Revista de Prensa

Estado Islámico: el espanto

 

grito-munch
"El Ejército pakistaní anunció ayer la captura de diez islamistas por su presunta implicación en el atentado que sufrió hace dos años la adolescente Malala Yusafzai, activista por el derecho a la escolarización de las niñas que desde entonces cobró fama internacional"

Un sacerdote argentino en Irak ha relatado al diario La Nación los horrores de la “limpieza étnica” que está perpetrando el EI en las zonas que controla.

Luis Montes llegó a Bagdad en 2010 y, aunque vive en la capital, conoce bien los crímenes que perpetran los terroristas en las zonas que dominan:

Crucifixiones, decapitaciones hasta de niños de 10 años, raptos de mujeres para dárselas a los soldados y venderlas, antes de torturarlas para que sean musulmanas… Estamos viendo la desintegración de este país que queremos tanto.

El Ejército pakistaní anunció ayer la captura de diez islamistas por su presunta implicación en el atentado que sufrió hace dos años la adolescente Malala Yusafzai, activista por el derecho a la escolarización de las niñas que desde entonces cobró fama internacional.

Según Asim Bajwa, portavoz del Ejército, los detenidos pertenecen a Shura, organización vinculada al principal grupo talibán pakistaní.

La joven cristiana condenada a muerte por blasfemar contra el islam seguirá en la cárcel de Multán de manera preventiva luego de que se aplazara por quinta vez la vista ante el tribunal que la juzga.

La ONG española Hazte Oír ha recabado más de 28.000 firmas para pedir al presidente de Pakistán la liberación de Bibi, cuya familia se muestra esperanzada en que todo se resuelva positivamente.

“Las crisis morales se agravan en Occidente”, sostiene el Líder Supremo de la República Islámica, Alí Jamenei; buena prueba de ello es, a su juicio, “la errónea posición adoptada en relación a la mujer”, que “socava gravemente” el feminismo.

Estas declaraciones se producen cuando los elementos más extremistas del régimen iraní están pugnando por endurecer el código de vestimenta femenino.