Contextos

¿Está Hezbolá pagando un precio por implicarse en la guerra civil siria?

Por Tony Badran 

desfile hezbolá

Ayer explotó un Nissan todoterreno cargado con 35 kilos de explosivos en lo suburbios del sur de Beirut, en el barrio de Bir al Abed, controlado por Hezbolá. Se cree que el atentado iba dirigido a Hezbolá por su implicación en la guerra siria, especialmente por su intervención directa en el asalto a zonas de Homs controladas por los rebeldes.

Ha habido con anterioridad ataques en el Líbano contra Hezbolá, en el norte de la región de la Bekaa, cerca de la frontera con Siria. Aparte del misterioso ataque con cohetes Grad del pasado mayo, también contra los suburbios del sur de Beirut dominados por la organización, la explosión de ayer fue el primer atentado exitoso en la capital del país. El lugar es bien significativo: allí donde su aparato de seguridad es más fuerte.

Dado el compromiso de Hezbolá con la lucha en Siria, no sería sorprendente ver más ataques de este tipo. Según fuentes libanesas bien informadas, la semana pasada fue interceptado un coche bomba en el barrio de Mar Mijael, a la entrada de los suburbios del sur.

Aún no está claro quién es responsable del atentado de ayer. Ha habido amenazas ocasionales por parte de algunos rebeldes sirios, de llevar la lucha contra Hezbolá al Líbano en el caso de que no se retire de Siria, donde ha estado combatiendo del lado de las fuerzas de Asad. Por ahora, el Ejército Libre Sirio ha negado toda responsabilidad en el atentado.

No importa quién lo haya llevado a cabo; sus autores están enviando un mensaje a Hezbolá de que deberá pagar un precio por su continua implicación en Siria. Sin duda, el propósito de semejantes atentados es aumentar el coste doméstico para la organización. Ya ha habido noticias que hablan de familias chiíes descontentas, furiosas por las bajas que está sufriendo Hezbolá en Siria.

Si los ataques siguen dirigiéndose contra vecindarios chiíes del Líbano, el descontento por la implicación de Hezbolá en la guerra siria no hará sino aumentar.

Foundation for Defense of Democracies