Revista de Prensa

Erdogan quiere volver a ser amigo de su gran enemigo

 

erdogan-serio-940x506

Es lo que afirma Shehab al Makahleh, director del Geostrategic Media Center, en esta pieza publicada en Al Arabiya.

La pregunta de si Turquía volverá a abrir su embajada en Damasco en un futuro próximo ha adquirido relevancia para numerosos analistas por los múltiples mensajes que mandaría a varias potencias regionales e internacionales.

(…)

Se espera que, a petición del presidente de Rusia, Vladímir Putin, el presidente turco abra una nueva página con Bashar Asad, con la implicación directa de Irán en las conversaciones. Las declaraciones de cortejo emitidas por los presidentes de Turquía e Irán apuntan a una nueva era de relaciones basadas en nuevas esferas de cooperación que no podrán desarrollarse sin resolver la cuestión siria.

(…)

Dado que teme el establecimiento de un Estado independiente kurdo en la frontera turca, lo que podría representar una amenaza para la estabilidad política en Ankara, Erdogan anda ahora tratando de cerrar la brecha que le separa de su persona non grata, Bashar Asad. Fuentes turcas confirman que Erdogan y su Gobierno han perdido la confianza en numerosos Gobiernos europeos y en EEUU.

Así las cosas, Turquía está tratando de sustituir las viejas alianzas por otras de nuevo cuño (…)

En Bloomberg, el analista norteamericano Eli Lake hace un encendido elogio de los kurdos iraquíes y pide a Washington que los respalde sin reparos en su lucha por la independencia.

Sus líderes han renunciado al terrorismo. Sus milicias combaten junto a los soldados norteamericanos. Mientras sus vecinos fabrican armas de destrucción masiva, ellos levantan un parlamento, universidades y la infraestructura necesaria para tener un Estado independiente. Y buscan la independencia mediante un proceso legal reconocido, consagrado en la Constitución de su país.

Por supuesto, estoy hablando de los kurdos de Irak. El día 25 votarán en un referéndum [de independencia].

Uno podría pensar que el Gobierno de EEUU vería a los kurdos como los candidatos ideales para la estadidad en un región donde la autodeterminación se busca a menudo mediante la violencia. Pero por el momento la Administración Trump está trabajando con tesón para disuadir al Gobierno Regional del Kurdistán iraquí de dar a su pueblo la oportunidad de votar por su independencia.

Los argumentos norteamericanos contra el referéndum giran en torno al momento oportuno [de celebrarlo]. […] En el último cuarto de siglo el pueblo kurdo ha erigido un Estado merecedor de la independencia bajo la protección militar de EEUU. Esto debería ser un motivo de orgullo para todos los americanos. Nuestro presidente no debería poner reparos relacionados con el momento elegido. La Administración debería dar la bienvenida a la independencia kurda.

En la edición argentina del diario La Política Online, el abogado Fernando León reflexiona sobre la histórica visita de Benjamín Netanyahu a la República Austral y destaca los beneficios que podría deparar a ambos países el anunciado estrechamiento de las relaciones bilaterales.

Hubo un pedido específico del mandatario israelí, que, naturalmente, pone condiciones a los futuros lazos entre nuestras naciones: “Debemos combatir el terrorismo siempre y debemos hacerlo juntos”. En otras palabras, Israel nos pide que reafirmemos, sin dudarlo, la alianza de Argentina con Occidente. Los lazos en asuntos de seguridad son, pues, una exigencia de alineamiento con las naciones más avanzadas como antesala de los lazos económicos y tecnológicos.

Hablar de las ‘startups’ israelíes y de su intensa labor en el campo de la innovación tecnológica nos exigirá dedicar al tema un nuevo artículo. Se puede decir, a modo de síntesis, que el perfil complementario que muchos señalan entre las economías de Argentina –de perfil agroexportador– e Israel –artífice de un milagro económico vinculado a la innovación en tecnología– podría hacer posible una relación bilateral de enorme importancia para ambos países.