El Blog

El periodista danés que publicó las caricaturas de Mahoma, vetado en Sudáfrica

 

(Especial desde Johannesburgo)

Flemming Rose, el periodista danés que en 2005 encargó la publicación de las caricaturas de Mahoma que alzaron en armas a diversos sectores del mundo islámico, había sido invitado a dar en agosto una conferencia sobre libertad académica en la Universidad de Ciudad del Cabo (UCT), pero no podrá hacerlo. El vicedecano de la institución, Max Price, le ha vetado, al considerar su presencia una provocación susceptible de provocar protestas violentas en el campus.

Viñetas sobre Mahoma publicadas por el diario danés Jyllands Posten

Viñetas sobre Mahoma publicadas por el diario danés ‘Jyllands Posten’.

Price ha citado como motivos la fama de islamófobo de Rose y la situación que viven las universidades sudafricanas, que han vivido en los últimos meses violentas manifestaciones de estudiantes negros de izquierdas que piden educación superior gratuita y la “descolonización” de los centros de educación superior. Otra de las razones de la censura es la existencia en Sudáfrica de una importante comunidad islámica, concentrada mayoritariamente entre las minorías coloured (mestiza) e india y muy activa políticamente, sobre todo en movilizaciones contra Israel, apoyadas, al menos de forma retórica, por el gobernante Congreso Nacional Africano (CNA) y los movimientos estudiantiles negros. El cóctel explosivo que teme el vicedecano lo completan lo que denomina el “crecimiento de la islamofobia” y el de los “grupos terroristas extremistas” (suponemos que islámicos).

Contra lo que podría pensarse, Price no ha conseguido contentar a nadie con su veto al danés. En medios liberales sudafricanos se le critica por plegarse al chantaje de los radicales en detrimento de la libertad de expresión, y entre los estudiantes revoltosos que puso de excusa se le recrimina que les tome por salvajes incapaces de reaccionar más que con violencia. Estos últimos aplauden, eso sí, que Rose no dé la conferencia en la UCT, por islamófobo y ultraderechista. Tampoco está contento Rose, que ha acusado a Price de juzgarle por lo que se dice de él y no por lo que él dice y de responsabilizarle de las posibles acciones violentas de otros.