Revista El Medio http://elmed.io Noticias de Medio Oriente en español Thu, 18 Jan 2018 09:25:51 +0000 es-ES hourly 1 http://wordpress.org/?v=4.2.19 Jerusalén: ¿protegerán los palestinos la libertad religiosa y los lugares sagrados? http://elmed.io/jerusalen-protegeran-los-palestinos-la-libertad-religiosa-y-los-lugares-sagrados/ http://elmed.io/jerusalen-protegeran-los-palestinos-la-libertad-religiosa-y-los-lugares-sagrados/#comments Thu, 18 Jan 2018 09:25:51 +0000 http://elmed.io/?p=24938 Los antecedentes –y comportamientos más recientes– de los palestinos no son precisamente tranquilizadores.

La entrada Jerusalén: ¿protegerán los palestinos la libertad religiosa y los lugares sagrados? aparece primero en Revista El Medio.

]]>
Sólo como hipótesis, supongamos que los palestinos consiguen un día su objetivo de asegurarse una capital para un Estado palestino en Jerusalén. ¿Qué podría suponer eso para los residentes y visitantes de la ciudad?

Lo ideal sería que los lugares sagrados gozasen de protección y que se pudiera acceder a ellos, que todo el mundo pudiera disfrutar de la libertad de culto, como bajo la administración israelí. Pero los antecedentes –y comportamientos más recientes– de los palestinos no son muy tranquilizadores.

La parte de Jerusalén que los palestinos exigen para su capital estuvo bajo control árabe desde 1948 hasta 1967. Jordania ocupó la zona y la Margen Occidental durante 19 años, y, curiosamente, los palestinos nunca exigieron el fin de la ocupación o la creación de un Estado palestino con capital en Jerusalén. Estas demandas sólo surgieron cuando Israel –es decir, los judíos– se hizo con el control. Los palestinos jamás han sido capaces de explicar ese vacío de casi dos décadas en su supuesto anhelo de autodeterminación en la tierra que reclaman arteramente como ancestralmente suya.

Antes de defender una nueva división de Jerusalén, sus partidarios deberían conocer la historia de ese periodo. Israel hizo de la parte occidental su capital; mientras, Jordania ocupó la sección oriental, pero no trasladó su capital allí. Jordania vulneró el Acuerdo de Armisticio de 1949 al negar a los israelíes el acceso al Muro Occidental y al Monte de los Olivos. Peor aún, el Barrio Judío de la Ciudad Vieja fue arrasado, 58 sinagogas fueron destruidas o profanadas, y miles de tumbas del cementerio del Monte de los Olivos fueron destruidas para, con ese material, asfaltar una carretera y construir vallas y letrinas en campamentos militares jordanos.

Bajo el régimen jordano, los musulmanes israelíes tampoco podían visitar sus lugares sagrados en Jerusalén Este. Y “los cristianos israelíes eran sometidos a varias restricciones en las temporadas de peregrinaje a sus lugares sagrados”, según Teddy Kollek, durante mucho tiempo alcalde de la ciudad. “A regañadientes, sólo se permitía a un número limitado visitar brevemente la Ciudad Vieja y Belén, en Navidad y Pascua”.

Jordania aprobó leyes que restringían la apertura de nuevas escuelas cristianas, controlaba el nombramiento del profesorado y exigía la enseñanza del Corán en las mismas. En 1965 se prohibió a las instituciones cristianas adquirir tierras o derechos sobre ellas en Jerusalén y sus inmediaciones. En 1966 se obligó a las escuelas cristianas a cerrar los viernes en vez de los domingos. Debido a estas medidas represivas, numerosos cristianos emigraron de Jerusalén. Pasaron de ser 25.000 en 1949 a menos de 13.000 en junio de 1967.

Las leyes discriminatorias adoptadas por Jordania fueron abolidas por Israel después de la reunificación de la ciudad, en 1967.

¿Serían las políticas palestinas en Jerusalén distintas de las de los jordanos? A juzgar por las palabras y los hechos de los palestinos, hay motivos para preocuparse.

Altos cargos de la Autoridad Palestina (AP) han dejado clara su opinión de que se debe recuperar la política jordana respecto al Muro Occidental, el lugar más sagrado del judaísmo. El ministro de Asuntos Religiosos, Mahmud al Habash, ha dicho que se debería impedir a los no musulmanes rezar en el complejo de la mezquita Al Aqsa, que incluye, según él, el Muro Occidental. Asimismo, Taisir al Tamimi, expresidente del Tribunal Religioso de la AP, insiste en que “la mezquita de Al Aqsa es islámica” y en que “los judíos no tienen derecho a rezar en ninguna parte de ella”, incluido “su muro occidental”.

En 1952, Jordania proclamó el islam religión oficial del país. Según el borrador de la Constitución palestina, el islam será también la religión oficial de Palestina, lo que no augura nada bueno a los no musulmanes. Según un informe del Departamento de Estado de EEUU sobre la libertad religiosa en los territorios de la AP, las iglesias no están reconocidas oficialmente y deben obtener un permiso especial para celebrar casamientos o gestionar asuntos de estatus personal. Los cristianos no pueden hacer proselitismo.

Jonathan Adelman y Agota Kuperman han señalado que Yaser Arafat “intentó eliminar al Jesús histórico retratándolo como el primer fedayín radical palestino (guerrillero)”. David Raab ha observado que “los cristianos son percibidos por muchos musulmanes (…) como una potencial quintacolumna de Israel”.

Al comienzo de la Guerra Palestina, en 2000, los musulmanes palestinos atacaron a los cristianos de Gaza. Raab refirió:

No es raro ver una pintada anticristiana en Belén o en la vecina Beit Sahur que diga: “Primero la gente del sábado [los judíos], después la gente del domingo [los cristianos]” (…) han aparecido pintadas en cementerios cristianos y monasterios con las líneas de teléfono cortadas, y ha habido allanamientos en conventos.

En 2002, terroristas palestinos se hicieron con la Iglesia de la Natividad de Belén y tomaron como rehenes a sacerdotes, monjes y monjas. The New York Times informaba de que “los palestinos armados han solido utilizar los alrededores de la iglesia como refugio, con la expectativa de que Israel trate de no luchar cerca del santuario”. Más recientemente, el 23 de diciembre de 2017, unos agitadores de Belén tiraron piedras al coche en el que viajaba el patriarca griego ortodoxo de Jerusalén.

En 1950, Belén y las aldeas colindantes tenían un 86% de cristianos. Tras asumir el control en 1995, la AP empezó a islamizar Belén. Arafat nombró gobernador a un musulmán, disolvió el consejo municipal, donde había nueve cristianos y dos musulmanes, y lo sustituyó por otro paritario. También se modificaron los límites municipales para incorporar a 30.000 musulmanes de los campos de refugiados cercanos y a unos cuantos miles de beduinos. Y se animó a musulmanes de Hebrón a mudarse a Belén. El resultado fue que los 23.000 cristianos de la zona pasaron de ser una mayoría del 60% en 1990 a una minoría en 2001. Hoy, sólo quedan 11.000, el 12% de la población de la ciudad.

En toda la Margen Occidental, los cristianos son ahora menos del 2% de la población. En 2017, Nihad Abu Gosh, miembro del Frente Democrático para la Liberación de Palestina (FDLP) y director del área de Asuntos de la Diáspora de la OLP, admitió que uno de los motivos de tal declive es “una cultura parecida a la del ISIS y la existencia de un entorno que excluye a los cristianos palestinos y siente recelos hacia ellos”. Puso como ejemplo a un predicador de la mezquita Al Aqsa que “defiende exigir un impuesto [la yizia] a los cristianos”.

Cuando murió Arafat, en 2004, Graziano Motta, corresponsal de Radio Vaticano, dijo: “La muerte del presidente de la Autoridad Nacional Palestina se produce en un momento en que las estructuras políticas, administrativas y policiales suelen discriminarlos [a los cristianos]”. Motta añadió que los cristianos “se han visto expuestos constantemente a las presiones de los activistas musulmanes, y se han visto obligados a profesar fidelidad a la intifada”.

En 2005, Samir Qumsiyeh, periodista de Beit Sahur, declaró al periódico italiano Il Corriere della Sera que los cristianos estaban sufriendo violaciones, secuestros, extorsiones, expropiaciones de tierras y propiedades. Añadió: “Casi todos los 140 casos de expropiación de tierras de los últimos tres años fueron llevados a cabo por organizaciones islámicas militantes y por miembros de la Policía palestina”. Qumsiyeh advertía: “Si la situación continúa, en veinte años [los cristianos] desaparecerán de aquí”.

Al mundo debería preocuparle igualmente cómo tratarían los palestinos los lugares sagrados y de importancia histórica. Los Acuerdos Provisionales de Oslo especificaban que la AP sería responsable de la seguridad de determinados lugares sagrados, y que los judíos podrían acceder sin trabas a ellos. Sin embargo, los palestinos dificultaron a los judíos la visita a lugares sagrados y permitieron que las turbas quemaran la sinagoga Paz para Israel de Jericó y destrozaran la Tumba de José, en Nablus. El 19 de diciembre de 2017 los palestinos provocaron disturbios, incendiaron neumáticos, tiraron piedras y amenazaron a los soldados y fieles cuando los judíos visitaban la Tumba de José para celebrar Janucá.

Los palestinos que ahora controlan el Monte del Templo también han causado un daño irreparable en restos arqueológicos de la época del Primer y el Segundo Templos. Los arqueólogos israelíes descubrieron que durante unas obras ordenadas por las autoridades musulmanas se retiraron del Monte y arrojaron a la basura miles de toneladas de grava con importantes reliquias. Los expertos dicen que incluso los objetos que no fueron destruidos perdieron su utilidad arqueológica, porque los operarios palestinos mezclaron los hallazgos de diversos periodos cuando removieron la tierra con los bulldozers. El Comité contra la Destrucción de Antigüedades en el Monte del Templo, que no depende de ningún partido, dijo que otro proyecto de construcción palestino dañó un muro que data de los tiempos del Segundo Templo.

La constante vulneración de los acuerdos que los palestinos han firmado sobre la libertad de credo y la protección de los lugares sagrados, además de la persecución religiosa y el maltrato a los no musulmanes en sus dominios, dan abundantes pruebas reales de por qué la comunidad internacional debería preocuparse gravemente sobre lo que supondría dar a los palestinos el control sobre cualquier parte de Jerusalén.

© Versión original (en inglés): The Algemeiner
© Versión en español: Revista El Medio

La entrada Jerusalén: ¿protegerán los palestinos la libertad religiosa y los lugares sagrados? aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/jerusalen-protegeran-los-palestinos-la-libertad-religiosa-y-los-lugares-sagrados/feed/ 0
Dónde está #Where_is_She http://elmed.io/donde-esta-where_is_she/ http://elmed.io/donde-esta-where_is_she/#comments Wed, 17 Jan 2018 11:22:24 +0000 http://elmed.io/?p=24907 Nada se sabe de la heroica joven iraní que se quitó el velo en una protesta contra el régimen.

La entrada Dónde está #Where_is_She aparece primero en Revista El Medio.

]]>
mujer-velo-blanco-iran-2018

Su imagen dio la vuelta al mundo, nada de sabe de ella, y en Twitter se ha lanzado una campaña para que no caiga en el olvido y para que se demande a las autoridades iraníes que informen sobre su paradero.

La entrada Dónde está #Where_is_She aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/donde-esta-where_is_she/feed/ 0
Turquía, contra la Wikipedia http://elmed.io/turquia-contra-la-wikipedia/ http://elmed.io/turquia-contra-la-wikipedia/#comments Wed, 17 Jan 2018 10:36:37 +0000 http://elmed.io/?p=24904 El régimen de Erdogan lleva en guerra con la popular enciclopedia desde el pasado abril.

La entrada Turquía, contra la Wikipedia aparece primero en Revista El Medio.

]]>
“No estamos seguros de por qué sigue pesando una prohibición sobre Wikipedia”, ha declarado Katherine Maher, directora ejecutiva de Wikimedia Foundation, al diario turco Hurriyet. “Quizá las autoridades turcas no han examinado las últimas versiones de esos contenidos”.

El pasado 29 de abril la Autoridad de Información y Tecnologías de la Comunicación turca bloqueó el acceso a la popular enciclopedia al amparo de una ley que permite vetar webs con contenidos considerados obscenos o que pongan en peligro la seguridad nacional. “Recibimos la notificación un viernes por la tarde. Y antes de que pudiéramos responder ya habían bloqueado la web”, rememora nueve meses después Maher. “La notificación nos exigía que elimináramos dos artículos, pero no se nos daba ninguna razón de por qué debíamos hacerlo. Y nosotros no eliminamos un artículo sólo porque moleste a algunas partes. Estamos contra la censura“.

Por su parte, el ministro turco de Comunicaciones, Ahmet Arslan, ha defendido el veto a la Wikipedia diciendo que éste debería “culparse a sí misma por la prohibición”.

La entrada Turquía, contra la Wikipedia aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/turquia-contra-la-wikipedia/feed/ 1
El 99% de los 'refugiados palestinos' son falsos http://elmed.io/el-99-de-los-refugiados-palestinos-son-falsos/ http://elmed.io/el-99-de-los-refugiados-palestinos-son-falsos/#comments Wed, 17 Jan 2018 10:06:23 +0000 http://elmed.io/?p=24902 Según un conteo fidedigno, los auténticos refugiados que siguen hoy con vida son unos 20.000, no los 5,3 millones que voceo la UNRWA.

La entrada El 99% de los 'refugiados palestinos' son falsos aparece primero en Revista El Medio.

]]>
Como dice un veterano de Washington, el problema de la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas (UNRWA), la agencia de la ONU que se ocupa de los palestinos, siempre es importante pero nunca urgente.

Pues bien: se acaba de convertir en urgente.

Y es que el presidente Trump ha tuiteado: “Si los palestinos ya no están dispuestos a hablar de paz, ¿por qué íbamos a pagarles todo ese dineral en el futuro?”. Después, la embajadora de EEUU ante Naciones Unidas, Nikki Haley, añadió que el Gobierno de EEUU está dispuesto a recortar los fondos a la UNRWA. Y, según informó Axios, EEUU no efectuó un pago de 125 millones de dólares (aunque esto se negó después)*.

Los contribuyentes estadounidenses son el mayor donante de la UNRWA, a la que aportaron 370 millones de dólares en 2016. Pocos gastos se recortarían con más gusto del presupuesto federal, porque la UNRWA tiene un largo historial de conducta indebida: incitación contra Israel, apoyo a ataques violentos contra judíos, corrupción y perpetuación (en vez de atajamiento) del problema de los refugiados. No es de extrañar que en el Congreso se haya intentado muchas veces recortar su financiación. Pero, como documentó Steven J. Rosen al analizar diez iniciativas entre los años 1999 y 2014, todas ellas acabaron fracasando por la oposición del Gobierno israelí.

Por qué, se preguntarán. Sí: contra lo que uno esperaría, el Gobierno de Israel quiere que EEUU siga financiando a la UNRWA, por temor a una nueva intifada, el colapso de la Autoridad Palestina (AP) o una nueva guerra con Hamás. Además, Jerusalén ve a la UNRWA como un mal menor frente a receptores alternativos de esos fondos, como la propia AP.

¿Puede que, con el presidente decidido, esta vez sí se cierre el grifo de la financiación? No es probable, porque, como se ha publicado en la prensa israelí, aunque el primer ministro Netanyahu ha apoyado públicamente el recorte estadounidense, entre bastidores está intentando bloquearlo o diferirlo, y por los motivos habituales. De ser así, es difícil imaginar al presidente y a los miembros del Congreso ignorando sus deseos, cosa que hasta ahora no han hecho nunca.

Aun si EEUU dejara de financiar a la UNRWA, muchos Gobiernos –incluso particulares– podrían aportar sin problemas esos 370 millones de dólares, y tienen incentivos para hacerlo. Qatar podría consolidarse en su rol de protector de los palestinos. Pekín podría pagarse un papel en la política árabe. Moscú podría resarcir parte del daño que ha provocado al mundo árabe al haberse alineado con Teherán. Carlos Slim, cuya fortuna, según calcula Forbes, está valorada en 67.900 millones de dólares, podría decidir sacar lustre a sus credenciales árabes. Peor aún: si cualquiera de ellos cubriese el vacío, la Administración Trump podría ser vista como aislada y prescindible.

E incluso aunque nadie sustituyera las donaciones de EEUU, negar dinero a la UNRWA no va a la raíz del problema, que no son las actividades que patrocina sino cómo perpetúa y expande la población de refugiados palestinos, que lleva a cabo de tres maneras peculiares e incluso extravagantes: permitiendo que el estatus se transfiera sin límites de generación a generación, manteniéndolo después de que los refugiados hayan adquirido una nacionalidad (como la jordana) y asignándolo a los residentes en la Margen Occidental y Gaza, que viven en la pretendida patria palestina. Estos apaños han permitido a la URNWA expandir artificialmente la población de refugiados desde los 600.000 de 1949 a los 5,3 millones de la actualidad. Según un conteo fidedigno, los auténticos refugiados que siguen hoy con vida son unos 20.000.

Por lo tanto, aunque suscribo de manera entusiasta los objetivos políticos de Trump, creo que retener los fondos no es la táctica correcta. Sería mejor centrarse en el estatus de refugiado palestino. Negárselo a todos los que no se ajusten a los parámetros habituales que utiliza el Gobierno de EEUU (en este caso, tener al menos 69 años, ser apátrida y no vivir en la Margen Occidental o Gaza) reduce la daga irredentista sobre la garganta de Israel en más del 99%. También pone sobre el tablero la condición de refugiado palestino, permite a millones de palestinos vivir de manera más saludable, va al corazón del antisionismo árabe y contribuye a resolver el conflicto árabe-israelí.

En consecuencia, propongo que el presidente ciña la política estadounidense a la cooperación con Jerusalén y siga enviando ayuda a los palestinos, supeditándola a que la inmensa mayoría de los receptores reconozca oficialmente que no son, y nunca han sido, refugiados.

El Middle East Forum, que lleva trabajando en esta cuestión desde 2010, ha propuesto medidas legislativas para materializar este cambio. Es tan sencillo como factible, ya que no hace nada más que ajustar las relaciones de Washington con la URNWA a las leyes y la política de EEUU. Ya va siendo hora.

* PS: Una fuente del Departamento de Estado me confirma que la transferencia de 125 millones no se efectuó, y que se está debatiendo qué hacer con esos fondos.

© Versión original (en inglés): danielpipes.org
© Versión en español: Revista El Medio

La entrada El 99% de los 'refugiados palestinos' son falsos aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/el-99-de-los-refugiados-palestinos-son-falsos/feed/ 1
La UNRWA es el problema http://elmed.io/la-unrwa-es-el-problema/ http://elmed.io/la-unrwa-es-el-problema/#comments Tue, 16 Jan 2018 10:44:29 +0000 http://elmed.io/?p=24899 Hay que echar el cierre a una institución que sabotea los esfuerzos para resolver el conflicto israelo-palestino.

La entrada La UNRWA es el problema aparece primero en Revista El Medio.

]]>
  • La UNRWA es el problema
  • Por su interés, traducimos buena parte del artículo que publicó este domingo en Israel Hayom Ron Prosor, exembajador de Israel ante Naciones Unidas.

    Uno de los principales obstáculos para la resolución del conflicto palestino-israelí es la Agencia de Naciones Unidas de Obras Públicas y Socorro (UNRWA), la agencia de Naciones Unidas creada para asistir únicamente a los refugiados palestinos, y que perpetúa la fantasía de su retorno.

    El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) (…) se ha ocupado en los últimos años de cerca de 66 millones de auténticos refugiados, [víctimas] de guerras civiles, conflictos sangrientos y desastres naturales (…) Mientras, la UNRWA, fundada en 1949 para atender específicamente a los refugiados palestinos cuando sólo eran unos 700.000, aparentemente atiende actualmente a 5,3 millones de personas a las que define como refugiadas, pero cualquier relación que tengan con la verdadera condición de refugiado es completamente fortuita.

    Para empezar, alguno de esos refugiados ni siquiera existen. El más reciente censo elaborado en el Líbano encontró que dos de cada tres refugiados contabilizados por la UNRWA eran simplemente un invento. Unas 300.000 personas existen sólo en los informes de la UNRWA. Está claro que la UNRWA tiene un interés en inflar las cifras de refugiados; hace buen negocio con ello. En 2016, por ejemplo, su presupuesto por refugiado fue cuatro veces superior al de la Acnur: 246 dólares frente a 58.

    La UNRWA nació torcida y torcida sigue. Perpetúa el problema de los refugiados, impide la consecución de un acuerdo político, contribuye a la incitación antiisraelí y hurta ayuda a auténticos refugiados.

    (…)

    Nos encontramos en una encrucijada histórica. La Administración norteamericana ha expresado una nueva línea de pensamiento sobre la ONU y el Medio Oriente, y no está dispuesta a financiar organizaciones que actúan contra la seguridad nacional de EEUU. La UNRWA es una organización que actúa contra los intereses del Estado de Israel y de aquellos que están a favor de un acuerdo de paz regional. Cerrar la UNRWA sería el primer paso para tratar la enfermedad antes de que se torne verdaderamente maligna.

    La entrada La UNRWA es el problema aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    http://elmed.io/la-unrwa-es-el-problema/feed/ 1
    Nadia Murad: Justicia perseguirás http://elmed.io/nadia-murad-justicia-perseguiras/ http://elmed.io/nadia-murad-justicia-perseguiras/#comments Tue, 16 Jan 2018 10:07:36 +0000 http://elmed.io/?p=24894 "Hay muchos supervivientes que pueden prestar testimonio".

    La entrada Nadia Murad: Justicia perseguirás aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    La joven yazidí vivió un auténtico infierno como esclava sexual del Estado Islámico. Ahora lo que pretende es que todo el mundo sepa de la tragedia de que fue víctima su pueblo, a los que la referida organización terrorista pretendió exterminar, y llevar a los responsables ante un tribunal penal internacional.

    “Hay muchos supervivientes que pueden prestar testimonio”, ha asegurado a una periodista española. “El propio ISIS presume en las redes sociales de lo que hace a las yazidíes. Tenemos la esperanza de que la justicia es posible. Prueba de ello es que algunos países occidentales ya han reconocido el genocidio yazidí”.

    Murad ha dado cuenta de su traumática experiencia en este libro, recientemente traducido al español.

    nadia-murad

    La entrada Nadia Murad: Justicia perseguirás aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    http://elmed.io/nadia-murad-justicia-perseguiras/feed/ 1
    Fatah, Hamás y la muchacha de las dos cabezas http://elmed.io/fatah-hamas-y-la-muchacha-de-las-dos-cabezas/ http://elmed.io/fatah-hamas-y-la-muchacha-de-las-dos-cabezas/#comments Tue, 16 Jan 2018 09:17:49 +0000 http://elmed.io/?p=24892 El cuerpo político palestino es tremendamente disfuncional.

    La entrada Fatah, Hamás y la muchacha de las dos cabezas aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    En su Antiquarum Lectionum, el académico veneciano medieval Caelius Rhodiginius describió una escena espeluznante que presenció cierta vez en Italia. Caminaba por las calles una bella muchacha de proporciones perfectas salvo por un monstruoso detalle: del tope de su cuello nacían dos cabezas. La joven limosnera andaba de puerta en puerta recibiendo la piedad de sus vecinos, ante “el insólito espectáculo que ofrecía su presencia”. Una editorial española tomó esta metáfora para denominar a una de sus colecciones La Muchacha de Dos Cabezas, en tributo a la variedad de pensamientos que –declamaba al menos– ofrecían sus ensayistas.

    La metáfora también es apta para describir el liderazgo palestino de la última década: están la cabeza de Fatah, laica, nacionalista, negociadora; y la cabeza de Hamás, fundamentalista, islamista e intransigente. La fractura política y geográfica entre Gaza y Cisjordania ha sido espejo de una oportunidad y un desafío para Israel. La bicefalia del cuerpo político palestino ha debilitado la amenaza de un frente unificado en un escenario de confrontación, pero a la vez ha perjudicado a las posibilidades de un proceso de paz en un escenario de negociación, al erigirse ante Israel una entidad con ideas distintas y en permanente estado de tensión respecto de la coexistencia palestino-israelí.

    Nunca hasta han logrado dichos movimientos que perdure alguno de sus pactos de unidad. Para dos entidades que “apenas pueden ponerse de acuerdo en el color del humus” (Jonathan Schanzer dixit), ha resultado bastante exitoso el acuerdo alcanzado el mes de octubre último. ¿Sobrevivirá? Es difícil, y bastante insensato, hacer predicciones en el rubro del análisis político. No obstante, es menos complicado intentar entender el pasado. Entonces toma preponderancia una pregunta relevante: ¿por qué lo han negociado las partes?

    Por el lado de Fatah tenemos a Mahmud Abás, presidente con mandato agotado e imagen deplorable. Aunque ha coqueteado con la violencia, y en ocasiones la ha incitado, mayormente se ha separado del legado hiperviolento de su antecesor, Yaser Arafat. Al asumir funciones, gradualmente trocó terrorismo por internacionalismo; vale decir: abrazó una diplomacia agresiva que buscó hostigar y aislar a Israel mundialmente (votaciones hostiles en la ONU, la campaña BDS…), a la par que aspiró a insertar al aún inexistente Estado palestino como legítimo actor global pugnando por su integración en el sistema de las Naciones Unidas y por la acreditación con rango de embajada de sus delegaciones internacionales. Aunque no exenta de algunos éxitos simbólicos, esta estrategia de internacionalización de la causa palestina no le dio el resultado práctico esperado: la completa rendición de Israel ante la ganada estadidad palestina.

    Para el cambiante liderazgo de Hamás, con Ismael Haniyeh y Jaled Mashal en la cúspide, la administración de diez años de duración de la entidad gazatí resultó traumática. Incapacitado de llevar al pueblo palestino hacia un destino de paz, lo arrastró hacia los infiernos de la guerra. No una, sino tres veces en pocos años. Una economía estropeada, con altas tasas de desempleo y una pobreza extrema, la represión absoluta y el descontento popular han marcado su gestión. Regionalmente, ha cambiado de patrones y protectores políticos, con un variopinto desfile que convocó a Irán, Qatar y Turquía. Los islamistas aspiran a deshacerse de la monotonía de la gobernabilidad para dedicarse a la más épica misión de la guerra. Su modelo es el del Líbano y Hezbolá: que Fatah se ocupe de que haya cloacas, mientras ellos se concentra en la yihad. Permiten a Fatah el acceso a Gaza y a la vez pretenden penetrar en Cisjordania. Abás podrá reclamar hasta el fin de los días el desarme de este grupo terrorista fundamentalista, pero Hamás no se lo concederá. No va a renunciar a sus veinticinco mil combatientes ni a sus túneles ni a su arsenal.

    ¿Dónde deja esto a Israel? Anhelante de la paz, presionado por los desafíos de la guerra, contempla con una mezcla de expectación y estupor –como nuestro profesor veneciano hace cientos de años– a esta muchacha con dos cabezas que no dejan de agredirse.

    julianschvindlerman.com.ar

    La entrada Fatah, Hamás y la muchacha de las dos cabezas aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    http://elmed.io/fatah-hamas-y-la-muchacha-de-las-dos-cabezas/feed/ 1
    Israel, la historia interminable http://elmed.io/israel-la-historia-interminable/ http://elmed.io/israel-la-historia-interminable/#comments Mon, 15 Jan 2018 10:50:44 +0000 http://elmed.io/?p=24890 Libros como éste de Gerardo Stuczynski son valiosos para dar cuenta de la feliz odisea de Israel en su 70º aniversario.

    La entrada Israel, la historia interminable aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    En 2018 el Estado de Israel cumplirá setenta años. Pero su historia es varias veces milenaria. Este libro, estructurado como un Séder de Pésaj con sus lectores, atiende a estas dos dimensiones: la de un pueblo que busca ininterrumpidamente la libertad y la verdad desde que el patriarca Abraham abandonó la casa de su padre, cuando los viajes se hacían a pie; y la de ese mismo pueblo en la modernidad, en un Estado que le legó a su tiempo la posibilidad de trasladar toda la información de un país, de una punta a otra del mundo, en un pendrive. Los judíos, que grabaron en piedra los Diez Mandamientos –que aseveran la igualdad en sus posibilidades y límites de todos los hombres– mantienen la trascendencia de sus principios en el ciberespacio: su capaz de su capacidad tecnológica es una de las postas de su recorrido ético.

    La start up nation israelí que asombra a Bill Gates no es una elusión de la primigenia reunión en el Monte Sinaí, ni una nueva versión del becerro de oro: solo reunida en su tierra ancestral pudo esta tribu, 2.000 años exiliada, reencauzar su destino para dar lo mejor de sí. Los resultados son probablemente los más exitosos de los últimos dos siglos. Una de las grandes virtudes de este relato de Gerardo Stuczynski es situar a su personaje entre dos de las revoluciones más comentadas del siglo XX: la revolución cubana de 1959 y la gesta sionista de 1948.

    La isla de Cuba y el pequeño Estado de Israel quizá sean dos de los territorios sobre los que más se haya escrito, en desproporción manifiesta con su tamaño y su juventud como construcciones políticas. La Cuba revolucionaria, luego comunista, nació bajo la égida insurgente de Fidel Castro, gozó de una breve simpatía Estados Unidos y el mundo libre en general y pronto derivó hacia un comunismo unipersonal. Castro y el castrismo marcaron cualquier desliz de la vida cubana desde el triunfo rebelde del 1 de enero de 1959 hasta la muerte del dictador, el 25 de noviembre de 2016. Lo continuó su hermano menor, Raúl, a quien Fidel había cedido el mando años atrás. El patetismo de esa sucesión nepótica no lo padeció ningún otro país latinoamericano desde la recuperación democrática continental de los años 80.

    Israel fue un esfuerzo colectivo, literalmente popular, desde los primeros albores sionistas modernos de fines del 1800. David ben Gurión, una de las mentes más preclaras del pueblo judío en el siglo XX, tuvo la voz decisiva en la fundación del Estado, pero el modo de construcción de poder fue democrático: existieron disidencias, rupturas, reconciliaciones. Decisiones partidarias que desafiaban la voluntad del líder. Una vez creado el Estado, no se penalizó la disidencia, ni existía el temor a pensar distinto. En las vísperas y postrimerías de la Declaración de Independencia, existieron enfrentamientos violentos entre los grupos de autodefensa judíos: Ben Gurión ordenó reprimir al Irgún de Menajem Begin.

    Pero con el Ejército (Tzahal) unificado como única fuente de poder armado, todas las batallas políticas fueron incruentas y permitidas. La resolución violenta de desacuerdos políticos fue absolutamente excepcional, con un nivel de incidencia semejante al de cualquier otro régimen democrático y pluripartidista del llamado Primer Mundo.

    En Cuba, que pasó a convertirse en El Dorado de los universitarios y jóvenes de todos los continentes, con su icónico Che Guevara como estandarte, desapareció por completo la libertad de expresión, de circulación y de elección. En Israel, en cambio, el homenaje a la capacidad visionaria de Ben Gurión no mutó en adoración; la libertad de prensa se expandió múltiples posiciones e idiomas, la de circulación se incrementó al ritmo de su economía, y la de elección es una de las más vibrantes del mundo.

    Los jóvenes revolucionarios judíos latinoamericanos, que fracasaban en sus  chisporroteos nihilistas, obcecados en hacerse matar por causas desconocidas, matando por un marxismo de pacotilla, no obstante, con la muerte pisándoles los talones, fueron en muchos casos rescatados y recuperados por el pequeño Estado de Israel. Allí lograron encontrarse con sus propias vidas, mirar con extrañeza esa supuesta épica de salvar a “los oprimidos” a los que nunca les habían pedido siquiera su opinión, y que muchos casos sencillamente los odiaban por ser judíos.

    El destino de Anael Cobas, la profesora de historia, narradora y protagonista del libro que nos ocupa, tiene puntos en común con esa generación descarriada, y muchas más diferencias. El azar la hizo nacer en la isla de Cuba, de madre judía y padre criollo mulato, con algo de chino. Pero miles de años de linaje y epopeya definen a Anael, y en esta definición su propia voluntad es soberana, como una judía cabal, de corazón y sangre. Asistimos no a una conversión –Anael es halájicamente judía por nacer de madre judía–, sino al encuentro de una mujer con su más raigal judaísmo, expresado en un sionismo vivo, práctico y dinámico.

    El viaje de Anael de Cuba a Israel no es solo espacial, sino identitario. Es el viaje de toda una generación: de las cenizas de un marxismo violento, pendenciero e inútil a una realización plena, ética, científica y social, en el moderno Estado de Israel: la revolución que le aportó a los siglos XX y XXI la convicción de que la partera de la Historia no es la violencia, sino la creatividad.

    Muchos de los eventos que se describen en estas páginas resultarían inverosímiles en un libro de ciencia ficción. La capacidad del pueblo de Israel para sobreponerse a su peor catástrofe, la Shoá, y a la vuelta de la esquina consagrar su más poderoso sueño: el Estado judío. La necedad de miles de intelectuales políticos y actores sociales, cuya hostilidad contra la única democracia del Medio Oriente parece seguir el reguero de los terroristas: más atacan cuando más se les concede.

    El incombustible talento con que los judíos israelíes conservaron su capacidad de convivencia, realimentándose entre polos opuestos inéditos en cualquier otro contingente institucional: negros judíos falashas y rusos de escritura cirílica; ultraortodoxos y marchas judías del orgullo gay, profetas bíblicos y locutores de champú: todos judíos, todos israelíes, e incluso muchas veces amigos. Casi todos, compañeros de armas por años

    Gerardo Stuczynski ha logrado plasmar este mosaico multicolor, como uno de esos pósteres precisamente israelíes que los adolescentes comprábamos en nuestras visitas colectivas a Israel en los años 80: en apenas un metro de papel ponían en escena toda la vida de un trozo de ciudad. Israel crece y cambia día a día. No es menos milagroso que mantenga su esencia; no a despecho, sino gracias a su dinamismo.

    Libros como el de Stuczynski son valiosos para dar cuenta de esta feliz odisea. Los rigores del comienzo, la irredenta brutalidad homicida de los terroristas fundamentalistas islámicos –la OLP, Hamás, Hezbolá, Yihad Islámica–, el bullicioso avispero político israelí y la integración de los refugiados de todo el orbe a una nueva patria judía, caben sin amucharse ni excluirse en esta magnética saga. Si el autor quería cantarle el feliz cumpleaños en sus primeros setenta al primer Estado judío en dos milenios, ha logrado su cometido: nos sentimos parte de ese festejo. Es un libro necesario. Su voluntad de decir la verdad es otra de las tantas fuerzas ocultas que mantienen vivo al Estado de Israel.

    NOTA. Este texto es el prólogo de Marcelo Birmajer al libro de Gerardo Stuczynski Historia de Israel. Las fuerzas ocultas de la epopeya judía, que publicó recientemente la editorial española Almuzara.

    La entrada Israel, la historia interminable aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    http://elmed.io/israel-la-historia-interminable/feed/ 1
    Las protestas en Irán y la verdadera cara de Ruhaní http://elmed.io/las-protestas-en-iran-y-la-verdadera-cara-de-ruhani/ http://elmed.io/las-protestas-en-iran-y-la-verdadera-cara-de-ruhani/#comments Fri, 12 Jan 2018 10:24:52 +0000 http://elmed.io/?p=24888 Ha llegado la hora de que los 'policy makers' occidentales escuchen al pueblo iraní y comprendan de una vez quién y qué es su 'moderado' presidente.

    La entrada Las protestas en Irán y la verdadera cara de Ruhaní aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    Las protestas que han sacudido Irán en diciembre y los primeros días de enero se han ido apagando luego de que el régimen arrestara a más de 3.000 personas. Toca esperar para saber si estamos ante el inicio de una época de turbulencias o si ha sido apenas un espasmo de descontento seguido de un largo periodo de callado malestar. De una manera u otra, debería acabar de una vez por todas con el mito de que el presidente iraní, Hasán Ruhaní, es una suerte de reformista.

    Se sabe que Ruhaní concurrió como sedicente moderado en la farsa electoral de 2013, donde, como siempre ocurre en la República Islámica, sólo los candidatos seleccionados por el “Guía Supremo”, ayatolá Jamenei, pudieron ver sus nombres en las papeletas. Ruhaní era moderado comparado con su rival de la línea dura Bagher Ghalibaf, exmiembro de la Guardia Revolucionaria, pero seguía siendo una criatura del régimen que había tomado parte en casi cada una de las represiones contra manifestantes y disidentes perpetradas desde el triunfo de la revolución contra el Sah, en 1979.

    Aun así, los policy makers occidentales lo han venido tratando como un reformista, un moderado sincero desde hace cuatro años; y así han querido igualmente retratarlo legiones de periodistas. La mayoría de los reporteros no especializados en Oriente Medio no tienen más que un conocimiento superficial de la política iraní, en el mejor de los casos, así que veamos qué pasaría si todo eso hubiera tenido lugar en Occidente en vez de en una tierra extraña de la otra punta del mundo.

    Imaginen que en las elecciones presidenciales de 2024 los norteamericanos sólo pudieran elegir entre dos candidatos, ambos seleccionados por Donald Trump. Pongamos que uno de ellos fuera el excandidato republicano al Senado Roy Moore, de Alabama, caído en desgracia tras ser acusado de asalto sexual a menores y destituido en dos ocasiones por la Corte Suprema de Alabama; y que el otro fuera el sheriff Joe Arpaio, de Arizona, acusado de abuso de poder y de violación de los derechos civiles, recientemente indultado por Trump tras ser condenado por desacato. Nadie con dos dedos de frente vería en esa contienda otra cosa que un fraude, ni describiría a Arpaio como “moderado” sólo porque Moore es aún peor. (Si no les gusta la analogía, pregúntense cómo se sentirían si en la elección de 2024 tuvieran que decidirse por Bernie Sanders o por Elizabeth Warren, luego de que ambos fueran seleccionados por Hillary Clinton y de que todo aquel que se encontrara a la derecha de Warren hubiera sido puesto fuera de la ley o amenazado con la cárcel).

    Ahora bien, Ruhaní parecía un auténtico moderado para quien se tomara en serio sus promesas electorales. Prometió promulgar una carta de derechos humanos y una mejoría en las relaciones con Occidente. Decía que combatiría la corrupción y que daría un impulso a la economía. Arrasó entre el electorado juvenil y de clase media, y a quien no supiera nada de él se le podría perdonar que pensara que era un genuino moderado.

    Irán sigue sin carta de derechos humanos. Nadie es más libre en Irán ahora que cuando el cargo de Ruhaní lo desempeñaba el bombástico Mahmud Ahmadineyad. La corrupción gubernamental es endémica como siempre. La economía sigue en situación crítica. Las relaciones de Irán con Occidente son algo menos terribles desde que entró en vigor el Plan de Acción Conjunto y Completo, comúnmente conocido como acuerdo nuclear, pero se están deteriorando por el continuo apoyo iraní a ejércitos y milicias terroristas operativos en Siria, Irak, el Líbano y el Yemen y al impulso que ha dado Teherán a su programa de misiles balísticos, nada de lo cual podría haber impedido Ruhaní incluso si hubiera querido hacerlo.

    La clave aquí es que no importa lo que piense Ruhaní, porque no es el jefe del Estado iraní. El jefe del Estado iraní es Alí Jamenei. Él es quien decide sobre todo lo que verdaderamente importa. Ruhaní no puede reformar el régimen más de lo que puede el alcalde de Washington DC, Muriel Bowser, supervisar al Gobierno federal de EEUU.

    El pueblo iraní entiende esto perfectamente, aunque los distantes observadores extranjeros no lo hagan. Sí, los iraníes lo eligieron a él por un margen de 3 a 1 en 2013, pero sólo porque era el mal menor. Elegir entre Ruhaní y Ghalibaf era como elegir entre que te peguen un tiro o te lancen una bomba atómica. Sin duda, tienes más posibilidades de sobrevivir si te disparan en el abdomen que si te desintegran; pero, vamos, que te habrán pegado un tiro en el abdomen.

    El pueblo iraní eligió que le disparasen. Pero tampoco importaba demasiado. Podría haber optado por la bomba atómica o por recibir el impacto de un meteoro gigante: el Gabinete Ruhaní está conformado por estrictos tipos de línea dura respaldados por Jamenei.

    Ruhaní prometió durante su campaña, hace cinco años, que los presos políticos serían liberados. Piensen en ello un momento. Dejen que se decante la contradicción. ¿Qué clase de países tienen presos políticos? Sólo los que padecen dictaduras. ¿En qué clase de países las promesas electorales tienen algún significado? Sólo en las democracias.

    Las promesas electorales en una dictadura no valen un comino, así que por supuesto que los presos políticos no han sido liberados. De hecho, sólo en las últimas semanas se ha detenido a miles de opositores.

    Lo mismo cabe decir de la promesa de Ruhaní de rebajar la beligerancia de la política exterior iraní. En diciembre se pasó una hora en el Parlamento defendiendo un aumento del presupuesto de la Guardia Revolucionaria que hará que sea tres veces superior al del Ejército regular. La Guardia Revolucionaria existe para 1) proteger al Gobierno del Ejército y 2) replicarse, como un virus, en países como el Líbano y Siria por medio de su principal satélite terrorista, Hezbolá.

    Los iraníes iracundos corearon todo tipo de proclamas antes de que las manifestaciones fueran reprimidas; proclamas como “Dejad Siria en paz, haced algo por mí” o “Reformistas y halcones: el juego se ha acabado”. El juego no se ha acabado, pero al menos ha llegado la hora de que los policy makers occidentales escuchen al pueblo iraní y comprendan de una vez quién y qué es Hasán Ruhaní.

    © Versión original (en inglés): World Affairs
    © Versión en español: Revista El Medio

    La entrada Las protestas en Irán y la verdadera cara de Ruhaní aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    http://elmed.io/las-protestas-en-iran-y-la-verdadera-cara-de-ruhani/feed/ 0
    Netanyahu: Israel ha impedido ataques terroristas con aviones en Europa http://elmed.io/netanyahu-israel-ha-impedido-ataques-terroristas-con-aviones-en-europa/ http://elmed.io/netanyahu-israel-ha-impedido-ataques-terroristas-con-aviones-en-europa/#comments Fri, 12 Jan 2018 09:17:34 +0000 http://elmed.io/?p=24886 El primer ministro israelí ensalza el trabajo de inteligencia desarrollado por su país.

    La entrada Netanyahu: Israel ha impedido ataques terroristas con aviones en Europa aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    “A través de nuestros servicios de inteligencia, hemos procurado información que ha impedido la comisión de varios docenas de ataques terroristas a gran escala, muchos de ellos en países europeos”, afirmó el primer ministro israelí este martes ante un grupo de embajadores de países miembro de la OTAN. “Algunos de esos ataques podrían haber sido masivos, de los peores que hayáis sufrido en suelo europeo o incluso peores, porque implicaban aviación civil”.

    Netanyahu no dejó pasar la oportunidad para resaltar la paradoja de que países tremendamente críticos con Israel no dejen de reclamar al Estado judío asistencia en materia tecnológica y de inteligencia.

    La entrada Netanyahu: Israel ha impedido ataques terroristas con aviones en Europa aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    http://elmed.io/netanyahu-israel-ha-impedido-ataques-terroristas-con-aviones-en-europa/feed/ 1