Contextos

Escalada de tensión en Túnez

Por Thomas Joscelyn 

abu-iyad-al-tunisi
"Naciones Unidas y el Gobierno estadounidense han incluido a Hasín y a Esid en la lista de terroristas afiliados a Al Qaeda"

Casi dos meses después de que el primer ministro tunecino y el líder de Ansar al Sharia en Túnez, vinculada a Al Qaeda, se atacaran mutuamente en la prensa y en internet, la tensión ha vuelto a aumentar. Tunisia Live informa de que el pasado fin de semana se produjeron “enfrentamientos entre la Policía tunecina” y la referida organización islamista.

Los enfrentamientos provocaron la reacción de Seifulá ben Hasín (alias Abú Iyad al Tunisi), fundador y líder de Ansar al Sharia, en la página de Facebook de la organización. La declaración de Hasín fue traducida al inglés por el grupo de inteligencia SITE.

“Ahora estáis pasando por una prueba y un juicio en que se distinguirá al honesto del mentiroso, y a quien es verdaderamente firme de quien presume de su firmeza”, dice en su mensaje “a la juventud”. Hasín implora a los miembros de Ansar al Sharia que sigan adelante y añade:

No retrocedáis ni perdáis las ganancias que habéis conseguido.

Ansar al Sharia ha estado nutriendo sus filas y haciendo proselitismo por todo el país, pero las recientes medidas del régimen de Ennahda han interferido en sus actividades y amenazado sus proyectos.

Además, es posible que no se le permita celebrar su tercer congreso anual, que sería, como en ocasiones anteriores, una ocasión para el reclutamiento y la propaganda. “Aún no hemos decidido nada respecto a la reunión de Ansar al Sharia”, declaró el viernes pasado el ministro del Interior, Lofti ben Yedu, según informa Tunisia Live.

Como respuesta, Hasín llama a sus seguidores a mantenerse “firmes” y advierte al Gobierno:

A aquellos tiranos que se amparan en el islam, que no tiene nada que ver con ellos, sabed que hoy cometéis muchos actos insensatos que hablan de vosotros y llevan a la batalla. Por Alá os digo que no estáis combatiendo contra jóvenes, sino contra una religión victoriosa respaldada por Alá, y no hay fuerza en la Tierra, por fuerte que sea, que pueda vencerla.

Hasín relacionó la lucha de Ansar al Sharia en Túnez con la labor de los yihadistas tunecinos en el extranjero:

Os recuerdo que nuestra juventud, que realizó actos heroicos en defensa del islam en Afganistán, Chechenia, Bosnia, Irak, Somalia y el Levante, nunca vacilará en sacrificarse por su religión en Túnez.

Y añadió:

América, Occidente, Argelia, Turquía y Qatar, cuya ayuda buscáis, no os auxiliarán cuando suene el ruido de las espadas, las flechas estén listas y el filo de la espada choque el contra filo de la espada.

El uso de la palabra tiranos para describir al Gobierno de Ennahda resulta especialmente incendiario. Como explicó el portavoz de Ansar al Sharia en Túnez, Seifedín Rais, en una entrevista radiofónica a principios de semana,

el término ‘tirano’ se emplea para referirse a quienes gobiernan sin usar la sharia, como en el caso de Túnez. El Gobierno dijo que no van a aplicarla.

Otro destacado miembro de Ansar al Sharia, Sami ben Jemais Esid, también ha respondido a la reciente intromisión del Gobierno en las actividades de su grupo. Según Magharebia, Esid criticó al ministro del Interior, Ben Yedu. “Ha declarado la guerra a los musulmanes tunecinos”, dijo. Y prometió que el tercer congreso anual de Ansar al Sharia se celebraría, como estaba previsto, el 19 de mayo. Sin embargo, dijo que el líder del grupo no asistiría:

La única razón es que ama a Túnez y no desea confundir a sus partidarios si es arrestado en su presencia por las fuerzas de seguridad.

Esid es el anterior jefe operativo de Al Qaeda en Italia, y fue detenido a comienzos de 2001 por conspirar contra la embajada estadounidense en Roma, entre otras actividades terroristas. (Véase el reportaje de The Long War Journal  (LWJ) ”De Al Qaeda en Italia a Ansar al Sharia en Túnez). Fue condenado por delitos de terrorismo y pasó varios años encarcelado en Italia. Deportado a Túnez, allí volvió a prisión, y fue liberado a raíz de la Primavera Árabe.

Naciones Unidas y el Gobierno estadounidense han incluido a Hasín y a Esid en la lista de terroristas afiliados a Al Qaeda.

El recrudecimiento de las tensiones entre el Gobierno tunecino y Ansar al Sharia no resulta sorprendente. A finales de marzo, el primer ministro, Alí Larayedh, criticó duramente al grupo de Hasín en diversas entrevistas de prensa. Acusó a Ansar al Sharia y a su fundador, en particular, de extender la violencia. “Abú Iyad está profundamente involucrado en casos de violencia y tráfico de armas”, afirmó. Hasín replicó con una “Carta urgente a los sabios de Ennahda” en la página de Facebook del grupo y en su página web, en la que decía:

Decimos a vuestros sabios: apartad a vuestros enfermos de nosotros, o dirigiremos nuestra guerra contra ellos hasta que caigan y vayan al vertedero de la Historia. Sabed que no nos demoraremos en decir que la respuesta es lo que veis, no lo que escucháis.

Casi dos meses después, la amenaza de una mayor violencia no ha disminuido.

The Long War Journal