Revista El Medio http://elmed.io Noticias de Medio Oriente en español Thu, 22 Feb 2018 09:18:38 +0000 es-ES hourly 1 http://wordpress.org/?v=4.2.19 Occidente debe actuar contra la creciente hostilidad de Irán en Medio Oriente http://elmed.io/occidente-debe-actuar-contra-la-creciente-hostilidad-de-iran-en-medio-oriente/ http://elmed.io/occidente-debe-actuar-contra-la-creciente-hostilidad-de-iran-en-medio-oriente/#comments Thu, 22 Feb 2018 09:18:38 +0000 http://elmed.io/?p=25063 Comunicado de la Friends of Israel Initiative.

La entrada Occidente debe actuar contra la creciente hostilidad de Irán en Medio Oriente aparece primero en Revista El Medio.

]]>
A continuación, damos cuenta de un comunicado que nos ha remitido la Friends of Israel Initiative:

Irán está atacando directamente a Israel y Occidente no debe aceptarlo. La confrontación fronteriza entre Israel e Irán el pasado 10 de febrero es una evidencia innegable de las intenciones reales del régimen de los ayatolás de dominar Oriente Medio y destruir a Israel.

La primera agresión directa y abierta de Irán contra Israel también constituye un claro indicador de la posición hegemónica que Teherán ha ganado en la región durante estos últimos años –con la aquiescencia de Occidente–. Irán controla ahora la mayor parte de la región, y ahora está apuntando a aquellos actores capaces de contrarrestar su agenda expansionista. Destruir a Israel ha sido la principal obsesión de los líderes del régimen iraní desde 1979. Sin embargo, otros aliados occidentales, como Arabia Saudí y Egipto, también viven bajo la amenaza de Irán.

Actualmente somos testigos –insistimos, con el beneplácito de Occidente– del surgimiento de un Creciente Chií liderado por Irán, que va desde Teherán a Beirut, pasando por Saná, Bagdad y Damasco. Irán busca controlar Medio Oriente y está teniendo éxito en ello. En este plan estratégico, la aniquilación del Estado judío es uno de sus principales objetivos. Occidente ha permitido a Irán erigir ese creciente chií que no solo amenaza la existencia de Israel, sino que también pone en peligro la estabilidad del Medio Oriente y la seguridad del mundo.

El último ataque muestra que Irán está dando un salto cualitativo en su hostilidad contra Israel, y probablemente seguirá presionando e incluso incrementará la escalada de violencia si no se hace nada para evitarlo.

Las malas intenciones del régimen iraní nunca han sido un secreto. El 12 de febrero, dos días después del enfrentamiento en la frontera norte de Israel, el régimen teocrático celebró a lo grande el aniversario de la Revolución Islámica en las calles de Teherán y la multitud volvió a cantar “¡Muerte a América!” ​​y “¡Muerte a Israel!”.

Irán ha estado utilizando durante años a su apoderado Hezbolá para hostigar a Israel. La organización terrorista chií es la punta de lanza de Irán en el Líbano, donde controla la política en Beirut, y en Siria, donde han apoyado al dictador y asesino en masa Bashar al Asad. Una tercera Guerra del Líbano podría estallar en cualquier momento, tal como ha advertido el High Level Military Group en su informe Hizballah’s Terror Army: How to Prevent a Third Lebanon War. Sin embargo, aún se puede prevenir.

Occidente debería adoptar medidas concretas para frenar el expansionismo de Irán en el Medio Oriente y detener las actividades de Hezbolá en Líbano, Siria y más allá de la región. Para estos fines, el acuerdo nuclear debe ser arreglado y Hezbolá en su conjunto –no sólo la denominada “ala militar”– debe estar en la lista de organizaciones terroristas. Ambas cuestiones requieren una implicación importante de los países europeos, y deben hacerlo.

El tiempo se acaba. Irán está violando directamente la soberanía del Estado de Israel y forzando enfrentamientos transfronterizos en Siria. Occidente ha sido constantemente advertido sobre este peligro; no obstante, nada fuera de lo normal se ha hecho para disuadir las intenciones de Teherán. Por el contrario, Occidente ha aplacado a Irán y ha levantado las sanciones que pesaban sobre el país por sus actividades ilícitas.

Una solución en falso para el acuerdo nuclear o una mala decisión sobre Hezbolá allanan el camino a otra agresión iraní contra Israel.

Irán hostiga hoy directamente a Israel desde Siria y el Líbano. No nos cansaremos de repetirlo: una democracia liberal similar a las occidentales ha sido atacada por una dictadura teocrática que viola los derechos humanos y promueve el terrorismo internacional. Occidente debe actuar ahora. La mejor manera de defender a Occidente es defender a Israel, como siempre ha afirmado Friends of Israel Initiative. El último ataque iraní en suelo israelí debería desencadenar una respuesta rápida de Occidente, porque la seguridad occidental también está en juego.

La entrada Occidente debe actuar contra la creciente hostilidad de Irán en Medio Oriente aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/occidente-debe-actuar-contra-la-creciente-hostilidad-de-iran-en-medio-oriente/feed/ 0
Turquía amenaza con invadir Grecia http://elmed.io/turquia-amenaza-con-invadir-grecia/ http://elmed.io/turquia-amenaza-con-invadir-grecia/#comments Thu, 22 Feb 2018 08:58:13 +0000 http://elmed.io/?p=25061 Máxima tensión en el Egeo.

La entrada Turquía amenaza con invadir Grecia aparece primero en Revista El Medio.

]]>
En un incidente que tuvo lugar menos de dos semanas después de que el Ministerio de Defensa griego anunciara que Turquía había violado el espacio aéreo griego 138 veces en un solo día, el pasado día 13 una patrullera de la guardia costera turca embistió contra una embarcación de la guardia costera griega junto a la costa de Imia, una de las numerosas islas griegas cuya soberanía reclama Turquía.

La mayor parte de la Grecia actual estuvo ocupada por el Imperio Otomano desde mediados del siglo XV hasta la Guerra de Independencia griega (1821) y la fundación del Estado griego moderno (1832). Esas islas, como el resto de Grecia, son legal e históricamente griegas, como sus nombres indican. Sin embargo, el gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) y buena parte de la oposición turca parecen tener el propósito, si no la obsesión, de invadir y conquistar esas islas griegas aduciendo que en realidad son turcas.

En diciembre, Kemal Kılıçdaroğlu, líder del principal partido opositor, el CHP [Partido Republicano del Pueblo], afirmó que cuando gane las elecciones de 2019 “invadirá y tomará 18 islas griegas del Egeo, igual que el ex primer ministro turco Bulent Ecevit invadió Chipre en 1974”. Kılıçdaroğlu dijo que no hay “ningún documento” que pruebe que esas islas pertenecen a Grecia. Meral Akşener, líder del recién creado Buen Partido, también opositor, ha defendido igualmente la invasión y conquista de las islas. “Se debe hacer lo que hay que hacer”, tuiteó el 13 de enero.

La baladronada más estridente ha sido, por supuesto, la del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que parece envalentonado después de que su invasión de la región de Afrín, en el norte de Siria, apenas haya tenido contestación. “Advertimos a los que han cruzado la línea en el Egeo y Chipre”, dijo Erdogan; y añadió:

Su coraje aguanta sólo hasta que ven a nuestros soldados, nuestros barcos y nuestros aviones… Sea lo que sea Afrín para nosotros, nuestros derechos en el Egeo y Chipre son los mismos. Jamás penséis que la exploración de gas natural en las aguas de Chipre y los intentos oportunistas en el Egeo nos pasan inadvertidos.

Igual que desbaratamos las conspiraciones [en la región] mediante las operaciones Escudo del Éufrates y Rama de Olivo [en Siria], y pronto en Mambiy y otros lugares, podemos desbaratar, y lo haremos, las conspiraciones de los que equivocan sus cálculos en nuestra frontera meridional. (…) Nuestros buques de guerra y nuestras fuerzas aéreas están vigilando atentamente la zona para intervenir de todas las maneras cuando sea necesario.

Refiriéndose a los tiempos del Imperio Otomano, Erdogan agregó:

Se equivocan los que piensan que hemos borrado de nuestros corazones las tierras de las que nos retiramos entre lágrimas hace cien años.  

Siempre que tenemos ocasión decimos que Siria, Irak y otros lugares de la geografía de nuestros corazones no son diferentes de nuestra propia patria. Estamos luchando para que no ondee ninguna bandera extranjera en ningún lugar donde se recite el adhan [la llamada a la oración].

Lo que hemos hecho hasta ahora [palidece en comparación con los] intentos y ataques aún mayores [que estamos planeando para] los próximos días, inshalá [si Alá quiere].

La dinastía y el imperio otomanos fueron fundados por un caudillo nómada turkmeno en torno al año 1300. Durante los más de 600 años del periodo otomano, los turcos otomanos, que también representaban el Califato, lanzaron periódicamente guerras yihadistas, invadiendo y ocupando territorios de tres continentes.

Los neootomanistas turcos siguen abrazando orgullosamente el concepto de yihad (la guerra santa islámica) contra los kafirs (infieles). El jefe del Directorio de Asuntos Religiosos (Diyanet), financiado por el Estado, ha calificado abiertamente la reciente invasión turca de Afrín como “yihad”.

Esa denominación tiene sentido si se tiene en cuenta que los turcos musulmanes deben su predominio demográfico en Asia Menor a siglos de persecución de los lugareños cristianos, yazidíes y judíos. En el siglo XI, los yihadistas túrquicos de Asia Central invadieron y conquistaron el Imperio Bizantino, cristiano y grecoparlante, abriendo paso a una progresiva turquificación e islamización de la región por medios como el asesinato, el secuestro, la violación y las conversiones forzosas.

En el siglo XX, el mayor asalto turco contra los cristianos se produjo con el genocidio perpetrado contra los griegos, los armenios y los asirios (siríacos/caldeos) en la Turquía otomana entre 1914 y 1923. Esto no impidió que Turquía, que sigue negando el genocidio, se convirtiese en miembro de la OTAN en 1952, perpetrara un salvaje pogromo contra los griegos de Estambul o expulsara a los griegos que quedaban en Turquía en 1964.

Precisamente porque jamás han rendido cuentas por sus actos criminales y sus agresiones, los turcos siguen amenazando la seguridad y la soberanía de sus vecinos. Ya es hora de que Occidente despierte y se plante ante Ankara.

© Versión original (en inglés): Gatestone Institute
© Versión en español: Revista El Medio

La entrada Turquía amenaza con invadir Grecia aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/turquia-amenaza-con-invadir-grecia/feed/ 0
La sharia está haciendo presa en Turquía http://elmed.io/la-sharia-esta-haciendo-presa-en-turquia/ http://elmed.io/la-sharia-esta-haciendo-presa-en-turquia/#comments Wed, 21 Feb 2018 11:27:53 +0000 http://elmed.io/?p=25057 "La educación es un pilar fundamental en los esfuerzos de Erdogan por cubrir todo el país con la membrana de la sharia".

La entrada La sharia está haciendo presa en Turquía aparece primero en Revista El Medio.

]]>
Por su interés, damos cuenta por extenso de un artículo recientemente publicado por Soner Cagaptay, biógrafo de Recep Tayyip Erdogan, en el Washington Post:

En las últimas semanas, funcionarios turcos están rompiendo con las décadas precedentes en lo que sigue siendo, por lo menos nominalmente, una república laica: han empezado a describir el despliegue militar turco en Siria como una “yihad”. Durante los dos primeros días de la operación, que comenzó el 20 de enero, el Directorio de Asuntos Religiosos ‘ordenó’ a las casi 90.000 mezquitas del país que difundieran por los altavoces de sus minaretes la sura coránica Al Fath, “la oración de la conquista”. Encumbrar la yihad, que sanciona la violencia contra quienes “ofenden al islam”, es un paso crucial a la hora de extender el manto de la sharia sobre la sociedad. Por desgracia, parece que Turquía se mueve lentamente en esa dirección.

(…)

Tal como suele practicarse, la sharia (…) no es [sólo] una vestimenta oscura o el hacha de un verdugo, sino un velo impermeable que envuelve a toda la sociedad. (…) como fuerza política, la sharia toma su poder de mecanismos de presión sociales y gubernamentales. Juntos, coartan a la ciudadanía para que se adhiera al ámbito conservador del islam.

Turquía, fundada como república laica por Mustafa Kemal Ataturk al término de la Primera Guerra Mundial, se las apañó durante largo tiempo para mantener la sharia fuera de la esfera oficial, lo que hacía de ella un caso aparte entre las naciones de mayoría musulmana. Y aunque el sistema constitucional laico pervive, mis propias investigaciones, las encuestas y los últimos acontecimientos dan cuenta de un peligroso giro.

En los últimos años, el Gobierno de Recep Tayyip Erdogan ha restringido las libertades individuales y sancionado a individuos por “insultar al islam” o por llevar a cabo prácticas islámicas de manera negligente. Desde noviembre de 2017, la Policía Nacional –controlada por el Gobierno– monitoriza los comentarios en la Red relacionados con la religión y reprime la libertad de expresión cuando los encuentra “ofensivos para con el islam”. (…) se ha convertido en frecuente el arresto de quienes critican al islam en público.

(…)

La educación es un pilar fundamental en los esfuerzos de Erdogan por cubrir todo el país con la membrana de la sharia. El sistema educativo, como la Policía, está bajo el control del Gobierno central, y el Ministerio de Educación presiona a los ciudadanos para que consientan las prácticas conservadoras islámicas en las escuelas públicas.

(…)

Pero quienes esperan que Erdogan proclame la ley islámica en Turquía tendrán que esperar un tiempo. El cambio se no producirá de la noche a la mañana. Tendrá lugar gradualmente, a medida que vaya cayendo el velo de la sharia.

La entrada La sharia está haciendo presa en Turquía aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/la-sharia-esta-haciendo-presa-en-turquia/feed/ 1
Asad se ensaña con Guta http://elmed.io/asad-se-ensana-con-guta/ http://elmed.io/asad-se-ensana-con-guta/#comments Wed, 21 Feb 2018 10:45:14 +0000 http://elmed.io/?p=25054 Más de 250 muertos en 48 horas.

La entrada Asad se ensaña con Guta aparece primero en Revista El Medio.

]]>
Las fuerzas del dictador sirio, con la sustancial ayuda de sus aliados rusos, han masacrado a más de 250 personas en el distrito damasceno de Guta en las últimas 48 horas.

Se está informando de que el enclave rebelde –que en otras ocasiones ha sido víctima de ataques químicos– está padeciendo la más sanguinaria campaña de bombardeos de los últimos tres años.

La entrada Asad se ensaña con Guta aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/asad-se-ensana-con-guta/feed/ 1
Las 'operaciones de paz' de Turquía http://elmed.io/las-operaciones-de-paz-de-turquia/ http://elmed.io/las-operaciones-de-paz-de-turquia/#comments Wed, 21 Feb 2018 10:04:40 +0000 http://elmed.io/?p=25052 Ankara se comporta en Afrín con el mismo salvajismo que desplegó en Chipre en 1974.

La entrada Las 'operaciones de paz' de Turquía aparece primero en Revista El Medio.

]]>
El pasado 20 de enero Turquía lanzó una ofensiva militar contra las fuerzas kurdas respaldadas por EEUU en el distrito de Afrín, en el norte de Siria. La ofensiva, cuyo irónico nombre en clave era operación Rama de Olivo, fue orgullosamente descrita por el presidente del Parlamento turco, Ismaíl Kahraman, como “yihad”, una guerra santa sin la que “no puede haber progreso”.

Haciéndose eco de ese sentimiento, los grandes medios turcos, tanto partidarios como detractores del Gobierno, apoyaron la invasión de Afrín utilizando similares eslóganes yihadistas. Uno que no lo hizo fue el diario turco-chipriota Afrika, que la comparó con la invasión turca de Chipre, en 1974, en lo que los turcos denominaron una “operación de paz”.

En una columna en la que criticaba las invasiones turcas en la región, el propietario y director de Afrika, Şener Levent, escribió:

A Turquía se le ocurren unos nombres atroces para sus operaciones bélicas. Lo de Chipre fue una “operación de paz”. Lo que estamos viendo en Siria es la “operación rama de olivo”. Nosotros fuimos testigos de la operación de paz. Eran bombas y no flores de la paz lo que nos llovía desde los aviones. Vuestros heroicos pilotos bombardearon incluso un hospital psiquiátrico en Nicosia. En Maraş [la localidad chipriota de Varosha] vi un cadáver atrapado entre dos plantas de un hotel bombardeado. ¿Fue el símbolo de la operación de paz? Los prisioneros eran ejecutados por pelotones de fusilamiento… Violaban a las mujeres… Y un soldado cortaba las orejas a sus víctimas…. Todo eso eran símbolos de paz, ¿no?

Ahora viene la ‘operación Rama de Olivo’. Pero son semillas de muerte, y no olivas, lo que está lloviendo sobre Afrín.

Indignado por estas palabras, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, atacó a Afrika tachándolo de “periódico miserable del norte de Chipre” y llamó a sus “hermanos del norte de Chipre (…) a responder como es debido”.

Al día siguiente, 22 de enero, Afrika informó de que se había lanzado una campaña en las redes sociales en la que se llamaba a protestar ante la sede del periódico.

El alcalde de Büyükkonuk [la localidad chipriota de Komi Kebir] fue con todo el equipo municipal. La Asociación Cultural Mar Negro emitió un comunicado en el que se decía: “El caudillo [Erdogan] ha respondido (…) nuestros hermanos (…) deberían responderle como es debido”.

Pero los periodistas de Afrika se mantuvieron firmes y escribieron:

Podéis llamarla [a la ofensiva en Afrín] conquista; nosotros lo llamaremos invasión. Vosotros queréis la guerra y nosotros queremos la paz. ¿Acaso esperáis que aplaudamos vuestro baño de sangre? Podéis esperar sentados. Vuestra cultura matonesca no puede vencer a nuestra cultura chipriota.

Sin embargo, las protestas se tornaron rápidamente en violentas. Unos atacaron la sede del periódico y otros los vitorearon; arrancaron y destruyeron el rótulo del periódico y pusieron una bandera turca en su lugar. Después, allanaron y saquearon la redacción. En un vídeo del incidente se oye decir a un trabajador:

Estamos intentando protegernos, ya que la Policía no interviene. Están rompiendo todas las ventanas y la Policía se limita a esperar y mirar como si nada. Nuestro edificio está rodeado por un grupo de fascistas.

Con un titular que decía “Vinieron a matar: la orden vino de arriba [Erdogan]”, el periódico relató así el incidente:

Ante la mirada de la Policía, nos atacaron con piedras (…) No dejaron una puerta ni una ventana sin romper. Se encaramaron a un mástil que hay ante el edificio y saltaron a un balcón. Gracias a la intervención de unos pocos policías abnegados se evitó una matanza en el último momento.

No es la primera vez que Afrika o su propietario, Levent, sufren la presión y el acoso del régimen turco. Según un reportaje del New York Times de 2003,

Levent ha perdido la cuenta de la catarata de demandas que pesan sobre él. “Creo que hay más de cien causas en tribunales civiles y militares”, dijo.

Ha estado en la cárcel dos veces y recibido amenazas de muerte. Le han confiscado su equipo y atentado contra su imprenta. Nada de esto ha logrado silenciar a Afrika. En todo caso, ha armado de valor a Levent y a sus dos hermanos, que le ayudan a dirigir el periódico independiente, que cuenta con veinte empleados.

Levent declaró al NYT:

Aquí puedes llevar una vida normal si te quedas callado, si no dices la verdad: que vivimos bajo la ocupación turca, y que gran parte de nuestro territorio es una zona militar a la que no podemos acceder.

Turquía pasó a formar parte de la OTAN en 1952. Veintidós años después, en 1974, el Ejército turco invadió brutalmente Chipre, un país prácticamente indefenso que no tiene fuerza aérea, marina ni ejército, sólo una pequeña guardia nacional.

Haciendo caso omiso de todos los llamamientos de Naciones Unidas, el Ejército turco procedió a matar a al menos 5.000 grecochipriotas, encerró a otros muchos miles en campos de concentración y violó a grecochipriotas de todas las edades desde los 12 a los 71 años, según el Comité Europeo de Derechos Humanos. Destruyeron numerosas iglesias y convirtieron otras en mezquitas, establos o depósitos militares con el propósito, entre otros, de borrar todo rastro histórico helénico y cristiano de la isla mediante la destrucción de su patrimonio cultural.

El Ejército turco maltrató y aterrorizó a al menos 170.000 grecochipriotas y los obligó a huir a la zona sur de la isla, la no ocupada; les quitó sus propiedades y se las dio a colonos ilegales procedentes de Turquía. Así es como Ankara creó por la fuerza una mayoría turca en la parte norte de la isla, protegida por los soldados que siguen desplegados allí.

Tras su limpieza étnica contra los grecochipriotas, Turquía ocupa aún el 38% del territorio de la República de Chipre. El territorio ocupado se ha transformado en una provincia turca en todo salvo en el nombre.

En un artículo de 2009 titulado “Gender and Genocide: Armenian and Greek Women Finding Positive Meaning in the Horror” (“Género y genocidio: las mujeres armenias y griegas y su búsqueda de un significado positivo en el horror”), las investigadoras Artemis Pippinelli y Ani Kalayjian escribieron:

En Chipre sigue habiendo 40.000 soldados turcos, cuya presencia impide que se protejan los derechos humanos de los grecochipriotas. La Comisión Europea y el Tribunal de Derechos Humanos han declarado a Turquía culpable de vulnerar sistemáticamente los derechos humanos, incluidos el derecho a la vida, a la propiedad, a la libertad y a la seguridad de las personas, a la libertad de opinión, conciencia y religión [y a no ser discriminado].

Sin embargo, Turquía se sigue refiriendo a los acontecimientos de 1974 –que comprenden asesinatos múltiples, torturas, secuestros y violaciones y que convirtieron a miles de chipriotas en refugiados en su propio país– como una “operación de paz”. También sigue tratando de silenciar a cualquiera que se atreva a criticar la invasión y sus crímenes.

Incluso a George Orwell le impresionaría el doblepensamiento y la neolengua turcos.

© Versión original (en inglés): Gatestone Institute
© Versión en español: Revista El Medio

La entrada Las 'operaciones de paz' de Turquía aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/las-operaciones-de-paz-de-turquia/feed/ 1
¿Un Estado palestino? ¿Qué podría salir mal? http://elmed.io/un-estado-palestino-que-podria-salir-mal/ http://elmed.io/un-estado-palestino-que-podria-salir-mal/#comments Tue, 20 Feb 2018 11:00:08 +0000 http://elmed.io/?p=25050 "Básicamente, todo".

La entrada ¿Un Estado palestino? ¿Qué podría salir mal? aparece primero en Revista El Medio.

]]>

“Las historias para no dormir del Likud son bien conocidas. Después de todo, también dijeron que lloverían cohetes desde Gaza. Desde hace un año, Gaza está en gran parte gobernada por la Autoridad Palestina. No ha habido un solo cohete. Ni lo habrá”. (Isaac Rabín, entrevista de radio, 24 de julio de 1995).

En la historia de la política internacional ha habido numerosas ideas que resultaron ser miopes y estúpidas. Pero pocas –o ninguna– más que la de imponer la estadidad a los árabes palestinos, mal concebida y condenada al fracaso. Lo peor de esta majadería que ha devenido fiasco fatal es que era algo no sólo completamente predecible, sino insistentemente predicho.

Lo más desconcertante –perverso, en realidad– es el hecho de que un Estado palestino acabaría muy seguramente representando la mera antítesis de los valores invocados por parte del establishment de la izquierda progresista para su fundación.

Cleptocracia corrupta o teocracia tiránica

Al fin y al cabo, hay pocos motivos para pensar que fuera otra cosa que una tiranía de una mayoría musulmana, misógina y homófoba y un bastión de grupos terroristas islamistas caracterizado por la discriminación contra las mujeres y las niñas, la persecución a los homosexuales y los disidentes políticos y la supresión de las confesiones no musulmanas. De hecho, sus devotos de la izquierda progresista nunca han aportado un solo argumento remotamente convincente en contrario. Tampoco lo ha hecho el precedente empírico sentado desde que los nefastos Acuerdos de Oslo de 1993 iniciaran el proceso de espolear al autogobierno a unos árabes palestinos no preparados para ello.

Desde el triunfante retorno de Yaser Arafat a Gaza, en julio de 1994, y a pesar de la cuantiosa ayuda financiera, el apoyo internacional casi unánime y una serie de Gobiernos israelíes cuya maleable indulgencia para con las constantes tropelías palestinas ha superado los límites de la razón y el sentido común, los árabes palestinos no han sido capaces de crear nada remotamente parecido a una sociedad sostenible y productiva. En realidad, lo único que han logrado producir es una cleptocracia corrupta (Fatah) y una teocracia tiránica (Hamás).

Por lo tanto, después de un cuarto de siglo, y a pesar de las enormes ventajas de que ha disfrutado –que demostrablemente aventajan por mucho a las que cualquier otro movimiento de liberación nacional haya tenido a su disposición–, los líderes arabo-palestinos no han estado a la altura. Lo único que han brindado a su pueblo es una entidad insostenible y dividida, con un sistema de gobierno disfuncional, apenas capaz de celebrar siquiera unas elecciones municipales; y una economía raquítica, socavada por la corrupción y el enchufismo, con un sector privado minúsculo y un sector público abotargado, manifiestamente insostenible sin la generosidad de su supuesto opresor, Israel.

La más grave acusación contra la fórmula de los dos Estados

Gaza, donde el engañoso experimento de los dos Estados echó a andar en 1994, desatando un arrebato de optimismo delirante, se ha convertido en su más grave prueba de cargo, tanto para los judíos como para los árabes.

Sobre los árabes de Gaza, asediados por las aguas residuales, se cierne el fantasma del desastre humanitario: el 90% del suministro de agua no es apto para el consumo, sólo hay energía eléctrica durante unas pocas horas al día, y la estratosférica tasa de paro está en algún punto entre el 40 y el 60%. No es de extrañar que una reciente encuesta revelara que sólo el 6% de los gazatíes tienen una percepción positiva de las condiciones predominantes en el enclave, mientras que casi el 80% las considera malas o muy malas.

Para los judíos de Israel, desde que el control de Gaza pasara a manos arabo-palestinas, la Franja es un vivero para el terrorismo y el origen de numerosos ataques letales.

La evacuación unilateral de Israel de 2005, con la demolición de prósperos asentamientos judíos y la eliminación de cualquier vestigio de toda presencia judía –que incluyó la exhumación de tumbas y el traslado de cementerios por temor a que las hordas arabo-palestinas los profanasen–, no logró atemperar el fervor judeófobo de los gazatíes. De forma significativa, la única presencia judía que dejó Israel fueron dos docenas de sinagogas, que fueron inmediata y totalmente arrasadas por frenéticas turbas árabes.

Tremenda mejora de las capacidades terroristas

Además, si hubo alguna esperanza de que la salida de Israel de Gaza sirviera de acicate para que los líderes arabo-palestinos dejaran de concentrarse en la actividad terrorista y lo hicieran en la de poner en pie un Estado, se disipó enseguida.

De hecho, sucedió todo lo contrario. Aprovechándose de la ausencia de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF), las organizaciones terroristas arabo-palestinas de Gaza se dieron febrilmente a la tarea de mejorar sus capacidades para infligir daños a Israel y a los israelíes. Cuando Israel se retiró de la Franja, los cohetes de que disponían las organizaciones terroristas palestinas tenían un alcance de apenas 5 kms y podían portar una carga explosiva de alrededor de 5 kg; hoy tienen un vasto arsenal de misiles, algunos de los cuales tienen un alcance superior a los 100 kms y cabezas explosivas de 100 kg. Es decir, sus capacidades se han multiplicado por diez.

Asimismo, han desarrollado nuevas capacidades apenas concebibles en 2005, como una fuerza naval para atacar a Israel desde el mar. Pero se podría decir que el desarrollo más amenazador es la excavación de una vasta red de túneles, algunos de los cuales llegan hasta Israel, para facilitar incursiones que tengan por objeto matar o secuestrar a ciudadanos o soldados israelíes.

Los incesantes ataques terroristas procedentes de Gaza forzaron a Israel a llevar a cabo tres operaciones militares a gran escala (2008, 2012 y 2014) para tener algo parecido a la calma en su frontera sur, y una cuarta ronda parece cada vez más inevitable, dado que se siguen lanzando cohetes contra centros civiles israelíes.

Campañas costosas y un número considerable de víctimas

Esas campañas causaron no pocas víctimas israelíes: casi cien muertos y bastante más de mil heridos. Los palestinos sufrieron pérdidas mucho mayores, entre otras razones por la táctica de Hamás de usar civiles como escudos humanos.

Además, dichas campañas costaron a la economía israelí miles de millones de dólares –en gasto militar y civil directo, así como en producción perdida–, mientras millones de israelíes se vieron atrapados en refugios durante semanas y los centros de las ciudades y pueblos del país estuvieron sometidos a un bombardeo constante (v. aquí, aquí y aquí).

A esto hay que añadir el enorme coste de proteger a la población civil de los ataques continuos en periodo de entreguerras con, por ejemplo, estructuras reforzadas en viviendas, edificios públicos, centros educativos y guarderías.

Por supuesto, Israel se ha visto también obligado a invertir enormes cantidades de dinero en encontrar una respuesta eficaz a la amenaza que representan los cohetes, misiles y túneles de los terroristas. Lo primero dio como fruto la muy eficaz Cúpula de Hierro, que en general ha mantenido a la población civil a salvo de los ataques aéreos interceptando proyectiles normalmente muy baratos y toscos con otros muy caros y sofisticados. Los túneles han resultado ser un problema más difícil, e Israel ha destinado ingentes recursos a buscar una solución. Los éxitos recientes en el descubrimiento y destrucción de algunos de esos túneles sugieren que se han logrado avances importantes.

Además de estos esfuerzos tecnológicos, Israel ha emprendido la construcción de una barrera física antitúneles a lo largo de toda la frontera con Gaza –que se extiende a lo largo de más de 50 kilómetros–, a la que el jefe del Estado Mayor de las IDF, general Gadi Eizenkot, se ha referido como “el proyecto de mayor envergadura” de los emprendidos por el Ejército israelí. Esta barrera gigante, que según las informaciones prevé penetrar en el mar, constará de un muro que se elevará seis metros sobre el suelo y de una barrera de cemento subterránea, repleta de sensores avanzados, que alcanzará profundidades de 40 metros.     

Una Gaza gigante mirando desde arriba a Tel Aviv

Teniendo en cuenta el rotundo fracaso de la empresa de conferir la autodeterminación a los árabes palestinos –y el enorme coste que ha supuesto–, parece completamente incomprensible ya no que se insista en lo mismo, sino que crezcan las demandas en tal sentido.

A pesar de la demostrada incapacidad de los árabes palestinos para afrontar con éxito los retos de la autodeterminación –incluso a la minúscula escala de Gaza–, la presión por ampliar el experimento al territorio de Judea-Samaria persiste, contra el sentido común y la honestidad intelectual.

Quizá la mejor ilustración de la magnitud de este condenado disparate sea el tamaño, coste y complejidad de la citada barrera antitúneles.

Si las IDF evacuasen Judea-Samaria, hay pocos motivos para pensar que ese territorio no fuese a seguir el mismo camino que Gaza para acabar degenerando en una tiránica teocracia islámica. Quienes abogan por la evacuación no han proporcionado –ni podrían hacerlo– garantía convincente alguna de que no será así. Desde luego, ese resultado no se puede considerar completamente implausible, de ahí que la planificación estratégica de Israel deba tenerlo en cuenta como una posibilidad con la que perfectamente podría tener que lidiar.

Por consiguiente, si la evacuación israelí de Gaza obligó a construir una barrera de miles de millones de shékels para proteger el sur del país, escasamente poblado y en su mayor parte rural, sin duda la evacuación de Judea-Samaria obligaría a construir una barrera similar para proteger zonas densamente pobladas y en gran medida urbanas.

Habría, sin embargo, varias diferencias importantes. Porque, a diferencia de Gaza, que tiene una frontera de 50 kilómetros con Israel, cualquier posible entidad arabo-palestina en Judea-Samaria tendría una frontera de hasta 500 kilómetros (puede que más). Además, a diferencia de Gaza, que no tiene superioridad topográfica sobre los territorios que la rodean, las colinas calcáreas de Samaria dominan prácticamente todos los grandes aeródromos de Israel (civiles y militares), sus principales puertos y bases navales, sus infraestructuras vitales (centrales de producción y distribución de luz y agua, redes de comunicaciones y transporte), sus centros de mando civil y militar y el 80% de su población y de su actividad comercial.

En estas condiciones, la desmilitarización [de la entidad palestina] es prácticamente irrelevante, como demuestra la supuestamente desmilitarizada Gaza. Porque incluso sin una fuerza aérea, naval y acorazada convencionales, unos rebeldes con un adiestramiento elemental y armas improvisadas podrían perturbar completamente la vida socioeconómica de Israel, con o sin la complicidad del régimen de turno, que, dada su naturaleza despótica, se dedicaría muy poco al bienestar del ciudadano medio.

Ante a esta sombría perspectiva, cualquier Gobierno israelí tendría que resignarse a la recurrente paralización de la economía, la acumulación de víctimas civiles y la disrupción de la vida cotidiana, o responder constantemente con represalias a gran escala, con los consecuentes daños colaterales entre la población árabe palestina no beligerante y la condena internacional por el presunto uso de una “fuerza desproporcionada”.

¿Qué podría salir mal?

No sólo la desmilitarización [del Estado palestino] es en gran medida irrelevante. También lo es la supuesta sinceridad de cualquier posible socio para la paz palestino. Porque, sea cual sea el acuerdo alcanzado, no se puede asegurar su perdurabilidad.

Aun en el improbable caso de que apareciera un líder palestino con la autoridad y la honestidad necesarias para cerrar un acuerdo vinculante con Israel, sería sin duda apartado del poder –por los votos o por las botas–, como demuestra claramente el precedente de Gaza. Todas las peligrosas concesiones que se le harían habida cuenta de su sinceridad las asumiría un sucesor mucho más hostil, cuyo credo político se basaría seguramente en renegar de las concesiones hechas a la “insidiosa entidad sionista”.

Así las cosas, en función de los precedentes y los análisis políticos serenos, existen todos los motivos para pensar –y muy pocos para no hacerlo– que cualquier Estado palestino creado en cualquier área evacuada por Israel degeneraría rápidamente en una Megagaza que miraría desde arriba al Gran Tel Aviv, con todos los peligros asociados que acarrearía.

Así que, a la pregunta de qué podría salir mal, habría que responder: “Básicamente, todo”.

© Versión original (en inglés): The Algemeiner
© Versión en español: Revista El Medio

La entrada ¿Un Estado palestino? ¿Qué podría salir mal? aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/un-estado-palestino-que-podria-salir-mal/feed/ 1
Oriente Medio sigue necesitando más democracia http://elmed.io/oriente-medio-sigue-necesitando-mas-democracia/ http://elmed.io/oriente-medio-sigue-necesitando-mas-democracia/#comments Fri, 16 Feb 2018 13:15:04 +0000 http://elmed.io/?p=25046 Bush y los neoconservadores no iban ni mucho menos desencaminados.

La entrada Oriente Medio sigue necesitando más democracia aparece primero en Revista El Medio.

]]>
La estabilidad en Oriente Medio siempre ha sido un objetivo estratégico para Occidente. Actualmente, también para Oriente: China, como ya comentamos, se está convirtiendo en una influencia exterior clave en la zona; y qué decir de Rusia.

No es para menos, desde la región sale mucho petróleo, y es además la bisagra que une a Europa con el Lejano Oriente. Para lograr la estabilidad, después de hacer mal uso de la escuadra y el cartabón (en su día recordamos los cien años de Sykes-Picot), y con la excepción única y democrática de Israel, los occidentales instalaron hombres fuertes en los países de nueva creación; a veces, los sátrapas pertenecían a minorías que gobernaban sobre las mayorías étnicas y religiosas de los países en cuestión (Sadam Hussein era un suní que gobernó un país de chiíes, y los Asad alauitas gobiernan un país de suníes). Si semejante olla a presión no estalló antes se debió a la dura represión que esos regímenes ejercieron sobre sus poblaciones.

Occidente prefirió las atrocidades, la mano de hierro y la corrupción de los gobernantes árabes antes que el caos. Que guerrearan de tanto en cuanto contra Israel era una preocupación menor. Lo importante era la estabilidad y el flujo de los recursos energéticos.

Este amalgama de mala gobernanza, soldadesca salvaje y corrupción rampante fue el caldo de cultivo para que el radicalismo islámico se extendiera por Oriente Medio y el norte de África. El primer aviso fue en 1979, cuando los excesos del sah Reza Pahlevi propiciaron una revolución, finalmente secuestrada por los ayatolás, que devino en la actual teocracia iraní. Occidente no vio venir el derrocamiento del sah y el ascenso de Jomeini, ciertamente; como tampoco vio venir la Primavera Árabe en 2011. Pasados siete años, Túnez es el único país que ha mejorado tras la Primavera Árabe; los demás han devenido Estados fallidos (Libia, Irak, Yemen) o reforzado el antiguo modelo de hombres fuertes (Egipto y Siria).

La derrota del Estado Islámico es una noticia positiva, pero las botas sobre el terreno no son suficientes. Además de la expansión iraní y los dos grandes bloques que se están formando (suníes e Israel contra chiíes e Irán), la región sigue sumida en una incertidumbre peligrosa. Qué hacer a largo plazo y vislumbrar cuál puede ser la mejor solución para que Oriente Medio deje de ser un polvorín es una materia de debate constante.

El siempre polémico Mordejai Kedar, criticando la visión occidental de Oriente Medio, sostiene que el mejor modo de organización política para la región son los emiratos, pequeños Estados monotribales; de hecho Kedar es autor de la controvertida solución de ocho Estados para el conflicto entre israelíes y palestinos (con siete pequeños emiratos palestinos, uno para cada tribu arabo-palestina). En su visión, en Oriente Medio no hay alteridad –empatía con el otro–, por lo que, en lugar de hacer convivir a tribus, sectas y grupos étnicos diferentes, hay que separarlos. La visión de Kedar es muy pesimista, y si atendemos a los actuales emiratos se trata de un pack que no incluye la democracia, los derechos humanos y la tolerancia religiosa.

El anterior embajador británico en Siria y Arabia Saudí, Andrew Green, que ha liderado proyectos en Oriente Medio como Medical Aid for Palestinians, Concordis or Christian Solidarity Worldwide, también se mantiene en el pesimismo y afirma que la democracia no es la solución en la región; lo argumenta de forma sucinta:

La razón fundamental de nuestro fracaso es que la democracia, tal como la entendemos, simplemente no funciona en los países de Medio Oriente, donde la familia, la tribu, la secta y las amistades personales triunfan sobre el aparato del Estado. Estas, ciertamente, no son sociedades gobernadas por el Estado de Derecho. Por el contrario, se las describe mejor como sociedades de ‘favor por favor’.

Scott Mastic, vicepresidente del International Republican Institute, presentó el pasado noviembre ante el Comité de Asuntos Exteriores del Congreso de los EEUU una visión distinta. Mastic apuntó, y con razón, que un mal gobierno motiva conflictos, y que la corrupción, el abuso de poder y la mala administración son indicadores de una futura inestabilidad. Una paz duradera no puede alcanzarse sin Gobiernos receptivos al sentir de la ciudadanía. En Iraq y en Libia, que siguen siendo estados fallidos, lo único que está realmente funcionando son los Gobiernos municipales, que están adquiriendo un protagonismo creciente. Mastic recomienda, para lograr avances democráticos en Oriente Medio, promover una mejor gobernanza, el empoderamiento de las mujeres, la inclusión de la juventud y de la sociedad civil, luchar contra la corrupción y celebrar elecciones democráticas. Ciertamente, de materializarse, son las mejores recetas contra el autoritarismo y contra el radicalismo islámico.

Bush y los neocons se equivocaron en los métodos, pero tenían algo de razón en su objetivo de democratizar Oriente Medio. Según dice Francis Fukuyama en Orden y decadencia política, la región no será estable mientras no haya instituciones fuertes e independientes que garanticen el respeto a la ley, los gobernantes rindan cuentas y haya espacio para la sociedad civil. Hasta entonces, la región seguirá siendo lo que es hoy, un campo de batalla de todos contra todos abocado al estallido de un conflicto a gran escala.

Sí, Oriente Medio sigue necesitando más democracia.

La entrada Oriente Medio sigue necesitando más democracia aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/oriente-medio-sigue-necesitando-mas-democracia/feed/ 0
Mahmud Abás vs. David ben Gurión http://elmed.io/mahmud-abas-vs-david-ben-gurion/ http://elmed.io/mahmud-abas-vs-david-ben-gurion/#comments Thu, 15 Feb 2018 10:23:56 +0000 http://elmed.io/?p=25044 Hemos de hablar de nuevo de nuestra historia; a nuestro pueblo y al mundo entero.

La entrada Mahmud Abás vs. David ben Gurión aparece primero en Revista El Medio.

]]>
El discurso que el presidente de la Autoridad Palestina (AP), Mahmud Abás, dio el pasado 14 de enero ante el Comité Central de la OLP duró dos horas. Dejando de lado la frase “Ojalá tu casa quede destruida” que dirigió al presidente Trump –y que adquirió el rango de titular–, el examen histórico del sionismo y del conflicto israelo-palestino que hizo Abás se basó en la crítica a Israel. Según el primer ministro Netanyahu, puso de relieve el meollo del conflicto: “El rechazo palestino a la existencia de un Estado judío, con independencia de sus fronteras”.

A los palestinos –especialmente a los más jóvenes–, buena parte del discurso les debió de resultar una aburrida lección de historia. Pero los discursos políticos de ese tipo a menudo están pensados para más de una audiencia. En este caso, el principal destinatario era la sociedad israelí, así como la comunidad internacional.

Siguiendo tendencias legales y morales especialmente demandadas en Europa Occidental, Abás se centró de nuevo en los aspectos del sionismo supuestamente problemáticos. Su análisis histórico no pasa el menor test fáctico, pero es acríticamente aceptado en numerosos círculos, lo que representa un auténtico desafío para los políticos y formadores de opinión israelíes.

Bajo cualquier parámetro histórico, la revolución sionista –el increíble reagrupamiento de los dispersos y el establecimiento de un floreciente y muy exitoso Estado de Israel– es un fenómeno único e inaudito. Quienes insisten en verlo como una oleada migratoria más en el marco de los movimientos globales de población del siglo XX no comprenden la auténtica naturaleza de esa revolución.

Abás incidió en el punto clave que, a su juicio, hace a los palestinos la víctima principal del sionismo: si los judíos anhelaban un refugio seguro y la comunidad internacional quería procurarles uno, ¿por qué tenía que ser en Palestina, y a costa de los palestinos?

De todos los líderes del movimiento sionista, fue el padre fundador de Israel, David ben Gurión, quien se dedicó más extensamente a ese tipo de argumentos. A continuación citaré varios pasajes del discurso de Abás, acompañados de declaraciones de Ben Gurión sobre el mismo asunto.

– Abás: “¿Cómo empezó el problema en nuestra región? Hablan de la Declaración Balfour, promulgada hace cien años. Nos critican: ¿por qué habláis de algo que ocurrió hace cien años?; y nosotros decimos: seguiremos hablando de la Declaración hasta que Gran Bretaña pida disculpas y reconozca el Estado palestino”.

– Ben Gurión: “Nuestro derecho a la Tierra de Israel no deriva del Mandato [Británico] ni de la Declaración Balfour. Es previo. La Biblia es nuestro Mandato (…) Puedo decir en nombre del pueblo judío: la Biblia es nuestro Mandato; la Biblia, que fue escrita en hebreo y en esta misma tierra, es nuestro Mandato. Nuestro derecho histórico existe desde que existe el pueblo judío, y la Declaración Balfour y el Mandato lo reconocen y confirman”. (Testimonio prestado ante la Comisión Real Peel, enero de 1937, Bamaarja, vol. 1, pp. 77-78).

Una patria no es un regalo y no se adquiere por derechos y contratos políticos. No se compra con oro ni se conquista por la fuerza, sino que se levanta con sudor. Esta patria es la creación histórica y la empresa colectiva de un pueblo, el fruto del trabajo físico, espiritual y moral de sucesivas generaciones (…) La Tierra de Israel será nuestra no cuando así lo concedan los turcos, los ingleses o la próxima conferencia de paz (…), sino cuando nosotros, los judíos, la construyamos. Obtendremos el derecho auténtico y definitivo sobre esta tierra no de terceros, sino de nuestro trabajo. Para que la Tierra de Israel sea nuestra, la construiremos; la misión de nuestro movimiento revivalista es la construcción de la tierra” (Nueva York, septiembre de 1915, Memaamad Leam, p. 10).

– Abás: “El pensador egipcio Abdalwahab al Masri describió la entidad sionista de esta forma: ‘El objetivo de la creación de Israel es el establecimiento de un Estado colonial que no tiene conexión alguna con el judaísmo; es decir, explota a los judíos para sus fines’”.

–Ben Gurión: “La judía es una religión nacional, y encapsula toda las experiencias históricas del pueblo de Israel desde su concepción hasta el presente; de ahí que no sea fácil distinguir entre el aspecto nacional y el religioso” (Kojavim Veafar, p. 128).

El sionismo es una lucha fervorosa por la eternidad de Israel, y en estos años la eternidad de Israel se materializa en el Estado de Israel y en el Libro de Libros” (Kojavim Veafar, p. 155).

“El sionismo, como la fe del pueblo de Israel a través de las generaciones, determina que la Tierra de Israel podría resolver la cuestión judía por completo. No es una solución parcial para un pueblo, o para una parte de un pueblo, sino una solución total para todo un pueblo. Esto es, para cada judío que necesite y desee vivir en su patria ancestral. (…) El pueblo de Israel nunca ha creído en una dualidad de materia y espíritu. Sin su presencia física, la presencia espiritual del pueblo no puede sostenerse. El centro espiritual del pueblo judío sólo puede existir en un lugar terrenal”. (Discurso ante el 20º Congreso Sionista, agosto de 1937, Bamaarja, vol. 1, p. 238).

El Estado de Israel es fruto de la ancestral idea de la redención del pueblo judío (…) con el establecimiento del Estado, la visión redentora no se ha cumplido, porque la inmensa mayoría del pueblo judío aún sigue dispersa entre las naciones, y el Estado judío aún no es el cumplimiento de la redención judía, sólo es la vía principal para su redención” (Kojavim Veafar, p. 92).

–Abás: “Herzl fue una persona instruida que sabía de teatro y poesía y no tenía conexión con el sionismo. Sólo se ocupó del asunto cuando la cuestión judía empezó a emerger en Europa. Los judíos estaban desesperados por sus problemas generales y las crisis de sus comunidades, no por su religión”.

–Ben Gurión: “Desde un punto de vista judío, el sionismo no es sólo una huida de la persecución y las leyes restrictivas sino, en primer lugar, el amor a una patria y a la idea de la puesta en pie de un Estado-nación. Nuestro sionismo es un compuesto de ideología nacional, amor a la tierra y aspiración a la independencia política. Y de un deseo y una necesidad de asentarnos en la Tierra de Israel. Si al sionismo le quitas el centenario amor por la patria ancestral y la aspiración política a la independencia, se queda vacío de contenido”  (Bama’archa, vol. 2, p. 48).

“La definición del objetivo final del sionismo es nada menos que la redención completa y total del pueblo de Israel en su tierra, la reagrupación de los dispersos en el exilio y la soberanía nacional” (febrero de 1937, Bamaarja, vol. 1, p. 190).

“Lo que ocurrió en la Tierra de Israel el año pasado, lo que pasa cada día con los judíos en el Yemen, arroja una cruel luz sobre las posibilidades de que una minoría judía tenga un centro espiritual en un entorno árabe. Algunos de los campeones de la mayoría y del Estado judío distorsionan igualmente el verdadero contenido del sionismo. Una mayoría judía, ¿ese es de hecho el objetivo? Asumamos que hay un millón de árabes en el país. ¿Será la presencia de un millón más uno de judíos la solución para la cuestión judía? La realización del sionismo no depende del número de no judíos en el país, sino del número de judíos que tengan la capacidad y el deseo de asentarse ahí. No es el número de no judíos lo decisivo, sino el deseo y la necesidad del pueblo judío y de la capacidad del país, y tal capacidad no está predeterminada, sino que depende de la energía creativa del pueblo judío” (febrero de 1937, Bamaarja, vol. 1, p. 158).

En el invierno de 2008, estando al frente del Colegio Nacional de Defensa, me reuní en Moscú con el viceministro ruso de Exteriores, Alexandre Sultanov. En una conversación sobre por qué, si quieren vivir seguros, los judíos deberían hacerlo en la Tierra de Israel y no en, por ejemplo, Brooklyn, Sultanov dijo: “No puedo negar que es vuestra patria ancestral. Pero ¿por qué vuestros líderes no dejan de hablar de la conexión histórica y hablan sólo de seguridad?”.

El discurso de Abás debería llevar a los políticos y conformadores de opinión israelíes a hablar de nuevo de nuestra historia; a nuestro pueblo y al mundo entero.

© Versión original (en inglés): Begin-Sadat Center for Strategic Studies (BESA)
© Versión en español: Revista El Medio

La entrada Mahmud Abás vs. David ben Gurión aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/mahmud-abas-vs-david-ben-gurion/feed/ 1
¿Está acabado Netanyahu? http://elmed.io/esta-acabado-netanyahu/ http://elmed.io/esta-acabado-netanyahu/#comments Wed, 14 Feb 2018 11:15:42 +0000 http://elmed.io/?p=25041 Mucho cuidado con vender la piel del oso antes de cazarlo.

La entrada ¿Está acabado Netanyahu? aparece primero en Revista El Medio.

]]>
  • ¿Está acabado Netanyahu?
  • A contracorriente, Jonathan Tobin dice que el primer ministro de Israel no está acorralado y que las acusaciones que pesan sobre él tienen muy escaso fundamento.

    La Policía israelí está recomendando el procesamiento del primer ministro. Pero hay menos cargos de corrupción de lo que sus críticos quieren hacer creer. Y hasta que se demuestre lo contrario, Netanyahu sigue siendo el hombre imprescindible de la política israelí.

    (…)

    Las comparaciones con [el ex primer ministro Ehud] Olmert, que fue condenado por asuntos de corrupción que se remontaban a sus años de alcalde de Jerusalén, son engañosas. Sobre Netanyahu pesan dos acusaciones fundamentales, pero, a pesar de los resonantes nombres ominosos que les ha puesto la Policía, ninguna de ellas resiste el menor escrutinio.

    En el Caso 1000 se dice que Netanyahu recibió champaña y cigarros puros de amigos millonarios por valor de cientos de miles de shékels. Pero aunque esto pueda suscitar comparaciones desfavorables con el ascetismo de padres fundadores de Israel como David ben Gurión o Menájem Beguin, no hay indicios de que esos millonarios recibieran nada a cambio. Si el soborno forma parte de un ‘quid pro quo’, aquí no lo hubo.

    El Caso 2000 es aún más truculento. Tiene que ver con unas conversaciones entre Netanyahu y el dueño del diario’ Yediot Ahronot’, Arnon Mozes. Netanyahu pide a Mozes que rebaje el tono crítico de su periódico y que a cambio él hará algo para reducir la circulación del gratuito ‘Israel Hayom’, que ha superado al ‘Yediot’ como el diario más leído de Israel. Aunque ‘Israel Hayom’ es propiedad de Sheldon Adelson, aliado de Netanyahu (y donante de JNS [del que Tobin es redactor jefe]), teniendo en cuenta que Netanyahu no tiene capacidad de honrar esa promesa, se trató de un absurdo. Ni es razonable sostener que eso fue ilegal.

    Netanyahu sí es culpable de tener una mujer con un mal genio célebre (…) El comportamiento grosero de su hijo Yair también ha suscitado el interés público. La familia entera parece tener un sentido del privilegio, alimentado por [tantos] años en el poder, que con razón ofende a muchos israelíes.

    Pero ni los intentos de procesarle con acusaciones tan endebles ni el invasivo escrutinio de su familia nos dicen nada sobre sus capacidades como gobernante. (…) la razón por la que Netanyahu, pese a no ser particularmente querido, sigue en el poder es que verdaderamente no hay una alternativa mejor.

    (…) Guste o no, el sagaz equilibrismo de Netanyahu y su valerosa negativa a decir no a acuerdos perjudiciales para su país siguen siendo necesarios. Llegará el día en que los israelíes tengan bastante de Netanyahu, pero la presunción de que ese día está próximo puede estar completamente equivocada.

    Christopher Kozak, del Institute of the Study of War, advierte de que la paz sigue estando muy lejos en el horizonte sirio y recomienda a EEUU que adopte una estrategia coherente antes de que los acontecimientos le impongan realidades no deseadas.

    La guerra civil siria no ha acabado. Han empezado las guerras post-ISIS. Siria sigue siendo un peligroso nodo en el que se superponen conflictos regionales y luchas de poder entre las grandes potencias (…)

    (…) Estados Unidos lleva mucho tiempo tratando de separar la campaña contra el ISIS del más amplio contexto de la guerra civil siria. Esta división artificial no se sostiene. EEUU debe dotarse de una estrategia coherente para afrontar esta nueva realidad, o de lo contrario se verá metido de manera reactiva en la siguiente fase de la guerra civil siria.

    Richard Golberg, de la Foundation for Defense of Democracies (FDD), insta a la Administración Trump que dé un golpe en la mesa y ponga freno de una vez al expansionismo iraní en Oriente Medio.

    Cuando Irán mandó una aeronave no tripulada a Israel el pasado fin de semana, los mulás estaban poniendo a prueba no a Israel sino al presidente Trump.

    (…)

    Los líderes iraníes han observado y asumido la debilidad americana. Como consecuencia, han redoblado su apuesta por la hegemonía regional con el dinero y la cobertura diplomática [que les ha procurado el]  defectuoso acuerdo nuclear [y] extendido el terror (…) por todo Oriente Medio.

    Y si bien el presidente Trump asumió el cargo haciendo uso de una retórica agresiva hacia Irán y jurando echar abajo el acuerdo nuclear, Teherán aún no sabe qué hacer con él.

    Por un lado, la decisión de Trump de imponer sanciones a los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria de Irán, así como su rotunda condena (…) del régimen iraní en Naciones Unidas, reveló una voluntad librar la guerra económica e ideológica. Pero, por otro lado, el acuerdo nuclear sigue vigente y su Administración ha hecho bien poco para hacerle más costoso a Irán su expansionismo regional.

    (…)

    Ha llegado la hora de que Trump restablezca una robusta disuasión militar ante el expansionismo iraní, en estrecha colaboración con sus aliados regionales.

    La entrada ¿Está acabado Netanyahu? aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    http://elmed.io/esta-acabado-netanyahu/feed/ 1
    Gaza: guerra total entre Hamás y el Estado Islámico http://elmed.io/gaza-guerra-total-entre-hamas-y-el-estado-islamico/ http://elmed.io/gaza-guerra-total-entre-hamas-y-el-estado-islamico/#comments Wed, 14 Feb 2018 10:03:28 +0000 http://elmed.io/?p=25038 ¿Qué hacen los terroristas musulmanes cuando no andan matando a 'infieles' y no musulmanes? Muy sencillo: empiezan a matarse entre ellos.

    La entrada Gaza: guerra total entre Hamás y el Estado Islámico aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    ¿Qué hacen los terroristas musulmanes cuando no andan matando a infieles y no musulmanes? Muy sencillo: empiezan a matarse entre ellos.

    Tenemos el ejemplo de las organizaciones terroristas Hamás y Estado Islámico (ISIS). Aunque las dos comparten ideología y pretenden matar a todo aquel que se interponga en su objetivo de extender su versión del islam por todo el mundo, ahora parece que en lo que andan pensando es en degollarse entre sí.

    La disputa entre Hamás y el ISIS no es entre malos y buenos, sino entre dos organizaciones terroristas islámicas sanguinarias, salvajes y despiadadas que tienen las manos manchadas con la sangre de infinidad de no musulmanes.

    Hasta hace poco se decía que Hamás y el ISIS estaban cooperando, especialmente en la península egipcia del Sinaí. Hamás ha estado proporcionando combatientes al ISIS a cambio de armas, introducidas de contrabando en Gaza. Dicha cooperación permitió al ISIS llevar a cabo una serie de atentados contra militares y civiles egipcios en el Sinaí.

    Sin embargo, las relaciones entre Hamás y el ISIS se han deteriorado rápidamente en los últimos meses, sobre todo a raíz de que Hamás decidiera limar asperezas con el régimen del presidente egipcio, Abdel Fatah al Sisi. Al parecer, el acercamiento entre Hamás y Egipto enfureció al ISIS y le llevó a declarar la guerra a su organización hermana.

    Hamás, por su parte, está harta de que el ISIS intente infiltrarse en Gaza para socavar su régimen. Hamás no tolera la competencia. Mantiene un celoso y letal control sobre los dos millones de palestinos que viven en la Franja. Ya ha hecho que Fatah, la facción gobernante del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás, trate de refrenarse, así que lo último que necesita es que una organización islámica rival la desafíe.

    Pero ahora ya es oficial: Hamás y el ISIS están en guerra. Naturalmente, debemos ver en ello una buena noticia. No hay nada más reconfortante que ver cómo se machacan dos organizaciones islámicas radicales. ¡No podemos más que desear que ambas tengan un éxito total!

    La guerra alcanzó su apogeo la semana pasada, cuando se supo que el ISIS había conspirado para asesinar al líder de Hamás, Ismaíl Haniyeh.   

    Según un informe de la inteligencia egipcia, Hamás detuvo recientemente a 18 sospechosos del ISIS que habían pensado perpetrar el asesinato en la Franja. La célula estaba planeando colocar explosivos en la Mezquita Blanca, a la que acude Haniyeh. La trama –añade el informe– se descubrió gracias a la cooperación entre Hamás y las autoridades egipcias.

    Previamente Hamás había anunciado que sus fuerzas de seguridad habían detenido a dos terroristas del ISIS que se habían infiltrado en Gaza desde el Sinaí. Según la organización palestina, los dos terroristas confesaron durante el interrogatorio que uno de los objetivos del ISIS era impedir que la ayuda humanitaria entre de contrabando en la Franja.

    Las detenciones se produjeron poco después de que el ISIS hiciera público el vídeo de la ejecución de dos miembros de Hamás en el Sinaí. Uno de ellos fue identificado como Musa Abu Zmat, alto mando del ala militar de Hamás, las Brigadas de Izedín al Qasam. Abu Zmat fue declarado culpable de traficar con armas entre el Sinaí y la Franja y ejecutado con un único disparo en la cabeza.

    El ISIS difundió después otro vídeo en el que acusaba a Hamás de “traicionar” a los palestinos al detener a extremistas musulmanes en la Franja. Así como de no contrarrestar el reciente anuncio del presidente estadounidense, Donald Trump, sobre su reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel y de recibir ayuda económica de Irán. En el vídeo, el ISIS llamaba a atacar a figuras e instalaciones de Hamás –y también a los cristianos– en Gaza.

    Los dos miembros de Hamás ejecutados habían huido de la Franja para unirse al ISIS, según fuentes palestinas. Muhaimar Abú Saed, profesor en la Universidad Al Azhar de Gaza, afirmó que varios miembros de Hamás habían desertado porque consideraban que la organización era “demasiado indulgente” y no imponía la sharia en la Franja.

    Otra señal de la acumulación de tensiones entre las dos organizaciones terroristas fue la ejecución, por parte del ISIS, de otros dos palestinos acusados de “colaborar” con Hamás. Los individuos, Ramez Abdulá y Bashar Said, habían vivido en el campo de refugiados palestino de Yarmuk, próximo a Damasco, y fueron ejecutados en Siria a principios de mes.

    Según algunas informaciones, Hamás ha capturado a más de 500 seguidores del ISIS en el curso de la campaña que está librando contra su antiguo aliado en Gaza. Asimismo, parece estar tomándose en serio las recientes amenazas del ISIS contra sus líderes. Fuentes cercanas a Hamás revelaron que decenas de terroristas del ISIS han logrado infiltrarse en Gaza en los últimos meses para preparar una ola de ataques contra objetivos de la organización terrorista palestina.

    La guerra entre Hamás y el ISIS se produce en un momento en que Gaza está viviendo una grave crisis humanitaria, con una escasez de combustible y medicinas que ha obligado a varios hospitales y centros médicos a suspender sus servicios. Sin embargo, a Hamás no parece preocuparle el sufrimiento de la población. Hamás está demasiado ocupada intentando conservar el poder a toda costa como para intentar ayudar a los habitantes de Gaza. Hamás está dispuesta a luchar hasta el último palestino. En cuanto a la Autoridad Palestina, tampoco parece importarle mucho el sufrimiento de los gazatíes.

    A pesar del reciente acuerdo de reconciliación entre Hamás y la Fatah de Abás, el presidente palestino se ha negado insistentemente a levantar las sanciones que impuso a la Franja el año pasado, lo que agrava aún más la crisis humanitaria.

    El objetivo de Abás es provocar la caída del régimen de Hamás. Y también él está dispuesto a sacrificar a todos los palestinos que haga falta.

    En lugar de atender las necesidades de su pueblo, Abás está igualmente muy ocupado en buscar pelea con la Administración estadounidense y con emisarios “sionistas”, David Friedman y Jason Greenblatt.

    Hamás está muy ocupada tratando de impedir que el ISIS o Fatah se hagan con el poder en Gaza; mientras, los palestinos se ven privados de atención médica, trabajo y comida.

    La lucha contra el ISIS está haciendo probar a Hamás su propia medicina: sangre y muerte.

    Una vez más, los palestinos son víctimas de sus dirigentes, aparentemente muy preocupados por una sola cosa: quedarse con los millones de dólares de la ayuda internacional a los palestinos.

    © Versión original (en inglés): Gatestone Institute
    © Versión en español: Revista El Medio

    La entrada Gaza: guerra total entre Hamás y el Estado Islámico aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    http://elmed.io/gaza-guerra-total-entre-hamas-y-el-estado-islamico/feed/ 1