Revista de Prensa

El Estado Islámico no es el problema principal de Oriente Medio

 

Mapa de Oriente Medio

Jonathan Spyer describe en el Middle East Forum los últimos reveses padecidos por el califato terrorista. Visto en perspectiva, Spier concluye que el Estado Islámico no es la mayor amenaza de la región, sino la lucha entre las dos grandes concepciones rivales del islam y los Estados que las patrocinan.

El largo despertar del islam político como la forma dominante de la política popular en Oriente Medio comenzó hace décadas. Pero el eclipse del orden político en la región de las dictaduras nacionalistas en Irak, Siria, Egipto (temporalmente), Túnez y Yemen en los últimos años lo han elevado a un nuevo nivel de intensidad.

Los Estados, indiferentes a las normas y las reglas, usan el terror y la subversión en su propio interés. Los grupos armados yihadistas y la crisis de refugiados y el desorden que resulta de todo ello es su manifestación práctica.

Esto, y no el destino de una sola entidad yihadista, desparramada por las baldías tierras del este de Siria y el oeste de Irak, es la cuestión que importa en Oriente Medio.

Jonathan Schanzer critica la actitud de Obama respecto a Irán, en especial el reciente intercambio de prisioneros entre los dos países, que, a su juicio, envía un mensaje de debilidad a los enemigos de EEUU.

Hemos liberado a siete iraníes culpables de violar las sanciones y a otros delicuentes financieros, y levantado las órdenes internacionales de detención sobre otros 14, a cambio de americanos inocentes que nunca tendrían que haber sido encarcelados. El presidente Obama y los que afirman que ha sido una victoria diplomática ignoran que nuestros conciudadanos fueron tomados como rehenes bajo acusaciones falsas y que llamar a esto intercambio de prisioneros establece una peligrosa equivalencia.

Liam Hoare hace una semblanza de Amir Ohana y aprovecha para explicar algunas de las asombrosas particularidades que caracterizan la política israelí.

En Israel, los conceptos de izquierda y derecha en el espectro político se definen principalmente por las posiciones en materia de seguridad nacional y la posibilidad de un Estado palestino, así que es perfectamente posible estar en favor de los derechos de las mujeres o del movimiento LGBT y formar parte de la línea dura contra la solución de los dos Estados. Ohana de hecho es un halcón y, como Netanyahu, cree que, puesto que el conflicto palestino-israelí es anterior a la Guerra de los Seis Días, la idea de que terminará si Israel se retira mañana de los territorios palestinos es un error.

Efraim Inbar explica en este artículo las siete razones que, a su juicio, explican el tan extendido odio a Israel. Para Inbar hay motivos teológicos, históricos y políticos; y la alianza, cada vez más sólida, de la izquierda con el ecologismo.

Asistimos a un fortalecimiento de la alianza rojiverde. Su principal argamasa es el antiamericanismo. No les gusta América por lo que representa, e Israel es correctamente percibido como un sólido aliado de EEUU, así que, por extensión, tampoco les gusta Israel. La alianza rojiverde es hoy una fuerza política más fuerte particularmente en Europa, donde residen cada vez más minorías musulmanas.