ellos mismos habían vivido y visto con sus propios ojos.

En el juicio contra el nazi Adolf Eichmann declararon los supervivientes de la Organización de Combate Judía Antek Zuckerman y Zivia Lubetkin, que no hicieron mención de la Unión Militar Judía durante su testimonio sobre la revuelta. El propio Edelman, que formaba parte de uno de los grupos socialistas no sionistas que se sumaron a la Organización de Combate Judía, desacreditó siempre que pudo a los hombres de Frenkel, a quienes llamó “contrabandistas y ladrones”. Más justo fue el sionista marxista Emanuel Ringelblum, que documentó los acontecimientos del gueto en un diario publicado en libro, en el que mostró su admiración por la conducta y la precisión militar de la Unión Militar Judía, cuyo sionismo de derechas veía parecido al “fascismo de estilo italiano”. Las informaciones de este párrafo las ofreció Arens en Haaretz, en un artículo publicado con motivo del aniversario de la muerte de Frenkel que tituló “Un héroe del Holocausto que debe estar en los libros de historia”.

Yad Vashem, la institución oficial israelí que se encarga de promover la memoria del Holocausto, explica así la rivalidad entre los dos grupos en su entrada sobre la Unión Militar Judía:

La ZZW [siglas polacas de la Unión Militar Judía] tenía vínculos con el Ejército Polaco del Interior y recibía armas de militares polacos. Sin embargo, la ZZW no tenía buena relación con la Organización de Combate Judía [grupo liderado por Anielewicz, ZOB en sus siglas polacas], la organización clandestina judía más importante. La ZZW aseguraba que la ZOB rechazó incorporarles en la estructura del grupo, mientras que la ZOB sostenía que la ZZW pretendía tomar el control de la operación. Además, ambos grupos cobraban impuestos a los judíos más ricos del gueto, lo que provocó más tensión entre ellos. Con todo, los dos grupos hicieron las paces a tiempo para actuar conjuntamente en el Levantamiento del Gueto de Varsovia. Los miembros del ZZW libraron de manera heroica una de las batallas más importantes del levantamiento; después, escaparon a través de un túnel a la parte aria, donde muchos murieron luchando contra los soldados alemanes.

El desprecio del papel de la Organización Militar Judía de Frenkel en el que es el mayor acto de resistencia judía contra los nazis del Holocausto no se limitó a los combatientes de la Organización de Combate Judía de Anielewicz y Edelman, que sí recibió desde el final de la II Guerra Mundial el crédito que merece por los hechos del gueto de Varsovia.

En la muerte de Juta Hartman (2015), uno de sus nietos declaró al portal de noticias israelí Ynet: “En los tiempos del Gobierno del Mapai, todas las acciones de la Organización Militar Judía fueron silenciadas, y durante décadas sus más audaces hazañas no fueron reconocidas”. El Mapai, o Partido de los Trabajadores de Israel, es el precursor del actual Partido Laborista, y dominó de forma abrumadora la vida social y política de Israel hasta la primera victoria electoral del sionismo de derechas de la mano de Menájem Beguin, en 1977.

Según contó el nieto de Hartman a Ynet, la injusticia cometida con Frenkel, su abuela y los demás hombres y mujeres que combatieron con ellos comenzó a corregirse en los años 60 del siglo pasado con la publicación de Masada of Warsaw, de Jaim Lazar. En el año 2000 llegó otro trabajo que hacía justicia a la Organización Militar Judía: Flags over the Warsaw Ghetto, de nuestro Moshé Arens.

La entrada Heroísmo y rivalidad en el gueto aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/heroismo-y-rivalidad-en-el-gueto/feed/ 0
La guerra de Turquía contra los misioneros cristianos http://elmed.io/la-guerra-de-turquia-contra-los-misioneros-cristianos/ http://elmed.io/la-guerra-de-turquia-contra-los-misioneros-cristianos/#comments Tue, 08 Jan 2019 10:38:57 +0000 http://elmed.io/?p=26298 Brunson y Byle se cuentan entre los numerosos clérigos cristianos que han sido víctimas de la aversión turca al cristianismo.

La entrada La guerra de Turquía contra los misioneros cristianos aparece primero en Revista El Medio.

]]>
Al día siguiente de que el pastor estadounidense Andrew Brunson fuese liberado de una prisión turca, otro cristiano que llevaba viviendo dos casi dos décadas en Turquía fue detenido por las autoridades. Le dijeron que tenía dos semanas para abandonar el país, sin su mujer y sus tres hijos. David Byle, evangélico canadiense-americano, no sólo sufrió varias detenciones e interrogatorios a lo largo de los años, también se enfrentó a la deportación en tres ocasiones. En cada una de ellas se libró por sentencias judiciales. Sin embargo, en esa última ocasión no logró evitar el destierro, y abandonó Turquía tras pasar dos días en un centro de detención.

Cuando intentó volver junto a su familia, el pasado 20 de noviembre, se le negó la entrada en el país. Según Claire Evans, directora regional de International Christian Concern,

Turquía está dejando cada vez más claro que [en su territorio] no hay sitio para el cristianismo, aunque su Constitución diga lo contrario. No es casualidad que Turquía decidiera iniciar este proceso al día siguiente de la excarcelación de Brunson y que (…) las autoridades ignoraran una sentencia. Debemos tener a la familia Byle en nuestras oraciones durante este periodo de difícil separación.

Brunson y Byle se cuentan entre los numerosos clérigos cristianos que han sido víctimas de la aversión turca al cristianismo. En sus informes anuales sobre violaciones de derechos humanos, que publica desde 2009, la Asociación de Iglesias Protestantes de Turquía detalla la sistemática discriminación de que son objeto los protestantes, que padecen ataques verbales y físicos; además, el Gobierno no reconoce a la comunidad protestante como una entidad legal, y le niega el derecho a crear y mantener libremente espacios para el culto.

Los protestantes no pueden crear escuelas o formar a sus propios clérigos, lo que les obliga a depender del apoyo de los líderes de iglesias extranjeras. A trabajadores religiosos y feligreses extranjeros se les ha denegado el permiso para entrar en Turquía o el permiso de residencia, o han sido deportados.

Aunque las actividades misioneras no son ilegales según el Código Penal, tanto los pastores extranjeros como los ciudadanos turcos que se convierten al cristianismo son tratados como parias por las autoridades y buena parte de la sociedad. No hay de qué sorprenderse, dados los informes anticristianos de las instituciones del Estado que moldean las políticas del Gobierno.

He aquí unos ejemplos:

– En 2001, tras recibir un informe de la Organización Nacional de Inteligencia (MIT), el Consejo de Seguridad Nacional (MGK) declaró que las actividades misioneras de los cristianos eran una “amenaza para la seguridad” y que había que “tomar precauciones contra [esas] actividades divisivas y destructivas”.

– En 2004, la Cámara de Comercio de Ankara (ATO) emitió un informe en el que se afirmaba: “Las actividades misioneras provocan aspiraciones separatistas étnicas y religiosas y atentan contra la estructura unitaria del Estado”.

– En 2005, el ministro de Estado, Mehmet Aydın, declaró: “Creemos que las actividades misioneras [cristianas] se proponen destruir la unidad histórica, religiosa, nacional y cultural (…), [el misionero] es visto como un movimiento sumamente planificado, con objetivos políticos”.

– En 2006, las Fuerzas Armadas Turcas (TSK) elaboraron un informe en el que se referían a los misioneros cristianos como una “amenaza” y hacían hincapié en la necesidad de establecer regulaciones para impedir sus actividades. Ese mismo año, Ali Bardakoğlu, director de Diyanet (el Directorio de Asuntos Religiosos, financiado por el Gobierno), dijo en televisión: “Diyanet tiene el deber de advertir al pueblo sobre los misioneros y otros movimientos que la amenazan”.

– En 2007, Niyazi Güney, funcionario del Ministerio de Justicia, sentenció: “Los misioneros son aún más peligrosos que las organizaciones terroristas”.

Las condenas públicas de los misioneros cristianos han tenido consecuencias concretas y devastadoras.

En 2006, un líder de una iglesia protestante llamado Kamil Kıroğlu, musulmán converso al cristianismo, quedó inconsciente después de que le dieran una paliza cinco hombres. Uno de ellos le gritó: “¡Reniega de Jesús o te mato ahora mismo!”; otro bramó: “¡No queremos cristianos en este país!”.

También en 2006, el padre Andrea Santoro, sacerdote católico romano de 61 años, fue asesinado mientras oraba en la iglesia de Santa María de Trebisonda. Cinco meses después, un sacerdote de 74 años, el padre Pierre François René Brunissen, fue apuñalado en Samsun; el agresor dijo que lo hizo en protesta por las “actividades misioneras” del anciano.

En abril de 2007, tres cristianos fueron torturados hasta la muerte en la masacre de la editorial Zirve Bible. En noviembre del mismo año, un predicador asirio, Edip Daniel Savcı, fue secuestrado. Un mes después, un cura católico, Adriano Franchini, fue apuñalado durante una misa dominical; al parecer, había sido “acusado de actividades misioneras” en algunas páginas web.

En junio de 2010, el arzobispo Luigi Padovese, vicario apostólico de Anatolia, fue asesinado por su conductor, que gritó “Alahu Akbar!” (“¡Alá es el más grande!”) mientras le degollaba. En el juicio, el asesino dijo que Padovese era un “falso mesías”, y en dos ocasiones recitó en voz alta el adhán (la llamada islámica a la oración).

Pese a su minúscula presencia actual, el cristianismo tiene una larga historia en Asia Menor (parte de la Turquía contemporánea), cuna de numerosos apóstoles y santos, entre ellos Pablo, Lucas, Efrén, Policarpo, Timoteo, Nicolás e Ignacio. Numerosos acontecimientos recogidos en la Biblia tuvieron lugar allí. Sus pueblos originarios –armenios, asirios y griegos– están entre los primeros que abrazaron el cristianismo.

Los siete primeros concilios ecuménicos se celebraron allí. Fue en Antioquía donde a los seguidores de Jesús se les llamó “cristianos” por primera vez, y donde San Pedro fundó una de las primeras iglesias. Edesa (Urfa, en el sudeste de Turquía) fue uno de los primeros centros de la Iglesia ortodoxa asiria (siríaca). La antigua ciudad griega de Bizancio (es decir, Constantinopla, la actual Estambul) fue un nodo del cristianismo, y Santa Sofía, construida en el siglo VI, fue la mayor iglesia del mundo hasta que los turcos otomanos invadieron la ciudad en 1453 y la convirtieron en una mezquita. Desde entonces, los cristianos de la región han estado bajo dominio musulmán.

Hoy, sólo el 0,2% de la población turca –de casi 80 millones– es cristiana. El genocidio contra los cristianos de 1913-1923 en toda la Turquía otomana y el pogromo contra los griegos de Estambul de 1955 son algunos de los acontecimientos trascendentales que en gran medida condujeron a la destrucción de la ancestral comunidad cristiana del país. Aun hoy –incluso después de que Turquía se uniera el Consejo de Europa (1949) y a la OTAN (1942)–, los misioneros y ciudadanos cristianos siguen siendo objeto de opresión.

Parece haber dos razones. La primera tiene que ver con la visión que tiene el islam de los kafires (“infieles”). Como explica Bill Warner, director del Center for the Study of Political Islam (CSPI):

La doctrina del Corán sobre los kafires dice que son odiados y que son amigos de Satán. A los kafires se les puede robar, matar, torturar, violar, ridiculizar, insultar, condenar, y también se puede conspirar contra ellos.

Warner describe como sigue la destrucción de la civilización griega en Anatolia:

El proceso de aniquilación llevó siglos. Hay quien cree que, con la invasión musulmana, los kafires tuvieron la alternativa de convertirse o morir. No, en absoluto. Entró en vigor la sharia y los dimíes cristianos recibieron el estatus de ‘protegidos’ como Gentes del Libro que viven bajo la sharia. Los dimíes pagaban impuestos muy elevados, no podían testificar en un juicio, cedían los puestos de autoridad a los musulmanes y eran humillados por las normas sociales. Un dimí tenía que apartarse para dejar pasar a un musulmán, cederle el asiento. No podían llevar armas y estaban por detrás de los musulmanes en todos los ámbitos. A lo largo de los siglos, la degradación, la falta de derechos y los impuestos hicieron que los cristianos se convirtieran. Es la sharia lo que destruye a los dimíes.

Siglos después, y pese a que la Constitución turca no se basa en la sharia, las ideas y actitudes de la mayoría de los turcos siguen siendo en gran parte islámicas. El profesor Ali Çarkoğlu, de la Universidad de Koç, que realizó una encuesta sobre el nacionalismo con el profesor Ersin Kalaycıoğlu, de la Universidad Sabancı, afirma:

Una cuestión que diferencia a Turquía del resto del mundo es que nuestra identidad nacional está moldeada principalmente por la identidad religiosa. Lo que hace turco a un turco no es tanto la etnia, o la lengua, sino principalmente el ser musulmán (…) Una gran mayoría de los turcos creen que no existe nada en su historia de lo que deban avergonzarse. No se sienten cercanos a Europa o a Oriente Medio; básicamente sólo se sienten cerca de sí mismos. La identidad global es una cosa extraña para la mentalidad turca. Los turcos son turcos, y, llamativamente, cuando les preguntamos si creen que el planeta sería mejor si todo el mundo fuera turco, dieron una puntuación [afirmativa] muy alta. Ningún tipo de autocrítica.

La otra razón para la persecución anticristiana parece ser el temor generalizado –que roza la paranoia– a que los cristianos se propongan, por medio del proselitismo, recuperar los territorios que poseían antes de la conquista turca. Un informe de 2001 de la Organización Nacional de Inteligencia (MIT) decía:

Los misioneros hacen alusiones al Ponto [antiguo territorio griego], (…) el yazidismo, la [iglesia] caldea, a los kurdos cristianos del sudeste (…), a los armenios del este y a los antiguos territorios cristianos en el Egeo y Estambul para impresionar a la gente y ganársela.

Por otro lado, un informe del Ejército turco de 2004 sostenía que el 10% de la población de Turquía sería cristiana en el año 2020.

Antes del genocidio contra los cristianos de 1913-1923, la población de lo que hoy es Turquía era de unos 14 millones, de los cuales aproximadamente un tercio (4,5 millones) eran cristianos. El genocidio vació gran parte del Imperio otomano y la actual Turquía de su población cristiana, y creó un país casi por entero musulmán.

A pesar de esta historia criminal, muchos turcos siguen arremetiendo contra los cristianos sin el menor complejo. Numerosas figuras públicas –políticos, académicos, policías y sindicalistas– demonizan a los misioneros acusándolos de estar implicados en actividades “separatistas”, “amenazadoras”, “agresivas”, “destructivas” y “terroristas”. Estas personas parecen incurrir en una proyección, pues son los yihadistas islámicos los que han invadido y tomado violentamente tierras extranjeras y convertido a los no musulmanes en esclavos o súbditos de segunda clase, algo que numerosos turcos apoyan y glorifican en su propia historia. La web oficial de las Fuerzas Armadas turcas sitúa con orgullo la fecha de creación del Ejército en el año “209 d. C., durante el gran Imperio huno”, cuyos gobernantes y soldados –escribe el historiador Joshua J. Mark– “llevaron muerte y devastación allá donde fueron”, incluida Europa. El ejército turco, miembro de la OTAN, se jacta igualmente de que los turcos hayan “sometido y dominado a numerosos pueblos y naciones”, e imperado “sobre una vasta geografía que se extiende de Asia y Europa a África”.

Puesta en este contexto, la persecución contra los pastores Brunson y Byle cobra pleno sentido.

© Versión original (en inglés): Gatestone Institute
© Versión en español: Revista El Medio

La entrada La guerra de Turquía contra los misioneros cristianos aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/la-guerra-de-turquia-contra-los-misioneros-cristianos/feed/ 1
Fallece Moshé Arens, un histórico de la derecha israelí http://elmed.io/fallece-moshe-arens-un-historico-de-la-derecha-israeli/ http://elmed.io/fallece-moshe-arens-un-historico-de-la-derecha-israeli/#comments Mon, 07 Jan 2019 11:17:55 +0000 http://elmed.io/?p=26295 Fue ministro de Defensa hasta en tres ocasiones.

La entrada Fallece Moshé Arens, un histórico de la derecha israelí aparece primero en Revista El Medio.

]]>
Moshé Arens, de 93 años, falleció este lunes en su domicilio, según informa Lahav Harkov en el Jerusalem Post.

Miembro de Likud desde el año 73, Arens fue ministro de Defensa hasta en tres ocasiones, con sus correligionarios Menáhem Beguin, Isaac Shamir y Benjamín Netanyahu. También fue ministro de Exteriores y ministro sin cartera, y embajador de Israel en EEUU.

Siendo como era un histórico de la derecha israelí, era uno de los columnistas del diario de referencia de la izquierda de su país, Haaretz. Su última columna apareció el pasado día 27: se trataba de un homenaje a Simja Rotem, el último de los combatientes del gueto de Varsovia, fallecido unos días antes.

La entrada Fallece Moshé Arens, un histórico de la derecha israelí aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/fallece-moshe-arens-un-historico-de-la-derecha-israeli/feed/ 2
"¿Estudiantes en uniforme? ¡Bienvenidos!" http://elmed.io/estudiantes-en-uniforme-bienvenidos/ http://elmed.io/estudiantes-en-uniforme-bienvenidos/#comments Mon, 07 Jan 2019 10:58:27 +0000 http://elmed.io/?p=26293 Llamativo anuncio de la Universidad Hebrea de Jerusalén en la prensa israelí.

La entrada "¿Estudiantes en uniforme? ¡Bienvenidos!" aparece primero en Revista El Medio.

]]>
La Universidad Hebrea de Jerusalén ha publicado un llamativo anuncio en la prensa israelí encabezado con esas palabras y firmado por el presidente de la prestigiosa institución, de gran valor simbólico para Israel, pues fue una de las entidades que prepararon el terreno para la erección del Estado judío.

Con este audaz gesto, la Hebrea pretende dar por zanjada la polémica suscitada luego de que una de sus profesoras, Carola Hilfrisch, afeara a una de sus alumnas que acudiera a las clases con su uniforme militar.

La entrada "¿Estudiantes en uniforme? ¡Bienvenidos!" aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/estudiantes-en-uniforme-bienvenidos/feed/ 0