Revista de Prensa

El último esfuerzo para salvar el proceso de paz

 

Livni_erekat
"La agencia humanitaria de la ONU recorta las raciones de supervivencia a la población, ante el incumplimiento de los compromisos de los países donantes"

Esta pasada madrugada finalizó el encuentro mantenido por las dos delegaciones, en la que estuvo presente el mediador designado por Estados Unidos Martin Indyk. La reunión estuvo presidida por los responsables de los equipos negociadores, Tzipi Livni por parte de Israel y Saeb Erekat en representación de la Autoridad Palestina.

Aunque la reunión no fructificó en acuerdos concretos que sirvan para garantizar la continuación del proceso de paz, las dos partes se comprometieron a mantener un nuevo encuentro en fecha aún por determinar.

La decisión ha sido provocada por la escasez de recursos para atender las necesidades humanitarias en las zonas más castigadas por la guerra. Los responsables del Programa de Alimentos de la ONU han reducido un 20% las raciones individuales con el fin de mantener el ritmo de ayuda, que este último mes atendió a 4,1 millones de personas en el país.

Los países donantes que se comprometieron en la Conferencia de Kuwait a aportar 2.300 millones de dólares no han llegado a entregar ni la mitad, sumados los 250 millones facilitados por Kuwait este pasado lunes.

La utilización de este armamento prohibido habría tenido lugar en la ofensiva lanzada por el Ejército sirio el pasado 27 de marzo en Damasco. Las autoridades israelíes confirman las acusaciones de la oposición, y manifiestan disponer de pruebas sobre dos ataques “con armas químicas neutralizantes” no letales.

The Elders, institución internacional integrada por líderes globales dedicada a la defensa de los Derechos Humanos, defiende el derecho de la Autoridad Palestina a solicitar su ingreso en las organizaciones de la ONU que considere oportuno, tal y como hizo la semana pasada en contra del compromiso alcanzado con Israel en sentido contrario.

Jimmy Carter, expresidente norteamericano y miembro destacado de esta organización, aseguró ayer que «la decisión de los palestinos de ejercer su derecho a unirse a las organizaciones internacionales no debe interpretarse como un golpe al proceso de paz«.

La víctima es el padre holandés Francis Van der Lugt, al que un enmascarado disparó dos veces en la cabeza frente al convento en el que prestaba sus servicios a la comunidad cristiana que todavía permanece en la ciudad.

Van der Lugt llevaba medio siglo residiendo en Homs y había manifestado su firme decisión de no abandonar la ciudad mientras hubiera cristianos en ella. Los grupos rebeldes y el Gobierno sirio se acusan mutuamente de estar detrás del asesinato de este sacerdote.