Contextos

Erdogan confía en recuperar Estambul… gracias al 'enemigo kurdo'

Por Aykan Erdemir 

Recep Tayyip Erdogan.
"La decisión de que se repitan las elecciones en Estambul ha destrozado las esperanzas de millones de personas, turcas y kurdas, que vieron en los comicios del 31 de marzo una oportunidad para corregir la regresión democrática que está experimentando Turquía"

El Consejo Supremo Electoral de Turquía ha ordenado la repetición de las elecciones municipales en Estambul, cinco semanas después de que el partido del presidente del país, Recep Tayyip Erdogan (AKP), fuera derrotado en ellas por la principal fuerza opositora. También ayer, Erdogan permitió a Abdulá Ocalan, encarcelado líder del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), emitir una declaración pública por primera vez en cuatro años.

Ambos sucesos dan cuenta de la intención de Erdogan de volver a capturar Estambul mediante el apaciguamiento de la oposición kurda en la ciudad.

El partido de Erdogan perdió la alcaldía de Estambul por primera vez en 25 años en las elecciones del pasado 31 de marzo. En un principio el mandatario se resignó al resultado y permitió al alcalde electo mantener su posición. Pero sus socios ultranacionalistas –así como los empresarios beneficiarios del clientelismo municipal desarrollado por el AKP– han hecho presión para que se repitan los comicios. El Consejo Supremo Electoral, copado por adeptos de Erdogan, ha informado de que las nuevas elecciones se celebrarán en junio.

Y sí, Erdogan ha permitido al líder del PKK hacer su primera declaración pública en cuatro años. Ankara prohibió a Ocalan ver a sus abogados hace ya ocho años, e impidió a los diputados kurdos visitarle ya en 2015, tras una escalada en el conflicto entre el Ejército turco y las milicias del PKK. El último en visitar a Ocalan fue su hermano, allá por 2016. Unos 3.000 presos kurdos –entre ellos, varios diputados– llevaban en huelga de hambre desde noviembre en protesta por el aislamiento de Ocalan. Muchos de ellos han estado a punto de morir este mismo mes. La razón inmediata por la que Erdogan ha permitido la comparecencia de Ocalan parece ser, precisamente, la de impedir que murieran. De hecho, Ocalan llamó explícitamente a los presos a que pusieran fin a su huelga.

La reaparición de Ocalan es un mensaje de gran calado de Erdogan a los kurdos. El prokurdo Partido Democrático del Pueblo (HDP) desempeñó un papel decisivo en las victorias cosechadas por el Partido Republicano del Pueblo (CHP) en las municipales de marzo, especialmente en Estambul, donde residen millones de kurdos. Lo que pretende Erdogan es que los votantes kurdos no den su apoyo al candidato del CHP en junio. En su alocución, Ocalan resaltó la necesidad establecer “negociaciones democráticas” con el Estado turco, lo que en la práctica quiere decir con Erdogan.

Un elemento de extraordinaria importancia es que Ocalan se dirigió no sólo a los kurdos turcos, también a los que controlan las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), aliadas de Washington en la lucha contra el Estado Islámico en la propia Siria. Los kurdos de las FDS siguen la ideología del PKK y reverencian a Ocalan, razón fundamental por la que Turquía entró en guerra con ellas en 2016. Mientras se intensifican las negociaciones para la resolución del conflicto entre Ankara y las FDS, Ocalan ha pedido a los kurdos sirios que tengan presentes las “sensibilidades turcas”.

La decisión de que se repitan las elecciones en Estambul ha destrozado las esperanzas de millones de personas, turcas y kurdas, que vieron en los comicios del 31 de marzo una oportunidad para corregir la regresión democrática que está experimentando Turquía. Igual el caudillo turco pierde Estambul de nuevo y además echa a perder una nueva oportunidad de normalizar las relaciones con los kurdos dentro y fuera de Turquía.

© Versión original (en inglés): FDD
© Versión en español: Revista El Medio

NOTA: Merve Tahiroglu es coautora de este artículo.