Revista de Prensa

El nuevo Gobierno palestino favorecerá el terrorismo

 

Benjamín Netanyahu.
"Los republicanos de Washington acusan a Obama de haber puesto precio a la cabeza de los soldados estadounidenses con la liberación sorpresa de cinco líderes talibanes"

El primer ministro israelí advirtió ayer que cualquier respaldo internacional al Ejecutivo de unidad pactado por Hamás y Al Fatah no supondrá un impulso para la paz sino que “fortalecería el terrorismo”. Netanyahu recordó que “Hamás es una organización terrorista que pide la destrucción de Israel”, por lo que emplazó a “los miembros responsables de la comunidad internacional a no apresurarse a reconocer a un Gobierno palestino que incluye a Hamás y recibe su apoyo”.

“Las acciones de esta mañana son una respuesta directa a la agresión terrorista desde Gaza contra los ciudadanos del sur de Israel”, ha afirmado el portavoz de las Fuerzas Armadas israelíes, Peter Lerner, en referencia al lanzamiento de proyectiles desde la Franja la noche anterior. En el comunicado para justificar los bombardeos realizados sobre objetivos terroristas en Gaza, los responsables del Ejército aseguran que no permitirán que esos ataques para aterrorizar, mutilar y matar a la población israelí se conviertan en una rutina, y que cumplirán con su “obligación de proteger a Israel y destruir el potencial de los que desean atacarnos”.

El comité electoral egipcio no atenderá las reclamaciones del candidato izquierdista sobre presuntas irregularidades cometidas en los comicios presidenciales celebrados la semana pasada, en los que Al Sisi se alzó con casi el 100% de los votos emitidos. El órgano responsable de los procesos electorales no explicó los motivos de la desestimación del recurso de Sabahi y hará públicos los resultados oficiales mañana martes, tal y como estaba previsto.

La excarcelación de los terroristas afganos a cambio de la puesta en libertad del sargento del Ejército de Tierra norteamericano, Bowe Berghdahl, ha levantado una fuerte controversia entre la oposición republicana, que acusa al presidente Obama de “haber puesto precio a la cabeza de los soldados norteamericanos”. Los cinco dirigentes talibanes llegaron ayer al aeropuerto de Doha, en Qatar, para permanecer allí un año antes de volver a Afganistán, donde muchos temen que vuelvan a tomar las armas.

799 asesinatos ha contabilizado la ONU en tierras iraquíes durante el mes pasado, la peor oleada de violencia sectaria padecida en el país en lo que llevamos de año. De los casi 800 muertos sólo 196 fueron policías o soldados, mientras que el resto son civiles, víctimas casi en su totalidad de ataques terroristas de suníes contra chiíes. La cifra real de fallecidos a causa de la violencia sectaria es, con seguridad, mayor, puesto que la ONU no contabiliza las víctimas en la provincia de Anbar, donde los grupos terroristas islamistas son especialmente activos.