Revista de Prensa

El Estado Islámico vuelve a Kobani

 

Estado Islámico
"La Autoridad Palestina inicia hoy los trámites para que la Corte Penal Internacional procese al Estado de Israel por crímenes de guerra"

Según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), radicado en Londres, los terroristas han hecho su aparición nuevamente en la ciudad fronteriza con Turquía, conquistada por los peshmergas kurdos tras meses de asedio.

El OSDH informa de que ya están produciéndose choques violentos en el centro de la ciudad entre las fuerzas kurdas y los terroristas del EI.

El secretario general de la ONU ha mostrado su satisfacción por el compromiso del premier israelí con la solución de los dos Estados, basada en la coexistencia pacífica de un Estado judío y otro palestino. Ban Ki Moon quiere, no obstante, que la buena voluntad israelí «se traduzca en acciones», como la paralización «sensible y unilateral» de los asentamientos en los territorios en disputa.

Parlamentarios de la coalición electoral árabe, con presencia en la Knéset, han expresado su contrariedad por la decisión del diputado de este partido Basal Ghatas de alistarse en la expedición internacional que pretende llegar a Gaza la próxima semana.

En opinión de la coalición árabe, «en lugar de servir a los votantes por los que fue elegido, Ghatas está actuando al servicio de los árabes de Gaza y causando problemas al resto del partido».

El ministro de Exteriores palestino, Riad al Maliki, hará llegar hoy en mano al fiscal de la Corte Penal Internacional, Fatou Bensouda, las alegaciones para iniciar una causa criminal contra el Estado Judío.

El movimiento palestino se produce días después de que un comité de la ONU encontrara a Israel culpable de crímenes de guerra en el conflicto de Gaza.

Según el Comité de Protección a los Periodistas, las cárceles egipcias albergan en estos momentos a la mayor cifra de profesionales del periodismo desde que se comenzó a registrar este dato, a principio de los años 90 del siglo pasado.

Según esta organización, «la amenaza de encarcelamiento en Egipto es parte de una atmósfera en la que las autoridades presionan a los medios para censurar a las voces críticas y emitir órdenes de silenciamiento sobre temas sensibles».