Revista de Prensa

Éxito diplomático de John Kerry

 

John Kerry.
"Netanyahu libera a 104 presos palestinos, la mayoría de ellos con delitos de sangre por terrorismo"

Finalmente, el secretario de Estado norteamericano ha conseguido su objetivo, perseguido en sus recientes viajes a Oriente Medio, y esta tarde tendrá lugar la primera reunión entre las delegaciones de Israel y la Autoridad Palestina con vistas a reanudar las negociaciones para alcanzar una paz definitiva.

La portavoz de la Secretaría de Estado, Jen Psaki, anunció ayer la inminente llegada de los equipos de negociación de alto nivel israelí y palestino, para mantener sendas reuniones esta tarde y mañana. Las delegaciones serán encabezadas en el caso de Israel por Tzipi Livni, ministra de Justicia, mientras que Saeb Erekat, representante palestino en los acuerdos de Oslo de 1993 será el jefe del equipo enviado por la Autoridad Palestina.

Con la oposición de una parte de su Gobierno, el primer ministro israelí aprobó la liberación de 104 presos palestinos encarcelados antes de la firma de los acuerdos de Oslo en 1993. Se trata de un gesto de buena voluntad de cara a las negociaciones que hoy comienzan en Washington entre las delegaciones israelí y palestina para alcanzar un acuerdo de paz.

La mayoría de estos presos, cuya puesta en libertad se va a producir a lo largo de los próximos nueve meses, están en la cárcel por atentados terroristas con víctimas mortales y algunos acumulan hasta 16 cadenas perpetuas.

Los partidarios del depuesto presidente Mohamed Morsi, acampados desde hace un mes en los alrededores de la mezquita cairota de Rabea al Adauiya, han empezado a construir barricadas ante el temor de un violento desalojo por parte del Ejército egipcio, firmemente decidido a acabar con las protestas callejeras.

La ofensiva de los militares del pasado fin de semana, que se saldó con 72 muertos y centenares de heridos, no ha conseguido acabar con la resistencia de los Hermanos Musulmanes, cuyos miembros están dispuestos a mantener su presencia en esa zona de El Cairo hasta sus últimas consecuencias.

Los seis países miembros del Consejo de Cooperación del Golfo (Arabia Saudí, Kuwait, Qatar, Emiratos Árabes Unidos, Baréin y Omán), están dispuestos a endurecer las sanciones contra Hezbolá más allá de lo dispuesto por la Unión Europea con su decisión de incluir en la lista de organizaciones terroristas al brazo armado del grupo chií libanés.

Los seis países consideran a Hezbolá una organización monolítica en la que no cabe hacer distinciones, como ha interpretado la UE, en función de lo cual elaborarán medidas para acabar con la presencia de activistas de este grupo en el Golfo Pérsico.