Revista de Prensa

Erdogan, con plomo en las alas

 

erdogan banderas 940x625

En The Washington Post, Ishaan Tahroor recoge unas muy interesantes reflexiones de Soner Cagaptay, biógrafo del presidente islamista de Turquía.

Creo que de hecho éste es el ‘mejor’ resultado. Si Erdogan hubiera perdido, podría haberse desencadenado un periodo de inestabilidad y él habría pugnado por una nueva votación, como muchos analistas predijeron que haría; y si hubiera ganado por un amplio margen, se habría desatado y devenido [un presidente] completamente autoritario. Ahora, se le han bajado los humos. Esta es la crisis turca del momento: Erdogan se ha convertido en el turco más poderoso, pero mientras la mitad del país lo adora, la otra mitad lo odia.

En Foreign Policy, Emily Tamkin escribe una pieza en la que asegura que, por lo ajustado del resultado y las denuncias de fraude, el controvertido referéndum del domingo no ha hecho más que reforzar el aislamiento internacional del régimen del islamista Erdogan y formula una interesante pregunta.

Quizá merezca la pena preguntarse por qué Erdogan, que ya había amasado poder sin necesidad de una maniobra que pone en cuestión su legitimidad electoral, decidió que merecía la pena celebrar un referéndum que podría polarizar aún más el país y aislarlo de sus aliados tradicionales.

“No sé si conoce otras maneras de proceder. Es su manual, y siempre vuelve a él”, dice [Nate] Schenkkan [de la ONG Freedom House]. “Definitivamente, piensa que funciona”.

En Hurriyet, el analista turco Murat Yetkin cree que la que cosechó Erdogan en el controvertido referéndum del domingo fue una victoria pírrica, muy lejos de la que pensaba obtener el mandatario islamista.

Por las caras que lucieron durante el discurso de la victoria, estaba claro que Erdogan y sus más estrechos colaboradores no estaban contentos con el resultado. Erdogan es un político lo suficientemente experimentado para saber que su ajustada victoria no le permitirá dar los pasos que quisiera tan libremente como si hubiera sido más amplia.

Erdogan ha conseguido el objetivo que llevaba casi diez años persiguiendo, pero ha sido una victoria extenuante.