Videoteca

"¡Es un mal ejemplo para la juventud egipcia!"

 

Cuando, el pasado 11 de febrero, el joven Mohamed Hashem confesó su ateísmo en antena, el conductor del programa al que había acudido, del canal Alhadaz Alyum, se puso fuera de sí y, tras acusarle de ser un hereje y un mal ejemplo para la juventud egipcia, lo expulsó con cajas destempladas del plató, no sin antes disculparse ante la audiencia por haberle llevado como invitado e instarle a acudir a un psiquiatra, idea que con más calma había puesto sobre la mesa poco antes el clérigo Mahmud Ashur, ex vicejeque de la Universidad Al Azhar, la más prestigiosa del islam suní.

“No se me está permitiendo exponer mis ideas”, dice sin perder en ningún momento la compostura el afrentado Hashem, al que enseguida interrumpe el fanático Mahmud Abdalhalim, presentador del programa:

No. De nuevo pido disculpas a mis telespectadores por haber traído al show a una persona así. Le invité para hablar de ideas, pero, por desgracia, no tiene nada convincente, sustancial que ofrecer. Es un mal ejemplo para la juventud egipcia. Mohamed, no puedes estar aquí. Te recomiendo que vayas directamente a un hospital psiquiátrico.