Revista de Prensa

El régimen sirio niega que esté recibiendo ayuda de tropas rusas

 

Bashar Asad.
"Tropas de Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Qatar han tomado posiciones en la provincia de Marib, entre el bastión huzi de Sada y la capital, Saná, y de gran importancia por sus yacimientos de petróleo y gas y porque genera energía eléctrica para abastecer a gran parte del Yemen"

El ministro de Información de Bashar al Asad, Omran al Zubi, ha rechazado las informaciones que hablan de la presencia de tropas rusas en territorio sirio.

En una entrevista para la televisión del grupo terrorista chií libanés Hezbolá, aliado del régimen de Damasco, Zubi ha tachado de invento de los círculos de inteligencia internacionales esos informes y asegurado que «no hay tropas rusas ni una acción militar rusa en territorio sirio».

Junto con Irán, Rusia es el gran valedor internacional de la dictadura baazista.

La organización terrorista palestina que detenta el poder en la Franja de Gaza ha protestado por la inclusión de tres de sus dirigentes –Yahia Sinuar, Ruhi Muszaha y Mohamed Deif– en una lista de terroristas internacionales elaborada por la Secretaría de Estado estadounidense. Según Hamás, la decisión de EEUU es «inmoral» y «contraria a la ley internacional».

En el referido listado aparece también el célebre criminal Samir Kuntar, como portavoz de la organización terrorista chií libanesa de obediencia iraní Hezbolá.

Miembros de las Fuerzas Armadas turcas han cruzado la frontera iraquí en labores de «lucha contra el terrorismo», según fuentes oficiales turcas citadas por la CNN.

La aviación turca ha lanzado en los últimos meses ataques aéreos en el norte de Irak contra el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK); sin embargo, es la primera vez en más de dos años que se produce una incursión terrestre por parte del Ejército.

Tropas de Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Qatar han tomado posiciones en la provincia de Marib, entre el bastión huzi de Sada y la capital, Saná, y de gran importancia por sus yacimientos de petróleo y gas y porque genera energía eléctrica para abastecer a gran parte del Yemen.

Por otro lado, se espera la inminente entrada de 6.000 soldados sudaneses, que aguardan en las fronteras del país.