Revista de Prensa

¿Está Irán poniendo a prueba a Donald Trump?

 

donald-trump-940x530

Las recientes pruebas de misiles balísticos realizadas por Teherán interpelan directamente a la nueva Administración estadounidense. El analista saudí Mshari al Zaidy cree que se está poniendo a prueba al presidente de EEUU, cuya reacción marcará la pauta en esta nueva etapa que se abre en Oriente Medio.

Si esta test de misiles hubiera sido realizada durante el final de la era Obama se habría pasado por alto tranquilamente. John Kerry habría realizado algunas declaraciones expresando preocupación y ofreciendo fríos consejos académicos. Pero las cosas son ahora diferentes, con la nueva Administración americana. EEUU reclamó inmediatamente una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU en respuesta a esta violación.

(…)

¿Cómo lidiará Trump con este nuevo reto iraní, tan solo dos semanas después de su nombramiento? (…) Trump comparte la visión de Arabia Saudí y de Emiratos sobre la naturaleza de la amenaza iraní. Hemos sido testigos de ello durante la reciente conversación telefónica entre el rey saudí Salman y el príncipe heredero de Dubai, el jeque Mohamed ben Zayed.

Todo el mundo está en estado de alerta, y todo el mundo quiere testar la nueva determinación americana, así como sus límites.

A pesar de ser formalmente un aliado estadounidense, lo cierto es que el emirato utiliza su riqueza para financiar el terrorismo y extender el odio hacia EEUU. Daniel Rosen escribe en The Algemeiner un artículo en el que aboga por dar un golpe en la mesa.

Qatar ha proporcionado financiación clandestina y apoyo logístico al Estado Islámico en los últimos años, como incluso Hillary Clinton reconoció en la filtración de un correo electrónico de agosto de 2014. Además, Qatar financia a grupos suníes vinculados a Al Qaeda y es el principal apoyo financiero de Hamás. Aunque esto habría sido [razón suficiente para] destruir las relaciones catarí-estadounidenses, el Estado árabe continúa albergando un gran número de tropas americanas en su territorio, tropas que le protegen de sus rivales del Golfo, disidentes domésticos e Irán.

Mientras tanto, la cadena de financiación catarí Al Yazira reprende de manera habitual a EEUU por [supuestos] abusos contra los derechos humanos. Esta hipocresía es muy notable, dado que Qatar abusa de los trabajadores inmigrantes, azota a los disidentes y dice que el testimonio de las mujeres solo vale la mitad que el de los hombres. (…) Igualmente indignantes resultan los intentos cada vez más exitosos de atraer a los think tanks y a las universidades a su esfera de influencia. (…)

Esta duplicidad solo acabará cuando EEUU obligue a Qatar a reconocerla. No hay ninguna ventaja estratégica en que las tropas estadounidenses estén en Qatar, en lugar de en territorio de otros aliados genuinos del Golfo.

Harry Goldstein, de la North London Friends of Israel, aboga en este artículo por enarbolar la bandera israelí en público, lo que contribuye notablemente a defender al Estado judío de los continuos ataques que recibe.

Hay muchas formas de hacer campaña por Israel, como hacer reuniones, usar las redes sociales, dirigirse a los políticos locales y escribir a los periódicos. Todos tenemos distintas capacidades y podemos contribuir de maneras distintas.

North London Friends of Israel es parte de un movimiento creciente que se extiende por todo el Reino Unido (e Irlanda). Vincula a cristianos y judíos, creyentes o no, en una causa común. De hecho, muchos de los grupos más activos están en lugares con poca o nula presencia de judíos.

(…)

Así que la próxima vez que esté disgustado por los ataques a Israel, no grite a la televisión ni se queje a sus amigos. Sea activo. Se sentirá mejor marcando la diferencia y siendo parte de una red cada vez mayor.