Revista de Prensa

El ejemplo de Sadiq Khan

 

Sadiq Khan.

Turky al Dajil, director general de Al Arabiya, saluda la victoria electoral de Sadiq Khan, flamante primer alcalde musulmán de Londres, y pone la peripecia vital del laborista británico de origen paquistaní como ejemplo para los inmigrantes procedentes del Gran Oriente Medio.

La victoria de Khan representa un modelo de éxito para los refugiados e inmigrantes que van a Europa para vivir y asentarse. Esta victoria les enseña que los países europeos se comprometen con reglas e instituciones estrictas y que la integración les ofrece una oportunidad para la igualdad. Esta integración y el aprendizaje sobre la verdadera ciudadanía se consigue mediante el compromiso con las leyes y normas.

Ser musulmán, hijo de un conductor de autobús que emigró de Pakistán, no impidió que Khan demostrase que valía para ser alcalde por votación popular. Su éxito simboliza la pertenencia al Estado, el logro de la ciudadanía y el éxito de la integración.

Rukaya Sabah, de The Fund for Reconciliation, Tolerance and Peace, explica en el Jerusalem Post las posiciones sobre el conflicto sirio de los principales partidos de la coalición árabe-israelí Lista Conjunta: Balad y Hadash.

Una mirada al espectro político muestra que los diversos partidos tienen también diferentes puntos de vista sobre Siria. ‘Grosso modo’, es como sigue: Balad es pro-Qatar, lo que significa que apoya el levantamiento contra Asad. Hadash es pro-Rusia, lo que implica que apoya a Asad. Los partidos islámicos son considerados pro-Estado Islámico.

(…)

La guerra fría entre Hadash y Balad por la cuestión siria puede desembocar en la desintegración de la Lista Conjunta, que aglutina a varios partidos árabes. Las mutuas acusaciones han adquirido un sesgo personal en Facebook, donde cada bando está atacando a los miembros clave del otro con duras acusaciones de traición.

Todo ha desembocado en un debate desagradable y de carácter personal. ¿Podrá la Lista Conjunta superarlo? El tiempo lo dirá.

El analista Theodore Karasik sostiene que las discrepancias entre Erdogan y Davotuglu en Turquía y las tensiones entre los saderistas y el Gobierno de Bagdad en Irak son asuntos que pueden generar graves problemas a Teherán.

Los Estados turco e iraquí están experimentando nuevas realidades políticas que afectan a los planes de Irán en el Levante. Mientras Turquía está literalmente a la defensiva, tanto en el plano político como en el táctico, Bagdad está experimentando una catarsis social e identitaria –en términos árabes– de la mano de [Muqtada al] Sader. Los meses venideros registrarán aún más cambios que pondrán a prueba a muchos Estados en la región, especialmente a la República Islámica de Irán.