Revista de Prensa

El dilema iraní de Israel

 

Benjamín Netanyahu.

En Israel Hayom, Yoav Limor reflexiona sobre la tensísima situación en que se encuentra la frontera sirio-israelí luego de la interceptación por parte de Israel de un dron iraní que había violado su espacio aéreo y el derribo de un caza israelí por parte del régimen sirio.

Los sucesos del sábado ponen de relieve el dilema israelí: abstenerse de emprender cualquier acción y aceptar la presencia de Irán en la zona, con todas sus consecuencias, o actuar de una manera que puede desencadenar una conflagración general que afectaría [también] al Líbano y a Gaza.

Parece que por ahora Israel no tiene más opción que insistir en la segunda alternativa, a sabiendas de que podría tener que pagar un precio, puede que bastante elevado. Teniendo en cuenta el adversario, ciertamente es una posibilidad. Irán es un enemigo bien distinto a Hezbolá y Hamás: más formidable, profesional, brutal. Y si Teherán ha evitado hasta el momento actuar directamente contra Israel, ahora ya no quedan dudas de que está firmemente asentada en nuestras fronteras.

La pregunta, desde luego, es importante, habida cuenta de que Moscú es aliado de Teherán en Siria, donde juntos mantienen con vida al dictador Bashar al Asad. Yaakov Katz reflexiona al respecto en el Jerusalem Post.

Israel ha de preocuparse por la respuesta rusa a los acontecimientos del sábado. En Moscú, el Ministerio de Exteriores emitió una declaración en la que llamaba a todas las partes a la contención y pedía “respeto a la soberanía e integridad territorial de Siria” (sin hacer mención a la integridad territorial de Israel). A primera vista, parece que Rusia está tomando parte por Irán y Siria y no por Israel, pese al empeño del primer ministro [israelí], Benjamín Netanyahu, de ganarse a Vladímir Putin (…) Más allá del significado [del lenguaje empleado en dicha declaración], podría haber consecuencias de orden práctico si el Kremlin decide negar a Israel libertad  operativa en Siria.

Así de claro lo tiene el diario español El Mundo, que ha dedicado a la cuestión un editorial breve pero harto significativo, pues este rotativo no se caracteriza precisamente por tener una línea editorial e informativa favorable al Estado judío.

(…) por primera vez, Teherán envió de forma directa un avión no tripulado al espacio aéreo israelí. (…) En respuesta a esta provocación, cazas israelíes llevaron a cabo ataques contra la base desde donde se envió el dron (…) En medio de la euforia, el número dos de la Guardia Revolucionaria iraní ha vuelto a amenazar a Israel con un “infierno”.

Los aliados, entre los que se encuentra España, deben ser conscientes de que la seguridad de Israel es la seguridad de Occidente, y no deben permitir que el régimen iraní abra un nuevo frente cuyo objetivo es Jerusalén.