Revista de Prensa

El Ejército libio se subleva

 

Bandera libia.
"La Casa Blanca ha ordenado el despliegue de marines y aeronaves especiales en las cercanías de Libia, ante la previsión de tener que desalojar a su personal en el país"

Varias importantes unidades militares libias, incluidas las fuerzas especiales, la segunda base aérea y la base naval de Bengasi, anunciaron ayer su adhesión a las fuerzas lideradas por el general insurrecto Jalifa Haftar, al objeto de erradicar a los grupos yihadistas que operan en el país. El coronel Wanis Abu Jamada, conocido comandante de las fuerzas especiales Saaqa,  las mejor preparadas del país, hizo público su apoyo a los planes de Haftar en nombre de los destacamentos sublevados, que a partir de ahora combatirán al yihadismo al margen de lo que disponga el Gobierno de Trípoli.

El Ejército norteamericano ha acercado a Libia parte de sus tropas especiales destacadas en el Mediterráneo para permitir una rápida intervención en caso de que el actual caos en el país así lo requiera. EEUU ha incrementado el número de marines destacados en Sicilia, así como el de aviones especiales Osprey, capaces de aterrizar en espacios reducidos al modo de los helicópteros, para actuar en caso de  necesidad de una evacuación urgente del personal norteamericano destacado en el país.

El partido del actual presidente en funciones del país, “El Estado de la Ley”, ha logrado 92 de los 328 escaños del Parlamento, lo que significa que se verá obligado a pactar una coalición para continuar en el poder. El resultado oficial de las elecciones, que se celebraron el pasado 30 de abril, obliga a comenzar las negociaciones para conformar el ejecutivo que, de tener éxito, permitirán a Nuri al Maliki ejercer un tercer mandato consecutivo.

El anuncio lo realizó ayer el presidente de la Cámara Legislativa, Yuli Edelstein, lo que pone fin a meses de especulaciones en torno a este asunto. Hasta el momento, siete diputados ya han confirmado su candidatura, para lo que necesitarán el respaldo de un mínimo de diez diputados antes del 27 de mayo. Eldestein pidió a los aspirantes “que se comporten con dignidad, respeto, decencia, moralidad e integridad”.

Después de más de tres años de contienda, este es el dato ofrecido ayer por uno de los grupos opositores a Bashar al Asad, que incluye a 8.607 niños fallecidos según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. La ONU dejó de actualizar sus cifras de muertos en julio del pasado año ante la imposibilidad de tener acceso a datos objetivos de la guerra.

Todos ellos fueron arrestados durante los disturbios provocados por el desalojo de las dos plazas que mantenían los partidarios del Gobierno de Morsi, en protesta por su derrocamiento por parte del Ejército. 117 de estos acusados permanecían todavía en prisión, por lo que serán puestos en libertad de manera inmediata.