Revista de Prensa

EEUU y la UE denuncian los ataques a la prensa en Turquía

 

Bandera de Turquía.
"Benjamín Netanyahu y John Kerry se reúnen hoy en Roma, en relación con la propuesta palestina a la ONU, que exige la fijación de un plazo de dos años a Israel para que se retire de los territorio en disputa"

El acoso a la prensa por parte del Gobierno turco ha provocado las protestas occidentales, encabezadas por las reacciones de Washington y Bruselas. El Departamento de Estado estadounidense ha denunciado la detención de más de dos docenas de figuras destacadas de los medios de comunicación y ha urgido a las autoridades turcas a «asegurar que sus acciones no violan los valores centrales” de la libertad de prensa y la independencia judicial. Por su parte, la Unión Europea afirma que las redadas policiales contra medios de comunicación van contra los valores europeos.

El encuentro se produce dos días antes de que se presente ante el Consejo de Seguridad de la ONU una iniciativa palestina para exigir la retirada de Israel de la Margen Occidental y Jerusalén Este. El primer ministro israelí y el secretario de Estado estadounidense tratarán sobre este borrador de resolución, que impone un plazo de dos años para la retirada israelí a las fronteras previas a 1967.

Mañana martes, Kerry viajará a Londres para reunirse con el jefe negociador palestino, Saeb Erekat, y el secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi.

Cerca de 2.000 militantes del grupo terrorista han tomado parte en una parada militar en conmemoración del vigésimo séptimo aniversario de su creación. En el desfile han participado vehículos lanzacohetes, en la mayor demostración de poderío bélico de la organización desde el fin de la guerra de este verano. Los líderes de Hamás han reafirmado el principio básico de la carta fundacional de la organización: el compromiso con la destrucción de Israel a toda costa.

El Frente Al Nusra afirma haber tomado el control de las instalaciones militares de Wadi Deif, en la provincia de Idlib (noroeste). La filial de Al Qaeda, con el apoyo de otros grupos yihadistas, habría ocupado esta mañana la base militar de las fuerzas de Bashar al Asad, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

La redada culminó con la detención de más de una decena de miembros de este grupo, radicados principalmente en la región de Toulouse.

Francia, que posee la mayor población musulmana de Europa, ha reconocido que muchos de sus ciudadanos se han unido a los grupos yihadistas en Irak y Siria. Se calcula que unos 1.000 franceses han sido enviados a lo que ellos denominan la «guerra santa», de los cuales 500 habrían fallecido y el resto seguiría combatiendo.