Revista de Prensa

Erdogán: "No existe un país llamado Chipre"

 

El presidente de Tuquía Erdogan
"Para Habash, ministro palestino de Asuntos Religiosos, 'no hay la menor duda de que Israel asesinó de una u otra manera a Yaser Arafat', que murió 'como un mártir'"

Estas declaraciones del islamista primer ministro turco han suscitado vivo rechazo tanto en la propia Chipre, que padece la ocupación del norte de su territorio por parte, precisamente, de Turquía, como de Grecia, que ha alertado a la comunidad internacional de las “verdaderas intenciones” de Ankara.

Lo dice Mahmud Habash, ministro de Asuntos Religiosos de la Autoridad Palestina, que incide así en unas supuestas revelaciones de Mahoma a su esposa Aisha en las que le habría asegurado haber sido envenenado en la ciudad judía de Jaibar, lo que provocó su muerte entre grandes sufrimientos.

Para Habash, “no hay la menor duda de que Israel asesinó de una u otra manera a Yaser Arafat”, que murió “como un mártir”.

El líder de la organización terrorista Hezbolá hizo esta advertencia durante un discurso a sus seguidores en el sur de Beirut, en una de las raras apariciones públicas que suele protagonizar, dado su temor a ser asesinado.

Nasralá aseguró a sus fieles que las negociaciones de Occidente con Irán acerca del programa nuclear de la República Islámica deben finalizar con éxito, o de lo contrario la guerra estará asegurada. En caso de que las negociaciones fracasen, añadió, “otros deberían estar más preocupados que nosotros”. 

El derrocado presidente islamista entregó a un grupo de abogados voluntarios, ajenos a sus defensores oficiales, un mensaje para sus seguidores de la Hermandad Musulmana en el que asegura que fue secuestrado por los militares y que su destitución fue “una tracición a toda la nación”.

El líder islamista, que está siendo juzgado por la muerte de manifestantes durante su mandato, aseguró que quiere procesar a las autoridades instauradas por el Ejército y que no habrá estabilidad en el país “hasta que el golpe militar sea eliminado, así como todos los responsables de darle cobertura”.

Los hechos ocurrieron en la estación central de autobuses de Afula (norte). La policía, que ha detenido al asesino, ha dicho que éste, de 16 años, confesó que quería vengar a varios parientes encarcelados en Israel. La víctima se llamaba Eden Attias y tenía 19 años.

La alianza opositora a Bashar al Asad ha reaccionado así a la proclamación de autonomía del Kurdistán sirio, con lo que sus promotores pretenden desarrollar un autogobierno como el que disfrutan los kurdos en Irak.