Revista de Prensa

Rototom pide disculpas y recupera el concierto de Matisyahu

 

Rototom Sunsplash.
"Las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa ha pedido más dinero a Irán para proseguir su guerra de exterminio contra 'la entidad sionista', que es como denomina al Estado de Israel, al que niega toda legitimidad"

El festival español de música reggae que excluyó de su cartelera al cantante judío norteamericano por presiones del movimiento antiisraelí Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), que pretende la marginación internacional de Israel, podría replantearse su decisión, que ha provocado un amplio rechazo tanto en España como en el resto del mundo.

Según informa el Jerusalem Post, la organización del festival podría hacer una declaración al respecto en la tarde de este miércoles.

ACTUALIZACIÓN: Rototom pide disculpas y recupera el concierto de Matisyahu.

«Ha habido negociaciones y están a punto de llegar a un acuerdo para una tregua de entre ocho y diez años«, ha dicho el ministro de Exteriores de la Autoridad Palestina, Riad al Maliki. Sin embargo, Israel ha negado haber mantenido encuentro alguno con la organización terrorista, «directa o indirectamente, o a través de otros países o intermediarios».

Las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa ha pedido más dinero a Irán para proseguir su guerra de exterminio contra «la entidad sionista», que es como denomina al Estado de Israel, al que niega toda legitimidad.

Las Brigadas son una banda terrorista afiliada a Al Fatah, el partido del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás.

A juicio del Departamento de Estado, contiene cláusulas que podrían tener un «significativo impacto negativo en lo relacionado con los derechos humanos y las libertades fundamentales».

«Derrotar al terrorismo requiere una estrategia comprehensiva y de largo plazo que construya confianza entre las autoridades y la gente, lo que incluye permitir a quienes estén en desacuerdo con las medidas del Gobierno expresar sus opiniones pacíficamente y por medio del proceso político«, ha declarado el portavoz del Departamento de Estado, John Kirby, en alusión a la penalización de las manifestaciones de descontento que contempla la nueva legislación.