Contextos

Ejecutado el periodista Steven Sotloff

Por Michael J. Totten 

Steven Sotloff
"Steven era valiente y desafortunado, pero no estúpido. Sabía lo arriesgado que era ir a Siria"

El Estado Islámico acaba de ejecutar ante las cámaras a mi colega Steven Sotloff.

Ambos nos escribíamos por correo electrónico y teníamos planeado reunirnos en Libia el año pasado, pero al final no puedo ser: él tuvo que marcharse del país y yo tuve que cancelar el viaje y cambiar mi destino por el Líbano, así que, en realidad, nunca nos encontramos. Pero le presenté al editor de esta revista [World Affairs] y escribió algunos artículos para nosotros antes de ser secuestrado en Siria

En cierto sentido, le conocía, aunque no en persona, así que no puedo contarles demasiado sobre él en el aspecto personal, pero sí que les puedo decir esto: era muchísimo más valiente que yo. Yo no me he planteado ni por un instante ir a Siria durante el actual conflicto, y dudo que quisiera ir allí ni siquiera dentro de un par de años si, por un milagro, el conflicto acabara hoy. 

Cuando él vivía en Bengasi y todo el mundo corría hacia las salidas del país, me dijo –y le creí– que la ciudad seguía siendo la misma de siempre, con lo que quería decir que, en general, estaba bien salvo por algunos desafortunados incidentes. A menudo (aunque no siempre) los lugares peligrosos lo son menos de lo que parece según los medios de comunicación. O por lo menos parecen serlo.

Puede que no sea más que una ilusión de la mente. Quienes nos metemos en zonas de guerra nos inventamos formas de afrontar la ansiedad y de reducirla casi a cero. La mente humana es extremadamente adaptable, y resulta más fácil neutralizar el miedo cuando éste se afronta de forma voluntaria. Por eso yo me sentía tranquilo en Bagdad casi todo el tiempo. También es por lo que funciona la terapia de exposición. 

Steven era valiente y desafortunado, pero no estúpido. Sabía lo arriesgado que era ir a Siria y, según Ben Taub, planeaba tomarse un descanso de este desagradable negocio tras un último viaje y, posiblemente, apuntarse a un posgrado universitario en Florida.

El Estado Islámico le ha arrebatado eso, y nos lo ha arrebatado a él.

En realidad nunca le conocí en persona, pero, de todas formas, le echo de menos. Mi más sentido pésame a sus familiares y amigos.

World Affairs Journal