Revista El Medio http://elmed.io Noticias de Medio Oriente en español Mon, 18 Jun 2018 09:30:54 +0000 es-ES hourly 1 https://wordpress.org/?v=4.2.20 Crisis en Jordania http://elmed.io/crisis-en-jordania/ http://elmed.io/crisis-en-jordania/#comments Mon, 18 Jun 2018 08:59:49 +0000 http://elmed.io/?p=25512 ¿Corre peligro el régimen del rey Abdalá?

La entrada Crisis en Jordania aparece primero en Revista El Medio.

]]>
Jordania es el Estado más artificial creado en Oriente Medio tras los acuerdos de Sykes-Picot (1916) y Sevres (1919). Y, con la excepción de Israel, ha sido el más estable, pacífico y avanzado de la zona. Ha tenido valor estratégico tanto para Occidente como para los países del Golfo, y el de Amán fue de los pocos regímenes despóticos de la zona que no sufrió grandes convulsiones durante la Primavera Árabe.

Jordania funcionaba, es cierto, pero puede que las reformas económicas que está llevando a cabo den al traste con el equilibrio y la paz social de los que se ha venido ufanando.

Desde principios de año han estallado protestas generalizadas por todo el país debido a la subida masiva de precios, fruto de un programa de reformas impulsado por el temido FMI. El impuesto sobre los carburantes se ha disparado hasta un 30%, y el precio de productos básicos como el pan se ha duplicado. A principios de mes, el rey Abdalá nombró primer ministro al reputado economista –exdirectivo del Banco Mundial– Omar al Razaz para aplacar las protestas y calmar la situación.

Son medidas necesarias, puesto que las arcas públicas ya no pueden permitirse subsidiarlo todo. Actualmente, Amán emplea un 9% del PIB en subvencionar comida, combustible y agua, mientras que sólo el 3% de la población paga impuesto sobre la renta, la tasa de paro asciende al 18% y uno de cada tres jordanos es funcionario. La deuda pública es ya de 86.358 millones de dólares, un 95% del PIB. “Nuestra economía está asediada”, ha dicho el viceprimer ministro, Jafar Hasán.

¿Cómo ha podido Jordania mantener este ritmo de gasto con tan poca presión impositiva, y por qué ahora tiene que cambiar este modelo? La respuesta, como siempre en Oriente Medio, es la misma: la geopolítica. “Es una tormenta perfecta”, dice el periodista jordano Osama al Sharif, y tiene toda la razón.

En el año 2010, Jordania mandaba el 20% de sus exportaciones a Siria e Iraq, pero la guerra civil en el primero de esos países y la irrupción en ambos del Estado Islámico pusieron brusco fin a ese estado de cosas. Arabia Saudí acudió en socorro de su vecino y absorbió la mayor parte de las exportaciones jordanas, pero estas descendieron al mismo ritmo que el precio del petróleo.

Sea como fuere, el comercio exterior no es suficiente, ni de lejos, para hacer cuadrar las cuentas. Podemos añadir a la ecuación los 800.000 jordanos que trabajan en el Golfo, pero tampoco salen los números.

La situación de Jordania la ha convertido en un socio estratégico para Occidente y para los países suníes del Golfo Pérsico, y no se ha dudado en tirar de chequera para asegurar la estabilidad del reino hachemita. En febrero, por ejemplo, EEUU se comprometió a una ayuda de 6.400 millones de dólares de ayuda en los próximos cinco años. Jordania acoge hoy a 650.000 refugiados sirios y ha gastado en ellos unos 10.000 millones de dólares. En 2011, el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) dio a Jordania 5.000 millones de dólares para capear la Primavera Árabe; en aquel entonces, el rey subió los salarios y los subsidios y consiguió que las protestas amainaran.

Este domingo, Arabia Saudí y los demás Estados del GCC se reunieron en La Meca para acordar un paquete de ayudas a su aliado jordano. Desde luego, no quieren que Jordania caiga, y mucho menos quieren volver a vivir episodios como la Primavera Árabe, y todo parece indicar que tirarán de chequera de nuevo.

Sin embargo, inyectar dinero en la economía jordana sin las preceptivas reformas e inversiones será pan para hoy y hambre para mañana. La dependencia de la ayuda exterior ha propiciado que un país con muy pocos recursos naturales –es uno de los países con menos agua del planeta– no haya invertido en sectores o industrias para compensar sus carencias. Actualmente, Jordania tiene planeado construir una suerte de pequeño Dubai en Abdali, una ciudad cerca de Amán, la capital, y también se ha diseñado una zona de libre comercio en el Golfo de Aqaba; el problema es que, al decir del propio viceprimer ministro jordano, “tenemos muchos planes, pero no habilidad para implementarlos”. Las reformas apadrinadas por el FMI son necesarias; no obstante, si no abordan los problemas estructurales, serán insuficientes.

La estabilidad de Jordania es un bien mayor para occidentales y suníes, y están demostrándolo con sus ingentes ayudas económicas; pero, como avisa John Hilterman, del International Crisis Group, “es un juego peligroso: no siempre se puede controlar lo que sucede, como vimos en 2011”.

La entrada Crisis en Jordania aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/crisis-en-jordania/feed/ 0
Por qué los occidentales no judíos deben proteger a Israel http://elmed.io/por-que-los-occidentales-no-judios-deben-proteger-a-israel/ http://elmed.io/por-que-los-occidentales-no-judios-deben-proteger-a-israel/#comments Mon, 18 Jun 2018 08:28:01 +0000 http://elmed.io/?p=25510 "Israel es un pretexto para el islam político, cuyo objetivo es destruir la mera base de nuestra civilización".

La entrada Por qué los occidentales no judíos deben proteger a Israel aparece primero en Revista El Medio.

]]>
  • Por qué los occidentales no judíos deben proteger a Israel
  • El periodista italiano Giulio Meotti resalta en el diario israelí Arutz Sheva la importancia que el Estado judío y su precursor histórico tienen para el resto de Occidente.

    Israel es una de las dos únicas democracias del mundo que hacen frente a un entorno hostil desde su merca creación (la otra es Corea del Sur). Israel tiene más años que la mayoría de las democracias del planeta y pertenece al pequeño grupo de países –entre los que se cuentan EEUU, el Reino Unido y Canadá– que nunca han sufrido intervalos de regímenes no democráticos.

    (…) En Occidente nadie parece reparar en que, en unas condiciones dramáticas y con gente procedente de los mundos árabe y soviético, ajenos al pensamiento occidental liberal, la democracia israelí haya brotado literalmente de la nada.

    Israel es como una estrella en un cielo oscuro. La democracia es más fácil en Londres, Milán, París, Berlín y Estocolmo que en Ashdod, Ashkelón, Afula y Haifa.

    (…)

    ¿Por qué deberían los no judíos estremecerse por Israel? El antiguo reino de Israel fue uno de los más pequeños de la Antigüedad, pero desempeñó un papel en la conformación de la civilización occidental completamente desproporcionado a su tamaño. Su legado espiritual es uno de los pilares de la civilización occidental. El pueblo judío afirmó por primera vez los principios que hoy son la base de nuestra civilización: igualdad y dignidad para todos los hombres, universalidad de la ley, protección de los indefensos; sólo hay un Dios; Dios creó al hombre a su imagen y semejanza; todos los hombres descienden del primer hombre; hay que escuchar la voz de la conciencia; hay una ley moral superior. Lo mismo cabe decir del Estado de Israel.

    (…)

    Israel, levantado por [individuos] que llegaron de los guetos de Europa Oriental para hacer florecer el desierto, es un bastión de la cultura occidental en una región que tiene por plagas el caos, la muerte, el abuso y la barbarie. Israel es un pretexto para el islam político, cuyo objetivo es destruir la mera base de nuestra civilización. Por eso debe vivir Israel. Por eso debemos protegerlo.

    Emanuele Ottolenghi, de la Foundation for Defense of Democracies (FDD), lanza esta grave acusación contra Beirut desde las páginas de la prestigiosa Foreign Policy y pide a EEUU que tome cartas en el asunto.

    Pocos días después de que la Administración Trump se retirara del acuerdo nuclear con Irán, Washington redobló las sanciones contra Hezbolá en el marco de su ofensiva contra Teherán y sus satélites. Aun así, la política de EEUU hacia la organización libanesa sigue siendo incoherente. Al ejercitar sus músculos contra Hezbolá y a la vez apoyar a las instituciones estatales libanesas, que están tremendamente penetradas o completamente controladas [por la propia Hezbolá], la Casa Blanca socava su lucha contra las fuentes ilegales de financiación del grupo.

    Esta contradicción (…) está quedando de manifiesto actualmente en Paraguay, donde la embajada libanesa trata de bloquear la extradición de un presunto financiero de Hezbolá, Nader Mohamad Farhat. Si bien el arsenal y los combatientes de Hezbolá están concentrados en el Líbano y Siria, Latinoamérica es un teatro de operaciones indispensable para las redes criminales que generan buena parte de los ingresos de la organización.

    Paraguay es el escenario de una relevante y creciente operación de lavado de dinero vinculada a Hezbolá en la Triple Frontera, donde Paraguay se encuentra con Argentina y Brasil. Los operativos locales de Hezbolá están cada vez más implicados en el boom que está experimentando el tráfico de cocaína en la zona, y hay evidencias de que Hezbolá está enviando allí altos mandos para coordinar esas actividades.

    (…)

    Asunción debería declarar persona non grata a [Hasán] Hiyazi [encargado de negocios de la embajada libanesa en la capital paraguaya] y despacharlo de vuelta al Líbano sin la menor ceremonia. Un paso así mandaría un claro mensaje al jefe de Hiyazi, el ministro libanés de Exteriores, Gebrán Basil: puedes contar con la ayuda de EEUU o aceptar la apuesta de Hezbolá. Pero no puedes hacer las dos cosas a la vez y salirte con la tuya.

    Jonathan Schanzer y Nicole Salter, ambos igualmente de la FDD, llaman la atención en el Wall Street Journal sobre el papel que estaría desempeñando Omán en la proxy war que están librando Arabia Saudí e Irán en el Yemen.

    Aunque la mayoría de los norteamericanos probablemente no puedan situar a Omán en el mapa, el sultanato desempeña un papel importante en la preservación de los intereses estadounidenses en Oriente Medio. Omán ha permitido a EEUU servirse de sus bases militares desde 1980, y además es crucial porque, junto con Irán, controla las críticas rutas petroleras que atraviesan el Estrecho de Hormuz.

    El presidente Trump ha dado un vuelco casi completo a la política norteamericana hacia Irán. Omán está en la nada envidiable posición de tener que ajustarse a esa nueva realidad. Los funcionarios norteamericanos deberían mostrar empatía, pero no si Mascate hace la vista gorda ante el contrabando iraní de armas en su propio territorio.

    La entrada Por qué los occidentales no judíos deben proteger a Israel aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    http://elmed.io/por-que-los-occidentales-no-judios-deben-proteger-a-israel/feed/ 0
    Apuñalar al pueblo de Israel http://elmed.io/apunalar-al-pueblo-de-israel/ http://elmed.io/apunalar-al-pueblo-de-israel/#comments Mon, 18 Jun 2018 07:06:36 +0000 http://elmed.io/?p=25507 "Debemos avanzar y crecer".

    La entrada Apuñalar al pueblo de Israel aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    Shuva Malka, de 18 años, ha sobrevivido de “milagro” al apuñalamiento que sufrió la semana pasada en Afula a manos de un terrorista palestino de 20 años y procedente de Yenín.

    “Siento que el apuñalamiento no sólo iba contra mí, sino contra todo el pueblo de Israel”, ha declarado Malka desde el hospital en que se recupera. “Fue un recordatorio de que debemos avanzar y crecer”.

    Malka, judía observante, ha dado las gracias a todos los que han rezado por su recuperación. En cuanto al criminal que la atacó, fue detenido de inmediato tras ser disparado en una pierna por un oficial de policía.

    La entrada Apuñalar al pueblo de Israel aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    http://elmed.io/apunalar-al-pueblo-de-israel/feed/ 1
    "¡Quemad a los judíos!" http://elmed.io/quemad-a-los-judios/ http://elmed.io/quemad-a-los-judios/#comments Fri, 15 Jun 2018 13:12:30 +0000 http://elmed.io/?p=25504 Los palestinos siguen inmersos en su guerra santa contra Israel.

    La entrada "¡Quemad a los judíos!" aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    Los palestinos, que llevan semanas lanzando cometas incendiarias hacia Israel desde la Franja de Gaza, dicen que su verdadero objetivo es “quemar a los judíos” y destruir Israel. Para ellos, las cometas son una nueva arma. Están desilusionados, dicen: ningún judío ha resultado herido a consecuencia de los incendios provocados por las cometas.

    Las cometas han provocado ya decenas de incendios en los campos y bosques israelíes adyacentes a la frontera con Gaza, para satisfacción de los palestinos y sus defensores en los países árabes e islámicos, que han celebrado en las redes sociales el éxito de las cometas terroristas.

    Los mismos palestinos que dicen abiertamente que las cometas incendiarias tienen por objetivo “quemar a los judíos” y acabar con Israel sostienen asimismo que esta nueva forma de terrorismo se enmarca en un contexto de “protesta pacífica y no violenta” de los habitantes de Gaza.

    La comunidad internacional y los principales medios de Occidente parecen haberse creído este engaño palestino y siguen suscribiendo la falsa afirmación de que los gazatíes están librando una “resistencia” pacífica y popular contra Israel.

    Lo único que tienen que hacer los periodistas extranjeros y los Gobiernos de todo el mundo para entender las verdaderas intenciones de los palestinos con esta última oleada de terrorismo es escuchar atentamente lo que se está diciendo en la propia Gaza, aunque no encaje en su narrativa.

    Hay dos factores importantes que la comunidad internacional tiene que entender sobre las cometas incendiarias: 1) quienes las están lanzando están dejando claro que su objetivo último es matar a tantos judíos como les sea posible y lograr la erradicación de Israel; 2) los palestinos consideran que todos los judíos que viven en Israel son “colonos”.

    Las informaciones al respecto en los medios palestinos se refieren a las localidades israelíes afectadas como “asentamientos”. Incluso los medios vinculados a la moderada Autoridad Palestina, que se supone ha reconocido el derecho de Israel a existir, se están refiriendo a las comunidades israelíes víctimas de las cometas incendiarias como “asentamientos”.

    ¿Qué indica esto? Los palestinos no distinguen entre un judío que vive en la Margen Occidental y uno que vive en Israel. Para los palestinos, todos los judíos son “colonos”. No importa si viven en un asentamiento en la Margen Occidental o en Tel Aviv, Haifa o Jerusalén. Para los palestinos, no hay diferencia entre un asentamiento judío en la Margen y cualquier ciudad de Israel, Tel Aviv incluida.

    Lo cierto es que Israel evacuó todos los asentamientos judíos de Gaza en 2005, y se retiró totalmente a la frontera internacional. Ningún judío vive en Gaza. No hay “asentamientos” en la Franja. Antes de la retirada unilateral, los palestinos solían lanzar ataques terroristas prácticamente a diario contra los judíos del lugar. En 2005, los palestinos consiguieron lo que querían: Israel abandonó totalmente Gaza tras evacuar, a menudo por la fuerza, a más de 8.000 judíos de sus casas y tierras.

    Los acontecimientos de las últimas semanas en la frontera entre Gaza e Israel demuestran que el verdadero objetivo de los palestinos no es liberar la Franja sino eliminar a Israel y sustituirlo por un Estado islámico. Hasta hace trece años, los palestinos decían a todo el mundo que lo único que querían era expulsar a los colonos judíos de Gaza. Todos esos judíos abandonaron efectivamente la Franja. Ahora, los palestinos nos están diciendo que lo único que quieren es expulsar a los “colonos restantes” de Israel. Para ellos, todos los judíos de la región son objetivos legítimos, no importa dónde vivan.

    Los palestinos también nos están diciendo ahora que las cometas terroristas que están lanzando contra Israel siguen lo que manda el Corán a los musulmanes en la lucha contra los “infieles”. Al parecer, consideran las cometas incendiarias como parte de la yihad (guerra santa) contra los enemigos de Alá y el islam. Y para respaldar su argumento citan el verso del Corán que dice (sura Al Anfal, 8:60):

    Preparad contra ellos todas las fuerzas y guarniciones de caballos que podáis; así atemorizaréis a los enemigos de Alá, que son también los vuestros, aparte de otros que no conocéis pero que Alá sí conoce. Lo que gastéis en el camino de Alá se os pagará con creces y no sufriréis ningún menoscabo.

    Las reacciones de júbilo de los palestinos y otros árabes y musulmanes ante las informaciones de que las cometas incendiarias han destruido miles de hectáreas de campos y terrenos de cultivo en Israel tampoco dejan dudas acerca de se trata de una yihad violenta librada con el objetivo de destruir Israel y matar a los judíos. Cada vez que surge una noticia de otro incendio, muchos palestinos entran en Facebook y Twitter para lanzar el grito de guerra islámico, “Alahu Akbar!”, “¡Alá es el más grande!”, como hacen el ISIS, Al Qaeda y otras organizaciones terroristas yihadistas cuando lanzan ataques contra no musulmanes. Los árabes y los musulmanes se refieren a los que lanzan las cometas como muyahidines (guerreros), señal de que son soldados del islam que participan en una yihad contra los infieles, incluidos, por supuesto, los judíos.

    Por si acaso alguien tiene dudas sobre por qué se están lanzando cometas incendiarias contra Israel, esto es lo que dijo uno de los terroristas, Abu al Majd:

    Queremos decirle al mundo que estamos decididos a volver a las casas que perdimos hace setenta años.

    Con otras palabras, lo que Abu Al Majd está diciendo es:

    Queremos incendiar Israel para quemar a los judíos o hacerlos abandonar su país.

    La yihad de los palestinos contra Israel es la misma que el ISIS, los Hermanos Musulmanes y otras organizaciones yihadistas islámicas libran contra los “infieles” y “enemigos del islam” en EEUU, la UE y otros países no musulmanes. La yihad es un deber religioso por el que los musulmanes han de extender su religión mediante la guerra. La palabra yihad se menciona varias veces en el Corán, donde se dice a los musulmanes que deben hacer todo lo posible para extender el islam y combatir a los no musulmanes. Veamos, por ejemplo, esta referencia (Al Mumtahanah, sura 60:1):

    ¡Oh vosotros que creéis! No adoptéis a Mis enemigos y vuestros enemigos como amigos, ofreciéndoles amor y afecto, ya que no han creído en la verdad que ha venido a vosotros y han expulsado al Mensajero y a vosotros mismos [de vuestros hogares[ sólo porque creéis en Dios, vuestro Señor [Quien os ha creado y os sustenta]. Si habéis partido [de vuestros hogares] para librar la yihad en Mi camino y buscar Mi aprobación y complacencia [entonces no los adoptéis como amigos].

    O esta otra (Al Maidah, sura 5:54):

    ¡Oh vosotros que creéis! Quien de vosotros se aparta de su Religión, [sepa que,] en su momento, Alá hará surgir a un pueblo al que Él ama y que Le ama, el más humilde con los creyentes, digno e imponente ante los incrédulos, que librará la yihad por la causa de Alá y que no temerá la censura de nadie.

    Cuando hablamos de este último intento de prender fuego a Israel y quemar a los judíos, no estamos hablando de niños que juegan con cometas. Estamos ante una campaña terrorista bien organizada y orquestada por terroristas y activistas que pertenecen a Hamás y otras organizaciones palestinas de Gaza. Los terroristas incluso han adherido artefactos explosivos a algunas cometas. También han formado una célula terrorista, denominada Unidad de las Cometas, parecida a las bandas que ocasionalmente lanzan proyectiles de mortero y cohetes contra Israel. Esta es la verdadera yihad, los palestinos están cumpliendo su deber como musulmanes de librar la guerra contra los judíos.

    Las cometas incendiarias también deberían entenderse en el contexto de la campaña terrorista palestina que empezó hace décadas y cuyo objetivo es matar a los judíos y eliminar a Israel. No hay diferencia entre las cometas, los cohetes y los morteros. No hay diferencia entre las cometas, los atentados suicidas, los apuñalamientos y los atropellos. No hay diferencia entre las cometas y los ametrallamientos desde vehículos en marcha. No hay diferencia entre las cometas y el asesinato de una familia judía mientras come. Las técnicas pueden variar, pero el objetivo es el mismo: borrar a Israel de la faz de la Tierra.

    Las cometas incendiarias son otro acto de guerra, otra fase de la yihad lanzada por los palestinos y sus hermanos árabes y musulmanes contra Israel y los judíos. Mientras los palestinos de la Franja tratan de prender fuego a todo Israel, la Autoridad Palestina y su presidente, Mahmud Abás, siguen librando otro tipo de guerra contra Israel, ésta en los foros internacionales, para deslegitimarlo y demonizar a los judíos.

    © Versión original (en inglés): Gatestone Institute
    © Versión en español: Revista El Medio

    La entrada "¡Quemad a los judíos!" aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    http://elmed.io/quemad-a-los-judios/feed/ 1
    Seis cosas que aún no pueden hacer las mujeres saudíes http://elmed.io/seis-cosas-que-aun-no-pueden-hacer-las-mujeres-saudies/ http://elmed.io/seis-cosas-que-aun-no-pueden-hacer-las-mujeres-saudies/#comments Thu, 14 Jun 2018 08:20:43 +0000 http://elmed.io/?p=25499 Todas las mujeres del reino tiene un 'walí', un custodio oficial, que suele ser el padre, un hermano, un tío o el marido.

    La entrada Seis cosas que aún no pueden hacer las mujeres saudíes aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    La lista la ha elaborado la revista británica The Week, y es ésta:

    1. Tomar decisiones importantes sin permiso de un hombre

    Se considera que todas las mujeres del reino tiene un walí, un custodio oficial, que suele ser el padre, un hermano, un tío o el marido.

    Aunque el tutelaje no está consignado en la ley escrita, los funcionarios del Gobierno, los jueces, los empresarios y  los saudíes en general actúan en consecuencia, lo que significa que, en la práctica, las mujeres necesitan el consentimiento de sus tutores para cualquier actividad importante, como viajar, sacarse el pasaporte, casarse o divorciarse y firmar contratos.

    2. Llevar ropa o maquillaje que ‘resalte su belleza’

    El código de vestimenta para las mujeres está regido por una estricta interpretación de la ley islámica (…) La mayoría de las mujeres llevan abaya (…) y velo. No es necesario que la cara quede cubierta (…) pero esto no impide que la Policía religiosa acose a las mujeres cuando considere que enseñan mucha piel o llevan demasiado maquillaje.

    3. Relacionarse con hombres

    A las mujeres se les requiere que limiten la cantidad de tiempo que pasan con hombres con los que no estén emparentados. La mayoría de los edificios públicos –universidades, sucursales bancarias y oficinas incluidas– tienen accesos separados para los [dos] sexos (…) El transporte público, los parques, las playas y las zonas de recreo también están mayoritariamente segregados. La [interrelación] ilegal puede tener consecuencias penales para ambas partes, pero por lo general la mujer afronta un castigo mayor.

    mujeres-saudies

    4. Nadar en público

    Las mujeres no pueden usar las piscinas públicas a las que puedan concurrir los hombres y sólo pueden nadar en piscinas privadas o en las de los gimnasios y spas femeninos. Arlene Getz, de Reuters, ha descrito su experiencia cuando trató de usar un gimnasio y una piscina de un lujoso hotel de Riad: “Como mujer, no podía siquiera mirar (‘hay hombres en traje de baño ahí’, me dijo horrorizado un empleado del establecimiento), para qué hablar de usarlos”.

    5. Participar en competiciones deportivas

    En 2015, Arabia Saudí se ofreció a albergar unos Juegos Olímpicos sin mujeres. “Nuestra sociedad puede ser muy conservadora”, dijo el príncipe Fahad ben Yalawi al Saud (…). “Llevará bastante tiempo aceptar que las mujeres puedan competir”.

    Cuando Arabia Saudí mandó atletas femeninas a las Olimpiadas por primera vez, a las celebradas en Londres en 2012, clérigos de la línea dura las tacharon de “prostitutas”. (…)

    Ahora bien, en septiembre de 2017 el estado nacional de Arabia Saudí dio la bienvenida a los primeros espectadores de sexo femenino. Se las asignó su propia zona (…) para que pudieran asistir a los actos conmemorativos de la fundación del reino.

    6. Probarse ropa cuando van de compras

    “La mera idea de que haya una mujer sin ropa tras la puerta de un probador es, al parecer, demasiado para los hombres”, comenta la escritora (…) Maureen Dowd (…)

    [Las mujeres tampoco pueden] entrar en un cementerio o leer una revista de moda no censurada.

    La entrada Seis cosas que aún no pueden hacer las mujeres saudíes aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    http://elmed.io/seis-cosas-que-aun-no-pueden-hacer-las-mujeres-saudies/feed/ 1
    Palestinos: no hay lugar para los gais http://elmed.io/palestinos-no-hay-lugar-para-los-gais/ http://elmed.io/palestinos-no-hay-lugar-para-los-gais/#comments Thu, 14 Jun 2018 07:14:50 +0000 http://elmed.io/?p=25494 En la sociedad palestina es mejor ser terrorista que homosexual.

    La entrada Palestinos: no hay lugar para los gais aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    Se estima que el pasado día 8 unas 250.000 personas asistieron al desfile del Orgullo Gay en Tel Aviv. Turistas de todo el mundo acudieron a Israel a participar en el acontecimiento. El lema de este año era La comunidad hace historia, en referencia a la comunidad LGBT en Israel.

    Mientras los israelíes celebraban la tolerancia en las calles de Tel Aviv, sus vecinos palestinos estaban ocupados haciendo precisamente lo contrario: exigiendo que se despidiera a gente por producir una telecomedia sobre los gais en la Franja de Gaza.

    El polémico programa, titulado Fuera de foco, ha recibido duras condenas de los palestinos, que están pidiendo que se castigue a los responsables por “afrentar los valores árabes e islámicos”.

    En la sociedad árabe-palestina, la homosexualidad es denunciada y estigmatizada. La homosexualidad es ilegal bajo el régimen de Hamás en Gaza, y decenas de gais palestinos han huido a Israel por miedo a la persecución y el hostigamiento. En la Margen Occidental, las leyes de la Autoridad Palestina (AP) tampoco protegen los derechos de los palestinos gais.

    En las últimas décadas, varios palestinos gais han sido asesinados en la Margen y la Franja.

    En 2016 Hamás ejecutó a uno de sus altos mandos militares, Mahmud Ishtiwi, de 34 años, tras haber sido declarado culpable de “comportamiento inmoral”, referencia apenas velada a la homosexualidad. Ishtiwi, al que se ejecutó con tres disparos en el pecho, habría tenido una vida segura si hubiese sido ciudadano israelí. Si hubiese vivido en Israel, incluso podría haber participado en el desfile del Orgullo Gay en Tel Aviv sin tener que ocultar su identidad. Pero vivía en Gaza, entre personas que consideran que la homosexualidad es un pecado castigable con la muerte y obraron en consecuencia. 

    El caso de Ishtiwi revela una importante diferencia entre las sociedades y culturas israelí y palestina. Israel ha ido avanzando hacia la tolerancia y la aceptación de los derechos de la comunidad gay, mientras que los palestinos siguen siendo tan intolerantes como siempre hacia quienes se atreven a actuar y hablar de manera distinta.

    El clamor por el programa sobre los gais en Gaza es otro ejemplo de cómo la sociedad palestina está aún lejos de reconocer y respetar los derechos de la comunidad gay. Fuera de foco, que se rodó recientemente en la Franja, incluye una escena cómica del tipo cámara oculta en la que un actor se insinúa a los jóvenes. Es decir, que las insinuaciones no son reales, su propósito era cómico; aquellos a quienes se acercaban ni siquiera sabían que les estaban grabando. Pero en el mundo palestino éste no es un tema para bromas.

    Musa Shurrab, humorista gazatí y creador del programa ofensivo, está en graves apuros. Fue obligado a disculparse con un mensaje de Facebook. “Pedimos disculpas a todos nuestros espectadores”, escribió. “El programa fue eliminado tras publicarse. Cometimos un error y lo lamentamos”. La disculpa, sin embargo, no ha logrado calmar a sus críticos, que en las redes sociales han expresado su repulsión por el show y por el comportamiento de Shurrab. “¿Qué tipo de disculpa es esta, después de haber ofendido todos los valores religiosos y culturales sólo por la fama?”, comentó Tagrid Alemure. Otros usuarios de Facebook acusaron al humorista de promover la “anormalidad sexual” y emplearon expresiones denigrantes y palabras malsonantes para acusarlo y amenazarlo. “Eliminar el vídeo no te exonera de este crimen moral”, dijo Mohamed al Aila.

    Algunos palestinos pidieron a Hamás que tomara medidas contra Shurrab y los productores del programa. Su petición no cayó en saco roto. El Ministerio del Interior llamó rápidamente a uno de ellos, Emad Eid, para interrogarlo. Aunque le dejaron marchar horas después, Hamás dice que seguirá investigando.

    La agencia de noticias Maan, de Belén, que ha sido acusada de producir el show, está haciendo ahora todo lo posible para marcar distancias. Por medio de un comunicado, afirmó que nunca había autorizado que el programa se emitiera y que alguien lo había filtrado. “Uno de los actores publicó el programa en las redes sociales con nuestro logo. Nos reservamos el derecho a emprender medidas legales contra los responsables de este acto ilegal”, comunicó. Asimismo, pidió disculpas “por herir a nuestro pueblo y nuestros valores”.

    Por su parte, la AP ha puesto en marcha su propia investigación sobre el programa, que considera “perjudicial para nuestro pueblo y sus valores”. El Ministerio de Información anunció que tenía previsto emprender medidas legales contra los responsables.

    ¿Qué puede uno aprender de esta polémica? Básicamente, que es más seguro ser miembro de Hamás que gay. Los líderes palestinos preferirían que los jóvenes trataran de matar israelíes en vez de hablar sobre los gais. En el mundo de Hamás y la AP, no hay lugar para la comedia o la sátira.

    ¿Cómo puede haberlo, sin espacio para los gais o para cualquiera que se atreva a tocar cuestiones que son tabú? Es un secreto a voces que en la sociedad palestina hay gais, pero sus vidas son muy distintas a las de sus semejantes a sólo unos pocos kilómetros, en Israel.

    Casual y elocuentemente, la polémica sobre los gais palestinos se produjo el mismo día en que decenas de miles de israelíes festejaban el Orgullo en Tel Aviv.

    © Versión original (en inglés): Gatestone Institute
    © Versión en español: Revista El Medio

    La entrada Palestinos: no hay lugar para los gais aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    http://elmed.io/palestinos-no-hay-lugar-para-los-gais/feed/ 1
    Arabia Saudí y la modernización de Oriente Medio http://elmed.io/arabia-saudi-y-la-modernizacion-de-oriente-medio/ http://elmed.io/arabia-saudi-y-la-modernizacion-de-oriente-medio/#comments Wed, 13 Jun 2018 08:48:17 +0000 http://elmed.io/?p=25488 La región está experimentando cambios que van a transformarla.

    La entrada Arabia Saudí y la modernización de Oriente Medio aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    Arabia Saudí está en trance de convertirse en un Estado menos talibanesco. Los suníes wahabíes de línea dura han impuesto durante mucho tiempo una estricta segregación sexual y el uso del velo por parte de las mujeres, pero las cosas están cambiando, un poco al menos. El Gobierno ha anunciado que a partir del próximo día 24 las mujeres por fin podrán conducir, y, como adelanto de lo que está por llegar, esta semana se ha permitido a diez mujeres convertir sus permisos extranjeros de circulación en licencias saudíes.

    Las normas draconianas –que comprenden la referida prohibición de que las mujeres conduzcan, la prohibición de beber alcohol, un severo código de vestimenta que exige a las mujeres que se cubran antes de salir de casa y una estricta segregación sexual en casi todos los lugares públicos, Starbucks incluidos– se han publicitado tanto en todo el mundo que numerosos observadores ocasionales de Oriente Medio piensan que allí estas cosas son lo normal.

    Pues no.

    Las mujeres pueden conducir en cualquier lugar del mundo. Arabia Saudí es uno de los únicos dos países (Irán es el otro) que requiere a las mujeres que se cubra la cabeza en público. El alcohol es legal en la mayoría de los países musulmanes.

    Arabia Saudí es un caso fanáticamente excepcional de conservadurismo incluso bajo parámetros islámicos. Allí, las mujeres aún no pueden denunciar a sus maltratadores domésticos, llevar ropa que muestre su belleza, estar en un mismo lugar público que un varón desconocido o probarse prendas en el cambiador de una tienda de ropa, no sea que los hombres las imaginen desnudas.

    El príncipe heredero Mohamed ben Salman (MbS), joven reformista, ha tomado cartas en algunos de estos asuntos. Los cines han vuelto a abrir sus puertas, que llevaban cerradas desde los años 80; los conciertos de música han vuelto a ser tolerados y las mujeres van a poder asistir a espectáculos deportivos.

    Esperen más de lo mismo en el futuro, y no sólo en Arabia Saudí. Oriente Medio es, de lejos, la región del planeta más culturalmente conservadora, pero todos los rincones del planeta se han ido haciendo más liberales desde hace por lo menos medio siglo.

    ¿Las pruebas? Eche un vistazo a este cuadro, de la Encuesta Mundial de Valores, que muestra un auge de los valores progresistas en todo el mundo desde 1960. Está tomado del libro En defensa de la Ilustración, del profesor de Harvard Steven Pinker.

    grafico-libro-pinker

    Consideremos los valores emancipatorios como valores liberales. Para ser más precisos, los encuestadores definen los valores emancipatorios como aquellos que ponderan la libertad de elección y la igualdad de oportunidades. “Los valores emancipatorios (…) implican el dar prioridad a la libertad en el estilo de vida, la igualdad sexual, la autonomía individual y [atender a la] voz de la gente”.

    “Los jóvenes musulmanes del Medio Oriente, la cultura más conservadora del mundo, tienen hoy valores comparables a los de la gente joven de Europa Occidental, la cultura más progresista del mundo, a principios de los 60”, anota Pinker. Y añade que la liberación de Oriente Medio tiene un gran componente generacional; es una historia habitual, especialmente en Occidente, desde que los filósofos de la Ilustración empezaron a remodelar nuestro mundo en el s. XVIII.

    Mi propia experiencia en Oriente Medio y el norte de África abunda en lo mismo. La brecha cultural entre los jóvenes y los viejos es más ancha allí que aquí. El periodista marroquí Abderrahmán Adaui me lo explicó así hace un par de años:

    Somos modernos en la calle pero conservadores en casa. Tenemos dos caras. Un hombre puede ver una película porno fuera de casa, pero dentro, si está con su mujer y sale un beso en la tele, puede que cambie de canal. Eso es Marruecos.

    La modernidad, aquí, es una novedad. Recibimos una parte de ella de manos del colonialismo español y francés, y de América. Y cuando Francia y España se fueron, la modernidad se quedó. Siempre habrá un debate entre modernidad y conservadurismo, pero la nueva generación puede ser tan moderna como quiera. Están en Facebook y Twitter. Sólo saben una cosa. Se están separando del pasado. En veinte o treinta años no habrá ya esa doble personalidad, creo. Esa dualidad se esfumará. Pero la gente de mi edad vive en dos mundos al mismo tiempo.

    Merece la pena resaltar que, frente a la creencia popular, la gente no tiende a ser menos liberal –en el sentido general, emancipatorio, de la palabra– a medida que se hace mayor. En EEUU, los jóvenes activistas por los derechos civiles no se hicieron segregacionistas a medida que fueron cumpliendo años. Los segregacionistas se llevaron su ideario a la tumba. Los millennials no rechazarán el matrimonio gay cuando sean unos viejales. Por lo mismo, los jóvenes saudíes no van a llegar a los 60 años y súbitamente pensar que las mujeres deberían ver revocados sus permisos de conducir después de 40 años de fatigar las carreteras. No es así como funcionan las cosas. El progreso liberal emancipatorio es normalmente tan permanente como puede ser un cambio en este mundo.

    En el Medio Oriente del futuro, en el que los jóvenes de hoy sean pensionistas, las generaciones aún no nacidas puede que tengan unos valores que se parezcan a los míos en los años 80. Con un poco más de tiempo, los jóvenes mesorientales quizá sean tan liberales como lo son hoy los millennials. Es tentador pensar que el conservadurismo islámico será siempre tan formidable como ahora, pero vuelva atrás y eche de nuevo un vistazo al recuadro. Oriente Medio sigue rezagado en cuanto a liberalización cultural, pero ha progresado casi al mismo ritmo que el resto del mundo desde al menos 1960.

    Hace diez años, los activistas saudíes trataban de convencer al entonces rey Abdulá de que permitiera conducir a las mujeres. No lo consintió. En principio, la idea le gustaba, pero pensaba que la sociedad no lo vería con buenos ojos. “Creo firmemente en los derechos de la mujer”, le dijo a Barbara Walters en una entrevista para ABC News. “Mi madre es una mujer. Y mi hermana. Y mi hija. Y mi esposa. Creo que llegará el día en que las mujeres podrán conducir. De hecho, en ciertas zonas de Arabia Saudí, en el desierto y las áreas rurales, hay mujeres que conducen. La cuestión requiere paciencia. Creo que será posible”.

    Poco más de una década después, aquí estamos, con una generación de reformistas más joven tomando decisiones.

    Si este tipo de progreso no puede ser contenido para siempre ni siquiera en una sociedad tan cerrada como la saudí, también el extremismo radical islámico puede acabar muerto a largo plazo. Y esa sería a la vez una fecha de nacimiento y defunción.

    © Versión original (en inglés): World Affairs
    © Versión en español: Revista El Medio

    La entrada Arabia Saudí y la modernización de Oriente Medio aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    http://elmed.io/arabia-saudi-y-la-modernizacion-de-oriente-medio/feed/ 0
    Carta de un judío orgullosamente español y sionista http://elmed.io/carta-de-un-judio-orgullosamente-espanol-y-sionista/ http://elmed.io/carta-de-un-judio-orgullosamente-espanol-y-sionista/#comments Tue, 12 Jun 2018 08:23:34 +0000 http://elmed.io/?p=25485 Me han preguntado estos días qué siente un judío español y sionista ante un nuevo Gobierno en España que podría ser abiertamente hostil a Israel.

    La entrada Carta de un judío orgullosamente español y sionista aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    Por su interés, reproducimos buena parte del artículo que, con el título de “Ser judío español y sionista en tiempos de Podemos”, ha publicado Ángel Mas, presidente de ACOM, en el diario digital El Asterisco: 

    Me han preguntado estos días qué siente un judío español, uno significado y sionista, ante un nuevo Gobierno en España que podría ser abiertamente hostil a Israel y a todos los que apoyamos al Estado judío.

    Para contestar, hay que ofrecer primero un contexto (…) de lo que ha sido la realidad habitual de un ciudadano español amigo de Israel antes de que la moción de censura contra Rajoy triunfara: imagínense que un ciudadano marroquí, o de ascendencia marroquí, o familia marroquí, fuera oficialmente discriminado en España por autoridades locales (mientras el Gobierno central mira para otro lado), bajo la excusa de la “ocupación ilegal del Sahara” por el reino alauita. O que para poder acceder a una actividad social, económica o civil normal en su localidad, a un ciudadano español de ascendencia turca se le exigiese que denunciara públicamente las atrocidades del Estado turco en el norte de Chipre desde su ocupación en 1974. O que el Gobierno de España, gobiernos regionales, diputaciones y ayuntamientos financiaran con millones de euros actividades de grupos abiertamente hostiles contra un país amigo de España, Ucrania por ejemplo, glorificando el terrorismo contra sus ciudadanos y apoyando su destrucción. Inconcebible, ¿no? No si estos abusos kafkianos se aplican a un judío español.

    En las últimas dos semanas España ha experimentado una nueva ola de gobiernos locales que declaran su hostilidad hacia Israel y solidaridad con los disturbios palestinos en Gaza. Hasta la fecha, ‪las dos‬ ciudades más grandes de España, Madrid y Barcelona, han aprobado mociones proboicot que, incluso sin nombrar a Hamás o al terrorismo, requieren, entre otras demandas, un embargo de armas español contra Israel. Estas mociones son promovidas por las diferentes franquicias del movimiento BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones) en España y encuentran un terreno fértil en los ayuntamientos dominados por Podemos, con el entusiasta apoyo del Partido Socialista y el nacionalismo catalán.

    Cuando los grupos de BDS se sienten lo suficientemente fuertes, presentan propuestas aún más agresivas para aprobar un boicot total contra Israel, sus ciudadanos y compañías, e incluso contra ciudadanos españoles que simpatizan con el Estado judío.

    (…)

    ¿Por qué son ilegales estos boicots? Es muy sencillo: el artículo 14 de nuestra Constitución dice que “los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”. Por tanto, los partidos políticos y sus cargos públicos pueden tener sus opiniones a favor o en contra de un país y su política, pero las Administraciones públicas deben mantener su neutralidad frente al administrado, sin favorecer o penalizar a los ciudadanos por sus opiniones, creencias u origen nacional. (…)

    A diferencia de ACOM, el movimiento BDS en España está generosamente respaldado por los subsidios públicos de las Administraciones  (…), de todos los colores políticos. Un informe encargado conjuntamente por NGO Monitor y ACOM el año pasado describió cómo, sólo en 2015, al menos seis millones de euros de subvenciones públicas respaldaron las actividades anti Israel de grupos de BDS, algunos de ellos con vínculos evidentes con organizaciones terroristas como el FPLP [Frente Popular para la Liberación de Palestina]. ACOM ha identificado que, desde 2014, seis de las docenas de organizaciones de BDS que operan en España recibieron más de 33 millones de euros en subvenciones públicas. Los judíos españoles pagamos con nuestros impuestos a organizaciones cuyo único propósito es hostigarnos.

    (…)

    Ser sionista no es más que reconocer el derecho a existir del Estado de Israel como el Estado Judío. Un Estado democrático y respetuoso con todas sus amplias minorías, que gozan de plenos derechos. Y demonizar, deslegitimar, aplicar doble rasero y deshumanizar al único Estado judío, y sólo a él, no sólo es antisionismo, sino una forma moderna de antisemitismo. En Israel viven la mitad de los judíos del mundo y, aunque no todos los judíos son sionistas, la inmensa mayoría apoyamos a Israel. Los judíos de nuestro país somos orgullosamente españoles, defendemos la democracia constitucional que nos garantizó plenitud ciudadana y creemos que el Estado de Derecho nos protege como minoría de cualquier ataque. (…)

    La entrada Carta de un judío orgullosamente español y sionista aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    http://elmed.io/carta-de-un-judio-orgullosamente-espanol-y-sionista/feed/ 1
    Giuliani clama contra la 'criminal' Autoridad Palestina http://elmed.io/giuliani-clama-contra-la-criminal-autoridad-palestina/ http://elmed.io/giuliani-clama-contra-la-criminal-autoridad-palestina/#comments Tue, 12 Jun 2018 07:55:41 +0000 http://elmed.io/?p=25482 El exalcalde de Nueva York pide a su país que deje de apoyar a la "maquinaria asesina" comandada por Abás.

    La entrada Giuliani clama contra la 'criminal' Autoridad Palestina aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    “El pago de dinero por parte de la Autoridad Palestina a terroristas convictos por terrorismo es un auténtico atropello a los derechos humanos y un crimen en sí”, ha declarado Rudy Giuliani, alcalde de Nueva York cuando los ataques terroristas del 11-S, a Palestinian Media Watch (PMW). “Dar dinero a gente que asesina a seres humanos inocentes, incluidos niños y mujeres (…), es una contribución directa al terrorismo”.

    “El hecho de que la Autoridad Palestina haga esto (…) a gran escala es otra prueba de que es una destacada promotora del terrorismo, y que no se merece ser un Estado”, abundó Giuliani. “Hay que poner fin [a ese flujo monetario] de la manera que sea; por ejemplo, Estados Unidos no debería dar ningún dinero a la Autoridad Palestina, y no [contentarse] simplemente con restringir el uso del dinero. Si al Gobierno norteamericano le preocupan las vidas de sus ciudadanos, dejará de apoyar una maquinaria asesina, que es en lo que se ha convertido la Autoridad Palestina”.

    La entrada Giuliani clama contra la 'criminal' Autoridad Palestina aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    http://elmed.io/giuliani-clama-contra-la-criminal-autoridad-palestina/feed/ 1
    La muerte de la pequeña Layla y la pésima política de comunicación de Israel http://elmed.io/la-muerte-de-la-pequena-layla-y-la-pesima-politica-de-comunicacion-de-israel/ http://elmed.io/la-muerte-de-la-pequena-layla-y-la-pesima-politica-de-comunicacion-de-israel/#comments Tue, 12 Jun 2018 07:15:56 +0000 http://elmed.io/?p=25480 Jerusalén y sus partidarios en el extranjero deben dejar de usar los marcos confeccionados por los israelófobos.

    La entrada La muerte de la pequeña Layla y la pésima política de comunicación de Israel aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    Si en algo están de acuerdo sus defensores es en que Israel ha perdido la guerra de las relaciones públicas en lo relativo a las manifestaciones violentas del 14 de mayo en Gaza. Todo el mundo, desde el Consejo de Seguridad de la ONU a un instituto de Nueva York, guardó luto por los 62 palestinos muertos como si fuesen víctimas inocentes, aunque 53 de ellos pertenecieran a organizaciones terroristas. Y como Hamás planea otras manifestaciones, se ha estado debatiendo si la guerra de las relaciones públicas es imposible de ganar o si la diplomacia pública de Israel es simplemente incompetente.

    La respuesta correcta es: las dos cosas. Y nada lo ilustra mejor que la historia de la bebé palestina que supuestamente mató Israel con gas lacrimógeno.

    Los críticos presentaron inmediatamente la muerte de la bebé de ocho meses Layla Gandur como prueba de la maldad de Israel. Como refirió The New York Times, “la historia se propagó por todo el mundo, sirviendo de foco para la indignación por las tácticas militares de Israel, desproporcionadamente violentas según sus críticos”. Por su parte, The Times of Israel informó de que “el vídeo de su funeral apareció en los telediarios y las portadas de todo el mundo”.

    Pues bien, poco después, un doctor gazatí dijo que lo más probable es que la cría muriera de un problema cardíaco congénito en vez de por algo que le hiciera Israel, teoría que al parecer aceptó posteriormente incluso el hamasista Ministerio de Sanidad de Gaza, que una semana después retiró a Gandur de su lista de fallecidos a manos de Israel.

    Lo que pasó la semana siguiente fue surrealista: los portavoces oficiales y los defensores de Israel en el extranjero difundieron la explicación del médico como si importara si Gandur había muerto por el gas lacrimógeno o por una cardiopatía congénita. Dicho de otro modo: Israel y sus defensores aceptaron implícitamente el punto de vista de las turbas antiisraelíes. Si la bebé hubiese muerto por el gas lacrimógeno israelí, es de presumir que Israel habría sido legítimamente considerado culpable.

    En lo que deberían haber insistido es en que la historia de Gandur demuestra lo deshonestos que son quienes acusan a Israel de hacer un uso desproporcionado de la fuerza. Al fin y al cabo, desde que empezaron las manifestaciones semanales en la frontera de Gaza, en marzo, han proclamado que no niegan el derecho de Israel a proteger su frontera, sino que simplemente exigen que se limite adoptar medidas no letales de control de multitudes en vez de recurrir a la fuerza letal. Como dijo The New York Times en un editorial de abril: “Israel tiene derecho a defender su frontera, pero ante civiles desarmados sólo puede hacerlo con las tácticas no letales de mantenimiento del orden habituales”.

    Dejemos de momento a un lado la mentira de los “civiles desarmados”. La cuestión más importante es que el gas lacrimógeno es exactamente el tipo de recurso no letal de control de multitudes habitualmente utilizado por las fuerzas del orden. Así que, si los críticos fueran sinceros al hablar del derecho de Israel a defender sus fronteras con medios no letales, la muerte de un bebé durante una manifestación violenta sería en todo caso una tragedia, pero no responsabilidad de Israel. Sería culpa de los familiares que la llevaron deliberadamente a esa manifestación violenta pese a saber que Israel estaba utilizando medidas de control de multitudes para impedir que los manifestantes violaran su frontera.

    En su lugar, los críticos trataron la muerte de Gandur como prueba de la maldad de Israel. O sea, que en realidad estaban diciendo que Israel no tenía derecho a defender su frontera –ni siquiera con medios no letales como el gas lacrimógeno–, salvo que pudiera garantizar la hazaña imposible de que ningún palestino muriera bajo ninguna circunstancia. Así las cosas, Israel no puede ganar la guerra de las relaciones públicas de ninguna de las maneras, al menos a los ojos de esa parte de sus críticos.

    Pero muchas personas sí entienden que dejar una frontera desprotegida ante multitudes enardecidas no es una opción viable. Si la diplomacia pública israelí hubiese sido mínimamente competente, habría dejado claras las implicaciones lógicas de culpar a Israel de la muerte de Gandur.

    Los críticos podrían replicar que ni siquiera debería usarse el gas lacrimógeno contra manifestantes completamente pacíficos. Pero, como dejó claro el New York Times, Gandur no estaba en una manifestación pacífica cuando falleció. Fue trasladada deliberadamente de una manifestación pacífica a otra violenta.

    Como en otras ocasiones, el 14 de mayo hubo en realidad dos manifestaciones. Una de ellas, que era en gran medida pacífica, tuvo lugar a unos centenares de metros de la valla fronteriza. La otra, que se hizo directamente contra la valla, era cualquier cosa menos pacífica: miembros de organizaciones terroristas arrojaron a los soldados israelíes bombas, cócteles molotov y piedras con hondas; volaron cometas incendiarias para prender fuego a los campos israelíes (sólo entre el 13 de abril y el 27 de mayo, unas 300 cometas provocaron cien incendios, destruyeron más de 120 hectáreas y causado daños por valor de millones de shékels); causaron daños a la valla e intentaron atravesarla. Esos eran los manifestantes a los que se dirigieron las medidas de Israel, desde el gas lacrimógeno al uso de munición real cuando se consideró necesario, como prueba el hecho de que 53 de los 62 muertos pertenecieran a organizaciones terroristas.

    La bebé Layla estaba en la manifestación no violenta, a la que le había llevado un tío suyo de 12 años, que creía equivocadamente que su madre estaba allí. Al percatarse del error, actuó de manera responsable y la mantuvo en la zona no violenta hasta el final de la tarde, cuando Layla empezó a llorar. Después, con la intención de entregarla a algún familiar mayor, “empezó a abrirse paso a empujones entre la multitud, buscando a su abuela, Heyam Omar, que estaba entre la muchedumbre, bajo una nube de humo negro, gritando a los soldados que estaban al otro lado de la valla”, informó el NYT. Asustado por el llanto de Layla, la llevó deliberadamente a la parte más violenta de la manifestación, donde Israel estaba ejerciendo su legítimo derecho a la defensa propia y donde no debió haber jamás ningún bebé. Y murió.

    Pero aunque la hubiese matado el gas lacrimógeno israelí, no se puede culpar a Israel de su muerte, salvo que se parta de la premisa de que Israel no tenía ningún derecho a defender su frontera contra ataques violentos de ese tipo, ni siquiera con el menos letal de los medios. Eso, por supuesto, es lo que piensan muchos críticos de Israel. Y es en este punto donde Israel y sus defensores deberían haber insistido.

    © Versión original (en inglés): Commentary
    © Versión en español: Revista El Medio

    La entrada La muerte de la pequeña Layla y la pésima política de comunicación de Israel aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    http://elmed.io/la-muerte-de-la-pequena-layla-y-la-pesima-politica-de-comunicacion-de-israel/feed/ 1