Revista de Prensa

El gran muftí de Egipto arremete contra 'Charlie Hebdo'

 

Shawqui Alam.
"El alcalde de Ankara, sobre la matanza islamista en 'Charlie Hebdo': 'Está claro que el Mosad está detrás de este tipo de incidentes, que comete para inflamar la islamofobia'"

«Esta edición [pinche aquí para ver la portada] causará una nueva oleada de odio en Francia y la sociedad occidental en general, lo que está haciendo la revista no sirve a la coexistencia ni al diálogo entre civilizaciones», ha declarado Shawqui Alam, que caificó de «terrorista» la matanza islamista registrada la semana pasada en la sede del semanario satírico francés.

En la imagen, Alam aparece con una talla de madera en la que Israel ha desaparecido y su lugar lo ocupa Palestina.

Esa es la tesis del alcalde de Ankara, Melih Gokcek, quien asegura que la matanza terrorista contra el semanario Charlie Hebdo ha sido perpetrada por la inteligencia israelí en venganza por el apoyo francés al establecimiento del Estado palestino.

El primer edil de la capital turca afirma: “Está claro que el Mosad está detrás de este tipo de incidentes, que comete para inflamar la islamofobia”.

El líder del grupo terrorista chií Hezbolá ha asegurado en una entrevista que dispone de armas que “el enemigo” no puede ni imaginar. “Armamento de todo tipo, todo lo que uno pueda pensar”.

Fuentes de la inteligencia israelí parecen confirmar estas palabras del líder terrorista libanés y afirman: “La próxima batalla con Hezbolá será la más dura en la historia moderna y no tendrá precedentes”.

El expresidente estadounidense se ha mostrado partidario de que la Corte Penal Internacional debe investigar tanto a Israel como a Hamás por posibles crímenes de guerra cometidos durante el conflicto del pasado verano.

«Creo que puede ser bueno que el Tribunal Penal Internacional adopte una mirada inquisitiva ante lo que han hecho los israelíes a los palestinos y viceversa», ha declarado el Nobel de la Paz al Huffington Post.

La reunión está previsto que tenga lugar hoy en la ciudad Suiza, a pesar de que una de las facciones en lucha por el control político del país no ha confirmado todavía su asistencia al encuentro.

En estos momentos el Gobierno internacionalmente reconocido, presidido por Abdulá al Zini, está recluido en el este del país, mientras que el Gobierno rebelde ocupa Trípoli. Precisamente es esta última facción la que no tiene todavía claro si participará o no en las conversaciones auspiciadas por la ONU.