Revista de Prensa

¿Está Occidente pidiendo ayuda a Asad?

 

Bashar Asad.
"El que fuera primer ministro del Líbano fue asesinado el 14 de febrero de 2005 en Beirut, junto a otras 22 personas. Están acusados del crimen cuatro miembros de la organización terrorista chií de obediencia iraní Hezbolá"

Según el ministro de Exteriores sirio, Faisal Mekdad, varios servicios secretos de Europa y América se han puesto en contacto con su Gobierno alarmados por el fortalecimiento de la insurgencia yihadista y por la presencia en sus filas de ciudadanos de sus respectivos países.

A juicio de Mekdad, hay un «cisma» entre lo que los Gobiernos occidentales dicen y lo que sus servicios de inteligencia hacen en lo relacionado con la crisis siria.

El resultado de la cumbre celebrada en Kuwait por la ONU para conseguir ayuda económica para la población siria ha satisfecho a su secretario general, Ban Ki Moon, a pesar de que había solicitado un total de 4.700 millones para hacer frente a las necesidades del país, devastado por la guerra civil.

EEUU aportará 278 millones adicionales y Kuwait hará entrega de otros 500 millones. Ban Ki Moon dijo en rueda de prensa al finalizar la reunión que había sido «un claro mensaje al pueblo sirio: no os hemos olvidado».

El más sangriento de los atentados tuvo lugar en Shateb, en la provincia oriental de Diyala, cuando tres bombas hicieron explosión durante la celebració de un funeral, causando la muerte a 14 personas y heridas a más de 25.

El primer ministro, Nuri al Maliki, ha afirmado que la batalla contra el terrorismo «será larga».

El que fuera primer ministro del país fue asesinado el 14 de febrero de 2005 en Beirut, junto a otras 22 personas. Están acusados del crimen cuatro miembros de la organización terrorista chií de obediencia iraní Hezbolá, que ayer fue nuevamente golpeada en uno de sus bastiones; concretamente en Hermel, en el Valle de la Bekaa, donde un artefacto hizo explosión y causó la muerte a al menos dos personas.

El dispositivo de baterías conocido como Cúpula de Hierro destruyó la pasada madrugada los cinco artefactos. Un sexto proyectil consiguió impactar en territorio israelí, pero sin causar daños de consideración.

El ataque fue lanzado contra la ciudad israelí Ascalón, situada cerca de la frontera entre Israel y el enclave palestino.