Revista de Prensa

El Estado Islámico provoca una masacre en el corazón de Siria

 

atentado-embajada-iran-libano
"Bashar al Asad dice que aceptará la tregua acordada por Washington y Moscú siempre que no sea utilizada por los terroristas para reforzar sus posiciones"

El Estado Islámico ha reclamado la autoría de los ataques terroristas coordinados en Damasco y Homs, que han dejado más de un centenar de víctimas mortales y decenas de heridos. El grupo terrorista hizo explotar ayer cuatro coches bomba en un suburbio del sur de la capital siria y otros dos en la ciudad de Homs.

El secretario de Estado estadounidense y el ministro ruso de Exteriores han alcanzado un acuerdo provisional para el cese de las hostilidades en Siria, según ha informado el jefe de la diplomacia norteamericana.

Por su parte, el dictador sirio Bashar al Asad asegura estar listo para cumplir los términos de esa eventual tregua, siempre y cuando “los terroristas no la utilicen para reforzar sus posiciones”.

El secretario de Estado estadounidense se ha reunido en la capital jordana con el presidente de la Autoridad Palestina para tratar la oleada de violencia en la Margen Occidental. Kerry ha urgido a Mahmud Abás a que ponga fin a la “retórica de incitación e inflamatoria”, para acabar con la actual oleada de violencia palestina.

En el encuentro, Kerry y Abás han tratado la situación de los lugares sagrados de Jerusalén, fuente de disputas por la propaganda palestina que asegura que el Gobierno israelí quiere cambiar el estatus jurídico de la zona.

Las tropas leales al Gobierno aseguran haber expulsado a los combatientes islamistas en diversas áreas de la ciudad. El Ejército Nacional Libio ha anunciado la toma por los soldados del puerto estratégico de Marisa y de la ciudad de Ajdabiya, un enclave con fuerte presencia de grupos islamistas.