Revista de Prensa

Erdogan culpa a Israel de la crisis egipcia

 

Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía.
"España ya ha avanzado que no va a aprobar nuevos envíos de material militar al país, y que planea congelar las exportaciones autorizadas antes de que estallara el conflicto"

El primer ministro turco asegura que detrás del golpe de estado egipcio se encuentra el Gobierno israelí, y que posee documentos que lo prueban. Erdogan ha realizado estas acusaciones durante un discurso ante los dirigentes regionales de su partido, el AKP. En su intervención ha criticado también la represión en Egipto y el régimen “dictatorial” de Al Sisi.

El primer ministro interino egipcio, que lleva menos de un mes en el cargo, ha concedido su primera entrevista a un medio de comunicación internacional, en la que asegura estar convencido de que la violencia en su país no va a desembocar en una guerra civil. Además, considera que en la formación del próximo Ejecutivo hay que incluir a los Hermanos Musulmanes y afirma que su Gobierno provisional se ha comprometido a ser “verdaderamente democrático”.

Mientras la Unión Europea aún no ha determinado qué medidas adoptar respecto a la crisis egipcia, España ya ha avanzado que no va a aprobar nuevos envíos de material militar al país, y que planea congelar las exportaciones autorizadas antes de que estallara el conflicto. La medida adoptada por España está en línea con las que estudian otros países europeos. Por su parte, Estados Unidos aún está analizando si retira su ayuda a Egipto, según ha anunciado el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

Las víctimas se han producido mientras las fuerzas de seguridad iraquíes continúan su campaña para tratar de detener la violencia. Según el Ministerio del Interior, que describe a Irak como un “campo de batalla”, el número de víctimas de la violencia en el país asciende ya a más de 3.500 desde que empezó el año.

El pasado lunes 3.000 sirios cruzaron a Irak por el noreste del país. En total, en apenas cinco días son ya 30.000 los que han pasado a pie por el puente de madera de Peshkhabour sobre el río Tigris. El número de refugiados en el Kurdistán iraquí ha aumentado de forma exponencial: hace una semana eran 100.000 y hoy son ya 195.000.

El régimen de Asad, que ya estaba presente en Twitter, Facebook y YouTube, da así un nuevo paso en la “guerra” en las redes sociales contra los rebeldes. Esta cuenta, que lleva abierta sólo una semana, muestra ya más de 80 imágenes y cuenta con más de 30.000 seguidores.