Revista El Medio http://elmed.io Noticias de Medio Oriente en español Tue, 15 Oct 2019 08:33:16 +0000 es-ES hourly 1 https://wordpress.org/?v=4.2.25 Túnez tiene nuevo presidente http://elmed.io/tunez-tiene-nuevo-presidente/ http://elmed.io/tunez-tiene-nuevo-presidente/#comments Tue, 15 Oct 2019 08:27:34 +0000 http://elmed.io/?p=26992 Se llama Kaïs Saied y ha contado con el apoyo de Ennahda.

La entrada Túnez tiene nuevo presidente aparece primero en Revista El Medio.

]]>
El jurista Kaïs Saïed se ha convertido en el octavo presidente de la República Tunecina, tras arrollar en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, celebrada el pasado domingo: Saïed obtuvo más del 70% del voto en unos comicios en los que votó el 55% del censo.

Saïed, miembro del comité de expertos su supervisó la Constitución aprobada en 2014, se presentó como candidato independiente pero fue respaldado en la definitiva segunda vuelta por el partido exislamista Ennahda.

El nuevo jefe del Estado tunecino ha hecho bandera de la lucha contra la corrupción, se ha mostrado partidario de la descentralización administrativa y de la pena de muerte y ha expresado su rechazo a la despenalización de la homosexualidad.

La entrada Túnez tiene nuevo presidente aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/tunez-tiene-nuevo-presidente/feed/ 0
Irán: graduados en israelofobia http://elmed.io/iran-graduados-en-israelofobia/ http://elmed.io/iran-graduados-en-israelofobia/#comments Tue, 15 Oct 2019 07:56:10 +0000 http://elmed.io/?p=26989 "Un Estado que amenaza con el genocidio de los judíos no es normal".

La entrada Irán: graduados en israelofobia aparece primero en Revista El Medio.

]]>
El pasado domingo, la agencia iraní Tasnim divulgó esta fotografía en las redes sociales, informando de que se había tomado en la ceremonia de graduación de una nueva hornada de cadetes de los Cuerpos de la Guardia Islámica Revolucionaria (CGRI) en la Universidad Imán Husein de Teherán.


Se trata de otra prueba de que, como escribe Jonathan Tobin, “un Estado que amenaza con el genocidio de los judíos no es normal”.

La entrada Irán: graduados en israelofobia aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/iran-graduados-en-israelofobia/feed/ 0
Un Estado que amenaza con el genocidio de los judíos no es normal http://elmed.io/un-estado-que-amenaza-con-el-genocidio-de-los-judios-no-es-normal/ http://elmed.io/un-estado-que-amenaza-con-el-genocidio-de-los-judios-no-es-normal/#comments Tue, 15 Oct 2019 07:20:22 +0000 http://elmed.io/?p=26987 No se puede permitir a Irán que amenace a Israel con completa impunidad.

La entrada Un Estado que amenaza con el genocidio de los judíos no es normal aparece primero en Revista El Medio.

]]>
El general Hosein Salami, comandante de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI), pronunció un discurso el mes pasado en el que ensalzó el poderío militar de Irán, así como sus metas. Tal y como es norma en el discurso iraní, el comandante de los CGRI se negó a emplear la palabra “Israel”, pero sí dijo muchas cosas sobre el Estado judío. Según la agencia estatal IRNA, Salami afirmó que, 40 años después de la revolución que llevó al régimen islamista al poder, Teherán “se las ha ingeniado para dotarse de la capacidad de destruir al régimen sionista impostor”. Y por si alguien pudiera pensar que la acumulación de poderío militar es de carácter estrictamente defensivo, Salami proclamó que “ese régimen siniestro ha de ser borrado del mapa”, y que la erradicación del mismo “ya no es (…) un sueño”, sino “un objetivo alcanzable”.

Salami no es el primer líder iraní que profiere tales amenazas. Han sido un clásico de la retórica iraní durante décadas, también de los ayatolás que manejan esa teocracia. Pero el hecho de que los CGRI –organización terrorista que dirige la red terrorista internacional de Irán, y que tiene una gran influencia en su economía a través de las empresas que posee– siga hablando de eliminar al único Estado judío del planeta sí plantea algunas cuestiones interesantes y dolorosamente obvias, para las cuales no hay respuestas satisfactorias. 

La primera tiene que ver con la falta de voluntad de los socios comerciales europeos de Irán para asumir que siguen queriendo cultivar unas buenas relaciones con un régimen que considera el genocidio de los judíos un objetivo político legítimo. Así, Alemania está trabajando duro para preservar el acuerdo nuclear de 2015, que enriqueció y fortaleció a Teherán y daba a los ayatolás una vía para adquirir armas con las que materializar sus amenazas de borrar a Israel del mapa. Sin embargo, cuando se le preguntó directamente si las palabras de Salami eran una prueba del antisemitismo del régimen de los ayatolás, el ministro de Exteriores alemán, que se declaró contrario a la “retórica antiisraelí”, no tuvo nada que decir. 

El de Alemania no es un caso aislado. Los principales países de Europa Occidental están indignados por los intentos de la Administración Trump de aislar a Irán y obligarlo a renegociar el acuerdo nuclear. Francia planteó hace poco la idea de ofrecer un préstamo de 15.000 millones de dólares a Teherán que era, en la práctica, el pago de un rescate que haría que la República Islámica dejara de atacar a los barcos de mercancías en el Golfo Pérsico, así como las plantas petroleras de los países vecinos. 

Pese a las provocaciones iraníes, la Unión Europea y su ministra de Exteriores, Federica Mogherini, hablan como si los esfuerzos de EEUU para poner fin a la amenaza nuclear fuesen el obstáculo para la paz, no un régimen que sigue siendo el principal patrocinador estatal del terrorismo y que continúa hablando de ataques genocidas contra Israel.

A pesar de las incoherencias de su política exterior –cuyo ejemplo más clamoroso es la traición a los kurdos frente a Turquía–, el presidente Trump sigue siendo el único líder mundial comprometido con frenar a Irán, en vez de darle alas.

En Israel y Estados Unidos hay quien está preocupado por la negativa de Trump de responder militarmente a las provocaciones de Irán, así como por su disposición a reunirse con representantes iraníes para hablar sobre el fortalecimiento del acuerdo nuclear. Pero parece que ahora Irán no tiene intención de hablar con Trump. Puede que los ayatolás nunca fuesen en serio con lo del diálogo, o que el intento de los demócratas de iniciar un proceso de impeachment les haya convencido de que Trump está condenado a la derrota en noviembre de 2020. Parecen estar haciendo caso al consejo de quienes les dijeron que esperaran hasta enero de 2021, cuando cualquiera de los demócratas que se presente contra Trump reinstaure el desastroso pacto promovido por el presidente Barack Obama y levante las sanciones del republicano, que han tenido un efecto devastador sobre la economía de Irán y sobre la capacidad de Teherán para diseminar el terror por el mundo.

Los partidarios del acuerdo de Obama sostienen que en aquel entonces era la mejor forma de prevenir una inminente amenaza nuclear iraní, y que la única alternativa era una guerra que nadie quería. Pero Trump ha demostrado la falsedad de esa afirmación. La alternativa al apaciguamiento con Irán es la política de Trump de ejercer la “máxima presión” para estrangular la economía iraní, lo que acabará obligando a los teócratas a volver a la mesa de negociaciones; siempre y cuando Occidente se mantenga firme, esté o no Trump en la Casa Blanca.

Aunque los aspirantes demócratas han mostrado poco interés en la política exterior salvo para hablar de la ineptitud de Trump, se les debería preguntar qué tienen pensado hacer ante las constantes amenazas genocidas de Irán y por qué habría que reinstaurar un pacto que ofrecía a Teherán una vía para la consecución de armamento atómico.

Irán no es un país normal, y ni Europa ni ningún partido opositor en Estados Unidos deberían hablar como si lo fuera.

La mera antipatía hacia Trump y el respeto por el legado de Obama no es respuesta suficiente para explicar por qué el apoyo a la reinstauración del acuerdo nuclear sigue siendo objeto de consenso entre los demócratas. Lo mismo se puede decir de la creencia de Europa en que los beneficios que seguirá obteniendo de sus negocios con Teherán son más importantes que aislar a un régimen patrocinador del terrorismo que quiere matar a millones de personas.

© Versión original (en inglés): JNS
© Versión en español: Revista El Medio

La entrada Un Estado que amenaza con el genocidio de los judíos no es normal aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/un-estado-que-amenaza-con-el-genocidio-de-los-judios-no-es-normal/feed/ 1
La guerra en Siria cambió la actitud árabe hacia Israel http://elmed.io/la-guerra-en-siria-cambio-la-actitud-arabe-hacia-israel/ http://elmed.io/la-guerra-en-siria-cambio-la-actitud-arabe-hacia-israel/#comments Mon, 14 Oct 2019 13:27:30 +0000 http://elmed.io/?p=26985 Cada vez son más los que piensan que la verdadera amenaza existencial procede de Irán.

La entrada La guerra en Siria cambió la actitud árabe hacia Israel aparece primero en Revista El Medio.

]]>
En el discurso oficial árabe, la movilización y la retórica antiisraelíes han sido siempre elementos prominentes. Partidos islamistas, nacionalistas o laicos, todos han visto en el odio a Israel un elemento fundamental para recabar apoyos y hacer avanzar agendas no relacionadas con Israel a base de relacionarlas, precisamente, con la “resistencia” contra Israel. Este discurso es también evidente en la manera en que los medios árabes presentan las historias relacionadas con el Estado israelí, con su población y con los judíos en general. Así, difunden reportajes y artículos que a menudo confunden lo político con lo religioso, vinculando a cualquier judío con el conflicto árabe-israelí sin distinguir entre políticas e intereses gubernamentales, por un lado, y las relaciones entre pueblos que han convivido pacíficamente durante generaciones, por el otro.

Sin embargo, la guerra civil siria ha cambiado lentamente la dinámica relacionada con la identificación del “enemigo” en el mundo árabe. Y es que organizaciones que llaman a la resistencia armada contra Israel se han implicado en una confrontación sangrienta con el pueblo sirio, lo que ha puesto en cuestión el relato de que lo único que les mueve es la “resistencia” a Israel. Incluso organizaciones yihadistas tradicionales como el ominoso ISIS han librado guerras cuyos objetivos primordiales atañían al mundo árabe en vez de a Israel.

En este proceso de reenfoque, la guerra siria y su catalización de nuevas alianzas han reforzado la convicción, entre un vasto grupo de Gobiernos y sociedades árabes, de que Irán y el islam político son los verdaderos enemigos, la amenaza existencial. El proyecto de resistencia iraní no sólo es visible en Siria, también está estrangulando a los libaneses, subyugados por Hezbolá, y poniendo en la mira incluso a la influyente Arabia Saudí, como ha quedado de manifiesto en los ataques de que han sido objeto sus campos petrolíferos.

Esto no quiere decir que la retórica resistencial antiisraelí esté desvaneciéndose. Las reuniones y cumbres árabes siguen poniendo el foco en el conflicto palestino-israelí. Ahora bien, el conflicto entre los peones de Irán y los países y organizaciones árabes ha contribuido a que muchos en el mundo árabe estén mirando con otros ojos el conflicto árabe-israelí. Los crímenes cometidos por el Eje de la Resistencia –desde la Siria de Asad, Hezbolá, Hamás e Irán al Movimiento de la Yihad Islámica– contra los árabes son mucho peores que los estereotipos que recoge la narrativa resistencial sobre Israel.

Así, más de medio millón de sirios, civiles y niños incluidos, han sido asesinados a manos de agentes iraníes y sus aliados locales. En cambio, los hospitales israelíes han proporcionado atención médica a los sirios desplazados, así como refugio para protegerse de las bombas de barril de Asad y las milicias iraníes. Esta iniciativa israelí, si bien modesta, ha influido en la actitud de determinados segmentos de la comunidad siria, dado el vivo contraste entre la manera de proceder iraní y la israelí en lo relacionado con su país. 

El expansionismo iraní y el papel desestabilizador de Teherán y sus peones en Siria han llevado a los ricos países del Golfo a asumir un mayor papel político en la región. Con el declive político de países históricamente cruciales como Egipto, Siria e Irak, la autopercepción del Golfo —menos vinculada a la retórica sobre el conflicto árabe-israelí– ha hecho que sus regímenes acepten mejor la idea de la paz entre los pueblos árabe e israelí, como ha quedado claramente de manifiestp en la notable e insólita campaña saudí contra el antisemitismo encabezada por el jeque Mohamed al Isa, secretario general de la Liga Mundial Musulmana. Al Isa ha condenado a los que diseminan el discurso del odio contra los judíos en varias conferencias y foros de prensa, tanto en Arabia Saudí como en el extranjero, haciendo hincapié en la necesidad de adherirse a los principios del islam moderado, que “convive con todos (…) cree en la diferencia, la diversidad y el pluralismo (…) [y] en el derecho de los demás a creer [en su fe]”.  

En las capas básicas de la sociedad, el fácil acceso a internet ha permitido a los jóvenes árabes conocer y entender a los judíos, a los israelíes y a Israel. Irónicamente, la experiencia de Ahed Tamimi en las cárceles israelíes, tan aireada en la Red, ha fungido de sensible elemento de comparación entre cómo tratan a sus reclusos Israel y los países árabes.

Por primera vez, y gracias a las redes sociales, los jóvenes árabes pueden tener imágenes positivas y negativas de Israel, saber de sus avances educativos, industriales y tecnológicos. Este novedoso acceso a información relacionada con Israel ha dado a los habitantes de los países vecinos motivos para reflexionar sobre los éxitos de sus propios Estado, a pesar de que en algunos círculos aún se sigue explicando el progreso israelí mediante teorías de la conspiración.

Los cambios referidos podrían acabar influyendo en el papel que ciertos países pueden desempeñar en la resolución del conflicto árabe-israelí. A pesar de que varios de ellos han rechazado públicamente el plan de Kushner, parece existir una nueva realidad en la que varios países árabes están actuando como si las prospectivas sobre la paz les encajaran y estuvieran en consonancia con sus prioridades. Además, el entendimiento de que la paz es importante para EEUU está sin duda ejerciendo su influjo. El Plan Kushner representa un incentivo adicional para amigos de Estados Unidos como Bahréin, para que avancen hacia un compromiso social, deportivo e incluso político con Israel verdaderamente inaudito.

Las capitales del Golfo están dando forma a un nuevo relato que rechaza el viejo modelo del eje de la resistencia, aún perceptible en la retórica de países como Irán. Por otro lado, en términos societarios hay cada vez un mayor reconocimiento de que la retórica de la resistencia ha sido un instrumento que apenas ha aportado ganancias políticas en el conflicto árabe-israelí y que en cambio ha beneficiado a los líderes de la resistencia y a sus milicias, marginados en el mundo, cargados de sanciones internacionales y aislados económicamente. Está cada vez más claro que estas organizaciones se están aferrando a su retórica para justificar su propia existencia. Aunque el plan de paz estadounidense se encuentra en estos momentos en suspenso, parece haber un nuevo deseo, especialmente en el Golfo, de poner fin a un conflicto histórico que ha causado estragos y obstaculizado el desarrollo de la región.

Así las cosas, si bien la tragedia siria ha abierto esta puerta, el hecho de que el proceso de cambio esté proviniendo sobre todo de los países del Golfo confiere una cierta probabilidad de éxito. El movimiento desde el Golfo tiene el potencial de ser más eficaz; esta región es la más conservadora del mundo árabe, así como la más expansiva en su contacto con otras comunidades musulmanas –gracias a sus mensajes religiosos y sus organizaciones sociales–. El cambio en lo relacionado con el antisemitismo y el odio a Israel podría ser uno de una serie de esfuerzos para reformar las normas sociales en el Golfo, igual que la de relajar las restricciones legales que pesan sobre las mujeres. Al hablar abiertamente de los errores del pasado y romper tabúes sociales y culturales antes considerados irrompibles, el mundo árabe podría reconfigurar su visión del conflicto árabe-israelí en línea con otros desafíos regionales, lo que podría abrir un camino hacia el acercamiento y las negociaciones para la paz.

© Versión original (en inglés): Fikra Forum
© Versión en español: Revista El Medio

La entrada La guerra en Siria cambió la actitud árabe hacia Israel aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/la-guerra-en-siria-cambio-la-actitud-arabe-hacia-israel/feed/ 1
Qué está en juego en Siria – ISIS 2.0 – El Vietnam turco http://elmed.io/que-esta-en-juego-en-siria-isis-2-0-el-vietnam-turco/ http://elmed.io/que-esta-en-juego-en-siria-isis-2-0-el-vietnam-turco/#comments Fri, 11 Oct 2019 08:10:17 +0000 http://elmed.io/?p=26983 Tump comete un tremendo error... que podría pagar muy caro el islamista antikurdo Erdogan.

La entrada Qué está en juego en Siria – ISIS 2.0 – El Vietnam turco aparece primero en Revista El Medio.

]]>
  • Qué está en juego en Siria
  • En Frontpage Magazine, Daniel Greenfield advierte al presidente de EEUU, Donald Trump, de que su espaldarazo a la ofensiva antikurda del islamista Recep Tayyip Erdogan es un tremendo error que no hará más que reforzar a los peores enemigos de Norteamérica.

    La Turquía de Erdogan es un enemigo de los Estados Unidos. (…) Erdogan no es nuestro ‘amigo’. 

    La invasión por parte de la Turquía islamista [del Kurdistán sirio] puede entrañar la fuga de miles de prisioneros del ISIS. E implicará la creación de una zona de seguridad para los aliados terroristas islamistas de Erdogan.

    (…)

    Ni podemos ni debemos mantener fuerzas en Siria. (…) Hasta el momento, los kurdos han sido nuestra mejor opción. (…) Dejar a Turquía levantar su zona de seguridad y masacrar a los kurdos eliminará a la única fuerza no islamista del lugar. E implica que más tarde habremos de elegir entre Turquía e Irán. (Si es que no se las ingenian para consolidar la zona juntos).

    (…)

    Que Trump se quiera retirar de Siria no es insensato. Pero no debería hacerlo como un respaldo a una invasión turca. En vez de ello, deberíamos reforzar las capacidades kurdas y reconocer un Estado independiente kurdo (…)

    Irse a la cama con Erdogan significa irse a la cama con terroristas islámicos. Significa que Siria será un nodo terrorista [aún más peligroso].

    (…)

    Erdogan era el amigo de Obama, no el nuestro. Es nuestro enemigo. Toda política regional que no lo asuma repetirá los mismos errores de la era Obama que llevaron al resurgimiento del terrorismo islámico.

    Igualmente duro se muestra Michael Rubin en el Washington Examiner, al punto de acusar al presidente Trump de estar resucitando al Estado Islámico.

    Puede que Trump piense que apoyar la entidad estable y autogobernada que kurdos, cristianos, yazidíes y árabes han creado en el noreste de Siria no es del interés de EEUU. Y los realistas pueden creer que, francamente, la moralidad no tiene lugar en la política exterior. Pues bien, ambos se equivocan.

    Lo que sucede en Siria no se queda en Siria. Si el pasado sirve de precedente, puede que EEUU se vea inmerso en un conflicto inesperado en el que precise recurrir a fuerzas indígenas. Y estaría en lo cierto quien llegara a la conclusión de que una alianza con EEUU sería efímera y quizá hasta suicida. Rusia, en cambio, se mantiene junto a sus aliados incluso cuando recurren a las armas químicas.

    (…) bendecir y permitir una operación turca en el norte de Siria es permitir la resurrección del Estado Islámico. […] Poner a Erdogan a contener al Estado Islámico es como confiar a Irán la protección de las vías internacionales de navegación. 

    Por otro lado, el propio Rubin apunta en The National Interest que a Erdogan la aventura siria puede acabar saliéndole muy cara

    Erdogan puede decir lo que quiera sobre la amenaza terrorista que según él emana del norte de Siria, pero aún tiene que probar su existencia. Sucede de hecho todo lo contrario: no sólo es que los kurdos sirios han sido la más efectiva fuerza indígena contra el Estado Islámico, sino que hay pruebas abrumadoras de que Turquía cooperó, se aprovechó de y a veces hasta se coordinó con los afiliados sirios de Al Qaeda y con el Estado Islámico.

    Las regiones administradas por los kurdos son las más seguras y tolerantes de toda Siria. El deseo de Erdogan de conquistarlas tiene menos que ver con el terrorismo que con su afán de expandir las fronteras turcas, acabar con el precedente de un autogobierno kurdo no subordinado a los dictados turcos y hacerse con sus recursos petrolíferos.

    (…) Los kurdos tienen una amplia experiencia de combate sobre el terreno. En cambio, las recientes purgas políticas en el Ejército turco han hecho de éste una sombra de lo que fue.

    (…) 

    (…) puede que el mayor error de Erdogan sea pensar que la lucha entre Turquía y los kurdos sirios [será de carácter local]. Turquía se ha implicado en guerras subsidiarias en Gaza y Libia, y anda en conflicto político con Arabia Saudí. (…) En mi última visita al noreste de Siria, me sorprendió la presencia de funcionarios saudíes de defensa e inteligencia (…)

    Puede que las fuerzas turcas vayan a Siria con la arrogancia con que el Ejército Rojo invadió Afganistán o los Estados Unidos fueron a Vietnam. Pero como comprendieron Moscú y Washington, entrar es mucho más fácil que salir. 

    Quizá Erdogan piense que golpear a los kurdos y confiscarles el petróleo es una victoria para Turquía, pero se equivoca. Simplemente está abriendo la puerta a una guerra de desgaste que Turquía no se puede permitir y que finalmente podría perder.

    La entrada Qué está en juego en Siria – ISIS 2.0 – El Vietnam turco aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    http://elmed.io/que-esta-en-juego-en-siria-isis-2-0-el-vietnam-turco/feed/ 1
    ¿Acabarán los suyos con Erdogan? http://elmed.io/acabaran-los-suyos-con-erdogan/ http://elmed.io/acabaran-los-suyos-con-erdogan/#comments Thu, 10 Oct 2019 08:28:10 +0000 http://elmed.io/?p=26979 Algunos de los hombres antaño más cercanos al mandatario islamista podrían crear un nuevo partido.

    La entrada ¿Acabarán los suyos con Erdogan? aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    En la arena política regional, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, se comporta como un animal acorralado: actúa brutal y erráticamente, arremetiendo contra enemigos reales e imaginarios. Sus adversarios son la UE (sobre todo Italia, Francia, Chipre y Grecia, debido a una disputa sobre hidrocarburos en el Mediterráneo Oriental), EEUU e Israel. En la vecina Siria, amenaza con un sangriento asalto militar contra los kurdos. Es un tipo abiertamente indeseado en países musulmanes como Egipto, el Líbano y Emiratos debido a su apoyo a Hamás y la Hermandad Musulmana, y en Libia libra una guerra subsidiaria contra musulmanes laicos que pretenden quitarse de encima el Gobierno islamista de Trípoli.

    Con frecuencia, Erdogan ha tratado de buscar refugio en Turquía, reconfortado por su masiva popularidad. Pero, tras 17 años consecutivos en el poder, habiendo ganado cada una de las elecciones celebradas en todo ese tiempo, el caudillo islamista muestra síntomas de fatiga. Y si el país sigue teniendo problemas políticos y económicos, puede dejar de ser invencible.

    “Quien gana Estambul, gana Turquía”, ha sido una de sus máximas. Y puede que tenga razón: Estambul es el hogar del 15% de los 57 millones de votantes turcos y genera el 31% del PIB del país. Erdogan lanzó su carrera política nacional tras ser elegido alcalde de la ciudad en 1994.

    El pasado 31 de marzo, un poco conocido candidato opositor, Ekrem Imamoglu, venció en las municipales de Estambul (donde hay más de 11 millones de votantes registrados) por apenas 13.000 votos. Erdogan impugnó el resultado y demandó una nueva votación… sólo para perder una segunda vez, y por 800.000 votos. En las municipales de este año, Estambul y Ankara dejaron de estar en manos islamistas por primera vez en un cuarto de siglo.

    La amarga derrota de Erdogan se produjo tras un aumento de las protestas antigubernamentales, la mayoría motivadas por cuestiones medioambientales. “La oleada de manifestaciones pacíficas, la mayor desde las concentraciones del Parque Gezi de 2013, apuntan a que la oposición ha ganado vitalidad, lo que podría tener hondas implicaciones para la democracia turca”, han escrito Soner Cagaptay y Deniz Yuksel, del Washington Institute. 

    Con 4,7 millones de parados y el desempleo en auge, un 15% de inflación y los tipos de interés a unos niveles bastante altos, la economía turca no carbura. La moneda nacional, la lira, se muestra volátil desde la grave crisis que sufrió el año pasado.

    Erdogan está en guerra con los 15 millones de kurdos que hay en Turquía. Recientemente impuso sendos administradores gubernamentales a tres provincias abrumadoramente kurdas del sur del país, lo que no ha hecho sino incrementar la tensión entre Ankara y el sudeste kurdo y socavado aún más el perfil democrático del país.

    ***

    En 1995, Necmettin Erbakan, a quien Erdogan llamaba “maestro”, se convirtió en el primer jefe de Gobierno islamista de Turquía tras ganar las legislativas con el 21% de los votos y firmar un acuerdo con un partido de centro-izquierda. La Visión Nacional de Erbakan estaba caracterizada por una retórica aislacionista antioccidental y anti UE de la que abominaba el estamento castrense. Con buen tino, Erdogan se distanció de su “maestro” y dio el salto a la arena política con un islamismo menos rígido. Su islamismo había de ser compatible con el capitalismo y la cultura democrática occidental, o al menos eso decía. En una entrevista en 2000, declaró que se había deshecho de la Visión Nacional.

    Erdogan y su plana mayor –a los que Erbakan llamaba “nuestros niños malcriados” luego de su desafección– sostenían que, si los islamistas querían llegar al poder, tenían que adoptar una retórica más prooccidental. Así que hubo una lucha política entre las alas reformista y conservadora en el movimiento islamista.

    El lugarteniente de Erdogan era su camarada Abdulá Gül. Luego de una controvertida votación parlamentaria, Gül se convirtió en presidente del país, ya gobernado por Erdogan. A partir de entonces, ambos montaron juntos un show a lo Putin y Medvedev. En 2009 Erdogan nombró ministro de Exteriores a un hombre de Gül, Ahmet Davutoglu, y en 2014 lo hizo primer ministro. El tercer hombre en el salón de la fama erdoganita era el brillante economista Alí Babacan, que acabaría siendo ministro de Finanzas.

    Esos tres hombres acabaron desilusionados con el creciente despotismo de Erdogan. Ahora en el exilio político, están dando señales de que están planeando la vuelta. Gül, Davutoglu y Babacan trabajan día y noche para el lanzamiento de un partido –o dos– prooccidental, prodemocrático y pro libre mercado.

    Erdogan ha amenazado con que pagarán cara su “traición” y denunciado que un nuevo partido “dividiría la umma”. Si lo lanzaran, sería el sexto partido islamista en la historia de Turquía, si bien sólo el de Erdogan se ha revelado un experimento exitoso. 

    Todo el mundo se pregunta cómo sería la nueva formación. Su Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), apoyado por el ultranacionalista Partido del Movimiento Nacionalista, parece en disposición de dar a Erdogan el 50% del voto que necesita para ser reelegido en 2023. La nueva formación intentaría desafiarlo y hacerse con una parte de su base conservadora; los analistas piensan que el nuevo partido apelaría más a los conservadores intelectuales y el de Erdogan seguiría poniendo el foco en los islamistas menos instruidos.

    “Si el nuevo partido le arañara un par de puntos porcentuales, podría ser el principio del fin para Erdogan”, admite un hombre próximo al mandatario islamista.

    © Versión original (en inglés): BESA Center
    © Versión en español: Revista El Medio

    La entrada ¿Acabarán los suyos con Erdogan? aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    http://elmed.io/acabaran-los-suyos-con-erdogan/feed/ 1
    El lado oscuro del 'America First': Trump traiciona a los kurdos http://elmed.io/el-lado-oscuro-del-america-first-trump-traiciona-a-los-kurdos/ http://elmed.io/el-lado-oscuro-del-america-first-trump-traiciona-a-los-kurdos/#comments Wed, 09 Oct 2019 09:44:13 +0000 http://elmed.io/?p=26975 Los aliados regionales de EEUU hacen bien en temerse lo peor.

    La entrada El lado oscuro del 'America First': Trump traiciona a los kurdos aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    En retrospectiva, a nadie deberían sorprender las informaciones de que EEUU ha dado luz verde a Turquía para una incursión militar que tiene por objetivo barrer a las fuerzas kurdas del norte de Siria. Trump dejó muy claro que quería salir de Siria una vez los terroristas del ISIS, a los que prometió batir, fueran derrotados. Además, en su campaña para las presidenciales prometió poner fin a la implicación de EEUU en las guerras de Oriente Medio. Y, en líneas generales, no ha manifestado demasiada simpatía por los problemas de los países y pueblos pequeños amenazados por vecinos más grandes.

    Aunque su deseo de evitar implicar a EEUU en conflictos inmanejables como los de Irak y Afganistán está en el cogollo de su política exterior America First, siempre había habido dos excepciones a sus instintos neoaislacionistas: Israel e Irán. Mientras la región se prepara para las consecuencias a largo plazo de la tragedia que va a desatarse en el norte de Siria, la cuestión es si esto dejará a Israel, así como a los aliados árabes de EEUU, a merced de Teherán y sus aliados, dado que Trump ha traicionado a los kurdos luego de que éstos mostraran gran coraje y ser unos aliados excepciones en la lucha contra el ISIS.

    Puede que Trump piense que el drama kurdo, simplemente, no es su problema. Y que en cambio sí ha mostrado una auténtica afinidad hacia Israel, revirtiendo siete décadas de política exterior norteamericana con decisiones como el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel y de la soberanía israelí sobre el Golán, el traslado de la embajada norteamericana de Tel Aviv a la propia Jerusalén y la petición de cuentas a los palestinos por su patrocinio del terrorismo y su falta de voluntad para firmar la paz.

    De igual forma, la posición del presidente sobre Irán contradice abiertamente las que adopta en todas las otras cuestiones relacionadas con Oriente Medio.

    Trump arremetió contra el acuerdo nuclear con Irán del presidente Barack Obama (2015) tachándolo del peor trato de la historia, e hizo bien en abandonarlo. Asimismo, reimpuso unas sanciones económicas contra el régimen islamista de Teherán que han tenido un efecto devastador sobre la capacidad iraní para financiar su terrorismo. El objetivo de esta política de máxima presión no es sólo renegociar un acuerdo que esencialmente daba a Irán una vía legal hacia la adquisición de armamento nuclear, sino poner fin a su patrocinio del  terrorismo y a su programa ilegal de misiles. Trump merece reconocimiento por mantenerse firme en este punto.

    Sus posiciones sobre Israel e Irán son idénticas a las de aquellos conservadores más tradicionales que recelan de sus instintos America First en otros frentes. Pero cuando Irán trató de avivar las tensiones en la región con ataques contra cargueros en el Golfo Pérsico, a fin de amedrentar a los europeos y a EEUU para que piensen que la única alternativa al acuerdo suscrito por Obama es la guerra, Trump se negó a morder el anzuelo y a responder militarmente a sus provocaciones. Eso no fue un error. Aun así, el hecho de que no tomara represalias por el derribo de un dron americano o por el ataque a dos grandes instalaciones petrolíferas saudíes parece tener más que ver con el consejo de aislacionistas como el comentarista de la Fox Tucker Carson y el senador republicano Rand Paul que con una sobria evaluación de una situación que sigue siendo problemática. 

    El anuncio de Trump sobre los ataques turcos contra los kurdos pone esas prevenciones en un contexto aún más preocupante.

    Dejar vía libre a Turquía en Siria a expensas de los kurdos no sólo se traduce en una atrocidad en ciernes, sino que supone un tremendo regalo a uno de los peores actores de la región: el turco Recep Tayyip Erdogan. Erdogan y su partido islamista se están afanando en destruir los últimos vestigios de la democracia turca, lo que hará de su país inapto para ser miembro de la OTAN. Erdogan es asimismo un virulento antisemita y enemigo de Israel, y si se le permite ganar influencia en la región inflamará el conflicto con los palestinos y socavará los esfuerzo para crear una alianza entre el Estado judío y los regímenes árabes amenazados por Irán. Además, no es concebible que este favor americano haga que Ankara contribuya al aislamiento de Irán.

    La traición a los kurdos no sólo es inmoral. Es que despoja a EEUU de cualquier credibilidad ante todos aquellos países que lo consideran un contrapeso a la influencia iraní y al empeño ruso en reinstaurar la vieja esfera soviética de influencia.

    La promesa de Trump de que impedirá a Turquía maltratar a los kurdos es insincera. Si retira a las tropas norteamericanas de la región, ¿cómo cumplirá su palabra? La respuesta es que no podrá.

    Es a la luz de todo esto que deben entenderse otras informaciones procedentes de la región.

    El hecho de que el ministro israelí de Exteriores, Israel Katz, esté negociando con varios Estados del Golfo para reforzar la cooperación entre ellos es una muy buena noticias y una nueva muestra de que el aislamiento regional de Israel es cosa del pasado. Ahora bien, los Estados del Golfo no estarían siquiera considerando algo así si no temieran que Trump les deje solos ante la amenaza iraní.

    De igual forma, las informaciones de que Arabia Saudí planea un acercamiento a su archienemigo iraní es otro chocante desarrollo que ha de preocupar a Israel y a otros Estados del Golfo. Aunque cuesta imaginar que esos dos países sean otra cosa que enemigos, lo que está haciendo Trump en Siria es potencialmente comparable a las acciones de Obama que hicieron que el mundo árabe dejara de pensar en EEUU como un aliado con el que poder contar.

    En política exterior, Trump es un actor volátil e inconstante, así que su maniobra siria no tiene que significar necesariamente que vaya a traicionar a Israel en la cuestión iraní. Pero, en línea con la lógica aislacionista del America First, parece que va a repetir el error de su predecesor cuando dejó tirado a Irak y volvió a apaciguar a Irán. 

    Esto es una tragedia para los kurdos, para el honor norteamericano y, desde luego, para el resto de Oriente Medio.

    © Versión original (en inglés): JNS
    © Versión en español: Revista El Medio

    La entrada El lado oscuro del 'America First': Trump traiciona a los kurdos aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    http://elmed.io/el-lado-oscuro-del-america-first-trump-traiciona-a-los-kurdos/feed/ 1
    La infantilización de la sociedad palestina  http://elmed.io/la-infantilizacion-de-la-sociedad-palestina/ http://elmed.io/la-infantilizacion-de-la-sociedad-palestina/#comments Mon, 07 Oct 2019 08:40:38 +0000 http://elmed.io/?p=26973 Un niño no es responsable ante la ley. Los palestinos, tampoco.

    La entrada La infantilización de la sociedad palestina  aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    Existen varias formas de borrar la responsabilidad de un individuo o de un grupo de individuos. La más evidente es el silenciamiento de sus actos. Pero no es la única. Otra es la infantilización del sujeto, así como de sus acciones y motivaciones.

    Estos dos métodos son a menudo utilizados por los medios de comunicación en español a la hora de informar sobre los palestinos en su cobertura del conflicto árabe-israelí.

    La infantilización termina operando sobre el otro extremo, sobre el lector. Es decir, se convierte en el refugio o instrumento acabado del relativismo: quien observa, juzga, también es obligado a hacerlo desde la inmadurez que, en definitiva, requiere el relativismo. El imperio de las emociones precisa el relegamiento de la razón y que los hechos (parciales, desprendidos del contexto, manipulables) sean apenas excusas para anclar el relato, la doctrina. 

    En su libro El olvido de la razón, Juan José Sebreli decía que el relativismo cultural “implica negar la existencia de verdades objetivas y conceptos universales, ya [sea] en la historia, las sociedades o el conocimiento”, de manera que cada cultura sea entendida “de acuerdo con su propio sistema de valores” y, podría agregarse, desde su propia narrativa, o mirada

    Infantilización y relativismo

    La infantilización funciona de manera similar al relativismo; o, más cabalmente, como una forma de aplicarlo. A fin de cuentas, como explicaba Mario Bunge, 

    el relativista no siente la necesidad de fundamentar nada: se contenta con hacer una afirmación tras otra. Todo sería cuestión de ‘discursos’, nada sería cuestión de verdad ni, por lo tanto, de confrontar las ideas acerca del mundo con el mundo mismo

    El niño tampoco tiene que fundamentar nada. Actúa como actúa porque es niño; porque responde a unos estímulos y condicionamientos. Es decir, hace las cosas que hace obedeciendo a las limitaciones de la edad y a los impulsos naturales. El niño, como tal, más allá de los cotos que va implantando el aprendizaje, no tiene más opción que ser niño. En el retrato que los medios hacen de su sociedad, de sus líderes, los palestinos, como los niños, tampoco tienen más opción que sus acciones: la violencia ante la categórica iniquidad israelí. Sus actos están determinados desde fuera, ergo no son responsables. Un niño no es responsable ante la ley. Los palestinos, tampoco. Son inimputables. Eximidos, incluso, de cualquier crítica, punto en el que sí difieren de un niño (como no sea de uno consentido, maleducado). 

    A tal extremo se ha infantilizado dicha sociedad, que es el único grupo de personas en el que el estatus de refugiado se hereda de generación en generación: una perpetua niñez garantiza la subsistencia del conflicto.

    La infantilización, además, permite justificar o contemporizar con la sistemática incitación al odio, la glorificación de la violencia y la utilización de los niños en el conflicto (como escudos humanos, medios para la propaganda o sujetos activos en el mismo). En definitiva, del lado palestino, todo es “cosa de niños”. Y, como en un giro al experimento del gato de Schrödinger, los palestinos están (como sociedad infantilizada a la manera de caricatura fraudulenta de pueblo originario oprimido, necesaria para anteponer a Israel) y no están (como parte responsable del conflicto –puesto que su obrar no es producto de su voluntad, sino un acto reflejo determinado por una circunstancia impuesta). 

    Después de todo, como apuntaba el profesor John Kihlstrom, del Departamento de Psicología de la Universidad de Berkeley (Threats to reason in moral judgment), “el juicio moral sólo se aplica cuando el actor que es objeto de dicho juicio tiene una opción real, la libertad de elegir entre alternativas, y cuando sus elecciones producen una diferencia en su comportamiento”. El cuadro que se presenta es el de un pueblo sin opciones, para el que todo ha sido dispuesto, fijado de antemano, a sus espaldas. Un cuadro falaz donde, precisamente, faltan las decisiones del liderazgo palestino (comenzando incluso antes de su negativa a la partición propuesta por ONU). 

    Los líderes palestinos evidentemente se han percatado de las bondades obscenas de este instrumento propagandístico: la figura del niño permite apelar a las emociones más fácilmente que a través de otras vías. Así puede entenderse la recurrente imagen de los niños palestinos al frente de los disturbios –como en muy pocas ocasiones se puede ver en situaciones conflictivas en otros lugares–, sus repetidos testimonios ante cámaras y micrófonos, tristes embajadores de una causa

    En este sentido, Philippe Assouline (Manufacturing and Exploiting Compassion: Abuse of the Media by Palestinian Propaganda) explicaba:

    La imagen de los palestinos como víctimas inocentes en apuros es el hilo conductor de toda la propaganda palestina, y ha sido la clave de su éxito popular. A través de la producción masiva de imágenes desgarradoras centradas en los niños, las ‘noticias’ escenificadas, la retórica manipuladora y la rígida censura, la propaganda palestina ha utilizado con éxito a los medios de comunicación para convertir a los palestinos en víctimas totalmente inocentes de la brutalidad israelí. Habiendo asegurado la empatía del público, y pasado por alto su razonamiento crítico al presentar a los palestinos como víctimas indefensas, la propaganda palestina ha (…) protegido a los palestinos de cualquier responsabilidad por sus opciones políticas.

    (…)

    Desde la ‘primera Intifada’, los palestinos han utilizado deliberadamente a los niños como soldados de a pie en disturbios hechos a la medida de la televisión, porque las imágenes de los niños vulnerables presentan de una manera más eficaz y duradera a los palestinos como desventurados Davides, independientemente de que los hechos estén de acuerdo o no.

    Los medios de comunicación –parte fundamental de este mecanismo– amplifican sus mensajes y sus rostros, convirtiéndose en cómplices (involuntarios o no) de dicho abuso –instrumento de la propaganda que se ofrece como información–, que se eleva al rango de virtuoso valor social.

    No todo vale

    Mario Bunge (A la caza de la realidad) suscribía la idea de que hay hechos morales y, por ende, verdades morales; lo que presupone que hay verdades morales que son tan fácticas como las verdades de la física, la biología o la historia. Pero, a diferencia de estas últimas, las verdades morales son contextuales, situacionales o relativas (no en el sentido relativista). Mas, explicaba Bunge, esta dependencia del contexto no es absoluta:

    No implica la relatividad total (…) La razón de ello es que todos los códigos morales viables comparten ciertos principios, tales como el respeto por los otros y la reciprocidad. En otras palabras, algunos derechos y deberes son fundamentales y, por ende, transculturales y no negociables, en tanto que otros son secundarios y, por lo tanto, locales y negociables. El derecho a una vida que no sea dañina y pueda ser disfrutada… [es] absoluto y universal.

     “Conocemos la verdad más por el corazón que por la razón”, decía Pascal, aferrándose a la doctrina (jansenista) de su fe. Los periodistas, o, mejor dicho, los activistas ideológicos que camuflan su material como información, hacen suya esta frase: la razón, los hechos en los que esta se funda, no tienen lugar para conocer la verdad en la que tan fervorosamente parecen creer, aquella que ofrecen con ánimo de imposición doctrinal.

    No, no depende de qué cultura (tradición) se trate. Ni todo vale en nombre del derecho a la información –sobre todo, cuando no es precisamente información lo que se oferta.

    La entrada La infantilización de la sociedad palestina  aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    http://elmed.io/la-infantilizacion-de-la-sociedad-palestina/feed/ 0
    Un hermano de Ruhaní, a la cárcel por corrupción http://elmed.io/un-hermano-de-ruhani-a-la-carcel-por-corrupcion/ http://elmed.io/un-hermano-de-ruhani-a-la-carcel-por-corrupcion/#comments Mon, 07 Oct 2019 08:03:47 +0000 http://elmed.io/?p=26969 Cinco años de prisión para el influyente Hosein Fereydún.

    La entrada Un hermano de Ruhaní, a la cárcel por corrupción aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    Hosein Fereydún ha sido condenado a cinco años de prisión por cargos no especificados de corrupción, según informó la semana pasada un portavoz judicial iraní. Fereydún deberá asimismo pagar una multa –en una cantidad no especificada– por las mordidas que habría recibido en el desempeño de sus funciones.

    Fereydún estuvo muy implicado en las negociaciones que condujeron al pacto nuclear suscrito por Teherán con el P5+1 (los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU –EEUU, Rusia, China, Reino Unido y Francia– más Alemania) en 2015, y que saltó por los aires cuando, en 2018, Donald Trump decidió retirar a Estados Unidos del mismo.  

    Tal y como refiere el New York Times, todo parece indicar que el régimen de los ayatolás está apretando las tuercas a Hasán Ruhaní, presidente de la República Islámica desde 2013 que se presentó como azote contra la corrupción e hizo del acuerdo nuclear su objetivo prioritario.

    (En la imagen, Fereydún es el primero por la izquierda; está sentado junto al ministro iraní de Exteriores, Yavad Zarif, en un encuentro con una delegación norteamericana encabezada por el entonces [2014] secretario de Estado de EEUU, John Kerry).

    La entrada Un hermano de Ruhaní, a la cárcel por corrupción aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    http://elmed.io/un-hermano-de-ruhani-a-la-carcel-por-corrupcion/feed/ 1
    Turquía acoge a terroristas y promueve el terrorismo http://elmed.io/turquia-acoge-a-terroristas-y-promueve-el-terrorismo/ http://elmed.io/turquia-acoge-a-terroristas-y-promueve-el-terrorismo/#comments Wed, 02 Oct 2019 10:04:29 +0000 http://elmed.io/?p=26966 El país euroasiático se ha convertido en un refugio para los facinerosos de la región.

    La entrada Turquía acoge a terroristas y promueve el terrorismo aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    El lunes [23 de septiembre], los cuatro hijos de un matrimonio conformado por un ciudadano norteamericano y una ciudadana israelí que fue asesinado por el grupo terrorista palestino Hamás en 2015 presentaron una denuncia contra el Kuveyt Turk Bank en un tribunal de Nueva York. Lo acusan de ayudar a Hamás a financiar sus ataques terroristas, acusaciones que es prácticamente seguro el banco rechace.

    La demanda contra esta entidad bancaria que cumple lo consignado por la sharia y que cuenta con el Estado turco entre sus accionistas se produjo dos semanas después de que el Tesoro de EEUU sancionara a once entidades e individuos relacionados con Turquía por apoyar a Hamás y a otros grupos yihadistas. Las pruebas se acumulan: Turquía se ha convertido en un refugio para los facinerosos de la región. 

    Con el presidente Erdogan, Turquía ha devenido una jurisdicción permisiva para regímenes canallas y sus ilícitas operaciones financieras. Entre 2012 y 2015, Teherán confió en bancos turcos y en un comerciante de oro turco-iraní para sortear las sanciones norteamericanas en un momento en que Washington redoblaba sus esfuerzos para desbaratar las ambiciones nucleares de la República Islámica. Fue la mayor operación para la evasión de sanciones de la historia reciente.

    De igual forma, el régimen del venezolano Nicolás Maduro viene recurriendo a compañías turcas implicadas en una red de lavado de dinero que realiza operaciones de venta de oro venezolano. El Gobierno de EEUU sancionó a dicha red el pasado julio.

    Hay informaciones que apuntan a que un esbirro del régimen de Bashar al Asad sancionado por el Tesoro de EEUU posee una vasta red de empresas en Turquía que permiten a Siria evadir las sanciones estadounidenses.

    Turquía también se ha revelado un indulgente anfitrión de terroristas. En abril, el Tesoro de EEUU sancionó a seis ciudadanos y una compañía de cambio de divisas turcos por su implicación en la financiación del Estado Islámico, lo que dejó de manifiesto que los terroristas del EI seguían operando en territorio turco bien entrado el año 2018.

    Las fuerzas de seguridad turcas son conocidas por hacer la vista gorda ante los yihadistas, a los que los tribunales tratan con lenidad, de hecho a menudo los ponen en libertad antes de que vayan a juicio o les conceden la libertad provisional, en vivo contraste con el durísimo trato que reciben los disidentes laicos y demócratas.

    Tras su derrocamiento en Egipto en 2013, la Hermandad Musulmana del país norteafricano estableció nuevas instituciones en Turquía. Junto con la propaganda islamista, los canales de televisión del movimiento han emitido amenazas de muerte contra funcionarios egipcios y contra extranjeros residentes en Egipto. Irónicamente, el Gobierno turco defiende la “libertad de expresión” de la Hermandad Musulmana mientras Erdogan silencia a la oposición local.

    Turquía acosa y persigue con gran celo a grupos disidentes, a los que tacha de terroristas, mientras permite a auténticos terroristas de Hamás operar libremente en su territorio nacional. Saleh Aruri, comandante militar de Hamás responsable del secuestro y asesinato de tres adolescentes en la Margen Occidental (2014), lanzó esa operación desde suelo turco. El Tesoro norteamericano designó terrorista a Aruri en septiembre de 2015, y posteriormente estableció una recompensa para quien procurara información que facilitara su detención o captura.

    Aruri es sólo uno de los numerosos miembros de Hamás que han operado en Turquía. En 2011 llegaron a Turquía diez operativos de Hamás liberados por Israel en un intercambio de prisioneros, y muchos de ellos siguen activos en el país euroasiático. Imad al Alami, enviado de Hamás a Irán incluido en la lista de terroristas de EEUU desde 2003, recibió tratamiento médico en Turquía en 2014 y siguió desarrollando sus actividades mientras convalecía.

    La demanda en Nueva York contra el Kuveyt Turk Bank tiene el potencial de poner a prueba la impunidad turca. En 2016, la organización San Francisco de Asís demandó en California a ese banco turco y a su asociada Kuwait Finance House por, presuntamente, procesar donaciones para el Estado Islámico. Un juez federal desestimó el caso porque no pudo demostrarse que hubiera resultado dañado ciudadano norteamericano alguno. 

    En cambio, la demanda neoyorquina implica a ciudadanos norteamericanos. Los demandantes aducen que el banco está sujeto a la jurisdicción de Nueva York por utilizar cuentas bancarias domiciliadas en dicho estado para facilitar transferencias en dólares en favor de Hamás.

    Ya está claro que la Turquía de Erdogan se ha convertido en una jurisdicción permisiva para las finanzas ilícitas y proterroristas. Pero este nuevo caso, en el que hay una víctima norteamericana, puede finalmente conseguir que el régimen turco haga frente a sus responsabilidades.

    © Versión original (en inglés): FDD
    © Versión en español: Revista El Medio

    La entrada Turquía acoge a terroristas y promueve el terrorismo aparece primero en Revista El Medio.

    ]]>
    http://elmed.io/turquia-acoge-a-terroristas-y-promueve-el-terrorismo/feed/ 1