Revista El Medio http://elmed.io Noticias de Medio Oriente en español Wed, 21 Aug 2019 08:48:41 +0000 es-ES hourly 1 https://wordpress.org/?v=4.2.23 La extinción de los cristianos en Oriente Medio http://elmed.io/la-extincion-de-los-cristianos-en-oriente-medio/ http://elmed.io/la-extincion-de-los-cristianos-en-oriente-medio/#comments Wed, 21 Aug 2019 08:48:08 +0000 http://elmed.io/?p=26809 Su tragedia arroja luz sobre nuestro suicidio moral.

La entrada La extinción de los cristianos en Oriente Medio aparece primero en Revista El Medio.

]]>
Convertirse, pagar o morir. Hace cinco años, esas eran las opciones que el Estado Islámico (ISIS) daba a los cristianos de Mosul, entonces la tercera ciudad de Irak: abrazar el islam, abonar un impuesto religioso o enfrentarse a la espada. El ISIS marcaba las casas cristianas con la letra arábiga ن (N), inicial de la palabra nasrani (“nazareno” o “cristiano”). A menudo los cristianos no podían sino echarse la ropa a la espalda y huir de una ciudad que había sido su hogar durante 1.700 años.

Hace dos años se derrotó al ISIS en Mosul y se echó abajo su califato. Los extremistas, sin embargo, habían logrado limpiarla de cristianos. Antes del ascenso del ISIS había más de 15.000 cristianos allí. El mes pasado, la organización benéfica católica Ayuda a la Iglesia Necesitada reveló que sólo habían regresado 40. No hace mucho, en Mosul se hacían “celebraciones de Navidad sin cristianos”.

Gracias a la indiferencia de los europeos y de numerosos cristianos occidentales, más preocupados por no parecer islamófobos que por defender a sus propios hermanos, ese genocidio cultural tuvo éxito, desgraciadamente. Pensemos por ejemplo en lo que le ocurrió al padre Raguid Gani, sacerdote católico de Mosul: acababa de oficiar misa en su iglesia cuando los islamistas lo asesinaron. En una de sus últimas cartas, Gani escribió: “Estamos al borde del colapso”. Eso fue en 2007: casi diez años antes de que el ISIS erradicara a los cristianos de Mosul. “¿Está mirando el mundo ‘hacia otro lado’ mientras se mata a los cristianos?”, preguntó en 2015 el Washington Post. Desde luego.

Las huellas del pasado judío perdido también han salido a la superficie en Mosul, donde hubo una comunidad judía durante miles de años. Dos mil años después, tanto el judaísmo como el cristianismo han sido aniquilados. Esa vida se ha terminado. El periódico La Vie recogió el testimonio de un cristiano, Yusef (se le cambió el nombre), que huyó la noche del 6 de agosto de 2014, justo antes de que llegara el ISIS. “Fue un verdadero éxodo”, afirmó

La carretera estaba abarrotada de gente, yo no veía ni el comienzo ni el fin de esa procesión. Había niños llorando, y familias que arrastraban pequeñas maletas. Los ancianos iban a hombros de sus hijos. La gente tenía sed, hacía mucho calor. Perdimos todo lo que habíamos construido para vivir y nadie luchó por nosotros.

“Sin duda, algunas comunidades, como los pequeños núcleos cristianos de Mosul, se han perdido para siempre”, escribieron en 2017 dos académicos estadounidenses en Foreign Policy.

Estamos al borde de la catástrofe y, salvo que actuemos pronto, en cuestión de semanas la mayoría de las pequeñas comunidades cristianas que quedan en Irak serán erradicadas en el genocidio que se está perpetrando contra los cristianos del propio Irak y de Siria.

Sólo en Mosul se vandalizaron o destruyeron 45 iglesias. No se libró ni una. Sólo queda una abierta en toda la ciudad. Por lo visto, el ISIS también quiso destruir la historia cristiana del lugar. Atacaron el monasterio de los santos Behnam y Sarah, fundado en el siglo IV. El cenobio sobrevivió a la conquista islámica del siglo VII y a las posteriores invasiones, pero en 2017 se destruyeron sus crucifijos, se saquearon sus celdas y se decapitaron las estatuas de la Virgen. En enero, Nayib Mijaíl, que salvó 850 manuscritos del Estado Islámico, fue ordenado arzobispo católico caldeo de Mosul.

El ISIS, junto con el Frente Al Nusra, rama de Al Qaeda en Siria, siguió el mismo patrón cuando sus combatientes atacaron el pueblo cristiano de Malula. “Marcaron las imágenes de los santos, de Cristo, destrozaron las estatuas”, declaró el padre Tufic Eid a la agencia del Vaticano, Sir.

Hicieron añicos los altares, los iconostasios y la pila bautismal. Pero lo que más me llamó la atención fue la quema del registro de los bautizos. Es como si hubiesen querido borrar nuestra fe.

En el cementerio de la iglesia de San Jorge, en Karamlesh, al este de Mosul, el ISIS desenterró un cuerpo y lo decapitó; al parecer, sólo porque era de un cristiano.

La suerte que corren los cristianos de Mosul es similar a la de los demás cristianos de Irak. “La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza tiene varias categorías para definir el peligro de extinción al que se enfrentan varias especies”, escribe Benedict Kiely, fundador de Nasarean.org, que ayuda a los cristianos perseguidos de Oriente Medio; y añade:

Sobre la base del porcentaje de descenso de la población, las categorías van desde la de “especies vulnerables” (un descenso de entre el 30 y el 50%) y la de “en grave peligro” (80-90%) hasta, por último, la de extinción. La población cristiana de Irak se ha reducido un 83%, lo que la sitúa en la categoría de “en grave peligro”.

Ominosamente, Occidente ha sido y aún parece completamente indiferente al destino de los cristianos de Oriente Medio. El metropolitano Nicodemo, arzobispo siríaco ortodoxo de Mosul, ha llegado a decir:

No creo en esas dos palabras [derechos humanos], no hay derechos humanos. Pero en los países occidentales existen los derechos de los animales. En Australia cuidan a las ranas (…) Considérennos ranas, lo aceptamos: pero protéjannos, para que podamos quedarnos en nuestra tierra.

Esas personas son las mismas que vinieron aquí hace muchos años. Y las aceptamos. Nosotros somos el pueblo original de esta tierra. Los aceptamos, les abrimos las puertas; nos empujan a ser una minoría y después refugiados en nuestra tierra. Esto es lo que os pasará si no abrís los ojos.

“La cristiana de Irak, una de las Iglesias más antiguas, si no la más antigua del mundo, se acerca peligrosamente a la extinción”, dijo en Londres el pasado mayo Bashar Warda, arzobispo de Irbil, capital del Kurdistán iraquí. “Los que nos quedemos, debemos estar preparados para afrontar el martirio”. Acto seguido, Warda acusó a los líderes británicos de incurrir en “corrección política” en este asunto por temor a ser acusados de “islamofobia”. “¿Seguirán condonando esta persecución interminable, organizada, contra nosotros?”, preguntó. “Cuando la próxima oleada de violencia empiece a alcanzarnos, ¿organizará alguien manifestaciones en sus campus con pancartas que digan ‘Todos somos cristianos’?”.

Estos cristianos se han ganado un espacio en nuestras pantallas de televisión y nuestros periódicos; espacio que han pagado con su sangre y su sufrimiento. Su tragedia arroja luz sobre nuestro suicidio moral. Como observó el escritor franco-libanés Amín Maalouf: “Esta es la gran paradoja: uno acusa a Occidente de querer imponer sus valores, pero la verdadera tragedia es su incapacidad para transmitirlos (…) A veces tenemos la impresión de que los occidentales se han apropiado definitivamente del cristianismo (…) y que se dicen a sí mismos: nosotros somos los cristianos, y el resto es solo un vestigio arqueológico destinado a desaparecer. Las amenazas a los pandas causan más emoción” que las amenazas de extinción que se ciernen sobre los cristianos en Oriente Medio.

© Versión original (en inglés): Gatestone Institute
© Versión en español: Revista El Medio

La entrada La extinción de los cristianos en Oriente Medio aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/la-extincion-de-los-cristianos-en-oriente-medio/feed/ 0
Lecciones de la retirada de Gaza: qué error, qué inmenso error http://elmed.io/lecciones-de-la-retirada-de-gaza-que-error-que-inmenso-error/ http://elmed.io/lecciones-de-la-retirada-de-gaza-que-error-que-inmenso-error/#comments Tue, 20 Aug 2019 08:56:54 +0000 http://elmed.io/?p=26806 El acuerdo espacial del "ellos están allí y nosotros aquí" se intentó en Gaza y fracasó miserablemente.

La entrada Lecciones de la retirada de Gaza: qué error, qué inmenso error aparece primero en Revista El Medio.

]]>
En el verano de 2005, y con la retirada unilateral de Israel de la Franja de Gaza a la vuelta de la esquina, el sedicente “Consejo para la Paz y la Seguridad” emitió una declaración –suscrita por cientos de ex altos mandos y oficiales de seguridad– en la que se prometía que el disengagement “mejoraría la situación de seguridad de Israel”. Catorce años después, muchos de esos expertos en seguridad –incluido Yair Golán, general recientemente retirado devenido político izquierdista– siguen sosteniendo que la retirada cambió a mejor la situación de seguridad del país. 

En líneas generales, basan su posición en el número de muertos y heridos en el periodo previo a la retirada y en el registrado con posterioridad a la misma. Sin embargo, no tienen en cuenta la tremenda disrupción que ha supuesto, el sufrimiento que está causando a tantos israelíes, las fuertes inversiones para proteger a las comunidades [próximas a la frontera] y erigir una nueva barrera que va a superar los 4.000 millones de shékels [1.100 millones de dólares, 1.000 millones de euros], el enorme coste de las tres operaciones [antiterroristas sobre Gaza] (2008-9, 2012, 2014) y las numerosas rondas de enfrentamientos [entre Israel y las organizaciones terroristas activas en la Franja]. Sólo la operación Margen Protector (2014) se fue a los 10.000 millones de shékels (2.800 millones de dólares, 2.500 millones de euros), contando el gasto civil y militar y las estimaciones de pérdidas de productividad. 

Los expertos ignoran asimismo el equilibrio de terror, y la consecuente pérdida israelí de libertad de movimientos, que Hamás ha establecido con sus cohetes, y que le está permitiendo perturbar a voluntad la vida cotidiana en Israel.

Lo más importante: al elevar el número de víctimas a la condición de criterio fundamental para valorar la situación de seguridad, como hicieron los generales norteamericanos en Vietnam para tapar sus fracasos monumentales, los expertos ignoran el hecho de que la seguridad nacional no depende, de ninguna de las maneras, del número de heridos y muertos. Si ese fuera el criterio clave, la mayoría de las luchas de liberación nacional jamás habrían sucedido.

No es casual que quienes afirman que la retirada unilateral mejoró la situación de seguridad sean los que defienden asimismo que se lleven a cabo más retiradas en la Margen Occidental. El inevitable vínculo entre lo que sucede en Gaza desde la salida de las FDI [Fuerzas de Defensa de Israel] y el desmantelamiento de las comunidades [israelíes] en el verano de 2005, por un lado, y lo que probablemente ocurriera si se hiciera algo parecido en la Margen Occidental, por el otro, amerita una revaluación comprehensiva y crítica de lo que viene ocurriendo en la Franja desde hace 14 años.

En primer lugar, la retirada israelí reforzó la creencia de Hamás de que la victoria palestina llegará mediante la resistencia y no por vías políticas, como [prefiere] Mahmud Abás. 

El advenimiento de una entidad soberana de Hamás en Gaza ha tenido numerosas implicaciones que exigen una seria revaluación del Proceso de Oslo. Una de sus premisas socavadas por la retirada es la de que las concesiones mutuas crearían las condiciones para el reconocimiento mutuo y la resolución del conflicto. Según Hamás, no fueron las ansias de paz lo que llevó a los israelíes a retirarse de Gaza, sino las perturbaciones mentales y operativas producidas por una resistencia infatigable, [lo que explicaría también] la salida precipitada del Líbano en mayo del año 2000. Así pues, la solución de los dos Estados ha sucumbido ante una lógica radical que la incluye, segun el exlíder de Hamás Jaled Mesal, en una estrategia escalonada de incesante lucha por la destrucción de Israel.

Durante años, los israelíes han confiado en la separación espacial; o, como dijo Ehud Barak cuando era primer ministro: “Ellos está allí y nosotros aquí”. Con la salida israelí de Gaza, y en línea con esa lógica, la separación se lograría con un sistema fronterizo comprehensivo, con su valla de seguridad y un de control militar de la raya clásico, rígido. 

Supuestamente, se llegó a ese estado ideal de separación. Pero los desarrollos militares masivos de Hamás y la Yihad Islámica Palestina han supuesto un desafío sistémico complejo. Para los cohetes, misiles y morteros, así como para los globos incendiarios y explosivos, la valla no es un obstáculo. Que tampoco lo es para la amenaza que representan los túneles. La valla contribuye a una rutina de seguridad convencional, pero en igual medida contribuye a que el enemigo refuerce su poder sin ser molestado. Al amparo de la valla y del acuerdo espacial de separación, Hamás y la Yihad Islámica han sido capaces de conformar una fuerza militar organizada, con batallones y brigadas, equipada con un arsenal –oculto y protegido– de fuego de cohetería y un sistema de control eficaz. Nada de eso podría haberse levantado y mantenido sin la realidad de la separación espacial, con su rígida demarcación entre el aquí y el allí.

He ahí la diferencia fundamental entre las capacidades operativas y organizativas de Hamás en Gaza, donde se encuentra bien protegida por la valla de seguridad, y en la Margen Occidental, donde afronta numerosas dificultades incluso en la zona de Hebrón, donde goza de un amplio apoyo popular.

En otras palabras: la decisión del primer ministro Ariel Sharón de retirarse completa y unilateralmente de Gaza, incluso de la Ruta Filadelfi, que corre a lo largo de la frontera con Egipto, creó las condiciones que permitieron a Hamás y la Yihad Islámica acaparar grandes cantidades de armamento avanzado. Una maniobra similar en la Margen Occidental, en línea con la exigencia palestina de obtener el control del Valle del Jordán, pondría el corazón de Israel, empezando por sus infraestructuras económicas e industriales primordiales y el Aeropuerto Ben Gurión, bajo una amenaza inaceptable.  

Además de estas potenciales amenazas, todo lo que ha sucedido en Gaza desde el verano de 2005 nos permite extraer sustanciosas lecciones. El resultado de este experimento con humanos –padecido a diario por los habitantes de las localidades del sur de Israel– puede contribuir a la batalla por la opinión pública arrojando graves dudas sobre la sabiduría de los expertos que siguen abogando por retiradas adicionales en la Margen Occidental. El acuerdo espacial del “ellos están allí y nosotros aquí” se intentó en Gaza y fracasó miserablemente.

En la discusión sobre la clara amenaza que representa Gaza desde la retirada está la clave para salvar a Israel de los peligros que entrañaría la creación de un Estado palestino en la Margen Occidental.

© Versión original (en inglés): BESA Center
© Versión en español: Revista El Medio

La entrada Lecciones de la retirada de Gaza: qué error, qué inmenso error aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/lecciones-de-la-retirada-de-gaza-que-error-que-inmenso-error/feed/ 0
¿Quién es el racista? http://elmed.io/quien-es-el-racista/ http://elmed.io/quien-es-el-racista/#comments Mon, 19 Aug 2019 08:26:39 +0000 http://elmed.io/?p=26802 Los israelófobos no están para dar lecciones al Estado más plural y abierto de Oriente Medio.

La entrada ¿Quién es el racista? aparece primero en Revista El Medio.

]]>
Muchos se escandalizan por el hecho de que Israel negó el ingreso a dos congresistas estadounidenses que suelen promover leyes contra el Estado judío: las demócratas Ilhan Omar y Rashida Tlaib. A pesar de la prohibición, las autoridades israelíes autorizaron la entrada a Tlaib, que tiene familiares en los Territorios palestinos, para que pudiera visitar a su abuela. No obstante, la norteamericana optó por no viajar debido a las “condiciones opresivas” impuestas por Jerusalén.

Uno puede estar o no de acuerdo con la decisión del Gobierno Netanyahu. Según el presidente de Estado Unidos, Donald Trump, haberles permitido la entrada hubiera sido una “muestra de debilidad”. Esta posición es discutible, ya que uno podría argüir también que el hecho de dejarlas pasar demostraría que el Estado judío se comporta de forma completamente distinta a la de ellas, personalidades que odian a Israel, y seguramente a los judíos también.

Por otro lado, existía la posibilidad concreta de que esas señoras incitaran al odio a Israel desde el mero Israel. En tal caso, el daño sería para su propia imagen, no para la de Israel. El hecho de haberles negado la entrada tal vez les confiera una condición de víctimas que no merecen.

Dicho esto, es necesario enumerar también los países donde los israelíes tienen prohibido el ingreso; países donde incluso se niega la entrada a aquellos que simplemente visitaron el Estado judío en calidad de turistas.

Argelia, Bahréin, Bangladesh, Brunéi, Yibuti, Irán, Kuwait, Líbano, Libia, Pakistán, Arabia Saudí, Somalia, Sudán, Siria y Yemen no permiten el ingreso a israelíes. Por otro lado, cualquier turista que quiera visitar países como Irán, Kuwait, Líbano, Libia, Arabia Saudí, Sudán, Siria o Yemen, si estuvo anteriormente de visita en Israel, tiene prohibida la entrada. (Con el fin de ayudar a los extranjeros que lo visitan, Israel no sella los pasaportes y entrega el permiso de estancia en un papel aparte). Emiratos, Qatar, Malasia e Indonesia sí autorizan el ingreso a los portadores de pasaporte israelí, siempre y cuando cumplan unas condiciones muy estrictas. Por cierto, uno de estos últimos países, Malasia, iba a acoger un torneo paralímpico de natación el mes pasado, pero el Comité Paralímpico Internacional decidió mudar la sede a Londres porque el país islámico negaba el ingreso a deportistas israelíes. Y en otro, Indonesia, la comunidad judía debe practicar su fe en secreto. “Es peligroso admitir que somos judíos, porque es ilegal. No podemos casarnos, es difícil”, declaró Tikva, un miembro de la colectividad de ese país, al periódico israelí Ynet.

Más allá de los acercamientos entre las autoridades israelíes y las de los de algunos países del Golfo Pérsico para luchar contra los iraníes, esos vetos siguen vigentes.

Por otro lado, no sé si hace falta aclarar que, para un judío israelí, es ilegal y prácticamente una sentencia de muerte pasar a los Territorios palestinos, donde en las escuelas y en los programas de televisión infantiles continúan adoctrinando en el odio a los judíos y se sigue glorificando a los mártires que los asesinan.

Las autoridades de Israel –al igual que las de cualquier otro país– tienen sus propias políticas en lo relacionado con permitir o restringir el ingreso de personas a su territorio. Las medidas tomadas por el Gobierno Netanyahu pueden ser discutibles, por supuesto. Pero es necesario entender, además, que los israelíes no son bienvenidos en numerosos países por el simple hecho de ser israelíes, y casi ni se oyen voces de repudio al respecto. El Estado judío es, de lejos, el más cosmopolita y multicultural de la región; en él todos los ciudadanos, sin distinción de ningún tipo, tienen derecho a trabajar en lo que quieran, a estudiar lo que puedan; a ocupar cargos públicos, profesar la fe que deseen, etc. Lamentablemente, en el vecindario del Medio Oriente no es algo que suela ocurrir.

El hecho de que Israel no permitiera el ingreso a la congresista Omar y sólo dejara entrar a Tlaib por cuestiones humanitarias nada tiene que ver con el racismo, como muchos expresan, sino por su promoción de leyes para boicotear a Israel y por su defensa del terrorismo islámico. A Jerusalén le da igual si estas mujeres que se distinguen públicamente por su odio a Israel son musulmanas, judías, cristianas, hindúes o budistas. Uno puede estar a favor o en contra de la decisión, pero el motivo de la misma debe tenerlo claro todo el mundo.

La entrada ¿Quién es el racista? aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/quien-es-el-racista/feed/ 1
La Autoridad Palestina prohíbe las actividades LGTB por corruptoras http://elmed.io/la-autoridad-palestina-prohibe-las-actividades-lgtb-por-corruptoras/ http://elmed.io/la-autoridad-palestina-prohibe-las-actividades-lgtb-por-corruptoras/#comments Mon, 19 Aug 2019 07:38:21 +0000 http://elmed.io/?p=26799 Son "nocivas para los altos valores e ideales de la sociedad palestina".

La entrada La Autoridad Palestina prohíbe las actividades LGTB por corruptoras aparece primero en Revista El Medio.

]]>
La Autoridad Palestina (AP) ha prohibido a las organizaciones de homosexuales la realización de cualquier tipo de actividad en las zonas que controla en Cisjordania (Margen Occidental/Judea y Samaria) porque son “nocivas para los altos valores e ideales de la sociedad palestina”, según el portavoz policial Luay Zreikiat.

La prohibición se produce poco antes de que la asociación Al Qaws, que trabaja con homosexuales palestinos y árabes israelíes, celebrara un encuentro en Hebrón, donde de hecho ya realizó una actividad a principios de mes. Desde Al Qaws han acusado a las autoridades palestinas de “incitación” a la homofobia.

La entrada La Autoridad Palestina prohíbe las actividades LGTB por corruptoras aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/la-autoridad-palestina-prohibe-las-actividades-lgtb-por-corruptoras/feed/ 1
Preguntas para los partidarios de la solución de los dos Estados http://elmed.io/preguntas-para-los-partidarios-de-la-solucion-de-los-dos-estados/ http://elmed.io/preguntas-para-los-partidarios-de-la-solucion-de-los-dos-estados/#comments Fri, 16 Aug 2019 07:34:13 +0000 http://elmed.io/?p=26796 Los palestinos no reúnen las condiciones mínimas para la estadidad.

La entrada Preguntas para los partidarios de la solución de los dos Estados aparece primero en Revista El Medio.

]]>
Por su interés, traducimos buena parte del artículo que, bajo el título de “Los partidarios de los dos Estados deben dar respuesta a siete cuestiones”, ha publicado en JNS James Sinkinson, presidente de Facts and Logic About the Middle East (Flame).

***

(…) aquí van siete cuestiones que los partidarios [de la solución de los dos Estados] deben responder honesta y convincentemente. Sin respuestas, (…) la de los dos Estados no es una solución, de ninguna de las maneras.

1. ¿Por qué no reconocen los árabes palestinos a Israel como hogar nacional del pueblo judío?

Este es el mayor obstáculo [para] la creación de un Estado palestino. (…) según una encuesta reciente, el 57% de los palestinos dice que su objetivo nacional primordial debería ser una solución de un Estado, [un Estado que comprenda] toda la Palestina histórica desde el río [Jordán] hasta el mar [Mediterráneo]. Está claro que los intelectuales occidentales quieren una solución de dos Estados, [pero] ¿tiene sentido insistir en algo que ni los líderes ni el pueblo palestino desean?

2. ¿Cuándo se reconciliarán las dos facciones palestinas enfrentadas, Hamás y Fatah?

(…) Mientras Fatah y Hamás no declaren la paz, no hay entidad con la que Israel pueda negociar la paz.

3. ¿Cuándo renegará Hamás de su juramento de destruir a Israel?

(…) ¿Cómo puede Israel conseguir seguridad cuando la carta [fundacional] de Hamás y su propio quehacer se centran en eliminar el Estado judío por la fuerza de las armas?

4. ¿Cuándo celebrarán los palestinos elecciones nacionales?

El líder de la Autoridad Palestina (AP), Mahmud Abás, fue elegido en 2005 para un mandato de cuatro años. Lleva ya 14 en el cargo sin haber vuelto a concurrir a unos comicios, y ni en Gaza ni en Judea y Samaria han celebrado elecciones nacionales desde 2006, lo que convierte a ambos territorios en dictaduras de hecho. Lo más importante: los palestinos no tienen los usos ni las estructuras institucionales necesarias para el sostenimiento de una democracia. (…)

5. ¿Cuándo se dotarán los palestinos de una economía autosustentable?

Aunque la AP y Hamás han recibido miles de millones de dólares en ayuda de manos de EEUU, la UE y los Estados árabes, ninguno [de los dos] ha invertido en tener una estructura económica suficiente para la puesta en marcha de industrias viables. (…) la Margen Occidental no tiene una compañía eléctrica; ninguno de los territorios [la Margen y Gaza] tiene vías férreas ni aeropuertos. Sin aportaciones internacionales masivas para asistencia social, ambas entidades colapsarían: difícilmente es esta una buena recomendación para la estadidad.

6. ¿Qué impediría a Hamás hacerse con el nuevo Estado palestino?

Hamás tiene un gran poderío militar: (…) hoy cuenta con 20.000 hombres armados y (…) con decenas de miles de cohetes. (…) Si se formara un Estado palestino bajo el control de la AP, cómo harían EEUU, Israel, Jordania y Egipto para garantizar que los terroristas islamistas de Hamás no se harían con el nuevo ‘país’?

7. ¿Cuándo se dotarán los palestinos de libertades políticas y de un Estado de Derecho?

(…) El coordinador especial de la ONU ha informado de que en las jurisdicciones palestinas “muchas de las precondiciones fundamentales para el desarrollo del imperio de la ley están aún por alcanzarse”. En ambos territorios, el aparato de seguridad está completamente fuera del control civil, sometido al antojo de líderes no electos. Uno no puede sino imaginar el horror de vivir bajo tales circunstancias.

Puede que la solución de dos Estados pareciera en algún momento razonable. Antes de que los palestinos desecharan extraordinarias ofertas de paz hechas por Israel en 2000, 2001 y 2008; antes de que Hamás tomara Gaza y lanzara tres guerras contra Israel; antes de que Irán irrumpiera como un cáncer regional; antes de que las guerras civiles del Yemen y Siria; antes del Estado Islámico y Al Qaeda; antes de los 14 años de gobierno corrupto de Mahmud Abás.

(…)

La ‘solución de los dos Estados’ ha dejado de ser viable. Esto es muy simple: los palestinos no tienen infraestructuras culturales, económicas y políticas para erigir un Estado en esta región. Peor aún: parece que no lo desean.

La entrada Preguntas para los partidarios de la solución de los dos Estados aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/preguntas-para-los-partidarios-de-la-solucion-de-los-dos-estados/feed/ 1
Abás el Cananeo declara (otra vez) la guerra a la paz   http://elmed.io/abas-el-cananeo-declara-otra-vez-la-guerra-a-la-paz/ http://elmed.io/abas-el-cananeo-declara-otra-vez-la-guerra-a-la-paz/#comments Wed, 14 Aug 2019 09:13:12 +0000 http://elmed.io/?p=26794 El presidente de la Autoridad Palestina hace imposible la defensa de la solución de los dos Estados.

La entrada Abás el Cananeo declara (otra vez) la guerra a la paz   aparece primero en Revista El Medio.

]]>
Ya no es que el líder de la Autoridad Palestina (AP), Mahmud Abás, quiera eliminar de la Historia los acontecimientos de 1967 que llevaron a Israel a tomar posesión de la Margen Occidental, la Franja de Gaza y los Altos del Golán, así como a reunificar Jerusalén. Y revertir el veredicto de 1948, cuando los judíos recuperaron la soberanía sobre parte de su patria ancestral. Así como el de 1917, cuando la Declaración Balfour dio a los judíos una ruta hacia la estadidad.

Resulta que Abás quiere remontarse bastante más en el tiempo.

Su gran problema es el libro bíblico de Josué. En efecto, en lugar de remitirse al s. XIX, en su último discurso reveló que el nuevo punto de partida en la búsqueda palestina de justicia se encuentra en algún punto del s. XIII aec. Esa es la fecha aproximada que dan los historiadores para el inicio de la conquista de Canaán por parte de las tribus de Israel, tierra que les había sido prometida cuando salieron de Egipto, una generación atrás.

Esa es la clara implicación de un discurso que Abás pronunció esta semana mientras visitaba un campo de refugiados en la Margen Occidental, en el que aseguró que los intrusos judíos acabarían siendo expulsados y que no quedaría en pie un solo ladrillo de sus asentamientos“Irán al basurero de la Historia, y recordarán que esta tierra es de su gente, sus habitantes y los cananeos que la habitaron hace 5.000 años. Nosotros somos los cananeos”, proclamó.

El impresionante alcance de sus bravatas será dejado de lado por aquellos cuya fe en el proceso de paz con los palestinos es una suerte de religión impermeable a toda prueba en contrario. Cuando lo cierto es que es difícil quedarse con nada que salga de la boca de ese mezquino autócrata, al que nada preocupan los intereses de su pueblo.

Puede que el discurso de Abás lleve a algunos académicos a revivir el debate sobre el oscuro grupo de israelíes que en los años 50 del siglo pasado se hacían llamar cananeos, en su empeño por crear una identidad separada de la de los judíos que no vivían en el Estado judío. Pero es improbable que ni Abás ni quienes le escuchaban hayan oído hablar de ello jamás.

Asimismo, habrá muchos analistas que no adviertan la discrepancia entre su reclamo de que precedieron a los judíos en la región y el que solemos escuchar cada Navidad acerca de que son los palestinos y no los judíos los auténticos descendientes de Jesucristo y de los judíos de los tiempos bíblicos.

Como aún no ha colado eso, Abás trata ahora de remontarse otro milenio y proclama que los primeros refugiados palestinos fueron los cananeos que perdieron sus hogares como consecuencia de las conquistas imperialistas del sucesor designado de Moisés, Josué.

Se trata de otra mentira. La especie de que quienes hoy se dicen palestinos están relacionados con los judíos bíblicos –y para qué hablar de los desaparecidos cananeos– es ficción pura y dura. Lo que sí es cierto es que algunos árabes palestinos emigraron a principios del siglo XX desde tierras árabes vecinas, cuando el país empezó a experimentar un rápido desarrollo económico como consecuencia del retorno de los judíos y de la consolidación de la empresa sionista. 

El problema con el discurso de Abás no es tanto su predisposición a inventarse la Historia, lo cual no es ninguna novedad en quien obtuvo un doctorado en Estudios Orientales en la Universidad Patricio Lumumba de Moscú con una tesis basada en las teorías conspiratorias y la negación del Holocausto. En realidad, no importa cuándo llegaron los árabes palestinos. Lo que importa es que su líder aún sigue empeñado en negar la Historia y el derecho de los judíos a un Estado judío, con independencia de dónde se tracen sus fronteras.

Esa es la conclusión no sólo de su discurso en el campo de refugiados de Yalazón, sino de lo que se ha informado de su reciente encuentro con una delegación de congresistas norteamericanos del Partido Demócrata. Abás no estuvo dispuesto a reconocer a Israel ni a admitir que los judíos tienen derecho a un Estado.

Esto es un problema porque la delegación demócrata y la mayoría de los defensores de Israel en el Congreso y en todo EEUU siguen siendo firmes partidarios de una solución de dos Estados. La carta que 21 miembros de la Knéset [Parlamento israelí] enviaron al Congreso para que se deje de apoyar esa idea fue ampliamente rechazada por la mayoría de los políticos de ambos partidos [Demócrata y Republicano], que aún siguen pensando en la de los dos Estados como la única solución racional duradera al conflicto israelo-palestino.

En teoría, quienes siguen aferrados a esa idea pueden estar en lo cierto. Pero los israelíes y los palestinos no viven un un mundo teórico en el que dividir tierra adyacente entre dos Estados para que coexistan pacíficamente es la obvia respuesta a sus problemas. Viven en el mundo real, donde los únicos líderes palestinos son los islamistas de Hamás, que aún siguen anhelando la muerte de los judíos, y los moderados de Fatah comandados por Abás, que está vendiendo a su pueblo un cuento sobre unos cananeos que, con una suerte de máquina del tiempo, expulsarán a los descendientes de Josué.

¿Por qué anda Abás soltando mentiras históricas e implícitamente comprometiéndose a expulsar a todos los judíos de Israel, no sólo a los colonos de la Margen Occidental? Porque se está trabajando a los palestinos de la Margen y a los millones de descendientes de los refugiados de 1948 (descendientes de los refugiados cananeos de hace 3.300 años, donde quiera que estén, que eso no lo ha aclarado), cuya identidad nacional está inextricablemente unida a la guerra contra el sionismo. Para ellos, la “ocupación” es la presencia judía en todo Israel.

Esto es una tragedia. Y mientras las cosas estén así, los empeños norteamericanos en promover una solución de dos Estados serán una pérdida de tiempo.

© Versión original (en inglés): JNS
© Versión en español: Revista El Medio

La entrada Abás el Cananeo declara (otra vez) la guerra a la paz   aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/abas-el-cananeo-declara-otra-vez-la-guerra-a-la-paz/feed/ 1
Los palestinos necesitan mirarse al espejo http://elmed.io/los-palestinos-necesitan-mirarse-al-espejo/ http://elmed.io/los-palestinos-necesitan-mirarse-al-espejo/#comments Tue, 13 Aug 2019 08:50:41 +0000 http://elmed.io/?p=26791 Si no lo hacen ellos, debería ser la comunidad internacional la que se lo pusiera delante.

La entrada Los palestinos necesitan mirarse al espejo aparece primero en Revista El Medio.

]]>
De nuevo están los palestinos celebrando el asesinato de un judío. Esta vez, el de Dvir Sorek, un soldado de 18 años que se encontraba fuera de servicio cuando fue fatalmente apuñalado y cuyo cuerpo se encontró el pasado día 8 en un paraje pedregoso del bloque de Gush Etzion, cerca de Belén.

Ni un solo palestino ha condenado el despiadado asesinato de un adolescente. La Autoridad Palestina (AP), cuyo líder, Mahmud Abás, ha declarado oponerse al terrorismo, al parecer no ha sentido la necesidad de denunciar el asesinato de Sorek.

En su lugar, la AP ha seguido emitiendo declaraciones en las que condena a Israel por “violar la legalidad internacional” con la construcción de unidades residenciales para familias judías en la Margen Occidental. Las declaraciones, emitidas horas después del ataque terrorista en Gush Etzion, no hicieron referencia al asesinato del adolescente judío.

A los ojos de los líderes de la AP, la inauguración de un nuevo barrio en un asentamiento es un “gran crimen” que ha de ser presentado ante la Corte Penal Internacional. Esto es lo que el portavoz de Abás, Nabil Abu Rudaineh, tenía que decir a cuenta de las viviendas construidas en el asentamiento de Bet El, al norte de Ramala:

Este hecho es condenado y rechazado y viola resoluciones internacionales, incluida la 2334 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que dice que la actividad en los asentamientos constituye una flagrante violación de la legalidad internacional. Estas provocaciones continuas y actuaciones hostiles ameritan decisiones concretas.

Mientras las fuerzas de seguridad israelíes llevaban a cabo la búsqueda del terrorista o los terroristas que mataron al adolescente judío, Abás instruyó a su ministro de Exteriores para que presentara una denuncia contra Israel ante la Corte Penal Internacional por su política de construcción en los asentamientos. Asimismo, instruyó a su enviado ante las Naciones Unidas, Riad Mansur, para que efectuara consultas con miembros del Consejo de Seguridad a fin de convocar una sesión de urgencia en dicho organismo en la que se condenara la actividad israelí en los asentamientos.

Las instrucciones de Abás se publicaron en los medios oficiales palestinos mientras el cuerpo del muchacho judío era llevado al cementerio. De nuevo, los medios de Abás decidieron ignorar totalmente un ataque terrorista que se había cobrado la vida de un joven judío.

Nadie esperaba que Abás ofreciera sus condolencias a las familia de Sorek, o que enviara oficiales palestinos al funeral. Pero al guardar silencio sobre el brutal asesinato y publicar declaraciones condenatorias de Israel el mismo día del ataque, Abás –y la AP– dejó meridianamente claro su formidable desprecio por la vida humana.

Mientras tenía lugar la persecución para la captura del terrorista (o de los terroristas), la facción gobernante Fatah de Mahmud Abás llamó a los palestinos a la formación de “comités de vigilancia” para “desbaratar” cualquier posible ataque de los colonos. El llamamiento de Fatah no fue sino la continuación de la incitación palestina contra los judíos que viven en la Margen Occidental.

Ni que decir tiene que los colonos judíos, la mayoría de los cuales son ciudadanos respetuosos de la ley, no lanzaron represalias contra los palestinos tras el descubrimiento del cuerpo de Sorek. Los judíos residentes en el bloque de asentamientos de Gush Etzion han mantenido siempre buenas relaciones con sus vecinos palestinos, muchos de los cuales trabajan en los propios asentamientos y en empresas de la zona de propiedad judía.

El silencio de la AP ante este asesinato envía un claro mensaje a la sociedad palestina: está bien matar a un judío. El silencio de Abás, de hecho, incitó a muchos palestinos a mostrar alegría por el ataque terrorista.

Tan pronto como se conoció el fatal apuñalamiento, las organizaciones terroristas palestinas parecieron lanzarse a una competición por ver quién ensalzaba más a los autores. La Yihad Islámica, Hamás y una serie de facciones de la OLP, entre ellas el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP) y el Frente Democrático para la Liberación de Palestina (FDLP), emitieron comunicados para “saludar” la “heroica operación”. Asimismo, urgieron a los palestinos a incrementar sus ataques terroristas contra soldados israelíes y colonos de la Margen Occidental. 

En un intento de impedir que las fuerzas de seguridad israelíes capturaran a los terroristas, las facciones y los activistas palestinos pidieron a los palestinos residentes en la zona donde tuvo lugar el ataque que borraran de inmediato las grabaciones de las cámaras de seguridad de sus hogares y comercios.

En la Universidad Bir Zeit, los estudiantes celebraron el asesinato repartiendo dulces y ensalzando a los terroristas. Y numerosos palestinos acudieron a las redes sociales para celebrar abiertamente la muerte de Sorek.

Algunos palestinos compararon a la víctima con “el cordero de Eid el Adha”, la Fiesta del Sacrificio musulmana, donde se ensalza la disposición de Abraham a sacrificar a su hijo en un acto de obediencia a Dios –pero finalmente Dios le procuró un cordero para que lo sacrificara en su lugar–. En Twitter, hubo palestinos que llamaron a Sorek “la oveja de Eid el Adha” porque fue “sacrificado” en vísperas de dicha celebración. Tras conocerse el asesinato de Sorek, algunos palestinos dijeron que iba a ser un “feliz Eid”. Otros se mostraron encantados al conocerse que el abuelo de Sorek, el rabino Benjamín Harling, superviviente del Holocausto, fue igualmente asesinado por unos terroristas hace 19 años. “Benditas sean las manos de los combatientes de la resistencia palestina que mataron al soldado, cuyo abuelo fue ultimado en un operativo en el año 2000”, escribió uno en Twitter.

Es difícil encontrar un solo palestino que mostrara su repulsa por el ataque terrorista. Pero tiene todo el sentido. ¿Por qué iba a salir un palestino a hablar contra el terrorismo cuando sus líderes callan o celebran jubilosos el asesinato de un adolescente judío?

He aquí el odio a Israel y a los judíos que se ha instilado en los corazones y las mentes de los palestinos. Si se apresuran a relacionar el asesinato de un adolescente judío con la tradición de sacrificar un cordero, claramente ha llegado la hora de que los palestinos se miren gravemente al espejo; y si no están dispuestos a hacerlo, quizás habría de ponérselo delante la comunidad internacional.

© Versión original (en inglés): Gatestone Institute
© Versión en español: Revista El Medio

La entrada Los palestinos necesitan mirarse al espejo aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/los-palestinos-necesitan-mirarse-al-espejo/feed/ 1
¿Rompería una nueva victoria de Netanyahu los lazos de Israel con la Diáspora norteamericana?  http://elmed.io/romperia-una-nueva-victoria-de-netanyahu-los-lazos-de-israel-con-la-diaspora-norteamericana/ http://elmed.io/romperia-una-nueva-victoria-de-netanyahu-los-lazos-de-israel-con-la-diaspora-norteamericana/#comments Mon, 12 Aug 2019 15:37:25 +0000 http://elmed.io/?p=26789 Es poco probable que la brecha entre Israel y la Diáspora mengüe el 17 de septiembre, gane quien gane las elecciones israelíes.

La entrada ¿Rompería una nueva victoria de Netanyahu los lazos de Israel con la Diáspora norteamericana?  aparece primero en Revista El Medio.

]]>
En Israel ya está todo dispuesto para las elecciones de septiembre, pero si se considera que sólo han pasado cuatro meses desde que los votantes fueron a las urnas para elegir un nuevo Gobierno, es comprensible el escaso entusiasmo que están mostrando.

Desde el 9 de abril, cuando los partidos que se comprometieron a apoyar a Benjamín Netanyahu para que continuara como primer ministro obtuvieron 65 de los 120 escaños de la Knéset, han pasado muchas cosas. Yisrael Beiteinu, la formación de Avigdor Lieberman, que obtuvo cinco escaños presentándose como parte de la coalición que comandaría de nuevo el Likud de Netanyahu, decidió insistir en la aprobación de un proyecto de ley que los ultraortodoxos, que también habían formado parte del último Gobierno de Netanyahu, no iban a aceptar. El resultado fue un bloqueo político que condujo a estos nuevos comicios. Las encuestas indican que el 17 de septiembre habrá algunos cambios respecto a abril. Sin embargo, es probable que el resultado arroje un nuevo bloqueo, con Yisrael Beiteinu tratando de ser decisivo en lo que podría ser el comienzo de la era post-Netanyahu

Aunque los partidos de izquierda esperan que esta segunda votación en cinco meses produzca un resultado distinto, su gran temor es que Netanyahu, al que se descartó muchas veces en el pasado, se saque un conejo electoral de la chistera y perturbe a los analistas con una nueva mayoría. 

A quienes preocupa tal posibilidad andan repitiendo los mismos argumentos lastimeros sobre las consecuencias de la permanencia en el poder de Netanyahu. Según sus críticos, otro Gobierno del líder del Likud a) enterrará aún más el proceso de paz, b) destruirá la democracia israelí y c) cortará los últimos lazos entre Israel y la Diáspora, pues los judíos estadounidenses de izquierda se retraerán por la intransigencia y la corrupción de Netanyahu. 

¿Tienen razón? 

En el núcleo del sistema de creencias de los partidos de izquierda, cuya posición es marginal en el mapa político israelí, se halla la idea de que Israel tiene, de algún modo, como por arte de magia, la capacidad de hacer la paz con los palestinos. En cambio, la inmensa mayoría de los israelíes cree que no existe ningún socio palestino para la paz, y que tanto la Autoridad Palestina (AP) como Hamás no están dispuestos ni preparados para aceptar la legitimidad de un Estado judío, al margen de dónde se tracen sus fronteras. 

Además, mientras Hamás defienda la extinción de Israel y la AP recompense a los terroristas con salarios y pensiones, el porcentaje de israelíes que creen en una solución de dos Estados seguirá reduciéndose. El asesinato, esta semana, de Dvir Sorek, un estudiante de yeshivá de 19 años, en la Margen Occidental, así como el apoyo de los palestinos a este crimen, es sólo uno de los motivos por los que los israelíes piensan que siguen sin contar con un socio para la paz. Y también es la causa de que los principales rivales de Netanyahu, los dirigentes del Partido Azul y Blanco, estén intentando parecer aún más agresivos que el primer ministro. 

Tampoco un nuevo Gobierno de Netanyahu sería una sentencia de muerte para la democracia israelí. A pesar de que hay buenos motivos para pensar que diez años invitan al tipo de problemas que afligen a todas las Administraciones estadounidenses que duran más de un mandato, la mayoría de los que hablan de Netanyahu como una amenaza para la democracia están sobre todo molestos por los resultados que arrojan las democráticas elecciones israelíes. Aunque el próximo Gobierno confiriera a Netanyahu inmunidad judicial hasta que abandonara el poder (algo habitual en la mayoría de las democracias), la idea de que cualquiera de los delitos de los que se le acusa represente una amenaza para el régimen democrático es ridícula. 

Ahora bien, los críticos de Netanyahu no se equivocan cuando dicen que el primer ministro repele a la mayoría de los judíos estadounidenses, y en que ese rechazo debilita las relaciones entre Israel y la Diáspora

No cabe duda de que la judería izquierdista de EEUU no entiende demasiado la situación de seguridad en Israel, que ha relegado a los políticos y líderes que les resultan más atractivos. Muchos además se tragan los argumentos engañosos que tratan de tachar a la derecha israelí de antidemocrática, a pesar de que tampoco entiendan demasiado temas como la reforma de la Corte Suprema israelí que están en la base de esta polémica. 

También es cierto que la mayoría de los judíos estadounidenses leales al Partido Demócrata están resentidos por la cercanía entre Netanyahu y el presidente Donald Trump. Hay un marcado contraste entre el afecto israelí por el presidente de EEUU más proisraelí de la Historia y el airado desprecio hacia Trump de la mayoría de la diáspora estadounidense. 

Así pues, otro Gobierno liderado por Netanyahu no salvaría la creciente distancia entre Israel y la Diáspora. Sin embargo, un nuevo primer ministro no supondría una gran diferencia. 

Es poco probable que los judíos de izquierdas que piensan que Netanyahu es el principal obstáculo para la paz vayan a estar más contentos con las posiciones que adopte el exjefe del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) Benny Gantz si consigue formar una coalición de gobierno en otoño. Tampoco es probable que Gantz vaya a tratar de hacer concesiones a los palestinos como las que dieron lugar a tanto derramamiento de sangre y al calvario político de los predecesores de Netanyahu. Los acuerdos que tendría que fraguar para conseguir los 61 votos que le permitieran gobernar no serían, para los críticos izquierdistas del sionismo, más democráticos que cualquier cosa que haya hecho Netanyahu. 

Por encima de todo, Gantz tendría que llevarse igual de bien con Trump como Netanyahu, ya que la principal obligación de todo primer ministro israelí es mantener la mayor cercanía posible con el Gobierno de EEUU. A todo esto: Gantz no está más inclinado que Netanyahu a ayudar a la resistencia contra Trump

Y lo que es aún más importante: en la brecha entre Israel y la judería estadounidense son claves las cuestiones demográficas, en una época en que el sentido de judeidad está en declive en la segunda, donde la asimilación y la generalización de los matrimonios mixtos han creado una comunidad que ya no tiene tanto interés por Israel o por la persona que lo lidera. 

Aunque el tiempo de Netanyahu se esté acercando a su fin, es poco probable que la brecha entre Israel y la Diáspora mengüe el 17 de septiembre, gane quien gane las elecciones israelíes.

© Versión original (en inglés): JNS
© Versión en español: Revista El Medio

La entrada ¿Rompería una nueva victoria de Netanyahu los lazos de Israel con la Diáspora norteamericana?  aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/romperia-una-nueva-victoria-de-netanyahu-los-lazos-de-israel-con-la-diaspora-norteamericana/feed/ 1
El plan de Hamás e Irán para eliminar a Israel http://elmed.io/el-plan-de-hamas-e-iran-para-eliminar-a-israel/ http://elmed.io/el-plan-de-hamas-e-iran-para-eliminar-a-israel/#comments Thu, 08 Aug 2019 08:36:09 +0000 http://elmed.io/?p=26786 La organización terrorista islamista que detenta el poder en Gaza sigue empeñada en su objetivo genocida.

La entrada El plan de Hamás e Irán para eliminar a Israel aparece primero en Revista El Medio.

]]>
¿Ha aceptado por fin Hamás, la organización terrorista palestina que gobierna la Franja de Gaza, la solución de dos Estados y abandonado su objetivo de destruir a Israel?

El 20 de julio, los titulares de algunos medios árabes dieron la impresión de que Hamás había cambiado de política y ya no perseguía la aniquilación de Israel. Más llamativamente, hacían parecer que Hamás estaba presentando un nuevo plan para la paz con Israel.

Citando declaraciones de Ismaíl Haniyeh, líder de Hamás, varios medios árabes publicaron titulares que sugerían que la organización terrorista está ahora a favor de la solución de dos Estados: “Hamás no se opone a la creación de un Estado [palestino] en las fronteras de 1967”, proclamaban.

Haniyeh hizo esas declaraciones durante una entrevista por videoconferencia con periodistas turcos en Estambul. La entrevista la organizó una asociación llamada Palestinian Forum for Communication and Media, que se describe como una “organización periodística independiente cuyo objetivo es mejorar la comunicación entre los medios árabes e internacionales para apoyar la causa palestina”.

Aunque las declaraciones de Haniyeh daban al principio la impresión de un drástico cambio de política de Hamás –de buscar la destrucción de Israel a aceptar la solución de los dos Estados–, quedó claro enseguida, al leer el resto de sus comentarios, que no ha habido cambio alguno.

Haniyeh se preocupó de aclarar que aceptar un Estado palestino en las “fronteras” anteriores a 1967 no significa que Hamás reconozca el derecho a existir de Israel. “Hamás no se opone a la creación de un Estado en las fronteras de 1967, pero insiste en no reconocer la ocupación israelí del resto de los territorios palestinos”, según declaraciones citadas del líder de Hamás a los periodistas turcos.

Hay que reconocerle a Haniyeh que fue más sincero que los editores que eligieron el confuso titular que daba a entender que Hamás había aceptado la solución de los dos Estados.

Prestemos atención a lo que Haniyeh dijo en realidad: 

Si se nos ofrece un Estado palestino junto a Israel, no diremos que no. Aunque aceptaremos cualquier cosa que Israel nos dé, nunca vamos a reconocer su derecho a existir. Usaremos el Estado como plataforma para liberar toda Palestina, desde el mar Mediterráneo al río Jordán. 

Las palabras de Haniyeh no son más que una cortina de humo, aparentemente para hacer creer al mundo que su organización terrorista ha suavizado su postura hacia Israel y los judíos. Sin embargo, fue bastante claro sobre la posición de Hamás. Llegó incluso a asegurar a los periodistas turcos que su movimiento nunca abandonará la “lucha armada” contra Israel. “A menudo recurrimos a la resistencia pacífica y popular [contra Israel]”, dijo. “Sin embargo, esto no significa que hayamos renunciado a nuestra resistencia armada”.

Para Haniyeh, las manifestaciones semanales a lo largo de la frontera entre Gaza e Israel organizadas en el contexto de la Gran Marcha del Retorno, patrocinada por Hamás, son actos de “resistencia pacífica” y “popular”. Las protestas, que comenzaron en marzo de 2018, son cualquier cosa menos “pacíficas” y “populares”.

En el vocabulario de Hamás, el lanzamiento de cohetes y cometas incendiarias a las granjas y pueblos israelíes próximos a la frontera con Gaza se define como “resistencia pacífica”.

Aunque los organizadores de las protestas han llamado públicamente a los participantes a preservar el carácter “pacífico” de las mismas, los participantes en las mismas han intentado varias veces infiltrarse en Israel derribando la valla de seguridad fronteriza y han lanzado bombas incendiarias y artefactos explosivos contra los soldados israelíes. Probablemente lo están haciendo porque no escuchan lo que sus líderes les dicen, o porque han perdido la fe en ellos y creen que la violencia es la única manera de sacar concesiones a Israel.

El pasado 19 de julio hubo manifestaciones con el lema “El viernes de quemar la bandera sionista”. Los manifestantes no sólo quemaron banderas de Israel, también se enfrentaron a los soldados israelíes. Algunas informaciones desde la Franja dijeron que unos 70 palestinos resultaron heridos durante los enfrentamientos.

Desde que empezaron las manifestaciones, en marzo de 2018, más de 260 palestinos han perdido la vida, y miles han resultado heridos. El número de participantes en las protestas parece al fin reducirse: muchos gazatíes deben de haber llegado a la conclusión de que sus líderes los están utilizando para promover sus propios intereses. Desde que empezaron las marchas, los palestinos no han visto que hayan mejorado sus condiciones de vida.

Si se sigue su lógica, sólo es cuestión de tiempo que Hamás declare que volver a lanzar cohetes y secuestrar a israelíes son igualmente medios de “resistencia pacíficos y populares”. Los principales medios de Occidente, sin duda, seguirán reescribiendo con diligencia sus definiciones. 

Las verdaderas intenciones de Hamás las expresó uno de sus gerifaltes, Fathi Ahmad. En una reciente arenga cerca de la frontera entre Gaza e Israel, clamó: “Hay judíos por todas partes. ¡Debemos atacar a todos los judíos del planeta Tierra! Debemos sacrificarlos y matarlos, con la ayuda de Alá. Vamos a cortarlos en pedazos”. También exhortó a los palestinos a comprar “cuchillos de cinco shékels” y “degollar judíos”.

Las palabras de Haniyeh coincidieron con la visita a Irán de una delegación de Hamás de alto nivel. Encabezada por el architerrorista palestino Saleh Aruri, la delegación estuvo unos días en Teherán para mantener conversaciones con los líderes iraníes sobre cómo reforzar la relación bilateral.

En noviembre de 2018, el Departamento de Estado de EEUU ofreció una recompensa de 5 millones de dólares a quien aporte información sobre Aruri, vicedirector de la oficina política de Hamás.

Saleh Aruri lleva a cabo sus operaciones encubiertas, entre las que se cuenta la gestión de los escuadrones terroristas de Hamás, principalmente en el Líbano y Turquía”, según el Meir Amit Intelligence and Terrorism Information Center. “En el Líbano, donde reside actualmente, opera bajo el patrocinio de Hezbolá sin interferencia alguna del Gobierno libanés, y en Turquía las autoridades ignoran sus actividades y las de Hamás”.

Aruri es uno de los fundadores del brazo armado de Hamás, las Brigadas de Izedín al Qasam, y el responsable de varios sangrientos ataques contra civiles y soldados israelíes, incluido el secuestro y asesinato en 2014 de tres adolescentes en la Margen Occidental.

Llamativamente, Aruri no viajó a Teherán para ver con los líderes iraníes cómo mejorar las condiciones de vida de los palestinos en la Franja de Gaza, gobernada por Hamás. Toda su preocupación se cifra en cómo conseguir más armas y dinero por matar judíos. No es casualidad que Hamás eligiera a un comandante de su brazo armado para encabezar la delegación a Irán: fue a Teherán a pedir armas y financiación para las actividades terroristas, su especialidad.

Por su parte, los líderes iraníes no pensaban ofrecer a Aruri y a sus amigos dinero para construir hospitales y colegios en Gaza. Irán se asegurará de que su dinero se destina a la construcción de más túneles terroristas a lo largo de la frontera entre Gaza e Israel y a la fabricación de cohetes para atacar a Israel. 

Los líderes iraníes nunca se cansan de recordar a todo el mundo su deseo de aniquilar a Israel. Moytaba Zolnur, presidente del Comité de Seguridad Nacional y Política Exterior del Parlamento iraní, manifestó recientemente: “Si EEUU nos ataca, a Israel sólo le quedará una hora de vida”.

En otra amenaza, hace unos meses, el número dos de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica dijo que, si Israel empieza una guerra, Irán lo borrará del mapa, y que los israelíes no podrán siquiera enterrar a sus muertos. “Nuestra estrategia es [barrer] a Israel del mapa político mundial, e Israel parece estar acercándose a esta realidad con sus fechorías”, declaró el general de brigada Hosein Salami a la prensa en Teherán. Si Israel “hace algo que conduzca a una nueva guerra, será desde luego [el tipo de guerra] que acabará con su eliminación y con la recuperación de los territorios ocupados. Los israelíes no tendrán siquiera un cementerio en Palestina para enterrar sus cadáveres”.

Al recibir a la delegación de Hamás, los gobernantes de Irán comprendían algo que ocultan los confusos titulares: que Hamás sigue comprometida con su objetivo de destruir Israel. Saben que Aruri, con su probado historial de terrorismo y sus manos empapadas de sangre judía, es alguien con quien Teherán puede hacer negocios. Hamás está desesperada por conseguir dinero y armas. Los necesita no porque esté dispuesta a aceptar la solución de dos Estados, sino para poder prepararse para la próxima guerra contra Israel.

Aruri reafirmaba a Teherán, su fuente económica, que Hamás comparte el objetivo de eliminar a Israel y sustituirlo con un Estado terrorista apoyado por Irán

Si el architerrorista de Hamás desarrolló con éxito su misión de asegurarse más financiación iraní, lo más probable es que Hamás, la Yihad Islámica y otras organizaciones terroristas de la Franja de Gaza intensifiquen sus actividades terroristas contra Israel. Lo más eficaz para impedir que Hamás lleve a cabo sus planes de asesinar judíos es aumentar las sanciones internacionales y otros medios de presión sobre Irán, antes de que sea demasiado tarde.

© Versión original (en inglés): Gatestone Institute
© Versión en español: Revista El Medio

La entrada El plan de Hamás e Irán para eliminar a Israel aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/el-plan-de-hamas-e-iran-para-eliminar-a-israel/feed/ 1
La 'lenta muerte' de los palestinos en el Líbano http://elmed.io/la-lenta-muerte-de-los-palestinos-en-el-libano/ http://elmed.io/la-lenta-muerte-de-los-palestinos-en-el-libano/#comments Tue, 06 Aug 2019 08:21:25 +0000 http://elmed.io/?p=26784 ¿Por qué las organizaciones sedicentemente propalestinas callan ante el racismo y el apartheid libaneses?

La entrada La 'lenta muerte' de los palestinos en el Líbano aparece primero en Revista El Medio.

]]>
Más de 100.000 palestinos de la Margen Occidental tienen permiso para trabajar en Israel, según fuentes palestinas e israelíes. Además, miles de palestinos entran cada día a Israel sin permiso. Más de 80.000 trabajadores palestinos entraron en Israel el pasado 15 de julio, según el Ministerio de Defensa israelí. 

Como parte de los esfuerzos por alcanzar una tregua entre Israel y Hamás, a mediados de julio se informó de que Israel había accedido a aumentar de 3.500 a 5.000 el número de comerciantes y empresarios de Gaza con permiso de entrada en su territorio. Las informaciones decían que ese gesto israelí fue fruto de los esfuerzos de Egipto y Naciones Unidas por impedir una confrontación militar a gran escala entre Israel y Hamás.

Mientras Israel incrementa constantemente el número de permisos de trabajo para los palestinos de la Margen y la Franja, el Líbano ha lanzado una vasta campaña contra los trabajadores ilegales, incluidos los palestinos, lo que ha desencadenado una oleada de protestas entre los palestinos residentes en su territorio. 

Las autoridades libanesas dicen que la batida tiene por objetivo principalmente a los sirios que huyeron al País del Cedro tras el comienzo de la guerra civil en su país (2011). En el marco de la campaña contra los trabajadores ilegales, se han clausurado una serie de empresas y numerosos trabajadores palestinos y sirios han sido apartados de sus empleos.

El ministro de Trabajo libanés, Kamil Abu Suleimán, negó las acusaciones de que la campaña fuera una “conspiración” contra los 450.000 palestinos residentes en su país. “El plan para combatir el trabajo ilegal se preparó hace varios meses y no va contra los palestinos”, manifestó. “Hay una legislación laboral en el Líbano, y hemos decidido aplicarla. Avisamos con seis meses de antelación a todos los trabajadores y empresas ilegales para que tramitaran los permisos correspondientes”. 

Ahora bien, el ministro admitió que como consecuencia de la campaña se han cerrado varias empresas palestinas

Los palestinos rechazaron las afirmaciones de Suleimán y organizaron una serie de protestas en distintas partes del país. Los manifestantes quemaron neumáticos en las entradas de varios campos de refugiados, y facciones y personalidades palestinas pidieron a las autoridades libanesas que pusieran fin a sus medidas contra empresarios y trabajadores palestinos.

“Las medidas libanesas perjudican a los palestinos”, declaró Alí Faisal, miembro del Frente Democrático para la Liberación de Palestina (FDLP), de la OLP. Faisal demandó a las autoridades libanesas que las rescindieran y apuntó que se estima en un 11% la contribución palestina al crecimiento económico del Líbano. El representante del FDLP añadió que, “con varios pretextos”, se estaba vedando el ingreso de palestinos del Líbano a varias profesiones.

La ley libanesa limita a los palestinos la posibilidad de desempeñar profesiones como la abogacía, la medicina y la ingeniería, y les prohíbe recibir prestaciones sociales. En 2001, el Parlamento aprobó una ley que prohíbe a los palestinos el acceso a la propiedad

Según informaciones publicadas en medios árabes, las protestas palestinas podrían marcar el comienzo de una intifada palestina contra el Líbano. Esas mismas informaciones destacan que los palestinos tienen dificultades para que las autoridades libanesas les concedan permisos de trabajo.

“La tasa de paro entre los palestinos del Líbano es muy alta”, declaró el empresario palestino Ziad Aref. “Tenemos derecho a trabajar en la solución de este problema. Esta nueva campaña de las autoridades libanesas dejará a miles de palestinos sin trabajo y agravará la crisis económica”. Aref calcula que la tasa de paro entre los palestinos del Líbano es del 50%, y acusó a los líderes palestinos de no haberse ocupado del sufrimiento de los trabajadores y empresarios palestinos del Líbano. 

Los líderes palestinos de la Margen Occidental, la Franja de Gaza y el Líbano dicen que están en contacto diario con las autoridades libanesas para tratar de revertir las duras medidas contra los trabajadores palestinos. Azam al Ahmed, dirigente de la OLP que se encarga de los temas palestinos en el Líbano, mostró una profunda preocupación por la campaña libanesa y dijo que se había puesto en contacto con varios funcionarios libaneses para advertirles contra cualquier perjuicio a los palestinos.

Hamás, por su parte, ha acusado a las autoridades libanesas de aplicar una política de “muerte lenta” a los palestinos del país. Hamás afirmó en un comunicado que la campaña libanesa parecía ser parte de una “conspiración para liquidar los derechos de los refugiados palestinos”. “No aceptaremos ninguna amenaza a la vida y el futuro de los refugiados palestinos en el Líbano, y vamos a impedir la política de muerte lenta”, advirtió en el referido texto.

Las medidas adoptadas por las autoridades libanesas vuelven a subrayar la discriminación de la que son objeto los palestinos en ese país árabe. “Los palestinos del Líbano sufren discriminación en casi cualquier aspecto de la vida diaria”, se leía en un reportaje publicado por Associated Press en 2017. “Muchos viven en asentamientos reconocidos oficialmente como campos de refugiados, pero que se describen mejor como guetos de hormigón rodeados por puestos de control y, en algunos casos, alambradas y muros a prueba de explosiones”.

“La discriminación y la marginación que sufren [los palestinos] se agravan por las restricciones a las que se enfrentan en el mercado laboral, que contribuyen a los altos niveles de paro, los salarios bajos y las malas condiciones laborales”, dice un informe de la ONU. “Hasta 2005 se vetó a los palestinos en 70 profesiones, y aún están vetados en otras 20. La pobreza resultante se ve exacerbada por las restricciones que se les imponen en el acceso a la educación pública y los servicios sociales”.

Las medidas discriminatorias y racistas del Líbano contra los palestinos no parecen molestar a las organizaciones propalestinas de todo el mundo. Estas organizaciones suelen hacer la vista gorda ante la angustia de los palestinos que viven en los países árabes. Lo que hacen es poner el foco en Israel, al que escudriñan en busca de unos abusos imaginarios.

Ya es hora de que las organizaciones propalestinas en los campus universitarios de Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña y Australia organicen una Semana contra el Apartheid Árabe, en vez de acusar a Israel de “discriminar” a los palestinos. También es hora de que los medios internacionales tomen nota de las medidas antipalestinas adoptadas por el Líbano, cuando Israel está aumentando el número de permisos de entrada en su territorio para los trabajadores palestinos. 

¿Por qué la ONU y otras instituciones internacionales siguen calladas mientras expulsan a los palestinos de sus trabajos en un país árabe, cuando más de 100.000 palestinos entran en Israel a diario para trabajar? ¿Veremos una cumbre de urgencia de la Liga Árabe, o al Consejo de Seguridad de la ONU, condenar el apartheid y el racismo libaneses? ¿O están demasiado ocupados redactando resoluciones de condena contra Israel, que ha abierto sus puertas de par en par a los trabajadores palestinos?

© Versión original (en inglés): Gatestone Institute
© Versión en español: Revista El Medio

La entrada La 'lenta muerte' de los palestinos en el Líbano aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/la-lenta-muerte-de-los-palestinos-en-el-libano/feed/ 1