Revista de Prensa

El último Estado occidental

 

Israel. Una manifestación.

El periodista italiano Giulio Meotti hace un encendido elogio de Israel y compara el “renacimiento” que afirma está experimentando con una Europa a la que ve prácticamente condenada.

El Estado judío es uno de los países más exitosos del mundo. En Israel puedes ver por doquier una gran fortaleza en términos militares, religiosos, demográficos y culturales.

(…) [En acusado contraste,] el Viejo Continente rehúsa protegerse a sí mismo y es un gorrón de la seguridad norteamericana.

(…)

En vez de abrazar al pequeño Estado judío, Europa parece haber elegido colapsar con sus enemigos. Cuando ves Israel desde el aire, especialmente por la noche, ves a ese pequeño enclave brillar en medio de la oscuridad y la barbarie. Israel es probablemente el último Estado occidental.  

El Jerusalem Post dedica un editorial a la gira americana de Benjamín Netanyahu y pone especial énfasis en lo provechosas que pueden ser unas mejores relaciones tanto para Israel como para los países que va a visitar el premier, entre los que se cuentan Argentina, Colombia y México.

El primer ministro, Benjamin Netanyahu, se embarcó el domingo en una gira relámpago por Latinoamérica, la primera de este estilo que emprende un jefe de Gobierno israelí en ejercicio.

Es parte de una política exterior de amplio espectro que busca desarrollar los vínculos con zonas que tradicionalmente han quedado fuera del radar israelí. Mientras que en el pasado el foco de la la política exterior israelí ha estado puesto en EEUU y Europa, en los últimos años ha habido un concentrado esfuerzo por desarrollar lazos con países de África, Asia y América Latina.

Israel tiene mucho que ofrecer a esos países en los ámbitos de la agricultura, la gestión del agua, la ciberdefensa, el contraterrorismo, la lucha contra el crimen (…)

(…)

En Latinoamérica, las críticas a Israel suelen ir de la mano con la antiglobalización y los sentimientos antiamericanos. Pero es digno de mención y celebración que haya países en Latinoamérica comandados por líderes que buscan establecer fuertes lazos con Israel, no sólo por su valoración de los valores democráticos de Israel sino por poderosas razones de interés propio.

Israel tiene mucho que ofrecer. A medida que pasa el tiempo son más los países que lo comprenden. Los viejos prejuicios se están dejando de lado en favor de un punto de vista que busca hacer lo correcto tanto en términos morales como pragmáticos. La gira de Netanyahu no hace más que reflejar este hecho.

El periodista Salman Aldosary, ex redactor jefe de Asharq al Awsat, cree que el conflicto diplomático que enfrenta a Qatar con Arabia Saudí, Emiratos, Baréin y Egipto va para largo, y que cuanto más tarde en resolverse peor le irá a Doha.

Quienes apostaron por que la crisis catarí sería breve han perdido. Quienes pensaron que los esfuerzos internacionales de Qatar [por meter presión a sus rivales] darían fruto se equivocaron. (…)

(…) con la actual política del régimen catarí, no parece que haya esperanzas de una pronta resolución (…) Dejemos que Qatar siga en sus trece y que la crisis se alargue. A veces, sólo el tiempo es capaz de resolver asuntos complejos. Qatar es la única parte perjudicada, y las pérdidas irán a más, pero sólo ellas urgirán a Doha a asumir sus responsabilidades.