Contextos

Egipto: los militares o el ISIS

Por Michael J. Totten 

El general Sisi, presidente de Egipto.
"El general Abdelfatah el Sisi hizo pocos amigos cuando derrocó al Gobierno democráticamente electo, pero una insurgencia del ISIS sólo excitará las contradicciones, que diría Marx"

Los asesinos mataron a Hisham Barakat con un potente explosivo que alcanzó a su convoy mientras circulaba por El Cairo. La rama egipcia del ISIS, el denominado Estado del Sinaí, se ha responsabilizado del atentado.

Barakat formaba parte de un régimen gangsteril que condena a muerte a la gente por su filiación política, por lo que uno podría decir que donde las dan las toman; pero si la alternativa a la dictadura militar egipcia es un Estado que decapita a periodistas y trabajadores humanitarios y crucifica a niños, como hace el ISIS en Siria, es tremendamente improbable que caiga el Gobierno.

Egipto es un caso acuciante, pero no padece la clase de tensiones sectarias que el ISIS puede explotar en Siria e Irak o las divisiones geográficas y el caos postotalitario de que se beneficia el ISIS en Libia.

El general Abdelfatah el Sisi hizo pocos amigos cuando derrocó al Gobierno democráticamente electo, pero una insurgencia del ISIS sólo excitará las contradicciones, que diría Marx. ¿Quiénes preferiría usted que le gobernaran? ¿Los militares o los psicópatas teocráticos?

Si anda usted preocupado por que los egipcios se decanten por los psicópatas teocráticos –después de todo, votaron a los Hermanos Musulmanes antes de sufrir los espasmos del comprador arrepentido–, podría sorprenderse. Según una encuesta del año pasado, sólo el 3% de los egipcios los apoya.

El ISIS seguirá matando gente, pero esa no es forma de hacer amigos e influir en quienes aún no están de tu lado.

© Versión original (en inglés): World Affairs Journal
© Versión en español: Revista El Medio