Revista El Medio http://elmed.io Noticias de Medio Oriente en español Wed, 17 Apr 2019 10:09:01 +0000 es-ES hourly 1 https://wordpress.org/?v=4.2.23 Los judíos críticos con Israel tienen un problema con los israelíes, no con Netanyahu http://elmed.io/los-judios-criticos-con-israel-tienen-un-problema-con-los-israelies-no-con-netanyahu/ http://elmed.io/los-judios-criticos-con-israel-tienen-un-problema-con-los-israelies-no-con-netanyahu/#comments Wed, 17 Apr 2019 10:09:01 +0000 http://elmed.io/?p=26511 El daño que hacen a su propio pueblo es tremendo.

La entrada Los judíos críticos con Israel tienen un problema con los israelíes, no con Netanyahu aparece primero en Revista El Medio.

]]>
La última vez que el resultado de unas elecciones presidenciales estadounidenses fue tan concluyente como el de las que tuvieron lugar la semana pasada en Israel, los estadounidenses fueron mucho más unánimes en la calificación. La palabra elegida fue “aplastante”. Por eso las entidades y congregaciones judías norteamericanas a las que les ha faltado tiempo no ya para condenar a un Benjamín Netanyahu nuevamente reelegido sino para pedir al Gobierno de EEUU que se imponga sobre la voluntad de los israelíes deberían reflexionar sobre el daño que están haciendo al pueblo judío.

La cifra que se ha venido manejando para considerar aplastante una victoria es el 55% del voto popular; porcentaje que ha sido alcanzado o superado por presidentes norteamericanos en diez ocasiones desde principios del siglo XX. La última fue en 1984, en las elecciones que supusieron la reelección de Ronald Reagan.

Traigo esto a colación porque es importante poner en perspectiva los resultados de las elecciones israelíes del pasado día 9.

Comparar el sistema electoral israelí con el que rige en unas presidenciales norteamericanas puede sonar a juntar peras con manzanas. Como los votantes introducen una única papeleta para decantarse por una de las numerosas listas de candidatos a la Knéset, es fácil equivocarse al interpretar el resultado de las elecciones israelíes, que siempre les parecen a los estadounidenses un puzle caótico en el que ningún partido obtiene jamás la mayoría.

Pero si crees que Benjamín Netanyahu y su partido Likud sólo obtuvieron una exigua mayoría frente Benny Gantz y su agrupación Azul y Blanco es que no entiendes lo que ha pasado. Los israelíes sabían que cuando votaban por una formación que había prometido apoyar a Netanyahu en su apuesta por comandar un nuevo Gobierno –aunque no fuese el Likud, sino uno de los aliados o amienemigos del primer ministro— era tanto como votar al Likud. Lo mismo cabe decir de los que votaron por partidos distintos a Azul y Blanco pero estaban dispuestos a respaldar la apuesta de Gantz.

De modo que, si quieres saber cuántos israelíes votaron realmente por Netanyahu, tienes que contar los votos de todos los partidos de derecha y religiosos que se comprometieron con él. Ese total da un 55%, aproximadamente. Por eso son muy pocos (incluso entre sus peores enemigos) los que se atreven a fingir que las elecciones no han sido una victoria decisiva para él.

Esto es importante porque la reacción inmediata de buena parte del mundo judío organizado en Estados Unidos fue tratar la victoria de Netanyahu como un acto que ponía en cuestión las relaciones entre Israel y la Diáspora. El rabino Rick Jacobs, líder de la Unión del Judaísmo Reformista, afirmó que Netanyahu estaba provocando una “ruptura radical con numerosos miembros de la comunidad judía estadounidense”. Jacobs bregó por que nueve entidades judías firmaran una carta en la que exigían al presidente de EEUU, Donald Trump, que ignorara los deseos de Netanyahu y su nuevo Gobierno, insistiera en la creación de un Estado palestino independiente y se opusiera a la extensión de la ley israelí a los asentamientos de la Margen Occidental, como ha prometido hacer el primer ministro.

Como no podía ser menos, esas nueve entidades (entre las que se había algunas vinculadas a los judaísmos reformista y conservador, el izquierdista Israel Policy Forum y la antes hegemónica Liga Antidifamación) tienen todo el derecho a estar en contra de Netanyahu, como esa minoría de israelíes que votaron por sus rivales. Pero deberían ser sinceras respecto a lo que están haciendo. Al actuar de ese modo apenas un par de días después de celebrarse las elecciones, pisotearon el veredicto de la democracia israelí.

Puesto que algunas de esas voces críticas se han destacado por expresar su preocupación acerca del futuro de la democracia israelí, la ironía es tremenda. La democracia israelí no corre peligro, pero estos críticos están furiosos porque los israelíes no votan como a ellos les gustaría.

El asunto por el que están dispuestos a desbaratar las relaciones entre Israel y la judería norteamericana es uno que difícilmente merece semejante quiebra. Netanyahu ha dejado claro que no está hablando de anexionarse la Margen Occidental, sino de aplicar la ley israelí sobre los asentamientos, donde, todo hay que decirlo, ya se viene aplicando de forma general. Eso no impediría una solución de dos Estados… si los palestinos se decidieran algún día a aceptarla, algo que, como saben muy bien Jacobs y sus amigos, han rechazado repetidas veces.

Lo que de verdad está en juego aquí no es más que la ira de unos judíos estadounidenses que siguen estupefactos ante el hecho de que los israelíes no les hacen caso. Una gran mayoría de los israelíes –entre ellos muchos de los que votaron a Azul y Blanco por su descontento ante los problemas judiciales de Netanyahu y porque Gantz no mostró un sustancial desacuerdo con el primer ministro en materia de seguridad– rechaza la ciega fe de Jacobs y sus colegas en que la retirada de la Margen Occidental sea un fin en sí mismo.

Sabemos que Jacobs y el director de la Liga Antidifamación, Jonathan Greenblatt, se oponen a Netanyahu y a Trump. Pero es hora de reconocer que su verdadera queja va dirigida a la población israelí, que ha rechazado varias veces sus opiniones, y además de forma aplastante. La mayoría de los israelíes cree que poner en peligro su seguridad con la creación de un poder soberano hostil en Judea y Samaria —replicando lo que pasó en Gaza tras la retirada ordenada por Ariel Sharón en 2005– sería una locura.

Escritores como Jane Eisner, exdirectora del Forward, y Peter Beinart, que rechazan abiertamente la voluntad política del pueblo de Israel y abandonan el concepto de centralidad de Israel (Eisner), o que trabajan para someter a Israel a la voluntad de las potencias extranjeras que desean imponerle una solución (Beinart), son más honrados respecto a sus objetivos que Jacobs y Greenblatt.

Al margen de las opiniones personales que tengan sobre Netanyahu o el conflicto, es probable que muchos judíos reformistas o conservadores, y muchos donantes de la Liga Antidifamación, no se sientan cómodos con que sus organizaciones muestren semejante desprecio por el pueblo de Israel o intenten sabotear la relación entre EEUU e Israel. De hecho, no deberían. Esos líderes no electos de la judería estadounidense que se atreven a dar lecciones al pueblo de Israel sobre los valores y principios morales judíos merecen ser ignorados.

© Versión original (en inglés): JNS
© Versión en español: Revista El Medio

La entrada Los judíos críticos con Israel tienen un problema con los israelíes, no con Netanyahu aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/los-judios-criticos-con-israel-tienen-un-problema-con-los-israelies-no-con-netanyahu/feed/ 0
¿Por qué ha vuelto a ganar Bibi? http://elmed.io/por-que-ha-vuelto-a-ganar-bibi/ http://elmed.io/por-que-ha-vuelto-a-ganar-bibi/#comments Wed, 17 Apr 2019 09:12:18 +0000 http://elmed.io/?p=26509 "Cada cierto tiempo, los partidos concurren a las elecciones y, al final, siempre gana Netanyahu" (Boaz Bismuz).

La entrada ¿Por qué ha vuelto a ganar Bibi? aparece primero en Revista El Medio.

]]>
“Cada cierto tiempo, los partidos concurren a las elecciones y, al final, siempre gana Netanyahu” (Boaz Bismuz, director de Israel Hayom, 9 de abril de 2019).

En mayo de 2012, Benjamín Netanyahu fue portada de la revista Time. El semanario americano le endosó el título de “King Bibi”. En su edición previa a las elecciones que se acaban de celebrar, The Economist copió a Time el referido título y le añadió el siguiente subtítulo: “Parábola de un populista moderno”.

Ciertamente, Benjamín Bibi Netanyahu se ha convertido en el rey de la república israelí. Un político hábil, polémico, atrevido e imbatible; y, según la revista británica, un pionero en el populismo de derechas. El pasado día 9 refutó todas las encuestas, incluso las israelitas, y se impuso a su principal rival, la megacoalición Azul y Blanco, comandada por tres generales de reconocidísimo prestigio y por un político muy querido por los medios de comunicación. Bibi no sólo ganó, sino que superó los resultados que obtuvo en 2015: el voto al Likud subió en tres puntos porcentuales y dio al partido del primer ministro cinco escaños más. Cabe recordar que, en 2006, cuando se impuso Kadima –partido formado por ex likudniks como Ariel Sharón o Ehud Olmert y ahora extinto–, el Likud, bajo el liderazgo de Netanyahu, obtuvo 12 escaños y se convirtió en la cuarta fuerza del Parlamento; hoy tiene 35 y es la primera fuerza política.

Envuelto en tres escándalos de corrupción (de los cuales tendrá las audiencias correspondientes próximamente), desgastado por su prolongada estancia en el poder, con la gran mayoría de los medios de comunicación y los intelectuales en su contra, compitiendo contra la coalición más atractiva y reputada que se ha visto en Israel en las últimas décadas, la pregunta es evidente para todos los que observan la realidad israelí: ¿por qué ha vuelto a ganar Bibi?

Las razones son varias, y están a la vista de todo el mundo.

Los israelíes son mayoritariamente de derechas

Así es, ya lo hemos comentado en otras ocasiones. La realidad y los datos son incontestables. La derecha ha gobernado 24 de los últimos 30 años. Ya no existe ese país fundado por pioneros socialistas europeos. Israel es ahora un país más conservador en lo social, más liberal en lo económico, más tradicional en lo religioso y más desconfiado en lo relacionado con el proceso de paz con los palestinos. La élite asquenazí está en retroceso y los descendientes de sefardíes y misrajíes son superiores en número. Los votos son el reflejo más fiel del nuevo Israel: el partido laborista, el que construyó el país y gobernó ininterrumpidamente casi treinta años, no ha llegado al 5% de voto –y eso que puso a un misrají al frente de su candidatura–, mientras que el 57% de los votos emitidos han ido para partidos de derechas.

El incremento del electorado de derechas se ha extendido, también, a los jóvenes. Frente a la tendencia de los millennials occidentales de decantarse por partidos progresistas o de izquierdas, los israelíes prefieren opciones de derechas. De acuerdo con una encuesta del Israel Democracy Institute, el 64% de los votantes entre 18 y 34 años se definen de derechas, y un 65% deseaba que Bibi repitiera como primer ministro. Estos electores eran niños o adolescentes durante la Segunda Intifada o nacieron en esos terribles cuatro años (2000-2004). Oslo les suena a historia, y en sus retinas no está el asesinato de Rabin sino escombros y restos humanos en cafeterías, discotecas y autobuses. Además, son testigos y protagonistas directos del cambio radical que ha dado Israel en los últimos 20 años precisamente gracias a las políticas de Bibi, una mezcolanza de liberalismo económico, alta tecnología y nacionalismo que ha llevado al país a ser la potencia militar indiscutible de Oriente Medio, a gozar de pleno empleo y de eficientes estructuras de protección social y a reordenar sus relaciones diplomáticas.

El premier israelí, enfrentado a los medios tradicionales, ha enfocado su campaña en las redes sociales, consumidas masivamente por los jóvenes. La simbiosis ha dado los resultados esperados.

En términos absolutos, Israel es ahora más rico, seguro e internacional que hace 20 años, y los millennials identifican estos factores con Bibi. A este respecto, tampoco debe olvidarse el factor religioso, y es que la población que se declara secular apenas alcanza el 40%… y bajando. Otros elementos, como la discriminación a los árabes, la ocupación militar de Cisjordania o la falta de separación entre Religión y Estado no son asuntos preocupantes para el electorado de derechas.

La seguridad, siempre la seguridad

Como apunta el periodista de la CNBC Jason Gewirtz, la seguridad ha sido el asunto clave en cada cita electoral desde 1948. Nadie lo dudaba, y mucho menos Azul y Blanco, que pensó que con el respaldo de figuras gigantescas del ámbito militar podría derrotar a Netanyahu.

Uno de los datos más curiosos y reveladores de estas elecciones son los resultados del Likud en las ciudades más hostigadas desde hace diez años por los misiles que Hamás y la Yihad Islámica lanzan desde Gaza. Tradicionalmente muy críticas con el Gobierno por su actuación en Gaza, perfectamente podrían haberse decantado por Azul y Blanco, y confiado en sus tres generales condecorados y prestigiosos para acabar con el problema. Pero no. En Ashdod, Netivot y Ashkelón el Likud se impuso con mucho a Azul y Blanco. La respuesta a este fenómeno la da Shmuel Rosner en el New York Times:

Cuando se trata de la seguridad nacional, Bibi es un líder con estrategia y visión, y esto es lo que los votantes quieren; le perdonan que se comporte en ocasiones como un hombre pequeño, pero le aprecian como a un gran líder.

Bibi sabía esto de sobra, porque es lo que lleva pasando los últimos diez años, por eso confió en su imagen de líder que provee seguridad (Mr. Security le llamaban los medios en las elecciones de 2015) y arrojó sobre sus rivales la sombra de la falta de experiencia política. Un militar, y más alguien que ha sido jefe del Ejército, tiene –o se le presupone– gran capacidad de gestión, habilidad para soportar tremendas presiones y un profundo y autorizado pensamiento estratégico; no obstante, la campaña de Bibi hizo más ruido.

Azul y Blanco atacó a Bibi en su punto más fuerte y no puedo erosionar su imagen de gran gestor en materia de seguridad. Gantz ni siquiera pudo contradecirle en la política seguida con Hezbolá o con Irán, y de hecho mostró su apoyo al primer ministro en estos puntos. Probablemente, porque él haría lo mismo si estuviera en la posición de Netanyahu.

El futuro quedó lejos

El pueblo ha hablado, como dice David Horovitz, director del Times of Israel. Por delante quedan muchos desafíos internos y externos que el Gobierno entrante no parece querer enfrentar. Bibi mantendrá o extenderá los privilegios de sus socios ultraortodoxos (que mejoran resultados respecto a 2015) y podrá caer en la tentación de ceder ante las demandas de sus aliados nacionalistas (anexionarse partes de Cisjordania de forma unilateral).

La integración de los ultraortodoxos y de los árabes israelíes en la morfología diaria del país volverá a quedar en pausa (o retrocederá en el tiempo) y el desequilibrio económico (un 20% de la población paga el 90% del impuesto de la renta) continuará; la Ley de Estado-Nación no se tocará y el giro nacionalista se completará. Volviendo a Horovitz, es lo que los ciudadanos han elegido.

De cara al conflicto con los palestinos, es de presumir que Netanyahu no haga nada hasta que el plan de paz de la Administración Trump (the deal of the century, en palabras del inquilino de la Casa Blanca) sea público. Todo parece indicar que, ante tanto gesto de Trump hacia Israel, Bibi se plegará a lo que Jared Kushner y Jason Greenblatt hayan diseñado.

En resumidas cuentas, Bibi ha vuelto a ganar porque es el líder que la mayoría de los israelíes quiere como primer ministro.

La entrada ¿Por qué ha vuelto a ganar Bibi? aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/por-que-ha-vuelto-a-ganar-bibi/feed/ 0
Nuevo golpe al BDS: Airbnb no discriminará a los judíos de los Territorios http://elmed.io/nuevo-golpe-al-bds-airbnb-no-discriminara-a-los-judios-de-los-territorios/ http://elmed.io/nuevo-golpe-al-bds-airbnb-no-discriminara-a-los-judios-de-los-territorios/#comments Tue, 16 Apr 2019 09:12:56 +0000 http://elmed.io/?p=26504 La célebre compañía del sector de los alquileres da marcha atrás a una de sus decisiones más controvertidas.

La entrada Nuevo golpe al BDS: Airbnb no discriminará a los judíos de los Territorios aparece primero en Revista El Medio.

]]>
“Airbnb puede ahora retomar su mandato de reunir a gente de toda condición en cualquier lugar del mundo, con independencia de su nacionalidad, raza o religión”. Con estas líneas celebró el Centro Simon Wiesenthal la decisión de la célebre compañía de no eliminar de sus listados a sus asociados judíos residentes en Judea y Samaria, rectificación que supone un duro golpe para el movimiento israelófobo BDS, que pretende la marginación internacional de Israel mediante una campaña global de boicot, desinversiones y sanciones.

La entrada Nuevo golpe al BDS: Airbnb no discriminará a los judíos de los Territorios aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/nuevo-golpe-al-bds-airbnb-no-discriminara-a-los-judios-de-los-territorios/feed/ 0
Hay que impedir que Irán se convierta en una potencia nuclear http://elmed.io/hay-que-impedir-que-iran-se-convierta-en-una-potencia-nuclear/ http://elmed.io/hay-que-impedir-que-iran-se-convierta-en-una-potencia-nuclear/#comments Tue, 16 Apr 2019 08:57:17 +0000 http://elmed.io/?p=26502 Se estima que el tiempo que Teherán necesita para fabricar una bomba nuclear es inferior a un año.

La entrada Hay que impedir que Irán se convierta en una potencia nuclear aparece primero en Revista El Medio.

]]>
Los partidarios del acuerdo nuclear con Irán ignoran abiertamente las actividades nucleares del régimen iraní, aun cuando así pongan en peligro la seguridad de Israel y la del mundo entero. Además, critican a la Administración Trump por endurecer sus sanciones en respuesta al desafío ilegal iraní.

En una reciente entrevista con el Canal 2 de la televisión estatal de su país, Ali Akbar Salehi, director de la Organización de Energía Atómica de Irán, dejó claro que el endeble “acuerdo nuclear” promovido por Barack Obama no ha hecho nada por impedir a Teherán avanzar en su programa atómico.

Salehi, de hecho, se ufanó:

Si tenemos que retroceder y retirarnos del acuerdo nuclear, por supuesto que no vamos a volver a donde estábamos antes (…) Estaremos en una posición muchísimo más fuerte.

Las últimas informaciones sobre los progresos nucleares de Irán indican que está a punto de modernizar sus métodos de producción de uranio altamente enriquecido, que puede ser utilizado para la construcción de armas nucleares. Teherán se jacta de que está estudiando poner en marcha nuevos programas para el enriquecimiento de uranio y de producción de centrifugadoras. Así, Salehi ha afirmado:

Gracias a Dios, se han completado las pruebas con las [centrifugadoras] IR4 e IR2M. Han sido testadas durante doce años. Hoy tenemos todos los datos, y podemos fabricarlas fácilmente a escala industrial.

La comunidad internacional dispone de varios informes de inteligencia que advierten de las actividades nucleares clandestinas de Irán. Así, la Oficina Federal alemana para la Protección de la Constitución reveló en su último informe anual que Teherán ha seguido una vía “clandestina” para conseguir equipamiento y tecnología nuclear ilícita de empresas germanas. “Cabe esperar con toda certeza que Irán proseguirá con sus actividades intensivas de aprovisionamiento en Alemania utilizando métodos clandestinos para alcanzar sus objetivos”, advierte el organismo alemán.

Por si quedaran dudas del desprecio iraní por las normas que los funcionarios de la República Islámica deberían haber respetado tras la entrada en vigor del acuerdo nuclear, Irán conservó más agua pesada –utilizada para producir armas nucleares– de lo que se le permitía.

Los que promueven la adopción de una postura más suave con Irán y su programa nuclear sostienen que Teherán no pretende llegar a cabo ninguna actividad nuclear ilícita, y que así lo ha verificado la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA). Pero es que a la AIEA no se le ha permitido inspeccionar o vigilar las bases militares donde es más probable que se lleven a cabo tales actividades. Entre las numerosas concesiones que hizo la Administración Obama se cuenta la de aceptar que los líderes iraníes impusieran que esas bases militares permanecieran fuera del alcance de la AIEA.

Como consecuencia de dicha claudicación, instalaciones iraníes de la máxima importancia, como el complejo militar de Parchin, ubicado al sureste de Teherán, pudieron desarrollar libremente actividades nucleares sin temor a las inspecciones. La propia AIEA había informado anteriormente de que Parchin era el lugar en el que llevaron a cabo las pruebas explosivas requeridas para liberar una carga nuclear.

Por otro lado, los servicios de inteligencia internacional de Israel, el Mosad, obtuvieron archivos y fotografías en Irán relacionados con el programa nuclear persa. Esos documentos abundaban en los esfuerzos iraníes por construir una bomba nuclear, y entre ellos había fotografías tomadas en Parchin que “parecen mostrar una cámara de metal gigante construida para realizar experimentos altamente explosivos”.

El Consejo Nacional de la Resistencia Iraní (CNRI) –que en 2002 reveló la existencia de una planta de enriquecimiento de uranio clandestina en Natanz y de una planta de agua pesada en Arak– ha confirmado que Teherán continúa con sus ambiciones nucleares. En un informe dice:

El ‘nervio central’ del proyecto de armas nucleares del régimen iraní, responsable de diseñar una bomba nuclear, ha seguido en funcionamiento (…) tras la entrada en vigor del Plan de Acción Conjunto y Completo (PACC) en 2015, no sólo (…) ha seguido en pie y activo, ahora es obvio que, en algunos campos, sus actividades se han ampliado.

Se estima que el tiempo que Irán necesita para fabricar una bomba nuclear es inferior a un año.

¿Cuándo se tomará en serio la comunidad internacional los últimos informes de inteligencia y el empeño iraní por construir una bomba nuclear? ¿Cuándo va a inspeccionar la AIEA las bases militares iraníes?

Una vez que el autoritario, antisemita y antiamericano Gobierno de Irán posea una bomba nuclear, no habrá sanciones que puedan revertir la catástrofe. Hay que actuar ya.

© Versión original (en inglés): Gatestone Institute
© Versión en español: Revista El Medio

La entrada Hay que impedir que Irán se convierta en una potencia nuclear aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/hay-que-impedir-que-iran-se-convierta-en-una-potencia-nuclear/feed/ 1
La judería americana debería ahorrarse las lecciones a Israel http://elmed.io/la-juderia-americana-deberia-ahorrarse-las-lecciones-a-israel/ http://elmed.io/la-juderia-americana-deberia-ahorrarse-las-lecciones-a-israel/#comments Mon, 15 Apr 2019 09:21:18 +0000 http://elmed.io/?p=26500 El Estado judío es un país soberano lo suficientemente maduro, ducho y valeroso como para trazar su propio rumbo.

La entrada La judería americana debería ahorrarse las lecciones a Israel aparece primero en Revista El Medio.

]]>
Los resultados de las recientes elecciones israelíes nos han dejado una clave ineludible: los israelíes apoyan a Netanyahu.

Pese a las múltiples predicciones de derrota –sondeos a pie de urna incluidos–, el primer ministro Netanyahu consiguió una victoria extraordinaria; aplastó a sus rivales a ambos lados del espectro político y se aseguró un lugar en la historia de Israel como su dirigente con más años de gobierno a sus espaldas.

Conozco a Netanyahu desde hace casi 30 años, desde que fue a hablar conmigo a Oxford. Su irreprimible orgullo judío y su deseo de defender a su pueblo ya eran poderosamente evidentes en aquel entonces.

Y no han disminuido.

Si bien los votantes han mostrado que aprecian el programa general de Netanyahu, lo cierto es que lo que apoyan fuertemente es un punto en particular: la extensión de la soberanía israelí sobre la mayoría de los asentamientos judíos en Judea y Samaria, es decir, sobre la denominada en jerga política “Área C”.

Sólo unos días antes de las elecciones, el primer ministro anunció por sorpresa que anexionaría esa zona a Israel si consiguiera renovar su mandato. “Me pregunta si nos estamos moviendo hacia una nueva fase”, explicó a un periodista, “y la respuesta es sí: nos estamos moviendo hacia una nueva fase. Voy a extender la soberanía [israelí], y no voy a distinguir entre bloques de asentamientos y asentamientos aislados”.

El significado de este compromiso para los votantes israelíes de derechas –que son ahora una clara mayoría– queda de manifiesto en los datos. En el mes previo al anuncio de Netanyahu, las encuestas predecían que su partido –Likud– conseguiría entre 26 y 31 escaños. Dos días después de que Netanyahu soltara esa bomba en los medios, su partido consiguió unos sensacionales 36 escaños en la 21ª Knéset.  

La judería americana se mostró menos entusiasmada.

En una carta al presidente Trump publicada el pasado jueves, nueve grupos judíos arremetieron contra el primer ministro por su promesa de extender la soberanía israelí al corazón de la patria bíblica de los judíos. La misiva, suscrita por entidades tan importantes como la Liga Antidifamación, la Unión por el Judaísmo Reformista y la Sinagoga Unida del Judaísmo Conservador, se rendía a la idea de que la decisión de Netanyahu crearía “intensas divisiones en EEUU y haría mucho más difícil de mantener el apoyo inquebrantable a Israel”.

La más curiosa voz en el coro del vitriolo fue la del jurista proisraelí Alan Dershowitz. En un tuit publicado prácticamente al mismo tiempo que la carta a Trump, Dershowitz felicitó al primer ministro y acto seguido le aleccionó sobre ciertas cuestiones.

“Mazal tov [‘enhorabuena’, en hebreo] al primer ministro Netanyahu, al que conozco desde que era un estudiante del MIT”, tuiteó Dershowitz; y añadió que andaba esperando “el nuevo plan de paz que se va a implementar”. Y ahí especificó cómo debía ser: “[Ha llegado la] hora de una solución de dos Estados justa que garantice la seguridad de Israel”.

En primer lugar, alguien debería decirle a Dershowitz que Netanyahu ya no es un alumno del MIT. Es un servidor público que recibe encargos de sus electores, no del profesorado.

Con todo, la juztpá (palabra que popularizó el propio Dershowitz) de ese tuit se revela aún más acusada cuando reparas en que, cuando Qatar, emirato financiador del terrorismo, tuvo sus roces con EEUU precisamente por su financiación del terrorismo, Dershowitz jamás aleccionó a Doha para que cambiara de política. Todo lo contrario, defendió al emirato llegando a afirmar, en un infausto artículo completamente grotesco: “Qatar se está convirtiendo rápidamente en el Israel de los Estados del Golfo, rodeado de enemigos, sujeto a boicots y demandas irrazonables mientras pugna por su supervivencia”.

Hacer semejante comparación entre una democracia amante de la paz y una monarquía financiadora del terrorismo es una calamidad. Que Dershowitz aceptara no una sino dos invitaciones para acudir a Qatar pone sus motivaciones en cuestión. Según el Wall Street Journal, “el señor Dershowitz declinó hablar del pago de su experiencia catarí declarando: ‘No costeo de mi bolsillo viajes largos a países extranjeros’. En marzo regresó a Qatar para dar una conferencia”.

Hmm.

Dejaré la cuestión de los pagos tan abierta como la ha dejado el propio profesor Dershowitz. Pero sí me preguntaré por qué alecciona a los israelíes sobre un Estado palestino, que podría amenazar directamente la existencia de Israel, mientras se niega a aleccionar al emir de Qatar sobre la financiación de Hamás.

El contenido de la carta de las nueve organizaciones judías norteamericanas estaba igualmente errado. En ella se leían las viejas advertencias de que la anexión de partes del Área C intensificaría el conflicto con los palestinos, socavaría la coordinación de Israel con la Autoridad Palestina (AP) en materia de seguridad –“por no decir que la eliminaría”– y reforzaría esfuerzos como los del BDS por aislar a Israel.

Aunque dignas de consideración, esas ideas están lejos de ser una verdad inobjetable. De hecho, suenan exactamente igual que las advertencias de un sonado rechazo global que se hicieron ante el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel por parte de Trump. O que las advertencias de que el reconocimiento de la soberanía israelí sobre los Altos del Golán por parte de Trump provocaría una auténtica tormenta de fuego.

Al final no fue para tanto. En raras ocasiones ha sido Israel mejor visto que ahora en los Estados del Golfo. Con Netanyahu a los mandos, Israel ha visto florecer sus relaciones con Estados musulmanes de África como Mali, Somalia y Guinea, que recientemente renovó sus relaciones diplomáticas con el Estado judío por primera vez en 50 años. Más aun, el presidente del Chad ha visitado Israel, convirtiéndose en el primer mandatario de dicho país en hacerlo. En cuanto al Golfo, el mundo ha visto cómo ministros israelíes rendían visitas públicas a Abu Dhabi y Dubai, y al propio Netanyahu acudir a Omán a entrevistarse con su sultán.

Por lo que hace a la cooperación de seguridad con la AP, hay que tener en cuenta una consideración: la mayoría del terrorismo que padece hoy Israel es producto de los Acuerdos de Oslo de 1994 y de la retirada de Gaza de 2005. En la Segunda Intifada se emplearon con profusión armas de la AP para atacar a soldados y civiles israelíes. Así que es difícil sostener que Israel debería tomar decisiones críticas para su seguridad teniendo en cuenta lo que diga o deje de decir la AP.

Sea como fuere, mucho más indignante que el contenido de la carta fue el destinatario que se le puso. Alucinantemente, la misiva no era un llamamiento a la opinión pública israelí, como debió ser. Ni siquiera a su primer ministro. Iba dirigida al presidente Donald Trump.

Tremendo: grupos mainstream de la judería americana exigiendo a su presidente que tome medidas para someter a un primer ministro israelí sólo unos días después de que éste consiguiera una nueva reelección.

No es la primera vez que vemos a judíos norteamericanos tratar de hacer encajar las políticas israelíes en los moldes que ellos consideran ideales. Pero sí es la primera vez que piden a un presidente norteamericano que lo haga por ellos.

Abracadabrantemente, el secretario de Estado, Mike Pompeo, salió a defender a Netanyahu de esos grupos mainstream de la judería americana. Preguntado por si pensaba que el compromiso de Netanyahu con la anexión de la Margen Occidental afectaba negativamente al plan de paz que se trae entre manos su Administración, Pompeo respondió: “No”.

En la misma entrevista, Pompeo incidió en la gran frustración con el proceso de paz que ha llevado a tantos israelíes a rechazar la solución de los dos Estados. “Hemos tenido un montón de ideas durante 40 años. Pero no han traído la paz entre los israelíes y los palestinos. Nuestro plan es sacar adelante una concepción con ideas nuevas, diferentes, excepcionales; una concepción que trata de reconfigurar lo que viene siendo un problema intratable”.

Esto es todo un punto. Israel lleva décadas vagando por un desierto de negociaciones a fin de crear un Estado palestino y ha visto sus empeños esfumarse en las humaredas de los atentados suicidas. Aún quedó más meridianamente claro cuando Israel se retiró completamente de Gaza, sólo para ver cómo la Franja caía en manos de Hamás y se convertía en una plataforma permanente para los ataques terroristas contra su territorio.

Los judíos americanos no tienen por qué estar de acuerdo con Israel en todo. Pero al menos han de convenir en que Israel es una democracia, un país soberano lo suficientemente maduro, ducho y valeroso como para trazar su propio rumbo.

© Versión original (en inglés): The Algemeiner
© Versión en español: Revista El Medio

La entrada La judería americana debería ahorrarse las lecciones a Israel aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/la-juderia-americana-deberia-ahorrarse-las-lecciones-a-israel/feed/ 0
Honores israelíes para un héroe francés http://elmed.io/honores-israelies-para-un-heroe-frances/ http://elmed.io/honores-israelies-para-un-heroe-frances/#comments Mon, 15 Apr 2019 07:29:08 +0000 http://elmed.io/?p=26497 Michel Bacos pidió que sonara la 'Hatikvá' durante su funeral.

La entrada Honores israelíes para un héroe francés aparece primero en Revista El Medio.

]]>
El pasado 26 de marzo falleció, a los 94 años de edad, Michel Bacos, capitán del vuelo 139 de Air France secuestrado por terroristas palestinos y alemanes el 27 de junio de 1976.

Los criminales obligaron a Bacos a modificar el rumbo y a aterrizar no en París, como estaba previsto, sino en la localidad ugandesa de Entebbe. Cuando liberaron a los pasajeros no judíos, ofrecieron a Bacos abandonar el aparato, pero se negó y, arriesgado la vidas, se quedó con los pasajeros judíos. Ese gesto le hizo merecedor de la Legión de Honor, la más alta condecoración francesa; de la Menorá de Oro y de la Medalla al Coraje Moral del Congreso Judío de EEUU.

Pues bien, como ha informado el activista Hananya Naftalí en este tuit, Bacos pidió que en su funeral sonara el himno nacional de Israel, y por supuesto se dio cumplimiento a sus deseos.

La entrada Honores israelíes para un héroe francés aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/honores-israelies-para-un-heroe-frances/feed/ 0
Ganó Netanyahu (otra vez): ¿y ahora qué? http://elmed.io/gano-netanyahu-otra-vez-y-ahora-que/ http://elmed.io/gano-netanyahu-otra-vez-y-ahora-que/#comments Fri, 12 Apr 2019 08:08:01 +0000 http://elmed.io/?p=26495 El 'Jerusalem Post' pide al primer ministro que conforme un Gobierno de unidad nacional con Benny Gantz y su partido Azul y Blanco.

La entrada Ganó Netanyahu (otra vez): ¿y ahora qué? aparece primero en Revista El Medio.

]]>
El recuento final ha deshecho el virtual empate entre el Likud y el Partido Azul y Blanco en beneficio del primero. La composición de la Asamblea Legislativa israelí (Knéset) queda como sigue:

Likud (liberal-conservador), 36 escaños (26,4% de los votos).
– Azul y Blanco (centro liberal), 35 (26,1%).
Shas (ultraortodoxo sefardí), 8 (5,9%).
Judaísmo Unido de la Torá (ultraortodoxo asquenazí), 7 (5,7%).
– Hadash-Taal (nacionalista árabe, antisionista), 6 (4,49%).
– Partido Laborista (socialdemócrata), 6 (4,44%).
Israel Beiteinu (liberal-conservador), 5 (4%).
Derecha Unida (derecha), 5 (3,7%).
– Meretz (izquierda), 4 (3,6%).
Kulanu (liberal), 4 (3,5%).
– Raam-Balad (nacionalista árabe, islamista, antisionista), 4 (3,3%).

(En negrita, los partidos que previsiblemente darán apoyo al quinto Gobierno comandado por Benjamín Netanyahu).

***

En Tablet, el analista Liel Leibovitz escribe una pieza, “Qué necesitan comprender los norteamericanos de los resultados de las elecciones israelíes”, que sin lugar a dudas ofrece información interesante también para todos los demás habitantes del planeta.

Verdaderamente, las encuestas no funcionan. (…) La razón puede ser tecnológica y política: al contactar a la mayoría de los encuestados online o por vía telefónica, los encuestadores tienden indefectiblemente a sobrerrepresentar a la clase de gente a la que le gusta responder encuestas online o hablar de política con extraños [y a infrarrepresentar, por ejemplo, a quienes votan a los partidos ultraortodoxos]. (…) Esto es difícil que vaya a cambiar, y las encuestas, durante mucho tiempo un componente básico del juego político, se tornarán una herramienta cada vez más cuestionable en una sociedad donde muchos rechazan el contacto tecnológico invasivo.

Verdaderamente, Tel Aviv es una burbuja. En Ramat Aviv, el glamuroso barrio norte de la ciudad donde se encuentra la universidad y reside buena parte de la clase mediática que edita periódicos, presenta informativos y publica libros, el bloque de centro-izquierda [en el que Leibovitz incluye al liberal Azul y Blanco] (…) consigue un extraordinario 80% del voto. Seis coma nueve kilómetros al sureste, en la barriada de Shjunat Hatikvah, Likud y el Shas consiguen el 64% del voto, lo que refleja mucho mejor el ‘Zeitgeist’ nacional.

Verdaderamente, el viejo laborismo ha muerto. En 1992, un año antes de la firma de los Acuerdos de Oslo, anunciados con gran fanfarria, el Partido Laborista y Meretz, los dos pilares gemelos de la izquierda sionista, consiguieron unos asombrosos 66 escaños en la Knéset, lo que les dio un poderoso mandato para que se volcaran en sus planes de paz. Esta semana, el Partido Laborista y Meretz apenas consiguieron 10 escaños entre los dos, muchos menos que los partidos haredíes [ultraortodoxos], que ganaron 16 [15, en el recuento final], y exactamente los mismos que los dos partidos árabes (…)

(…)

Verdaderamente, Bibi es un genio político. (…) Netanyahu ha conseguido mantener su partido como una fuerza política coherente y cohesiva [durante muchos años y mientras los demás actores políticos experimentaban todo tipo de transformaciones y turbulencias] (…) [Con sus solas fuerzas] Netanyahu ha sido un gran custodio de la seguridad nacional y de la economía, así como de la estabilidad de su partido; mientras otros candidatos confiaban en atraer votantes presentándose como la nueva y excitante sensación de la temporada, Netanyahu les ofrecía algo mucho más valioso: una relación a largo plazo.

***

El Jerusalem Post, diario israelí en lengua inglesa con gran impacto en círculos influyentes norteamericanos, pide a Netanyahu que sea audaz y no conforme la coalición que todo el mundo espera sino que tienda la mano a su principal rival, Benny Gantz.

Con independencia de lo que se piense de él, habría que felicitar al primer ministro por los resultados [que ha obtenido] y la prácticamente segura eventualidad de que sea primer ministro por una inaudita quinta vez. En julio superará a David ben Gurión como el líder israelí con más años de gobierno.

Netanyahu ha vuelto a demostrar que es un consumado maestro de la estrategia política. Más de un millón de electores pusieron su fe en él, pese a todos los embrollos legales y los potenciales encausamientos que pesan sobre cualquier Gobierno que conforme.

Ahora, Netanyahu puede tomar el camino fácil. Puede aferrarse a su electorado y conformar [una coalición con las fuerzas de derecha y las ultraortodoxas] (…) como muchos de sus integrantes tienen [sólo] cuatro o cinco escaños, esa coalición estará signada por las negociaciones a cara de perro y las demandas de satisfacción de distintos intereses sectoriales, así como por las amenazas y las presiones constantes al partido Likud [del primer ministro Netanyahu].

Ahora bien, Netanyahu puede elegir una ruta diferente, una que tenga en cuenta no sólo sus intereses (…) sino los del país. Puede dejar a un lado a sus aliados naturales de la derecha y hacer una oferta a Gantz y a su [partido] Azul y Blanco para que sean sus socios preferentes, en una genuina muestra de unidad nacional.

No es momento de sectarismos, ni de satisfacer intereses estrechos. Israel afronta una miríada de desafíos, tanto domésticos como en el ámbito de la seguridad.

La situación tanto en la frontera sur, con Hamás, como en la septentrional, con Irán y Hezbolá, exige un gran consenso. Y no olvidemos que también el Partido Azul y Blanco consiguió más de un millón de votos. Con tres exgenerales [al frente], sus políticas de seguridad no son tan distintas de las del Likud, y la conformación de un frente unido mandaría un potente mensaje a los enemigos de Israel.

(…) Por el bien del país, es hora de que Netanyahu y Gantz se dejen de politiquerías y formen un Gobierno de unidad nacional.

Es el camino de la responsabilidad; uno que permita al Gobierno de Israel representar a la gran mayoría de sus ciudadanos, no sólo a una pequeña coalición de intereses. Nos lo merecemos… y lo necesitamos.

La entrada Ganó Netanyahu (otra vez): ¿y ahora qué? aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/gano-netanyahu-otra-vez-y-ahora-que/feed/ 1
"Estamos en la Luna, pero no como queríamos" http://elmed.io/estamos-en-la-luna-pero-no-como-queriamos/ http://elmed.io/estamos-en-la-luna-pero-no-como-queriamos/#comments Fri, 12 Apr 2019 06:53:02 +0000 http://elmed.io/?p=26491 'Bereshit' acabó estrellándose contra la superficie del satélite terrestre.

La entrada "Estamos en la Luna, pero no como queríamos" aparece primero en Revista El Medio.

]]>
Así transmitieron desde el centro de control de Iehud (Israel) el alunizaje de Bereshit, a las 22:25 hora local. Y es que la sonda espacial israelí lo que hizo fue estrellarse contra la superficie del satélite terrestre, muy poco después de que enviara esta imagen, en la que puede leerse el cartel que llevaba Génesis (esa es la traducción al español de Bereshit): “País pequeño, sueños grandes”.

bereshit-luna

“No me arrepiento ni por un momento”, declaró Morris Khan, presidente de SpaceIL, la compañía que lanzó Bereshit a la Luna. “Tenemos mucho de lo que estar orgullosos”.

Por su parte, el primer ministro Netanyahu aseguró que en breve, dos o tres años, “una nave espacial [israelí] alunizará… entera”.

La entrada "Estamos en la Luna, pero no como queríamos" aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/estamos-en-la-luna-pero-no-como-queriamos/feed/ 1
La drusa Gadir Mrih hace historia de la mano de un partido sionista http://elmed.io/la-drusa-gadir-mrih-hace-historia-de-la-mano-de-un-partido-sionista/ http://elmed.io/la-drusa-gadir-mrih-hace-historia-de-la-mano-de-un-partido-sionista/#comments Wed, 10 Apr 2019 08:54:52 +0000 http://elmed.io/?p=26487 La presentadora se convierte en la primera diputada de su minoría.

La entrada La drusa Gadir Mrih hace historia de la mano de un partido sionista aparece primero en Revista El Medio.

]]>
Esta joven de 34 años, que en su día fue la primera mujer no judía en presentar un informativo en la televisión israelí, ha vuelto a hacer historia al entrar, de la mano del partido sionista Azul y Blanco, en el Parlamento del Estado judío. Y es que se trata de la primera mujer drusa en conseguir acta de diputado en Israel.

La entrada La drusa Gadir Mrih hace historia de la mano de un partido sionista aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/la-drusa-gadir-mrih-hace-historia-de-la-mano-de-un-partido-sionista/feed/ 0
"Gracias" http://elmed.io/gracias/ http://elmed.io/gracias/#comments Wed, 10 Apr 2019 08:36:37 +0000 http://elmed.io/?p=26484 Así ha festejado Netanyahu su victoria en las redes.

La entrada "Gracias" aparece primero en Revista El Medio.

]]>
Con este tuit ha decidido festejar Benjamín Netanyahu su victoria en las elecciones legislativas celebradas ayer en Israel, que se plantearon como un plebiscito sobre su figura. Contra todo pronóstico, su partido, el Likud, va por delante del gran favorito, el centrista Azul y Blanco, cuando apenas queda un 2% de papeletas por escrutar. Además, sus aliados están en disposición de darle una sólida mayoría de 65 escaños en la Knéset (Parlamento), que consta de 120.

“Gracias” y un corazón acompañan a esta imagen en la que Netanyahu besa a su mujer, la muy controvertida Sara, una de las personalidades más baqueteadas por la prensa israelí.

La entrada "Gracias" aparece primero en Revista El Medio.

]]>
http://elmed.io/gracias/feed/ 0