Revista El Medio http://elmed.io Noticias de Medio Oriente en español Fri, 25 May 2018 10:35:45 +0000 es-ES hourly 1 https://wordpress.org/?v=4.2.20 "Soy un judío gay que apoya a Israel. La izquierda me odia" http://elmed.io/soy-un-judio-gay-que-apoya-a-israel-la-izquierda-me-odia/ http://elmed.io/soy-un-judio-gay-que-apoya-a-israel-la-izquierda-me-odia/#comments Fri, 25 May 2018 10:14:08 +0000 http://elmed.io/?p=25423 "Para la izquierda israelí y de la judería americana, un pecado capital me mantiene alejado de sus filas".

La entrada "Soy un judío gay que apoya a Israel. La izquierda me odia" aparece primero en Revista El Medio.

]]>
Por su interés, traducimos buena parte de un artículo que ha publicado en el Forward, referente de la izquierda judía norteamericana, el periodista israelí Hen Mazig.

Soy un judío gay mizrají que defiende a Israel. Y la izquierda me odia.

Qué ironía. Soy la encarnación de la interseccionalidad. Soy hijo de iraquí (mi madre) y bereber (mi padre). Crecí en una comunidad desfavorecida, como un chico gay que salió del armario para ser un hombre gay. Me identifico como judío laico.

Puede que pienses que, como judío de color y gay procedente de una comunidad desfavorecida, encajaría perfectamente en la izquierda. Pero, para la izquierda israelí y de la judería americana, un pecado capital me mantiene alejado de sus filas.

Por encima de todo lo que he dicho, soy también un israelí que ejerció labores humanitarias en las Fuerzas de Defensa de Israel. Y creo firmemente en el derecho de Israel a existir.

Soy un escritor y conferenciante israelí que no centra su activismo en criticar y denostar a su país. No tengo ninguna otra nacionalidad, y no planeo solicitar la iraquí ni la tunecina. Así las cosas, considero la seguridad de mi país y su supervivencia asuntos de capital importancia. Además, soy una persona pragmática, y encuentro la crítica huera hacia mi país contraproducente y dañina para su desarrollo político y democrático. Otra cosa es la crítica constructiva.

Esto me convierte en intolerable para la izquierda. Pese a que he trabajado durante varios años en la promoción de los derechos humanos de los palestinos; pese que soy crítico con el actual Gobierno derechista israelí y defiendo la solución de los dos Estados (…), si preguntas por mí a alguno de los más destacados activistas norteamericanos de izquierdas, me llamarán activista derechista de la Hasbará y “progresista de pega”.

Por supuesto, tampoco soy completamente aceptado por la derecha. Como progresista, mis valores no se alinean con los suyos. Los activistas de derechas me critican por emplear la palabra ocupación, aun cuando el control militar de un territorio es por definición y legalmente una ocupación. Y, por supuesto, está la cuestión gay. Un activista de derechas incluso me criticó por apoyar el desfile del Orgullo en Jerusalén.

En otras palabras, soy alguien que nadie quiere que exista.

Ser gay, mizrají y proisraelí me convierte en un sintecho político.

Es alucinante que los líderes de la izquierda judía americana se apunten a lo de tacharme de hasbarasista a la vez que cantan las virtudes de la interseccionalidad. Muchos judíos americanos progresistas querrían que criticara más a Israel, porque eso es lo que hace el ‘buen progresista’: denigrar a Israel.

(…)

En Israel, ese tipo de racismo [el de “los ashkenazíes elitistas que se piensan que son superiores a los judíos de África y Oriente Medio”] ya no es tan prominente como en el pasado. Aun así, sigue muy presente en la izquierda ashkenazí; y, sí, en su par americana.

Y es este racismo el que resuena en las calumnias que me dirige la izquierda. Cuando esos izquierdistas me llaman “hasbarasista”, (…) emulan el paradigmático elitismo ashkenazí que no acepta la autodeterminación de los mizrajíes.

Este racismo está enraizado en el supremacismo blanco (…), por el que muchos elitistas creen que los judíos mizrajíes deberían quedarse donde les corresponde social y económicamente. Cuando esos mismos elitistas luchan por los derechos de la gente de origen árabe, se fijan solo en los palestinos; si ven que eres judío, no les importas. Ellos deciden quién importa por su etnia y raza.

(…)

Para la élite ashkenazí, es aceptable, incluso laudable, abogar por la pobre, desfavorecida y oprimida gente morena, pero si algún moreno de esos no se ajusta a su idea de cómo debe lucir y comportarse una PdC (Persona de Color), le ataca. (…)

(…) Una rabina progresista de Nueva York criticó mis puntos de vista en Facebook recientemente. Comentando uno de mis artículos, dijo que no era un auténtico progresista porque no era suficientemente “antiocupación”. (…) jamás verás a un palestino ser criticado por judíos izquierdistas americanos por no ser “suficientemente partidario de la paz”. (…)

A mi juicio, esta manera de pensar es una mezcolanza de privilegio, racismo contra los judíos mizrajíes y una cosmovisión elitista, imperialista y etnocéntrica.

Es también fruto de la pereza. Es mucho más fácil criticarme y criticar a otros israelíes cuando la gratificación es instantánea. La crítica a Israel a menudo origina una réplica procedente de Israel, lo que desde luego te hará ganar el aplauso de tus colegas progresistas. Pero si criticas al régimen de Asad por emplear armas químicas, nadie presta atención a tu campaña (…)

Esta manera de pensar perezosa y discriminatoria es imperdonable. ¿Cuándo dará pasos la judería izquierdista americana para defender a los mizrajíes en su lucha por la completa igualdad? ¿Cuándo han hablado del imperialismo árabe, de las violaciones contra los derechos humanos en África y Oriente Medio, o de víctimas del panarabismo como los asirios, los maronitas, los coptos, los armenios, los griegos, los bereberes, los georgianos, los kurdos y, sí, los judíos?

He aquí la amenaza que represento. Como judío gay mizrají que les exige que se pronuncien contra los crímenes que se cometen contra las minorías (…), dejo en evidencia su fijación con Israel.

Cuando estos activistas y organizaciones dicen que no soy progresista, están proyectando (…)

Ha llegado la hora de un jeshbón nefesh en la judería americana de izquierdas; de que reflexione sobre sus actitudes ante quienes no comparten su agenda y aun así se identifican como liberales y progresistas. Después de todo, ¿el progresismo no trata de la tolerancia y la comprensión?

La entrada "Soy un judío gay que apoya a Israel. La izquierda me odia" aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/soy-un-judio-gay-que-apoya-a-israel-la-izquierda-me-odia/feed/ 0
¿Hezbolá gana en el Líbano? Un momento... http://elmed.io/hezbola-gana-en-el-libano-un-momento/ http://elmed.io/hezbola-gana-en-el-libano-un-momento/#comments Fri, 25 May 2018 08:52:02 +0000 http://elmed.io/?p=25421 La realidad política del País del Cedro es más compleja de lo que parece a primera vista.

La entrada ¿Hezbolá gana en el Líbano? Un momento... aparece primero en Revista El Medio.

]]>
Mientras el mundo se regocijaba o inquietaba por el abandono de la Administración Trump del acuerdo nuclear con Irán, Teherán cosechaba calladamente una victoria de la que casi nadie fuera de la región se ha percatado. En el Líbano, Hezbolá y sus aliados obtuvieron más de la mitad de los escaños en el Parlamento en las primeras elecciones celebradas en nueve años. Como Hezbolá es en la práctica el brazo libanés de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica, su victoria bien puede presagiar una catástrofe.

“Hezbolá = Líbano”, dice un miembro del gabinete de seguridad israelí, Naftalí Bennett. “El Estado de Israel no distinguirá entre el Estado soberano del Líbano y Hezbolá, y considerará al Líbano responsable de cualquier acción que se emprenda en su territorio”. Bennett es un político de la derecha nacionalista religiosa israelí, así que eran de esperar esas declaraciones. Ahora bien, su opinión coincide con la del templado centrista Michael Oren, historiador y miembro de la Knéset. “Si Hezbolá disparase contra Israel, tendríamos que amenazar con declarar la guerra al Líbano”, ha escrito.

Y como los israelíes acaban de intercambiar disparos en los Altos del Golán con las fuerzas iraníes desplegadas en Siria, la posibilidad de que estalle otro conflicto de este tipo en la frontera entre el Líbano e Israel es un poco más alta que hace unos días.

Aun así, respiremos hondo. La coalición de la que forma parte Hezbolá obtuvo más de la mitad de los escaños en el Parlamento libanés, sí, pero Hezbolá como tal sólo logró 12. Doce de 128, es decir, menos del 10% del total. Visto así, Hezbolá es un movimiento marginal, apenas más popular en solitario que el Partido Verde en Estados Unidos.

La victoria de Hezbolá no puede inscribirse sin más en una corriente de apoyo a otra guerra de resistencia, o a la doctrina del Partido de Dios del velayat e faqih –que confiere el gobierno a juristas islámicos–. No: la coalición de la que forma parte Hezbolá ganó porque los votantes cristianos así lo decidieron. Y los cristianos del Líbano son, para Israel, la gente menos amenazante de todo el país.

El motivo por el que lo hicieron es que –dejando de lado todo el peñazo religioso–, los cristianos libaneses, como la mayoría de los occidentales, temen y aborrecen más a yihadistas árabes suníes como los que militan en el ISIS que a milicias chiíes respaldadas por Irán como Hezbolá.

Sólo un tercio –más o menos– de la población libanesa es chií. Aproximadamente otro tercio es suní, y el último tercio, cristiano. Sin embargo, la Constitución estipula que el 50% de los escaños del Parlamento sean para los cristianos (suponían la mitad de la población cuando el país logró la independencia de Francia, tras la Segunda Guerra Mundial, y lograron retener a perpetuidad su cuota de poder parlamentario). Los musulmanes chiíes y los musulmanes suníes se reparten la otra mitad de los escaños. Como unos y otros  votan casi siempre a sus propios partidos sectarios, el techo electoral de Hezbolá habría de estar en torno al 25%. Pero como la mayoría de los chiíes son políticamente laicos, el verdadero techo electoral de Hezbolá es menos de la mitad de ese 25%. Por lo tanto, que Hezbolá se haga con menos del 10% de los escaños es exactamente lo que deberíamos esperar.

El Líbano tiene más partidos de lo que incluso la mayoría de los expertos pueden recordar sin mirar una chuleta, y se aglomeran en dos o tres coaliciones más o menos estables. Los partidos suníes están unidos y los chiíes también, pero los cristianos están divididos, y una minoría está con los suníes y una mayoría con los chiíes.

El bloque comandado por los suníes, capitaneado por el Movimiento Futuro de Saad Hariri, es prooccidental, proárabe y más o menos liberal y democrático. El bloque comandado por los chiíes y capitaneado por Hezbolá y Amal es proiraní, prosirio y más o menos autoritario. (Digo “más o menos autoritario” porque, aunque Hezbolá es profundamente autoritario, su principal aliado político, Amal, tiene más en común con los corruptos muñidores de Tammany Hall que con los teócratas del Partido de Dios y sus puños victoriosos).  

Hezbolá y sus aliados no serían nada electoralmente si todos los partidos cristianos y suníes se unieran contra ellos. ¿Por qué, entonces, el mayor partido cristiano, el Movimiento Patriótico Libre (FPM) de Michel Aún, está con Hezbolá? A simple vista, no tiene mucho sentido. La ideología del FPM es una fusión de nacionalismo libanés, socialismo democrático y liberalismo, todo ello anatema para Hezbolá. Pero en el Líbano los partidos toman posiciones teniendo en cuenta lo local y también lo regional, y los votantes del FPM temen más a la abrumadora mayoría suní del mundo árabe que a la minoría chií. Creen que la minoría chií –sólo mayoritaria en Irán e Irak– está ahora mismo en el apogeo de su poder, y que es inconcebible que pueda ser una amenaza mayor de lo que ya es. Sin embargo, los suníes podrían, en teoría, unirse en una fuerza imparable. Los yihadistas suníes de Al Qaeda y el ISIS son inmensamente más violentos y dementes que sus homólogos chiíes. Así que, desde el punto de vista del FPM, Irán y Hezbolá son el menor de los males. Y como los valores draconianos de Hezbolá los comparte apenas un irrisorio 10% de la población libanesa, nunca se materializará allí una teocracia de tipo iraní, donde esté prohibido beber y las mujeres tengan que cubrirse por la calle, salvo que el propio Irán invada y ocupe todo el país.

Hasta cierto punto, es una forma comprensible de verlo, pero fatalmente equivocada. Fuera Al Qaeda y el ISIS: los suníes del Líbano son los aliados naturales de los cristianos. Se cuentan entre los árabes más liberales de todo el mundo, y la inmensa mayoría no recurre al yihadismo suní. El yihadismo suní es más popular en Francia que en el Líbano. Según el Pew Research Center, el apoyo al ISIS en el Líbano se sitúa en el cero por ciento.

El problema, desde el punto de vista del FPM, es que los partidos suníes son resueltamente prosaudíes. El propio líder de Movimiento Futuro, Saad Hariri, nació en Arabia Saudí y tiene doble ciudadanía saudí-libanesa. Durante años incluso lució una perilla al estilo saudí, aunque ahora su barba se parece más a la de los occidentales. Te puedes pasar el día en Beirut con partidarios del FPM, como yo he hecho, y recitar la larga lista de crímenes iraníes en la región, y te contestarán, invariablemente: “Pero ¿y los saudíes?”.

Esta gente, en resumen, está eligiendo entre dos males. Y, al fin y al cabo, para ellos Teherán es un mal menor que Riad.   

El FPM es prosirio (y con eso quiero decir pro Asad), y, de nuevo, está escogiendo su veneno. El propio líder del FPM, Michel Aún, combatió la invasión siria hasta el amargo final de la guerra civil y lo pagó con el exilio en Francia durante más de una década. Y sus seguidores formaron parte del movimiento 14 de Marzo, que acabó sin violencia con la ocupación siria en 2005. Prácticamente nadie en el Líbano –aparte del minúsculo Partido Social Nacionalista Sirio, que luce la esvástica en su bandera– se solapa ideológicamente con el régimen del Partido Baaz Árabe Socialista de Damasco. Michel Aún y el FPM apoyan hoy a Asad solamente porque las fuerzas de Asad ya no ocupan el Líbano y porque temen la alternativa en Siria si Asad cae y los yihadistas suníes conquistan Damasco.

El secretario general de Hezbolá ha saludado el resultado de las elecciones como “una gran victoria moral y política para la opción de la resistencia que protege el país”. Esto es una enorme estupidez con esteroides. La victoria de Hezbolá pone al Líbano en extremo peligro si Hezbolá provoca otra guerra.

El alineamiento político del Líbano cambia constantemente, de forma caleidoscópica y a veces violenta. Todo el que se interese por el país, aunque sea un poco, deseará que cambie cambie otra vez antes de que empiece la próxima guerra con Israel.

© Versión original (en inglés): World Affairs
© Versión en español: Revista El Medio

La entrada ¿Hezbolá gana en el Líbano? Un momento... aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/hezbola-gana-en-el-libano-un-momento/feed/ 1
La UE, con Irán y Hamás y contra EEUU e Israel http://elmed.io/la-ue-con-iran-y-hamas-y-contra-eeuu-e-israel/ http://elmed.io/la-ue-con-iran-y-hamas-y-contra-eeuu-e-israel/#comments Thu, 24 May 2018 08:33:15 +0000 http://elmed.io/?p=25418 Mogherini, o la complicidad suicida con los enemigos jurados de los 'valores europeos'.

La entrada La UE, con Irán y Hamás y contra EEUU e Israel aparece primero en Revista El Medio.

]]>
A los burócratas de la Unión Europea les encanta hablar de los “valores europeos”, y sus aliados mediáticos en las dos orillas del Atlántico dan por hecho que en la escena internacional la UE se alinea con todo lo que es justo y bueno. Para cierto tipo de periodista o empleado de ONG, si la UE hace o dice algo, eso que dice o hace es admirable por el mero hecho lo dice o hace ella. Pero muy a menudo la UE recurre a la diplomacia, los procesos y la burocracia por mera inercia, incluso cuando la consecuencia es el refuerzo de enemigos criminales de los valores europeos.

Sirva como muestra de esta dinámica la histérica respuesta a las decisiones del presidente Trump de retirarse del defectuoso acuerdo sobre el programa nuclear iraní y trasladar la embajada de EEUU en Israel a Jerusalén.

En una declaración que subió a su propio blog, la jefe de la política exterior europea, Federica Mogherini, dejó claro que ve a EEUU y a Israel como los auténticos creadores de problemas en Oriente Medio. El post llama la atención por el tono gélido con que Mogherini se dirige a Washington, mientras el régimen iraní y Hamás, esos grandes admiradores de los valores europeos, se van de rositas.

He aquí los desvelos de Mogherini por salvar el acuerdo con Irán:

El martes me reuní en Bruselas con el ministro iraní de Asuntos Exteriores, Javad Zarif, y [sus homólogos] de Francia, Alemania y el Reino Unido, los tres países europeos que negociaron el acuerdo junto con EEUU, Rusia y China. Decidimos empezar a trabajar sobre un paquete de medidas para proteger el acuerdo, asegurar que los ciudadanos iraníes puedan disfrutar de sus beneficios y salvaguardar nuestros intereses económicos. Nuestro objetivo es preservar y reforzar nuestros vínculos económicos –que incluyen proyectos nuevos [en los ámbitos de] la energía y el transporte– y a la par defender e incentivar la inversión de pequeñas y medianas empresas en Irán (…) Hay una metáfora (sic) que ha surgido varias veces en los últimos días: el acuerdo es como un enfermo en cuidados intensivos, y nuestro objetivo compartido es devolverle la salud lo antes posible.

En cuanto al traslado de la embajada a Jerusalén y otras crisis regionales, Mogherini dice:

Una vez más, la UE es el socio confiable, y es indispensable en un momento de tanta inestabilidad para Oriente Medio. Seguimos con atención los dramáticos acontecimientos: desde los combates en la frontera entre Israel y Siria al indecible sufrimiento del pueblo yemení, [pasando por] las decenas de muertes en Gaza tras el traslado de la embajada de EEUU a Jerusalén (…) En la UE no dejaremos de trabajar para encontrar una solución política a todas estas crisis: no hay otra forma de alcanzar una paz justa y duradera.

En el programa de armas nucleares de los mulás, la calculada campaña de Hamás para asaltar la valla de seguridad de Israel en Gaza y la insurgencia proiraní del Yemen, Mogherini y la UE no ven más que desafíos diplomáticos que superar. Y la respuesta siempre, siempre son unas rondas de conversaciones en Basilea, Lausana, Viena o alguna otra lujosa ciudad continental donde los conflictos civilizacionales, las hostilidades históricas y los agudos contrastes morales puedan ser disueltos en tecnicismos.

Para qué hablar de que el acuerdo nuclear pone a Irán en la senda de la bomba atómica, y de que no se ocupa del programa misilístico de los mulás, ni de sus agresiones regionales y sus violaciones a los derechos humanos. “Tenemos un proceso”, dicen los mandarines bruselenses, “y ese proceso debe ser preservado a toda costa”. Para qué hablar de que Hamás está constitucionalmente comprometida con la destrucción del mundo judío y de que lleva décadas perpetrando ataques terroristas y sangrientas matanzas. “Tenemos un proceso”, dicen los mandarines, “y el traslado de la embajada por parte de Trump lo ha perturbado”. En su mundo, tipos como los iraníes y los palestinos pueden aparecer como amigos y buenos chicos, simplemente porque han abrazado con total cinismo el juego europeo de los procesos. Así las cosas, EEUU e Israel desempeñan el papel de chicos malos que no juegan a la geopolítica a la manera europea.

Junto con Mogherini, Barack Obama y Angela Merkel epitomizan la bancarrota de esa mentalidad. Uno de ellos, Obama, ya ha abandonado la escena global. Los movimientos electorales tectónicos que están registrándose en Europa significan que probablemente ellas también lo hagan más pronto que tarde.

© Versión original (en inglés): Commentary
© Versión en español: Revista El Medio

La entrada La UE, con Irán y Hamás y contra EEUU e Israel aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/la-ue-con-iran-y-hamas-y-contra-eeuu-e-israel/feed/ 1
Víctimas y villanos en Palestina http://elmed.io/victimas-y-villanos-en-palestina/ http://elmed.io/victimas-y-villanos-en-palestina/#comments Wed, 23 May 2018 08:33:20 +0000 http://elmed.io/?p=25416 Hamás sabe demasiado bien que las agencias de noticias buscan una historia simplista de víctimas y villanos, y se la ofreció en bandeja.

La entrada Víctimas y villanos en Palestina aparece primero en Revista El Medio.

]]>
Para buena parte de la opinión pública mundial, no hay grises en torno a lo acontecido en la Franja de Gaza la semana pasada. Según la narrativa convencional, se trató de una masacre de proporciones épicas: “Un baño de sangre” para Human Rights Watch, “una matanza” para el diario español El País, “un genocidio” para el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. La imagen de un ejército profesional bien equipado de un lado de la frontera y civiles indefensos o pobremente armados del otro contribuyó a potenciar la dimensión binaria de la tragedia. El contraste visual entre las muertes en Gaza –incluso de lisiados y niños– con la ceremonia de apertura –prolija y diplomática– de la embajada de los Estados Unidos en Jerusalem reforzó en el imaginario colectivo la premisa psicológica de una gran asimetría moral.

Hace mucho tiempo ya que Hamás –acrónimo de “Movimiento de Resistencia Islámico”– entendió que nunca podrá derrotar militarmente a Israel, pero que perfectamente podría triunfar en la batalla por las mentes y los corazones de la opinión pública internacional. Sus cohetes y sus túneles son una parte importante de su arsenal, pero mucho más decisivos son las mujeres y los niños gazatíes. Escandalosamente, para los líderes de este grupo terrorista, los “mártires” palestinos son su más potente arma antiisraelí.

Por eso durante las previas guerras con Israel sus combatientes se instalaron en el subsuelo del principal hospital de Gaza, ubicaron sus lanzaderas de cohetes en azoteas de escuelas y excavaron túneles de terror bajo las oficinas humanitarias de las Naciones Unidas. Lo hicieron a sabiendas de que el ejército israelí no podía dejar sin respuesta sucesivas salvas de cohetes contra sus ciudades y que al responder, inevitablemente, provocaría bajas civiles palestinas. Y por esa misma razón enviaron la semana pasada hacia la frontera con Israel a niños desde siete años de edad, minusválidos, mujeres y hasta a una beba de ocho meses, que perdió la vida. (¿Alguien se preguntó qué hacía una beba palestina en medio de una manifestación violenta?). Según informó el experto Jonathan Schanzer en The New York Post, las autoridades de Hamás repartieron dinero a varios de los manifestantes para que fueran a la marcha. Cerraron escuelas para que los niños participaran. Liberaron a prisioneros comunes con la exigencia de que se dirigieran a trece puntos diferentes de la frontera e intentaran cruzarla. Mahmud al Zahar, uno de los fundadores de Hamás, aseguró en Al Yazira que tildar de pacíficas esas manifestaciones era “un claro engaño terminológico”.

Hamás sabe demasiado bien que las agencias de noticias buscan una historia simplista de víctimas y villanos, y se la ofreció en bandeja. En el plano táctico, sus líderes parecen menos interesados en matar israelíes que en ocasionar la muerte de palestinos. Saben que cada víctima palestina tendrá un precio diplomático para el Estado de Israel.

Se ha estimado que el lunes 14 cuarenta mil personas se agolparon en la frontera. Quemaron neumáticos, lanzaron artefactos incendiarios que provocaron incendios en campos israelíes, dispararon contra soldados israelíes y en algunos casos lograron traspasar la valla fronteriza. Un video captó a un palestino enmascarado que ingresó en Israel blandiendo un cuchillo de carnicero mientras gritaba: “¡Oh, judíos, venimos a masacrarlos!”. El líder de Hamás Yahia Sinwar declaró ante una multitud: “Tiraremos abajo la frontera y les arrancaremos el corazón”. Hamás emitió un comunicado que concluía así: “Esto es la Yihad: la victoria o la muerte en el sendero de Alá”. También proclamaba que “la sangre pura nutrirá la tierra de Palestina” y que el pueblo palestino, “con su sangre y sus tripas, será quien dibuje el mapa del retorno y de las victorias”. Además admitía que “las organizaciones de combate están administrando y supervisando las marchas pacíficas de nuestro pueblo” y su “bendita intifada”.

Israel no podía permitir que miles de palestinos enardecidos cruzaran la frontera. Sus soldados advirtieron por altavoces acerca del peligro de acercarse a la frontera. Emplearon medidas no letales de disuasión y sólo como último recurso dispararon con fuerza letal. Aquel fatídico día, 62 palestinos cayeron bajo el fuego israelí. Eso bien lo sabe la opinión pública. Lo que posiblemente no sepa es que, de ellos, 50 eran militantes de Hamas y otros tres, de la Yihad Islámica Palestina. Así lo admitió en la televisión local Baladna TV un miembro del buró político de Hamás, Salah al Bardawil.

Hay un trasfondo geopolítico en este juego macabro de Hamás que no debe ser desatendido. De haber logrado echar abajo la frontera de Gaza con Israel, similares intentos se hubieran replicado en Cisjordania y en otras fronteras del país –con el Líbano y Siria–. Hamás recibe apoyo económico y militar de Irán, cuyos esfuerzos por establecer bases militares en Siria han sido neutralizados por la fuerza aérea israelí y cuyo archivo nuclear hasta 2015 fue recientemente sacado de Teherán por los israelíes, en una de las operaciones de inteligencia más logradas en la historia del espionaje. La tensión en la frontera gazatí sirve a los intereses de los ayatolás. Además, la convulsión es para Hamás un modo de reafirmar su liderazgo en el nacionalismo palestino, tradicionalmente comandado por Fatah, el bloque histórico de Yaser Arafat y de su sucesor, Mahmud Abás. También le permite canalizar hacia el Estado judío el descontento popular con su gestión de la Franja.

Incendiar la frontera en Gaza no dará ningún rédito estratégico a Hamás. En el plano simbólico, sin embargo, ha hecho sangrar políticamente a Israel. Con la sangre de los palestinos, sí.

La entrada Víctimas y villanos en Palestina aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/victimas-y-villanos-en-palestina/feed/ 1
"Estoy de acuerdo con Hamás", dice un diplomático israelí http://elmed.io/estoy-de-acuerdo-con-hamas-dice-un-diplomatico-israeli/ http://elmed.io/estoy-de-acuerdo-con-hamas-dice-un-diplomatico-israeli/#comments Tue, 22 May 2018 10:42:41 +0000 http://elmed.io/?p=25413 Brillante artículo de Mark Regev en 'The Guardian'.

La entrada "Estoy de acuerdo con Hamás", dice un diplomático israelí aparece primero en Revista El Medio.

]]>
Por su interés, damos extensa cuenta del artículo que el embajador de Israel en el Reino Unido, Mark Regev, publicó el sábado en el diario The Guardian.

Estoy de acuerdo con Hamás. Normalmente, usted no esperaría que un embajador israelí estuviese de acuerdo con una organización terrorista culpable de asesinar a su pueblo y comprometida con la destrucción de su país. Pero es cierto, lo estoy.

Estoy de acuerdo con Hamás cuando su cofundador Mahmud al Zahar admite públicamente que su táctica de etiquetar los acontecimientos registrados en Gaza como “protestas pacíficas” son un “engaño” deliberado. Tiene razón, porque no hay nada de pacífico en los cuchillos, los machetes, las pistolas, las bombas incendiarias, los cócteles molotov y los artefactos improvisados [que] han utilizado los palestinos en sus “protestas pacíficas”.

Estoy de acuerdo con el líder de Hamás, Yahia Sinwar, cuando dice que el propósito de la violencia en curso es cruzar la frontera y asesinar indiscriminadamente a israelíes residentes en las comunidades cercanas. El señor Sinwar proclamó: “Echaremos abajo la frontera y les arrancaremos los corazones”.

(…)

También estoy de acuerdo con el señor Sinwar cuando revela que los operativos de Hamás “se quitan sus uniformes militares” para parecer civiles inocentes. (…)

(…)

Algunos han acusado a Israel de [ejecutar] una “política calculada y deliberada de matar y herir a manifestantes desarmados”. Pero estoy de acuerdo con Salah Bardawil, miembro del Politburó de Hamás, cuando reconoce que 50 de los 62 muertos el lunes [día 14] pertenecían a Hamás. Otros tres pertenecían a otro grupo terrorista: la Yihad Islámica Palestina. Así que, lejos de ser “manifestantes pacíficos”, más del 85% de los referidos muertos eran miembros activos de organizaciones terroristas (…)

(…)

La semana pasada, el cofundador de Hamás reafirmó la arraigada idea de su grupo terrorista de que Israel ha de ser destruido. El señor Al Azahar le dijo a la BBC que Hamás rechaza el establecimiento de un Estado palestino junto a Israel e insiste en [quedárselo] todo, “tanto Jerusalén Oriental como Jerusalén Occidental, tanto Gaza como Tel Aviv”.

Aquí no puedo estar de acuerdo con Hamás.

La entrada "Estoy de acuerdo con Hamás", dice un diplomático israelí aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/estoy-de-acuerdo-con-hamas-dice-un-diplomatico-israeli/feed/ 1
Hamás se ufana de usar a las mujeres y los niños como escudos humanos http://elmed.io/hamas-se-ufana-de-usar-a-las-mujeres-y-los-ninos-como-escudos-humanos/ http://elmed.io/hamas-se-ufana-de-usar-a-las-mujeres-y-los-ninos-como-escudos-humanos/#comments Tue, 22 May 2018 10:01:29 +0000 http://elmed.io/?p=25410 Son un "dique de contención para impedir el colapso de la realidad árabe".

La entrada Hamás se ufana de usar a las mujeres y los niños como escudos humanos aparece primero en Revista El Medio.

]]>
En esta entrevista con Al Yazira, Yahia Sinwar, líder de la organización terrorista islamista en Gaza, asegura que la Marcha del Retorno ha conseguido reintroducir la cuestión palestina en la agenda internacional y frustrar los planes de los “derrotistas”.

Respecto de la táctica pergeñada por su organización para invadir Israel con una marea humana, Sinwar comenta:

Este método [de lucha] es apropiado para esta fase, pero las circunstancias podrían cambiar, y nosotros retomar la lucha armada. Si esto sucediera, nuestro pueblo, las distintas facciones y Hamás no dudarían en utilizar cualquier medio requerido por las circunstancias.

(…)

El enemigo dice que utilizamos a la gente como escudos humanos y que los lanzamos contra la valla [fronteriza], pero nosotros decimos que esos muchachos y hombres podrían haber optado por otra cosa. Podrían haber  hecho llover miles de misiles sobre las ciudades de la ocupación [es decir, sobre Israel] cuando EEUU abrió su embajada en Jerusalén. Pero no lo hicieron. Muchos de ellos se quitaron sus uniformes militares y dejaron las armas a un lado. Abandonaron temporalmente los métodos de la lucha armada y adoptaron ese otro, extraordinariamente civilizado, que es respetado en todo el mundo y es apropiado a las actuales circunstancias.

(…)

Cuando nos embarcamos en estas marchas, decidimos convertir lo que nos es más querido, los cuerpos de nuestras mujeres y nuestros niños, en un dique de contención para impedir el colapso de la realidad árabe, un dique que impida a tantos árabes correr en pos de la normalización con la entidad expoliadora [Israel], que ocupa nuestra Jerusalén, saquea nuestra tierra, profana nuestros santos lugares y oprime a nuestro pueblo noche y día.

La entrada Hamás se ufana de usar a las mujeres y los niños como escudos humanos aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/hamas-se-ufana-de-usar-a-las-mujeres-y-los-ninos-como-escudos-humanos/feed/ 0
La islamización de Turquía http://elmed.io/la-islamizacion-de-turquia/ http://elmed.io/la-islamizacion-de-turquia/#comments Tue, 22 May 2018 09:21:35 +0000 http://elmed.io/?p=25408 Erdogan se está convirtiendo en un Ben Laden de nuevo cuño.

La entrada La islamización de Turquía aparece primero en Revista El Medio.

]]>
El régimen turco se está transformando poco a poco en una versión más desarrollada y peligrosa de Al Qaeda. Sus retóricas y enfoques parecen ser convergentes e incluso idénticos. La diferencia es que Recep Tayyip Erdogan lidera un país de considerable importancia geopolítica, no una organización militante desperdigada por las montañas de Afganistán.

Si Al Qaeda logró esparcir el miedo por todo el planeta con sus operaciones terroristas, no cabe sino imaginar el daño extremo que podría causar Erdogan a la región e incluso al mundo, a la luz de su creciente paranoia política y su totalitarismo. Al tiempo que pretende mantenerse en el poder indefinidamente, tras un referéndum que le confirió plenos poderes para gobernar el país sin apenas oposición, intenta dejar un legado duradero. Se sirve del sistema educativo para sembrar las semillas que se cosecharán después.

La islamización del Estado turco se viene produciendo de forma sistemática, callada y lenta desde hace muchos años, pero todo se ha acelerado desde el intento de golpe de julio de 2016. El foco está en el sistema educativo. El año pasado, la formación de Erdogan, el AKP, Partido para la Justicia y el Desarrollo, inspirado en los Hermanos Musulmanes, introdujo cambios sustanciales en el currículum escolar, enmendando más de 170 apartados. El Ministerio de Educación eliminó conceptos evolutivos como el de selección natural y añadió otros relacionados con la yihad. El régimen de Erdogan despidió a más de 33.000 profesores y cerró multitud de escuelas acusándolas de tener vínculos con los implicados en la intentona. Al mismo tiempo, aumentó el número de centros religiosos.

El Ministerio definió los cambios como un “énfasis en la educación basada en los valores”, con el objetivo erdoganita de formar una “generación devota”. El diputado del AKP Ahmet Hamdi Çamlı declaró el año pasado: “Es inútil enseñar matemáticas a estudiantes que no saben qué es la yihad”. Antes de los ajustes, el número de alumnos en las 537 escuelas de secundaria religiosas alcanzó los 270.000 (2012). En 2017 había 1.048 escuelas y 635.000 estudiantes. Si añadimos los 122.000 que asisten a centros religiosos en el sistema de educación abierta, el número de alumnos en todas las escuelas religiosas llega a los 757.000.

Erdogan ha multiplicado las referencias islámicas en sus discursos. Así, hizo de la yihad el eje de la guerra en la ciudad kurda de Afrín (Siria), y hasta recurrió a versos del capítulo “Al Fath” del Corán, donde se aduce la victoria del profeta Mahoma sobre sus enemigos como justificación de operativos militares. Los sermones de las oraciones de los viernes llaman a la yihad contra los kurdos. Cuando el Ejército turco capturó Afrín, Erdogan no vaciló en calificar a sus tropas como “el último Ejército del islam”.

Hace unos meses, en un congreso de su partido retransmitido por televisión, Erdogan invitó a una niña pequeña vestida de militar a subir al estrado, y le dijo que sería una “mártir” si moría en combate. Por su parte, el viceprimer ministro Bekir Bozdağ describió recientemente a Erdogan como un líder que “se esfuerza por servir a Dios”. El año pasado, Şevki Yılmaz, columnista del progubernamental Yeni Akit y confidente de Erdogan, calificó al fundador de Al Qaeda, Osama ben Laden, de “héroe nacional”. Yılmaz dijo también que había votado en el referéndum para sustituir el régimen parlamentario por otro que haría lo que hicieron las ababil. En el Corán, las ababil son unas aves celestiales enviadas por Dios que lanzaron piedras contra un ejército que marchaba hacia La Meca con la intención de demoler la Kaaba.

Todo lo anterior va unido a un creciente número de ataques públicos contra mujeres que llevan ropa “inapropiada”. En un vídeo difundido el 31 de diciembre de 2016 se veía a dos hombres con barba repartiendo panfletos a los viandantes en la ciudad de Izmir acerca de la prohibición del islam de celebrar el Año Nuevo.

Este problema no afecta sólo a los turcos. Alrededor de medio millón de sirios que estudian en Turquía se ven afectados las reformas educativas de Erdogan. Las autoridades ignoran a las administraciones de las escuelas sirias en las ciudades turcas y a veces las animan a que se centren en temas religiosos, contraten exclusivamente a mujeres con velo, prohíban a las profesoras llevar las uñas pintadas y apliquen un estricto código de vestimenta islámica a las alumnas.

El panorama es similar en las escuelas de las zonas bajo control turco en el norte de Siria, donde el Estado turco aplica una política de islamización y turquificación. Muchas de estas escuelas llevan el nombre de oficiales militares turcos muertos en combate en Siria, mientras se impone el turco como lengua vehicular. Alrededor de 170.000 estudiantes van a colegios restaurados gracias a una campaña denominada Da la Mano a tu Hermano.

El material de la referida campaña fue proporcionado por IHH, organización vinculada a los Hermanos Musulmanes responsable de las tres flotillas del convoy que pretendió romper el bloqueo de Israel contra la Gaza de Hamás en mayo de 2010. IHH también ha enviado armas a organizaciones islámicas asociadas a Al Qaeda y los Hermanos Musulmanes en el norte de Siria, según líderes de algunas facciones y el difunto embajador de Rusia ante la ONU Vitali Churkin.

El auge de los yihadistas en Siria e Irak, en parte fruto de la facilitación oficial turca, ha creado un ambiente propicio para el radicalismo en una sociedad turca ya de por sí dividida, donde abundan las denuncias de marginación y exclusión política, con el despido arbitrario o el procesamiento de cerca de 152.000 funcionarios y profesores acusados de simpatizar con el golpe, según informes de la ONU. Esto podría arrastrar a Turquía a una guerra civil. Debe recordarse que hay alrededor de 25 millones de armas en el país, de las cuales al menos el 85% no tienen licencia. Así que no es de extrañar que se produzcan incidentes como el asesinato del embajador ruso en Ankara en 2016.

Si la comunidad internacional no afronta el hecho de que Erdogan se está convirtiendo en un Ben Laden que busca dar cumplimiento a su escatológica misión, tendrá que asumir las crudas consecuencias con que el presidente turco amenazó a los europeos el año pasado: “No podrán andar seguros por las calles en todo el mundo”.

© Versión original (en inglés): BESA Center
© Versión en español: Revista El Medio

La entrada La islamización de Turquía aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/la-islamizacion-de-turquia/feed/ 1
Occidente traiciona a los kurdos http://elmed.io/occidente-traiciona-a-los-kurdos/ http://elmed.io/occidente-traiciona-a-los-kurdos/#comments Mon, 21 May 2018 09:24:24 +0000 http://elmed.io/?p=25405 Se cierne un nuevo Síndrome de Múnich sobre Occidente.

La entrada Occidente traiciona a los kurdos aparece primero en Revista El Medio.

]]>
Hay un proverbio kurdo que dice: “No tenemos más amigos que las montañas”. Pero en Afrín, incluso las montañas podrían no protegerlos de los aviones de guerra turcos y las milicias islamistas aliadas con Ankara. Aunque los vídeos con ejecuciones espeluznantes no son desde luego una novedad en la trágica guerra de Siria, en este caso las imágenes fueron grabadas por una organización terrorista que opera bajo el mando de un país de la OTAN: Turquía.

En el referido vídeo aparecen dos milicianos sirios vejando el cadáver de Amina Omar, combatiente kurda también conocida como Barin Kobani. Murió defendiendo Afrín, ciudad-cantón siria atacada por el Ejército turco de Recep Tayyip Erdogan.

En el vídeo, a Omar, que pertenecía a la sección femenina de las kurdas Unidades de Protección del Pueblo (YPG), la llaman “cerda” y un soldado le pisa el pecho. La vejación de su cadáver simboliza no sólo la ferocidad de los enemigos de los kurdos, también la inmensa e insoportable traición moral y política de que han sido objeto los kurdos por parte de sus aliados occidentales.

“Vergonzoso: Occidente cierra los ojos a la suerte de los kurdos”, escribió Ivan Rioufol en el diario francés Le Figaro:

Combatieron con nosotros en la guerra contra el ISIS. Erdogan considera “terrorista” a este pequeño pueblo que arma a unas mujeres que llevan la melena al viento y deja la religión para el ámbito privado.

Los medios occidentales han ignorado la suerte de los kurdos, el pueblo que derrotó al ISIS por nosotros.

“Mi hermana, Barin, combatió al Estado Islámico junto a la coalición [internacional] en Raqa y en muchos otros lugares”, declaró un hermano de Omar a The Times desde Kobani. “¿Cómo puede haber justicia o confianza entre aliados cuando la coalición pone sus intereses por encima de lo que es moral y permite que Turquía nos ataque, y además con armas de la OTAN?”.

Hay un “silencio ensordecedor” de la mayoría de los líderes occidentales ante la ilegal invasión turca que están padeciendo los turcos, sostiene Sandeep Gopalan, profesor de Derecho en la Universidad Deakin de Melbourne. Las cancillerías europeas han dejado a los kurdos abandonados a su suerte. Así, el ministro británico de Exteriores, Boris Johnson, tuiteó: “Turquía hace lo correcto al querer mantener sus fronteras seguras”. Occidente dio luz verde a los turcos para masacrar a los kurdos.

Aún peor: como nos recuerda un llamamiento publicado en New York Review of Books,

el ataque turco a Afrín no fue en absoluto provocado. De hecho, Afrín fue tan pacífico durante la mayor parte de la guerra siria que se convirtió en un refugio seguro para decenas de miles de refugiados, de los cuales algunos lo son ahora por segunda vez. En los cantones que controlaban, las fuerzas encabezadas por los kurdos habían establecido un oasis, único en Siria, de autogobierno local, derechos para las mujeres y gobierno secular.

La batalla de Afrín fue una derrota tremenda para los kurdos en Siria, con consecuencias desoladoras. Al menos 820 guerilleros murieron en combate. Aún quedan muchas otras muertes por confirmar. Sirva como comparación el dato de que en la batalla por la liberación de Raqa, capital de facto del califato del ISIS, murieron 660 kurdos que luchaban bajo la bandera de las fuerzas democráticas sirias, respaldadas por Estados Unidos.

Robert Ellis ha comparado Afrín con lo sucedido en los Sudetes en la década de 1930:

Dos días antes de entregar los Sudetes a la Alemania nazi, en septiembre de 1938, el primer ministro británico, Neville Chamberlain, despachó el asunto como una “pelea en un país remoto entre dos pueblos de los que no sabemos nada”. Lo mismo se podría decir de la actitud de Occidente ante el ataque turco contra el enclave kurdo de Afrín, en el noroeste de Siria.

En las primeras horas del 30 de septiembre de 1938, Gran Bretaña, Francia e Italia permitieron a los nazis anexionarse la región checoslovaca de los Sudetes. El Gobierno checo se opuso y resistió, pero sus aliados occidentales, decididos a evitar una guerra “a cualquier precio”, estaban dispuestos a negociar con Adolf Hitler.

Sin embargo, los Acuerdos de Múnich no llevaron la paz a Europa. Llevaron la guerra.

Los checos fueron sacrificados en vano, y Occidente ha traicionado a los kurdos tres veces en los últimos años. La primera vez en Kobani, la asolada localidad kurda en la frontera turco-siria donde, en una batalla que sólo “reveló la impotencia de Occidente frente al yihadismo radical”, los habitantes lucharon para escapar de una muerte segura bajo el ISIS. Después, el pasado septiembre, los kurdos fueron abandonados en su referéndum por la independencia de Irak. Ahora han sido traicionados en Afrín, donde numerosas minorías de la guerra siria habían encontrado refugio.

Cuando, a finales de 2014, los occidentales decidieron intervenir directamente para deshacerse del califato del ISIS, se encontraron con un problema evidente. ¿Cómo podría Occidente derrotar a los islamistas, si ya no está dispuesto a arriesgar soldados y vidas en el campo de batalla? A través de los kurdos. Fueron las fuerzas kurdas las primeras que ayudaron a los yazidíes que huían del genocidio que les estaba infligiendo el ISIS. Miles de yazidíes acabaron en fosas comunes, o –las mujeres– capturadas y convertidas en esclavas sexuales. Fue entonces cuando Alemania empezó a enviar armas a los kurdos. Ahora los yazidíes de Afrín están sufriendo una nueva ola de persecuciones, esta vez por parte de los aliados turcos.

El filósofo francés Bernard-Henri Lévy declaró recientemente a Le Figaro:

La tragedia que están padeciendo los kurdos es síntoma de un insólito debilitamiento de Occidente. ¿Es este el equivalente de la batalla de Adrianópolis, que precedió a la caída de Roma? Espero que no. Pero la resignación ha sido una gran desgracia (…), uno de esos microacontecimientos aparentemente atípicos que señalan un cambio en el mundo. Esta no es la primera vez que Occidente decepciona a sus aliados o países hermanos. Ocurrió durante el auge del nazismo. Después, cuando dejó media Europa a merced del comunismo.

Los kurdos eran nuestros aliados ideales. Abrieron sus ciudades, como Irbil, a decenas de miles de cristianos iraquíes expulsados por el ISIS de Mosul. Hoy, el Kurdistán iraquí es –junto con Israel– el único lugar de Oriente Medio que acoge y protege a todas las religiones y minorías. Según el exeurodiputado Paulo Casaca, el Gobierno regional kurdo ha demostrado el máximo respeto por todas las minorías ampliamente perseguidas en otras áreas de Irak.

En un llamamiento de los intelectuales franceses Pascal Bruckner, Bernard Kouchner y Stephane Breton se afirma:

Abandonarlos sería un error moral imperdonable. Los kurdos de Siria derrotaron a los islamistas que han perpetrado los peores atentados de nuestra historia. Las atrocidades turco-islamistas en Afrín no auguran nada bueno. Cuando los jóvenes combatientes kurdos, con su admirable coraje, caen en manos de los yihadistas, son torturados, eviscerados y descuartizados. Este salvajismo es insostenible. Los kurdos son nuestros únicos aliados en la región y han demostrado su eficacia sobre el terreno. Si los abandonamos, no quedará nadie que nos ayude a contener nuevas explosiones terroristas contra nosotros. Por último, los kurdos de Siria están construyendo una sociedad democrática que respeta el pluralismo étnico y confesional y la igualdad entre hombres y mujeres. Esto tendrá una profunda influencia en una región desgarrada por la tiranía.

Se cierne un nuevo Síndrome de Múnich sobre Occidente. Si no un Estado, los kurdos al menos merecían nuestra protección, especialmente después de que nos hayan ayudado a detener a los que nos degüellan en los bulevares de París.

© Versión original (en inglés): Gatestone Institute
© Versión en español: Revista El Medio

La entrada Occidente traiciona a los kurdos aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/occidente-traiciona-a-los-kurdos/feed/ 1
Muere Bernard Lewis, referente de los estudios sobre Oriente Medio http://elmed.io/muere-bernard-lewis-referente-de-los-estudios-sobre-oriente-medio/ http://elmed.io/muere-bernard-lewis-referente-de-los-estudios-sobre-oriente-medio/#comments Mon, 21 May 2018 07:26:16 +0000 http://elmed.io/?p=25403 Netanyahu: "Le estaremos siempre agradecidos por su robusta defensa de Israel".

La entrada Muere Bernard Lewis, referente de los estudios sobre Oriente Medio aparece primero en Revista El Medio.

]]>
Autor de títulos de referencia como Los árabes en la Historia, El lenguaje político del islamLa crisis del islam, Las identidades múltiples de Oriente Medio o Qué ha fallado, el célebre erudito falleció este sábado en Nueva Jersey, Estados Unidos, cuando apenas le faltaban dos semanas para cumplir los 102 años.

Lewis, que puso fin a su copiosa bibliografía en 2012 con sus memorias (Notes on a Century), fue uno de los intelectuales más influyentes del último medio siglo en el ámbito de su especialidad, sobre todo en los ambientes neoconservadores. “Fue uno de los mayores expertos en el islam y en Oriente Medio de nuestro tiempo”, ha declarado el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, por medio de su gabinete. “Le estaremos siempre agradecidos por su robusta defensa de Israel”.

La entrada Muere Bernard Lewis, referente de los estudios sobre Oriente Medio aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/muere-bernard-lewis-referente-de-los-estudios-sobre-oriente-medio/feed/ 1
Humo y espejos: seis semanas de violencia en la frontera de Gaza http://elmed.io/humo-y-espejos-seis-semanas-de-violencia-en-la-frontera-de-gaza/ http://elmed.io/humo-y-espejos-seis-semanas-de-violencia-en-la-frontera-de-gaza/#comments Fri, 18 May 2018 13:52:17 +0000 http://elmed.io/?p=25397 Hamás está teniendo éxito mediático con el uso de su nueva y criminal táctica de agitación antiisraelí.

La entrada Humo y espejos: seis semanas de violencia en la frontera de Gaza aparece primero en Revista El Medio.

]]>
Desde el 30 de marzo, Hamás viene orquestando una violencia a gran escala en la frontera entre Gaza e Israel. Los mayores estallidos han solido producirse los viernes, tras las oraciones en las mezquitas: hemos visto repetidos actos coordinados con multitudes de hasta 40.000 personas en cinco puntos distintos de la frontera. Las acciones violentas y agresivas, que incluyen actos específicos de terrorismo con explosivos y armas de fuego, también se han producido en otros momentos.

Una tormenta perfecta

Hamás tiene la intención de que la violencia continúe hasta el 14 o el 15 de mayo. El 15 es el 70 aniversario de la Nakba, el Día de la Catástrofe, el día siguiente a la proclamación del Estado de Israel. Sin embargo, se conjetura que el repunte de la violencia está ahora planeado para el 14, coincidiendo con la apertura de la embajada de Estados Unidos en Jerusalén. Se espera que la violencia llegue a su punto culminante en una de esas dos fechas o en ambas, que, además de coincidir con el Día de la Nakba y la apertura de la embajada, marcan el inicio del Ramadán, en que la violencia suele aumentar en Oriente Medio y otros lugares del mundo.

Hamás está planeando movilizar hasta 200.000 personas en la frontera de Gaza, lo que, de materializarse, duplicaría con creces el máximo visto hasta ahora. Hamás tiene también la determinación de incitar una violencia mayor que nunca, y hacer importantes penetraciones en la valla fronteriza. Así las cosas, es probable que haya una cifra muy alta de muertes entre los palestinos.

Además de en la zona fronteriza, los palestinos planean provocar una considerable violencia en otros lugares, incluidos Jerusalén y la Margen Occidental. Aunque originalmente se preveía que el 15 de mayo fuese la culminación de seis semanas de violencia en la frontera, los palestinos han manifestado recientemente su intención de mantener la agresión durante el Ramadán.

Pretexto y realidad

La violencia en Gaza ha sido orquestada bajo el pretexto de la Gran Marcha del Retorno, que pretende llamar la atención sobre lo que los líderes palestinos consideran el derecho de su pueblo regresar a sus hogares en Israel. La intención declarada no es sólo manifestarse, sino llegar a atravesar la valla fronteriza en masa y que miles de personas marchen físicamente hacia Israel.

El propósito del derecho al retorno no es, por supuesto, el ejercicio de dicho derecho, fuertemente disputado, y en cualquier caso materia de discusión en unas negociaciones de estatus definitivo. Se entiende perfectamente que esta es una vieja demanda árabe cuyo objetivo es eliminar el Estado de Israel, y lógicamente ha sido siempre rechazada por el Gobierno israelí.

El verdadero objetivo de Hamás es persistir en su permanente estrategia de generar e intensificar indignación internacional, vilificación, aislamiento y criminalización del Estado de Israel y sus funcionarios. Esta estrategia incluye crear situaciones que obliguen a las FDI (Fuerzas de Defensa de Israel) a responder con fuerza letal para que se las vea matar y herir a civiles palestinos inocentes.

Las tácticas terroristas de Hamás

En esta estrategia, Hamás ha utilizado un abanico de tácticas que incluyen el lanzamiento de cohetes desde Gaza a núcleos de población israelíes y la construcción de sofisticados túneles de ataque que lleguen hasta las comunidades israelíes vecinas. Algunos elementos fundamentales de estas tácticas son el uso como escudos humanos de civiles, a menudo mujeres y niños, que son obligados a acudir –o lo hacen voluntariamente– a los lugares desde los que se lanzan o dirigen los ataques, o donde se encuentran los combatientes, los suministros de combate y las municiones, para que la respuesta militar israelí incluya un posible daño a estos civiles.

En algunos casos hemos visto a Hamás presentar a sus combatientes como civiles inocentes; se han escenificado y grabado en vídeo numerosos incidentes falsos con el fin de mostrar a civiles siendo heridos o asesinados por fuerzas israelíes, e imágenes de violencia tomadas por ejemplo en Siria se han mostrado como si tuviesen a los palestinos por víctimas.

Misma estrategia, nuevas tácticas

Tras el uso de cohetes y túneles en tres grandes conflictos en Gaza (2008-2009, 2012 y 2014), así como en otros incidentes más aislados, observamos ahora el uso de una nueva táctica con un propósito fundamental. Se trata de la creación de manifestaciones a gran escala, combinadas con acciones agresivas, de nuevo con el fin de provocar una acción defensiva israelí que hiera o mate a civiles, a pesar de los arduos esfuerzos de las FDI por evitarlo.

En algunos aspectos, esta nueva táctica es más eficaz que el uso de cohetes y túneles, porque a los principales destinatarios de estas actividades –líderes políticos, organizaciones internacionales (la ONU, la UE), organizaciones de defensa de los derechos humanos y los medios– les resulta difícil entender el uso de fuerza letal contra lo que se presenta falsamente como manifestaciones pacíficas equiparables a las que suceden en sus propias ciudades.

Como siempre, muchos de esos destinatarios han estado más que dispuestos a ser parte de la estratagema. Desde el inicio de esta oleada de violencia hemos visto condenas vehementes de la ONU, la UE y el Tribunal Penal Internacional; de varios Gobiernos y organizaciones de defensa de los derechos humanos como Amnistía Internacional y Human Rights Watch, así como de numerosos periódicos y canales. También se han pedido investigaciones internacionales para esclarecer las acusaciones de ejecuciones extrajudiciales, vulneración del derecho internacional humanitario y violaciones a los DDHH que pesan sobre las FDI.

Operaciones sobre el terreno

Las tácticas de Hamás en estas operaciones militares cuidadosamente planeadas y orquestadas consisten en congregar a multitudes en lugares fronterizos y utilizar a sus combatientes y a grupos de civiles para acercarse a la valla y penetrar en Israel. Han creado cortinas de humo mediante la quema de miles de neumáticos para generar confusión sobre sus movimientos hacia la valla (y han intentado, con bastante poca eficacia, cegar a los vigilantes y francotiradores de las FDI con espejos). También han utilizado neumáticos en llamas y bombas de petróleo para dañar la valla, que tiene componentes de madera.

El viernes día 4, de entre los aproximadamente 10.000 palestinos que participaron en las manifestaciones violentas a lo largo de la frontera, cientos de agitadores saquearon e incendiaron la parte palestina del paso fronterizo de Kerem Shalom. Dañaron oleoductos que transportan gas y combustible de Israel a la Franja. También hubo dos intentos de infiltración que fueron frustrados por soldados de las FDI. Tres de los infiltrados fueron abatidos por soldados que estaban defendiendo la frontera. En otros casos, las FDI han detenido a individuos que intentaban infiltrarse.

Además, Hamás y sus secuaces se han servido de garfios, cuerdas, cizallas y otras herramientas para romper la valla. Han utilizado drones, hondas potencialmente letales para lanzar piedras a los soldados, armas de fuego, granadas de mano y artefactos explosivos improvisados para matar a soldados israelíes y romper la valla.

Cometas y globos incendiarios

Se han lanzado cometas incendiarias para prender fuego a los campos y cultivos israelíes y provocar importantes daños económicos, así como muertos y heridos. Esta puede parecer un arma primitiva e incluso ridícula; sin embargo, el pasado día 4 los palestinos habían preparado cientos de cometas incendiarias para lanzarlas en masa sobre Israel, aprovechando una intensa ola de calor. Sólo las condiciones meteorológicas adversas lo impidieron.

En varios casos, las cometas han provocado incendios. El 16 de abril un campo de trigo israelí quedó arrasado. El pasado día 2, una cometa lanzada desde Gaza provocó un importante incendio en el bosque de Beeri: para extinguirlo hicieron falta diez equipos de bomberos.

Hamás también ha probado con globos incendiarios: el pasado día 7 uno de ellos ardió en un trigal próximo al bosque de Beeri.

Israel ha calculado unas pérdidas económicas de varios millones de shékels como consecuencia del fuego provocado por las cometas y los globos incendiarios.

Si Hamás atravesara la frontera…

Hasta ahora, Hamás no ha conseguido hacer grandes incursiones. Pero si lo lograra, es de esperar que intente infiltrar a miles de personas. Entre ellas habría terroristas armados con la intención de llegar a las comunidades israelíes y perpetrar asesinatos múltiples y secuestros.

Uno de los puntos que Hamás ha intentado traspasar está próximo al kibutz de Nahal Oz, a sólo unos cientos de metros de la frontera, distancia que individuos armados con la intención de matar podrían salvar en cinco minutos o menos.

En este escenario, con terroristas armados indistinguibles de civiles desarmados, que también representan por sí mismos una amenaza violenta, es difícil pensar cómo podrían las FDI evitar un alto número de muertes mientras defienden el territorio y la población de su país.

La reacción de las FDI, una respuesta gradual

Esta es la razón por la que las FDI se han visto obligadas a actuar con tanta contundencia, lo que las ha llevado a emplear fuego real (que a veces ha sido letal), a pesar de la dura e inevitable condena internacional.

Como en sus reacciones ante otros estallidos de violencia, las FDI han dado una respuesta gradual. Arrojaron miles de folletos y utilizaron mensajes de texto, las redes sociales, llamadas telefónicas y emisiones radiofónicas para advertir a la población de Gaza de que no se congregase en la frontera ni se acercase a la valla. Se pusieron en contacto con las empresas de autobuses y les pidieron que no llevaran gente a la frontera.

Cuando estas peticiones quedaron anuladas por la coerción de Hamás, las FDI usaron gas lacrimógeno para dispersar a las multitudes que se acercaban a la valla. En un innovador esfuerzo por aumentar su precisión y eficacia, a veces usaron drones para liberar el gas lacrimógeno. Sin embargo, el gas lacrimógeno no es siempre la solución, ya que su eficacia se ve limitada por las condiciones meteorológicas, por ejemplo.

Después, las FDI efectuaron disparos de advertencia. Al final, sólo cuando fue absolutamente necesario (según sus normas de combate), se recurrió a las balas, con el fin de incapacitar, más que de matar. Aunque en algunos casos disparar a matar habría sido legal, las FDI mantienen que, incluso entonces, sólo dispararon para incapacitar (salvo casos flagrantes como los ataques armados contra sus soldados). En todos los casos, las FDI actúan según procedimientos de operación estandarizados, elaborados para ajustarse a las circunstancias.

Sin embargo, varias personas murieron a consecuencia de los disparos, y muchas más resultaron heridas. Las autoridades palestinas afirman que medio centenar de personas han muerto y cientos más han resultado heridas. De entre los muertos, Israel calcula que el 80% eran terroristas o individuos vinculados con ellos. El precio –en términos de vidas humanas, sufrimiento y opinión internacional adversa– ha sido indudablemente alto, pero la valla no ha sufrido quebrantamientos significativos y por lo tanto se ha evitado pagar un precio aún más elevado.

Condenas internacionales y ninguna solución

Muchos han argüido que Israel debería haber actuado de otro modo, empezando por el enviado de la ONU a Oriente Medio, Mladenov, que dijo que los actos de Israel eran “intolerables”. El alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Husein, condenó el uso de “fuerza excesiva” por parte de Israel. El fiscal del Tribunal Penal Internacional (TPI), Fatu Bensuda, afirmó: “La violencia contra civiles, en una situación como la que se da en Gaza, podría ser un crimen según el Estatuto de Roma del TPI”.

A pesar de sus condenas, ninguno de estos funcionarios o expertos ha planteado hasta ahora un rumbo de acción alternativo para impedir la penetración violenta en las fronteras de Israel.

Algunos han sostenido que los soldados israelíes usaron una fuerza excesiva porque dispararon con munición real contra manifestantes que no representaban ninguna amenaza contra la vida; así, la UE expresó su alarma por “el uso de munición real por parte de las Fuerzas de Defensa de Israel como medio de control de la multitud”. Lo cierto es que los llamados “manifestantes” sí representaban una amenaza inminente contra la vida.

Hoy está comúnmente aceptado en el Derecho internacional que se puede utilizar munición real cuando hay una amenaza grave de muerte o lesión y ningún otro medio permita hacerle frente. No se exige que la amenaza sea inmediata, sino que la fuerza se puede utilizar en el momento en que aquélla se torne “inminente”, por ejemplo, cuando no hay una fase intermedia en que se pueda evitar una acción agresiva antes de que se convierta en una amenaza inmediata.

La realidad es que, en las condiciones creadas deliberadamente por Hamás, no se podía dar ningún paso intermedio efectivo, salvo disparar a los que representaban una amenaza. Si a esas personas (a las que difícilmente podemos llamar meros manifestantes) se les hubiese permitido llegar a la valla y traspasarla, no habría sido una amenaza inminente sino inmediata para la vida de numerosos israelíes, que sólo se habría podido evitar causando un número mucho mayor de muertes.

La incomprensión de la comunidad internacional

Los que arguyen que las FDI no deberían haber recurrido a munición real están en realidad diciendo que deberían haber esperado hasta que decenas de miles de violentos (terroristas incluidos) hubiesen irrumpido en territorio israelí y se hubiesen acercado peligrosamente a los civiles, fuerzas de seguridad y propiedades israelíes, en vez de utilizar una fuerza dirigida y precisa contra quienes representaban la mayor amenaza para evitar que ese catastrófico escenario se hiciera realidad.

Otros han aducido que no han encontrado pruebas de que ningún manifestante usara armas de fuego. No entienden que este tipo de conflicto no consiste en ejércitos uniformados combatiendo entre sí. En estas circunstancias no se necesitan armas de fuego para generar una amenaza. Sus armas eran cizallas, garfios, cuerdas, muros de humo y explosivos.

Hamás ha invertido muchos años y millones de dólares en excavar túneles para adentrarse en Israel: una grave amenaza con picos y palas, no con armas. Ahora, además de seguir excavando túneles, está intentándolo en la superficie, utilizando a los gazatíes como cobertura, y sólo sacará las armas una vez haya logrado su objetivo de forzar una penetración masiva. Un soldado que esperase a que apareciera un arma en esas circunstancias estaría firmando su propia sentencia de muerte, y la de los civiles que ha de proteger.

Se ha criticado (especialmente por parte de Human Rights Watch) que altos mandos israelíes dieran supuestamente luz verde a actos ilegales de las FDI. HRW cita declaraciones del jefe del Estado Mayor de las FDI, del portavoz del primer ministro de Israel y de su ministro de Defensa como pruebas de incitación. Presumiblemente, no se le ha ocurrido que esos individuos ejercen su autoridad mediante canales privados de comunicación, no en los medios de comunicación, y que esas declaraciones no eran instrucciones a los soldados, sino advertencias a los civiles de Gaza para reducir las posibilidades de violencia y calmar los lógicos temores de los israelíes que viven cerca de la frontera. Cuando el jefe de Estado mayor dice que está poniendo a “cien francotiradores en la frontera”, está expresando su deber legal de defender su país, no admitiendo la intención de emplear fuerza ilegal.

Algunas organizaciones de defensa de los derechos humanos (de nuevo también HRW) han criticado el uso de la fuerza de las FDI porque no se han reportado heridos entre los soldados. Han dicho que eso indica una respuesta “desproporcionada”. Como es tan habitual cuando se opina sobre las operaciones de las fuerzas occidentales, estos pretendidos expertos no entienden –o tergiversan– las realidades de las operaciones de seguridad y lo que dicta la legalidad. De hecho no es necesario mostrar el daño para demostrar la existencia de una amenaza real. El hecho de que los soldados de las FDI no resultasen gravemente heridos demuestra su profesionalidad militar, no la falta de amenaza.

También se ha afirmado que, en ausencia de hostilidades armadas, el uso de la fuerza en Gaza se rige por el Derecho internacional sobre DDHH y no por las leyes de los conflictos armados. Esto es una falacia: toda Gaza es una zona de guerra, por la sostenida agresión armada de Hamás contra el Estado de Israel. Así que, en esta situación, ambos tipos de leyes son aplicables, dependiendo de las circunstancias concretas.

Es legal, de acuerdo con las leyes de la guerra, que las FDI se enfrenten y maten a un combatiente enemigo identificado en cualquier parte de Gaza, vaya o no de uniforme, armado o desarmado, represente o no una amenaza inminente, esté atacando o huyendo. Sin embargo, en la práctica, cuando se enfrentan a las revueltas violentas, las FDI parecen actuar bajo la presunción de que todos los individuos son civiles, y por lo tanto no recurren en primera instancia a la fuerza letal, salvo que vean claramente que no es el caso.

Hacerle el juego a Hamás

Muchos han afirmado que el Gobierno israelí se ha negado a llevar a cabo ninguna investigación oficial sobre las muertes registradas. De nuevo, esto es completamente falso. Los israelíes han declarado que estudiarán los incidentes utilizando sus propios sistemas legales, internacionalmente reconocidos. Lo que el Gobierno israelí dice es que se niega a plegarse a las exigencias de una investigación internacional, igual que se negarían también EEUU, el Reino Unido o cualquier otra democracia occidental.

Todas estas críticas falaces de las acciones israelíes, así como las amenazas de iniciar investigaciones internacionales, llevar a Israel ante el TPI e invocar la justicia universal, es hacerle el juego a Hamás. Es validar el uso de escudos humanos y la estrategia de Hamás de forzar la muerte a gran escala de sus propios civiles. Las implicaciones van más allá de este conflicto. Como hemos visto en anteriores estallidos de violencia, las reacciones internacionales de ese tenor provocan un empleo más generalizado de dichas tácticas y un mayor número de muertos civiles en todo el mundo.

¿Habrá más violencia?

Como decíamos antes, es probable que veamos incluso más muertos de los que hemos visto hasta ahora cuando la campaña de Hamás alcance su ápice, el 14 o el 15 de mayo. Es igualmente probable que veamos condenas en los medios correspondientemente acrecentadas, así como por parte de las organizaciones internacionales y de defensa de los derechos humanos. Los que tienen una agenda antiamericana o antiisraelí también vincularán inevitablemente esta violencia con la decisión del presidente Trump de abrir la embajada de EEUU en Jerusalén.

Futuras acciones

La nueva táctica de Hamás ha tenido un considerable éxito a la hora de poner a elementos de la comunidad internacional en contra de Israel y de dañar la reputación del Estado judío. Es probable que los efectos perduren incluso después de que acabe esta oleada de violencia.

Es probable que haya esfuerzos adicionales para poner en marcha nuevas condenas de actores internacionales e informes especiales de relatores especiales de la ONU. Que se mueva al fiscal del TPI a que analice estos incidentes, y se inicien procedimientos legales en diferentes países (al amparo de la justicia universal) para juzgar y desprestigiar a militares y políticos israelíes.

Inevitablemente, Hamás y otras organizaciones palestinas volverán a intentar lo mismo el futuro. Para evitarlo, se ha reportado que Israel está preparándose para reforzar la frontera de Gaza y dificultar la penetración sin tener que recurrir a la fuerza letal. Ya está trabajando en una frontera subterránea para impedir la penetración mediante túneles. Sin embargo, es un proyecto a largo plazo y no se sabe hasta qué punto es posible construir una barrera impenetrable.

Además, las FDI están considerando cada vez más las armas no letales. Hasta la fecha, y a pesar del importante trabajo internacional en este campo, no se ha desarrollado ningún sistema viable y eficaz que pueda funcionar en dichas circunstancias.

Los amigos y aliados de Israel pueden ayudar contrarrestando la propaganda antiisraelí que Hamás intenta generar, por ejemplo, presionando a los líderes políticos, las organizaciones internacionales y de defensa de los derechos humanos, así como a los medios de comunicación; y rechazando las condenas falaces de Israel y las demandas de acciones internacionales como las investigaciones y resoluciones unilaterales de la ONU. Esa resistencia, preferiblemente acompañada de una enérgica condena de las tácticas violentas de Hamás, podría ayudar a desalentar el mantenimiento de este rumbo de acción. Por supuesto, dado la fuerte implantación de la agenda antiisraelí, es más fácil decirlo que hacerlo.

© Versión original (en inglés): High Level Military Group – Gatestone Institute
© Versión en español: Revista El Medio

La entrada Humo y espejos: seis semanas de violencia en la frontera de Gaza aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/humo-y-espejos-seis-semanas-de-violencia-en-la-frontera-de-gaza/feed/ 0