Revista de Prensa

El EIIL cambia de nombre y proclama el califato

 

Estado Bandera del Estado Islámico de Irak y el Levante
"Netanyahu ha abogado por reforzar a las fuerzas moderadas para que hagan frente con garantías a la amenaza del terrorismo yihadista y anunciado que planea construir una valla de seguridad que se extienda desde Eilat a los Altos del Golán"

El Estado Islámico de Irak y el Levante ha decidido cambiar de denominación y llamarse simplemente Estado Islámico. Asimismo, ha proclamado el establecimiento del «califato» en los territorios que dominan entre Diyala (Irak) y Alepo (Siria).

En un audio difundido por internet, la organización terrorista anuncia que su líder, Abu Bakr al Bagdadi, es «el califa» y, por tanto, el «líder» de todos los musulmanes del mundo.

Según el ministro de Defensa iraquí, los cinco Sujoi Su-25 podrían entrar en servicio en «tres o cuatro días». El jefe del Gobierno, Nuri al Maliki, informó recientemente de que ha llegado a un acuerdo con Rusia y Bielorrusia para el suministro de aviones de combate por valor de 500 millones de libras.

Con estas palabras, pronunciadas ayer en Tel Aviv, el primer ministro de Israel ha dejado meridianamente clara su posición ante una hipotética conformación de un Estado kurdo independiente. Asimismo, ha abogado por reforzar a las fuerzas moderadas para que hagan frente con garantías a la amenaza del terrorismo yihadista y anunciado que planea construir una valla de seguridad que se extienda desde Eilat a los Altos del Golán.

Jatala, considerado el cerebro del asalto a la legación diplomática norteamericana en esa ciudad libia registrado el 11 de septiembre de 2012, en el que murieron el embajador y otros tres ciudadanos estadounidenses, ha sido acusado de conspiración por la corte norteamericana que lo juzga.

Jatala, que ha pasado dos semanas recluido en el buque de guerra New York, ha sido trasladado este fin de semana a Washington.

Los artefactos, de fabricación casera, habían sido colocados en el distrito Seis de Octubre de la capital. Las explosiones mataron a una chica de 15 años y a su madre, y destrozaron el edificio en el que se colocaron, que estaba en construcción y que iba a albergar unas dependencias gubernamentales.

Se trata del sexto ataque con explosivos de baja intensidad que se produce en esta última semana.